Ningún río de Europa está a salvo de la actual sequía: el caso de los cruceros fluviales y el turismo

(CNN) — Justo cuando pensabas que era seguro volver al agua tras la pandemia, Europa registra otro verano catastrófico. Esta vez, no se trata de la burocracia pandémica, sino de lo que parece ser la peor sequía en la historia del continente. Alrededor del 63% de la tierra en la Unión Europea y el Reino Unido tenía advertencias o alertas de sequía, según el Observatorio Europeo de la Sequía de la UE la semana pasada, y esa cifra se emitió antes de que el Reino Unido declarara sequía en ocho de las 14 áreas. Cada día llegan nuevas alertas.

Si bien el paisaje está seco como yesca, los niveles de agua caen en picada. Los ríos y lagos se secan, y además de tener efectos devastadores en el comercio y la industria, también afecta a un sector que ya estaba de rodillas gracias a la pandemia: el turismo. Peor aún, los expertos dicen que esta es una señal preocupante de lo que vendrá.

Drama en el Rin

El Rin se encuentra está tan seco que la navegación comercial es insostenible. Crédito: Michael Probst/AP

El Rin, de 1.232 kilómetros (766 millas) es una de las rutas comerciales más importantes de Europa, con barcos portacontenedores surcando sus curvas.

También es un itinerario de crucero clásico, y ahora algunos de esos sueños de vías fluviales parecen encallar.

El sábado, el nivel del agua en la ciudad alemana de Kaub, una coyuntura crítica, cayó a solo 36 centímetros, o 14 pulgadas, según cifras oficiales. Eso es devastadoramente bajo: a 40 centímetros, el envío comercial deja de ser rentable.

Nada de esto es noticia, dice Clare Weeden, profesora principal de turismo y marketing en la Universidad de Brighton.

El Rin se reduce, poniendo en peligro a la principal economía de Europa

Conoce algunas de las ciudades europeas más bonitas 1:02

“Cualquiera que opere barcos de cruceros fluviales habría entendido esto debido a la forma en que el clima ha cambiado en los últimos 20 años”, dice, y agrega que los niveles bajos en el Rin y el Danubio han visto servicios de pasajeros transportados en autobús de un destino a otro durante los últimos cinco o seis años. Pero si bien las compañías de cruceros pueden haber previsto esto, los clientes no lo han hecho.

“Los cruceros fluviales se están volviendo mucho más populares, especialmente entre las personas activas”, dice.

“Atracas temprano, pasas todo el día disfrutando de una ciudad, luego regresas al barco al final del día y sigues navegando. Es mucho más tranquilo [que los cruceros masivos]. Pero la sequía y el cambio climático han coincidido con el aumento de los cruceros fluviales”.

Pese a esto advierte que, con la crisis climática, los cruceros fluviales tradicionales de Europa “definitivamente van a sufrir” y predice que “es probable que el sector se recomponga como resultado”.

Un negocio en auge, por ahora

El Rin es un destino clásico para los cruceros fluviales en Europa. Crédito: Michael Probst/AP

Helen Prochilo, de la compañía especialista en cruceros Promal Vacations, llama a los cruceros fluviales europeos “lo mejor que estamos vendiendo este año”.

Un poco caliente: aunque ninguno de sus clientes se ha visto afectado todavía, dice que entre sus compañeros agentes, a uno se le canceló el crucero de un cliente esta semana y a otro se le ajustó el itinerario. Las modificaciones de los cruceros fluviales tienden a ser de última hora, ya que dependen de los niveles de agua y la lluvia.

Prochilo asegura que muchos barcos de cruceros fluviales están construidos específicamente con cascos más planos para hacer frente a los bajos niveles de agua. En caso de dificultad, los que tienen piscinas a bordo pueden vaciarlas. Las barandillas, los muebles e incluso el puente del capitán están diseñados para bajarse mientras se pasa por debajo de los puentes en aguas altas, agrega Rob Clabbers, presidente de Q Cruise + Travel, una agencia miembro de Virtuoso en Chicago.

No es que eso evite problemas. En 2017, Prochilo reservó un Rin navegando ella misma con Emerald, solo para encontrar “niveles muy bajos” de agua.

“El barco vació la piscina para aligerar la carga y pudimos sentir que el barco golpeaba el fondo del río”, dice ella.

“Nunca vimos al capitán después de la primera noche. Se quedó en el puente para asegurarse de que el barco fuera manejado con cuidado”.

Otros no tuvieron tanta suerte. Prochilo comenta que pasaron flotando junto a otra línea de cruceros que descargaba a sus pasajeros en los autobuses.

“La construcción del barco y la experiencia de los capitanes es muy importante cuando el clima es así”, dice. Y no quiere correr ningún riesgo: ver caer el nivel del agua en el Rin durante el último mes le ha hecho aconsejar a los posibles compradores que esperen hasta el próximo año.

“También les aconsejo que naveguen más temprano en la temporada, ya que los niveles de los ríos no parecen ser un problema si viajan en mayo o junio en lugar de julio o agosto”, dice.

Para aquellos que ya han reservado, hace llamadas periódicas a las líneas de cruceros fluviales para verificar las condiciones, que son bastante devastadoras: los niveles son “excepcionalmente bajos” en algunas áreas, dijeron funcionarios alemanes a CNN el viernes.

De hecho, Weeden cree que los cruceros por el Rin “serán cosa del pasado” en poco tiempo.

Entonces, ¿qué pasará este año? CLIA, que representa a los operadores de cruceros, indica:

“Los operadores de cruceros fluviales… vigilan la situación y responden adecuadamente en colaboración con las autoridades pertinentes. La seguridad de los huéspedes y la tripulación será fundamental para cualquier decisión relacionada con los itinerarios. Cuando se planifican cambios, los operadores trabajan arduamente para minimizar cualquier interrupción”.

El especialista en cruceros fluviales Riviera Travel dijo en un comunicado: “Hemos visto interrupciones mínimas hasta el momento en que hemos implementado medidas, como intercambios de barcos y cambios menores de itinerario, para garantizar que los huéspedes aún puedan aprovechar al máximo sus cruceros”. Un barco podría salir de un destino un par de horas antes, por ejemplo.

El sitio web de Viking Cruises afirma que “los niveles bajos de agua afectarán itinerarios fluviales selectos”. Los viajeros afectados serán contactados por la línea de cruceros.

Para mitigar los problemas, Viking opera barcos gemelos que navegan en el mismo itinerario, pero en direcciones opuestas. Si hay un problema en un lado del río, los huéspedes pueden trasladarse al otro barco.

Clabbers señala que “muchas líneas” hacen esto. “Si la marea baja (o alta) impide el paso en un punto determinado, la línea simplemente mueve a los pasajeros que navegan río abajo (y su equipaje) al barco río arriba y viceversa. Los barcos regresan a su punto de origen con sus ‘nuevos’ pasajeros que simplemente continúan su viaje sin demasiada interrupción”.

Y si todo lo demás falla, utilizan el barco como hotel y viajan en autobús a sus destinos todos los días. Puede que no sea tan romántico, pero es efectivo.

“Las distancias recorridas por un crucero fluvial no son muy largas, por lo que a veces los pasajeros incluso podrán ver más a medida que los autobuses viajen más rápido”, dice Clabbers, por experiencia personal.

“En un crucero de Uniworld hace algunos años, el nivel del agua mantuvo al barco en Viena durante tres días, y la compañía hizo un trabajo fantástico organizando recorridos adicionales que nos mostraron lugares de interés que no estaban incluidos en nuestro programa original”.

¿Tienes un crucero por el Rin reservado para este año? No cancele, dice, puede ser penalizado. Solo trata de ir con la corriente. Pero si aún no has reservado y quieres viajar este año, sugiere buscar alternativas como el Sena o el Duero.

Ningún río está a salvo

El Danubio se ha reducido en Budapest. Crédito: Anna Szilagyi/AP

No es que sean mucho mejores. El panorama es sombrío para todos los ríos de Europa.

En Francia, algunas partes del famoso río Loira se han secado casi por completo. También se han cerrado algunos canales. “Creo que los canales están prohibidos”, dice Weeden, sobre el futuro.

En el Reino Unido, la fuente del Támesis se ha movido 8 kilómetros río abajo por primera vez en la historia.

Y, por supuesto, está el Danubio. La situación en el otro río turístico principal de Europa también se ve lamentable. Actualmente se lleva a cabo un dragado de emergencia en la parte baja del río, en Serbia, Rumania y Bulgaria.

Aunque “no hay problemas” en el tramo austriaco, dijeron las autoridades a CNN el viernes, la situación en Hungría, quizás la parte más famosa del Danubio, es más preocupante.

La sequía ya es devastadora para el comercio: un barco promedio de 1.600 toneladas ahora solo puede navegar por el río sin carga, según la Oficina de Turismo de Hungría. Hasta ahora, la situación de los barcos turísticos se mantiene. La Mahart Passnave Passenger Shipping Ltd., que hace cruceros fluviales, sigue operando a lo largo del Danubio, aunque algunas estaciones están cerradas al norte de Budapest. Entre Szentendre y Visegràd, a unos 24 kilómetros al norte de la capital, el río da un gran rodeo. “Algunas estaciones [allí] han estado cerradas durante aproximadamente un mes, ya que los barcos no pueden amarrar debido al bajo nivel del agua”, informa un representante de la Oficina de Turismo de Hungría.

Pero no todas las compañías logran navegar el río, y no todas tienen una experiencia tan buena como la que tuvo Clabbers.

“Tuve viajeros cuyo barco no pudo llegar a Budapest, tuvieron que abordar su barco en Komarno”, aproximadamente a una hora de distancia en Eslovaquia, según la guía turística Julia Kravianszky.

“Los viajeros volaron a Budapest, desde donde los llevaron a Komarno en autobús, y al día siguiente los llevaron de regreso a Budapest para su recorrido por la ciudad, solo para regresar al barco en autobús después del recorrido”.

Las cosas ya se ven diferentes en Budapest, quizás la ciudad más hermosa a lo largo del río.

“El Danubio está visiblemente más bajo en este momento, ha estado realmente bajo durante dos o tres semanas”, dice Kravianszky.

“La Isla Margarita parece más grande, porque todas las rocas en el fondo del río son visibles en este momento. Algunas partes del viejo Puente Margarita, destruido en la Segunda Guerra Mundial, también son visibles ahora”.

No obstante, no canceles tu viaje todavía. El río todavía “se ve grande y majestuoso, en realidad no da la imagen de un río seco”, dice ella. Por ahora, son los lugareños quienes pueden notar la diferencia.

“Si es así el próximo año, me retiraré”

En Italia, el Po es innavegable en algunas partes. Crédito: Francesca Volpi/Bloomberg/Getty Images

Y luego está Italia, donde el río Po se encuentra en mínimos históricos y casi ha desaparecido en algunos lugares. Es una noticia desastrosa para todo el país, y también ha puesto fin al turismo en partes del río este verano.

Durante los últimos 20 años, Stefano Barborini ha alquilado barcos y ha llevado a los visitantes a su tramo del Po, cerca de Parma. Este año, no ha podido gestionar ni una sola salida.

“He estado en el Po durante 40 años y esto nunca había sucedido antes”, comenta. “Hemos tenido sequías antes, pero tan bajas, nunca. Ha habido erosión en el fondo, por lo que el río en realidad se ha vuelto más profundo. Por lo general, es navegable durante todo el año”.

Este año, dice, “comenzó muy temprano, no llovió y todo se secó”.

Sus pequeños botes generalmente navegan por todo el río y se acercan a las playas para ver cosas. Barborini generalmente señala restos medievales y ha encontrado cosas como huesos de búfalo e incluso dientes de mamut, dice, durante sus excursiones.

Normalmente alquila botes a los pescadores, pero pregunta: “¿Adónde irían a pescar?”. Cualquiera que use un bote en el Po necesita tener mucha experiencia en este momento; incluso los pescadores profesionales no pueden navegar, asegura.

Barborini tiene programadas unas 30 excursiones para septiembre. Para entonces, espera que los niveles del agua sean más altos. Incluso entonces, podría ser difícil subir y bajar pasajeros, ya que tendrán que navegar por empinadas caminatas para subir y bajar del barco.

“Si es lo mismo el próximo año, me jubilaré”, dice.

Lagos secos

Los niveles de agua del lago de Garda se han desplomado en lugares como Sirmione. Crédito: Antonio Calanni/AP

No son solo los ríos. El lago más grande de Italia, Garda, se acerca a sus niveles más bajos, agregando un tramo de tierra alrededor de la península de Sirmione, que termina con algunas ruinas romanas impresionantes.

Y partes del lago Tisza, el lago artificial más grande de Hungría, ya no son accesibles en barco, según Kravianszky. “En Abadki [un popular lugar de alquiler] el nivel del agua es 50 centímetros [20 pulgadas] más bajo que el mínimo requerido”, dice.

“Dejaron de alquilar botes y muchos propietarios se vieron obligados a sacar sus botes del agua. El evento de nado cruzado en el lago Tisza programado para el 13 de agosto fue cancelado”.

Tisza limita con el Parque Nacional de Hortobágy, un paisaje de llanuras y humedales, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los animales han sido traídos aquí para pastar durante unos 2.000 años.

“Es una de las características definitorias [de Hungría]… es desgarrador ver cómo se seca lentamente, cómo las aves han comenzado a evitar el área o a anidar menos alrededor del Parque Nacional”, dice Kravianszky.

De la sequía a las inundaciones repentinas

Las Vegas se ha visto afectada por inundaciones repentinas esta semana, luego de la sequía en el cercano lago Mead. Crédito:Ethan Miller/Getty Images

El otro lado de la sequía son las inundaciones repentinas, algo que ha afectado a EE.UU. en las últimas semanas, con Yellowstone sufriendo un incidente único en 500 años en junio y dos personas muertas en Las Vegas esta semana.

Barborini afirma que está preocupado por el Po este otoño. “Hace dos años los niveles de agua eran altos en enero y febrero, porque cuando la nieve caía sobre los Alpes inmediatamente se calentaba y bajaba a niveles que no eran normales”, asegura.

“El clima ha cambiado mucho en los últimos cinco o seis años”.

Un futuro incierto

El Elba también se encuentra en niveles históricamente bajos. Crédito: Philipp Schulze/Picture Alliance/dpa/AP

“Los viajes tienen un asiento de primera fila a medida que el cambio climático se desarrolla en los destinos que visitamos y, si se convierte en un verano estándar, tendrá un impacto enorme en nuestro sector. A menos que se tomen medidas urgentes contra el cambio climático, la realidad es que el clima extremo tendrá un impacto en los destinos y comunidades que visitamos”.

Esa es la opinión de Susanne Etti, responsable de impacto ambiental de Intrepid Travel, quien llama a este verano “un llamado de atención para todo el sector”. Ella no está sola.

“Los lugares donde podemos esquiar se han reducido; lo mismo ocurrirá con los cruceros fluviales en 20 años. Ni siquiera habrá cañones de nieve (dañinos para el medio ambiente) para ayudar”, dice Justin Francis, director ejecutivo de Responsible Travel.

Weeden cree que a medida que el turismo en el Rin se agote, las empresas de cruceros fluviales buscarán en otra parte. “Los barcos son móviles, las empresas no son leales a los destinos. Se moverán y encontrarán nuevas áreas para los cruceros fluviales más allá de las tradicionales europeas”, dice. También mirarán más allá de los ríos. Viking, líder del mercado, dice que ha “invertido fuertemente en cruceros oceánicos en los últimos años”.

Este año, dice, nos ha demostrado que “el cambio climático no se trata solo del calor, sino también del agua.

“A medida que el clima se vuelve más impredecible, creo que habrá algún tipo de reajuste”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up