ANÁLISIS | Trump aprovecha el registro del FBI para alimentar un contraataque

(CNN) — La presidencia de Donald Trump amenazó por momentos con desgarrar a Estados Unidos, y la democracia, las instituciones y el equilibrio del país se alejaron de su mandato de cuatro años apenas intactos.

Un día después del registro del FBI en su complejo turístico de Florida, fue como si Trump nunca hubiera estado fuera, ya que volvió a aplicar su control sobre la psique nacional orquestando una feroz reacción contra la oficina, el Departamento de Justicia y la Casa Blanca de Biden, que ha dicho que no tuvo ninguna advertencia previa de la actividad del FBI.

La furia de Trump en su plataforma Truth Social, las advertencias de represalias por parte de los republicanos del Congreso y las amenazas de violencia en los mensajes pro-Trump en las redes sociales fueron habilitadas por un vacío de detalles concretos sobre la operación del FBI.

Los partidarios del expresidente, cuya desconfianza en las instituciones gubernamentales cultivó durante años, tuvieron libertad para conjurar una narrativa condenatoria de persecución política, buscando desacreditar la investigación, mientras que los hechos y la naturaleza de cualquier ofensa de Trump permanecieron ocultos en línea con los protocolos de investigación del FBI.

ANÁLISIS | Diez preguntas sobre el allanamiento del FBI a la residencia de Trump en Mar-a-Lago

Los que saben lo que los agentes federales estaban buscando, lo que encontraron y el alcance de la exposición criminal del expresidente no están hablando. Eso incluye al director del FBI, Christopher Wray (nombrado por Trump), al fiscal general, Merrick Garland, y al propio expresidente, que no ha dicho lo que estaba escrito en la orden de registro.

Lo que más sabe el público es que el registro estaba relacionado con los registros presidenciales, incluido algún material clasificado, que supuestamente se llevó Trump de la Casa Blanca. El registro se produjo después de que el expresidente o su equipo no devolvieran documentos que eran propiedad del gobierno y que las autoridades creían que tenían implicaciones para la seguridad nacional, dijo el martes a CNN una persona familiarizada con el asunto. También había sospechas sobre si los representantes de Trump estaban siendo sinceros sobre su botín, dijo esta fuente.

Pero una fuerte sensación de incógnita se cierne sobre todo el caso, lo que está alimentando el contraataque conservador y también está dando lugar a un torrente de especulaciones sobre los motivos del registro y el material que se llevaron los equipos del FBI. Y como los fiscales del gobierno no suelen hablar de las investigaciones en curso a menos que lleguen a la decisión de acusar a alguien —para garantizar la integridad de la investigación y la privacidad de los investigados— es poco probable que se aclare la situación en breve.

“El departamento no puede decir mucho al respecto ahora; es inapropiado hablar de ello ahora, pero no está claro, y es un gran problema”, dijo Preet Bharara, analista jurídico principal de CNN y exfiscal del Distrito Sur de Nueva York, en el programa “The Situation Room with Wolf Blitzer” de CNN.

¿Qué buscaba el FBI en la casa de Trump? 4:33

Dadas las extraordinarias circunstancias de un registro en el domicilio de un ex presidente, parece poco probable que un paso tan volcánico desde el punto de vista político se haya precipitado por disputas administrativas sobre documentos o infracciones menores de la Ley de Registros Presidenciales. Sobre todo porque una operación de esta envergadura habría exigido la firma de los máximos responsables del FBI y del Departamento de Justicia. Pero dado lo poco que se sabe sobre el registro, es difícil evaluar adecuadamente las afirmaciones del bando de Trump de que fue una medida extrema e injustificada.

Los perros de presa de Trump ignoran un hecho clave

Mientras crece la furiosa reacción del mundo de Trump, sus defensores ignoran un hecho clave: el FBI no se presentó en su residencia de Palm Beach por capricho. Tuvieron que obtener una orden judicial de un juez independiente que tuvo que estar convencido de que había una causa probable de que se había producido un delito penal y que había pruebas en el lugar para demostrar que era el caso. Este tipo de procedimientos es el que se supone que funciona en el sistema judicial, que se basa en el principio de que nadie —ni siquiera los expresidentes— está por encima de la ley.

Pero eso no detuvo los ataques frontales de los aliados políticos de Trump y de los portavoces de los medios de comunicación sobre el registro sin precedentes de la casa de un ex presidente, una escalada impresionante mientras el DOJ persigue dos investigaciones relacionadas con Trump.

“No somos mejores que un país del tercer mundo, una república bananera”, escribió Trump en Truth Social, acusando característicamente a sus enemigos de convertir en arma al Departamento de Justicia, una transgresión de la que él fue frecuentemente culpable de intentar como presidente. La credibilidad de Trump en estas cuestiones también se ve socavada por su historial, que incluye dos procesos de destitución: uno por intentar que una potencia extranjera, Ucrania, se inmiscuyera en unas elecciones estadounidenses y el segundo por incitar a una insurrección en un intento de mantenerse en el poder a pesar de haber perdido unas elecciones libres y justas.

Trump aprovechó la búsqueda del FBI para inyectar impulso a una campaña presidencial de 2024 que lleva semanas queriendo lanzar, y se especula de nuevo con que la carrera hacia su lado por parte de muchos republicanos podría llevarle a anunciarlo más pronto que tarde. El expresidente se reunió este martes con 12 de sus aliados más cercanos a la Cámara de Representantes en su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey) y no recibió más que apoyos para una apuesta por recuperar su antiguo puesto.

Es solo una cuestión de “cuándo” lo anuncie, dijo el representante Jim Banks, de Indiana, a CNN. “Mi sensación es que está entusiasmado y listo para actuar”.

El registro del FBI de este lunes representó un avance notable en solo uno de los frentes legales que se ciernen sobre Trump. Recientemente se supo que sus abogados están en conversaciones con los fiscales del Departamento de Justicia que llevan a cabo una investigación sobre las circunstancias que rodearon la insurrección del 6 de enero de 2021. Trump también puede verse involucrado en una investigación penal en Georgia sobre los esfuerzos de él y sus aliados para robar la victoria del presidente Joe Biden en 2020 en el estado. Y está previsto que declare este miércoles en una investigación civil en Nueva York sobre las finanzas de la Organización Trump.

Pero si cualquier procedimiento contra Trump es considerado automáticamente por sus seguidores como político y manchado, hay pocas esperanzas para la integridad de las instituciones judiciales estadounidenses.

El contraataque del expresidente presagia un periodo de angustia para Estados Unidos

El alboroto que Trump avivó rápidamente fue un mal presagio de un período de polarización viciosa en los próximos meses. Esta nueva pesadilla nacional seguramente teñirá otra elección, puesto que Trump ya es el favorito para la nominación presidencial del Partido Republicano y millones de partidarios comprarán sus argumentos.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, a pesar de no haber dado señales de tener conocimiento de los entresijos de la investigación relacionada con Trump, amenazó con alistar una posible nueva mayoría republicana después de las elecciones de mitad de período para ir tras Garland.

“He visto suficiente. El Departamento de Justicia alcanzó un estado intolerable de politización armada”, dijo el republicano de California en un comunicado publicado en Twitter.

Una retórica violenta circula en internet a favor de Trump tras allanamiento del FBI, incluso de un agitador del 6 de enero

Otro miembro clave de la dirección del Partido Republicano en la Cámara de Representantes también se pronunció.
“Debe haber una investigación inmediata y una rendición de cuentas sobre la politización de este departamento por parte de Joe Biden y su gobierno contra sus oponentes políticos, el probable candidato republicano a presidente de Estados Unidos en 2024”, dijo la representante de Nueva York Elise Stefanik, la tercera republicana de la Cámara.

El senador de Missouri Josh Hawley, que levantó el puño en señal de ánimo a la turba de Trump antes de que irrumpiera en el Capitolio el 6 de enero, dijo que, como mínimo, Garland debería ser sometido a un juicio político o dimitir. El senador de Florida Rick Scott, que preside el brazo de campaña del Partido Republicano en el Senado, comparó las acciones del gobierno federal con la Gestapo en la Alemania nazi en una aparición en Fox Business.

La retórica desquiciada fue, en todo caso, más extrema en los medios de comunicación conservadores que apoyaron y permitieron a Trump mientras era presidente. Y el vitriolo se desbordó en las redes sociales, recordando el violento discurso que condujo al ataque del Capitolio. En un foro online dedicado a Trump, un cartel comentaba: “Encierren y carguen”, mientras que otro dijo que Garland “necesita ser asesinado”, informó Donie O’Sullivan de CNN.

Trump muestra su dominio sobre las bases del Partido Republicano

La vehemencia de la respuesta al registro del FBI demostró simultáneamente el dominio de Trump sobre su partido y la fuerza de su culto a la personalidad autoritaria entre las bases del Partido Republicano, mientras contempla el lanzamiento de la campaña de 2024.

La reacción conservadora volvió a exponer el trasfondo de violencia en la vida política estadounidense. Y demostró cómo muchos republicanos con aspiraciones de ganar elecciones saben que deben mostrar total lealtad al expresidente, sean cuales sean sus supuestas transgresiones.

La hipocresía también es evidente entre los republicanos que exigieron que la candidata demócrata de 2016, Hillary Clinton, fuera descalificada por su mal manejo de información clasificada, pero que ahora acusan al FBI de perseguir una venganza contra Trump. Sin embargo, algunas figuras del Partido Republicano acusan a los demócratas de tener un doble rasero, ya que criticaron al FBI por su investigación sobre los correos electrónicos de Clinton, pero parecen contentos de que la oficina vaya a por Trump.

¿Cómo es Mar-a-Lago y cuánto se ha valorado desde que la compró Trump? 1:10

La furia que el expresidente fue capaz de avivar este lunes por la noche fue en parte habilitada por sus propios años de falsas denuncias de acoso por parte del “Estado profundo”.

Alberto Gonzales, que fue fiscal general bajo el mandato del presidente republicano George W. Bush, lanzó este martes un llamamiento a la calma.

“La gente necesita aguantar el tirón. Necesitan entender y que se les recuerde el hecho de que esto se hizo con prácticas estándar, un juez federal estuvo involucrado, el departamento hizo la demostración requerida, obtuvieron una orden de registro, recogieron la información”, dijo Gonzales en “Newsroom” de CNN.

“Esto no significa que Donald Trump vaya a ser acusado, no significa que vaya a haber un juicio: todo esto es parte del proceso de obtener la información”, explicó.

Pero ese respeto por el proceso judicial, el estado de derecho y los hechos parece casi pintoresco en lo que sigue siendo claramente la era Trump de la política estadounidense.

Dadas las afirmaciones inmediatas de los aliados de Trump de que el registro mostraba que el gobierno de Biden estaba armando la ley para perseguirlo, es inevitable que la integridad de los instrumentos de justicia del país se vea aún más dañada, incluso si el departamento toma medidas penales contra él.

No todos los republicanos se subieron al carro de Trump tras el registro. El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, que preferiría centrar la atención en el historial de Biden antes de las elecciones de mitad de mandato, se mostró notablemente reticente, diciendo que estaba preocupado por las inundaciones en su estado natal de Kentucky. Pero a medida que aumentaba la presión política, emitió un comunicado este martes por la noche diciendo que Garland tenía que dar respuestas al pueblo estadounidense “inmediatamente”.

El poder de Trump quedó demostrado cuando dos de sus potenciales enemigos en las primarias presidenciales del Partido Republicano —el gobernador de Florida Ron DeSantis y el exvicepresidente Mike Pence— defendieron al expresidente y exigieron respuestas.

El furor de los últimos días también demostró que cualquier esperanza que pudiera tener Biden de cumplir su promesa inaugural de unir al país probablemente se esfumó en cuanto los agentes del FBI atravesaron las puertas de Mar-a-Lago.

Y eso es solo un anticipo de la erupción que pondría a prueba el tejido de la democracia estadounidense si Trump fuera acusado en cualquiera de las investigaciones del Departamento de Justicia.

Melanie Zanona, Katelyn Polantz, Kaitlan Collins y Pamela Brown de CNN contribuyeron a esta historia.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up