La estimulación cerebral mejora la memoria a corto plazo de los adultos mayores durante un mes, según un estudio

(CNN) — ¿Quieres un poco de estimulación cerebral no invasiva para potenciar tu memoria de cara a ese próximo gran proyecto, reunión de trabajo o encuentro familiar? Un día la ciencia podrá ofrecer este tipo de tratamientos, según sugiere una nueva investigación.

Según un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Boston y publicado este lunes en la revista académica Nature Neuroscience, el envío de corrientes eléctricas a dos partes del cerebro conocidas por su capacidad para almacenar y recordar información aumentó modestamente el recuerdo inmediato de palabras en personas mayores de 65 años.

“Queda por comprobar si estas mejoras se producen en los recuerdos cotidianos y no solo en las listas de palabras”, dijo Masud Husain, profesor de neurología y neurociencia cognitiva de la Universidad de Oxford, en un comunicado. Husain no formó parte del estudio.

La lucha contra el alzhéimer: ¿dónde estamos ahora?

Aun así, el estudio “aporta pruebas importantes de que la estimulación del cerebro con pequeñas cantidades de corriente eléctrica es segura y también puede mejorar la memoria”, dijo el Dr. Richard Isaacson, director de la Clínica de Prevención del Alzheimer en el Centro de Salud Cerebral de la Facultad de Medicina Schmidt de la Universidad Atlántica de Florida, que no participó en la investigación.

Las mejoras fueron más pronunciadas en las personas del estudio con los recuerdos más pobres, que “se considerarían con deterioro cognitivo leve”, dijo el neurocientífico Rudy Tanzi, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de Harvard, quien no participó en el estudio.

“Hubo un efecto aparentemente beneficioso en el recuerdo inmediato de palabras en aquellos con deterioro cognitivo leve”, dijo Tanzi, que también es director de la unidad de investigación sobre genética y envejecimiento del Hospital General de Massachusetts en Boston.

“Este hallazgo, preliminar pero prometedor, justifica una mayor exploración del uso de enfoques bioelectrónicos para trastornos como la enfermedad de Alzhéimer”, añadió.

Las siestas excesivas podrían ser una señal temprana de demencia, según un nuevo estudio

Impulsar el cambio cerebral

Los científicos solían pensar que a partir de cierto punto de la edad adulta el cerebro era fijo, incapaz de crecer o cambiar. Actualmente se sabe que el cerebro es capaz de plasticidad, la capacidad de reorganizar su estructura, funciones o conexiones, durante toda la vida.

La estimulación transcraneal de corriente alterna, o tACS, intenta mejorar la funcionalidad del cerebro con un dispositivo que aplica corrientes eléctricas en forma de onda a zonas específicas del cerebro a través de electrodos en el cuero cabelludo. Las ondas eléctricas pueden imitar o cambiar la actividad de las ondas cerebrales para estimular el crecimiento y, con suerte, cambiar la red neuronal del cerebro.

Una versión alternativa que utiliza campos magnéticos, llamada estimulación magnética transcraneal, o TMS, fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar la depresión.

“Creo que éste es el futuro de la intervención neurológica, para ayudar a reforzar las redes de nuestro cerebro que pueden estar fallando”, afirma la Dra. Gayatri Devi, profesora clínica de neurología y psiquiatría de la Facultad de Medicina Zucker de la Universidad Hofstra/Northwell de Nueva York. Ella no participó en el nuevo estudio.

“Además, el tratamiento puede adaptarse a cada persona, basándose en sus puntos fuertes y débiles, algo que la farmacoterapia no puede hacer”, dijo Devi.

En los nuevos hallazgos publicados en Nature Neuroscience, las células cerebrales “se activan en puntos de tiempo específicos, y eso está definido por la frecuencia de la estimulación (eléctrica)”, dijo el coautor del estudio Shrey Grover, estudiante de postdoctorado en el programa de cerebro, comportamiento y cognición de la Universidad de Boston.

“La consecuencia de cambiar los tiempos de activación de las células cerebrales es que se induce este proceso de plasticidad. La plasticidad es lo que permite que los efectos se prolonguen en el tiempo incluso cuando la estimulación ya ha terminado”, añadió.

Tu personalidad puede proteger o hacer envejecer a tu cerebro, según un estudio

Los recuerdos se desvanecen

A medida que el cerebro envejece, es habitual perder parte de la capacidad de recordar. Para algunas personas, lo que más se resiente es la memoria a corto plazo: ¿dónde estacioné el auto en el centro comercial en este viaje de compras? Otros pueden tener problemas para recordar cosas durante un periodo de tiempo más largo: ¿dónde estacioné el auto hace dos semanas antes de abordar el avión para ir de vacaciones? Y algunos tienen problemas con ambos tipos de memoria.

Los investigadores de la Universidad de Boston analizaron por separado la memoria a largo plazo y la memoria a corto plazo o de trabajo en dos experimentos, cada uno con grupos aleatorios de 20 personas de entre 65 y 88 años.

Los experimentos alternaban la aplicación de ondas gamma a 60 hertz y ondas theta a 4 hertz a dos centros cerebrales que desempeñan papeles clave en la memoria.

Las ondas gamma son las más cortas y rápidas de las frecuencias de las ondas cerebrales, y funcionan entre 30 y 80 hertz, o ciclos por segundo. Algunas ondas cerebrales denominadas “gamma altas” se han registrado hasta los 100 hertz.

El cerebro recibe una estimulación intensa con las ondas gamma. Las personas estresadas que necesitan estar concentradas intensamente, por ejemplo, cuando están haciendo un examen, resolviendo un problema complejo o arreglando un problema mecánico difícil, pueden producir ondas gamma.

Las ondas theta son mucho más lentas y oscilan entre cuatro y ocho ciclos por segundo. Probablemente, cuando se está en modo theta, se funciona con el piloto automático: conduces al trabajo sin pensar en la ruta, te cepillas los dientes o el pelo, e incluso sueñas despierto. A menudo es cuando la gente reflexiona sobre una idea o se le ocurre una solución a un problema. Los estudios han descubierto que la actividad theta puede predecir el éxito del aprendizaje.

Apuntar a las áreas de memoria del cerebro

En el primer experimento, un grupo recibió ondas gamma de alta frecuencia (60 hertz) en el córtex prefrontal, que se encuentra directamente detrás de los ojos y la frente. El lóbulo prefrontal, que es el centro del aprendizaje y la cognición, ayuda a almacenar los recuerdos a largo plazo.

Otro grupo de 20 personas recibió estimulación theta de baja frecuencia (4 hertz) en el córtex parietal, una zona del cerebro situada justo debajo de donde te harías una cola de caballo. El lóbulo parietal está por encima del hipocampo, otra parte del cerebro que desempeña un papel importante en el aprendizaje y la memoria. Las personas con alzhéimer suelen tener el hipocampo arrugado, ya que el órgano pierde tejido y se encoge.

Un tercer grupo de 20 personas se sometió a un proceso simulado para servir de grupo de control.

Las sesiones se realizaron durante cuatro días consecutivos. Cada persona realizó cinco pruebas de recuerdo de 20 palabras durante la estimulación diaria de 20 minutos. Se les pidió que recordaran inmediatamente tantas palabras como pudieran al final de cada una de las cinco pruebas.

El equipo de investigación evaluó el rendimiento de dos maneras: ¿Qué tan bien recordaban los participantes las palabras del final de la lista, que acababan de escuchar? Esa sería la medida de la memoria a corto plazo o de trabajo. ¿Cuántas palabras podían recordar del principio de cada lista, que habrían sido escuchadas minutos atrás?

Ese resultado evaluaría la capacidad de recordar durante un periodo de tiempo algo más largo.

Los resultados mostraron que 17 de las 20 personas que recibieron estimulación gamma de alta frecuencia mejoraron su capacidad de recordar palabras desde el principio de la prueba, lo que los investigadores denominaron memoria a largo plazo.

Del mismo modo, 18 de los 20 participantes que se sometieron a la estimulación theta de baja frecuencia mejoraron su memoria de trabajo a corto plazo, o su capacidad para recordar las últimas palabras escuchadas.

En comparación con el grupo de personas que recibieron la estimulación simulada o placebo, los que recibieron los tratamientos vieron resultados que “se traducen en que los individuos mayores recordaron, en promedio, de cuatro a seis palabras más de la lista de 20 palabras al final de la intervención de 4 días”, dijo el coautor del estudio Robert Reinhart, director del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Clínica de la Universidad de Boston.

“Es importante destacar que el estudio muestra principalmente una mejora modesta pero significativa en la memoria a corto plazo, pero no muestra efectos claros en la memoria a largo plazo, ya que la prueba se basó en el recuerdo de palabras solo un minuto, aproximadamente, después de aprender las palabras”, dijo Tanzi.

“Los expertos en cognición dirían que lo que se recuerda desde hace una hora es la memoria a largo plazo”, añadió Tanzi. “Pero con respecto a los síntomas clínicos del alzhéimer y el deterioro de la memoria relacionado con la edad, lo agruparíamos en la memoria a corto plazo. Cuando decimos que los pacientes de alzhéimer conservan la memoria a largo plazo, nos referimos a recordar detalles del día de su boda”.

¿Síntomas de alzhéimer o señales propias del envejecimiento? 3:32

Tratamiento personalizado

El estudio descubrió que cambiar las áreas del cerebro que recibieron la estimulación theta y gamma en un segundo experimento no produjo ningún beneficio. Se realizó un tercer experimento con 30 personas para verificar los resultados anteriores.

Un mes después de la intervención, se pidió a los participantes que hicieran otra prueba de recuerdo de palabras para ver si las mejoras en la memoria eran duraderas.

En general, los resultados mostraron que las corrientes theta de baja frecuencia mejoraban la memoria de trabajo a corto plazo al mes, mientras que la estimulación gamma de mayor frecuencia no lo hacía. Lo contrario ocurrió con las memorias a más largo plazo: la gamma, pero no la theta, mejoró el rendimiento.

“Según la ubicación espacial y la frecuencia de la estimulación eléctrica, podemos mejorar la memoria a corto plazo o la memoria a largo plazo por separado”, explicó Reinhart, profesor adjunto del departamento de ciencias psicológicas y del cerebro de la Universidad de Boston.

Esto significa que los investigadores pueden adaptar el tratamiento a las necesidades de cada persona, dijo Reinhart.

¿Cómo sería eso? Los dispositivos son bien tolerados, con efectos secundarios limitados o nulos.

“En un mundo ideal, el objetivo final sería disponer de un dispositivo portátil para el hogar que pudiera ofrecer esta terapia”, dijo Isaacson, administrador de la Fundación McKnight de Investigación Cerebral, que financia la investigación sobre el envejecimiento del cerebro.

“Por ahora, es engorroso recibir estos tratamientos, ya que se necesita un equipo especializado. Además, puede llevar mucho tiempo y ser costoso”, añade Isaacson. “Aun así, las opciones de tratamiento para el envejecimiento cognitivo, que afecta a decenas de millones de personas, son limitadas, por lo que este es un paso esperanzador para abordar los síntomas y mejorar la salud del cerebro”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up