ANÁLISIS | ¿Quién es Alexander Dugin, el sumo sacerdote de una rama virulenta del nacionalismo ruso?

(CNN) — Alexander Dugin, cuya hija Darya fue asesinada el sábado por un carro bomba, es el sumo sacerdote de una rama virulenta del nacionalismo ruso que se ha vuelto cada vez más influyente en Moscú.

A la edad de 60 años, de una familia de oficiales militares rusos, su viaje ha sido notable: de ideólogo marginal a líder de una línea prominente de pensamiento en Rusia que se ve en el corazón de un imperio “euroasiático” que desafía la decadencia occidental. Es el fundador espiritual del término “el mundo ruso”.

En el camino, esta línea ha incorporado un profundo odio a la identidad de Ucrania fuera de Rusia.

Dugin ayudó a revivir la expresión “Novorossiya” o Nueva Rusia, que incluía los territorios de partes de Ucrania, antes de la anexión rusa de Crimea en 2014. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, usó el término al declarar a Crimea parte de Rusia en marzo de ese año.

Misil ruso golpea un almacén de vinos en Ucrania y los propietarios reaccionan de manera inesperada

Durante mucho tiempo, Dugin ha sentido un odio visceral hacia los ucranianos que se resisten a ser asimilados por la “madre Rusia”. Después de que docenas de manifestantes prorrusos murieran durante los enfrentamientos en Odesa en mayo de 2014, dijo: “Ucrania tiene que desaparecer de la Tierra y reconstruirse desde cero o la gente necesita recuperarla. Creo que la gente en Ucrania necesita una revuelta total en todos niveles y en todas las regiones. Una revuelta armada contra la junta, no solo en el sureste.

“Pienso en matar, matar y matar. No se hable más. Es mi opinión como profesor”, dijo.

Al año siguiente, Dugin fue sancionado por Estados Unidos como “cómplice de acciones o políticas que amenazan la paz, la seguridad, la estabilidad o la soberanía o la integridad territorial de Ucrania”.

Tanto Alexander Dugin como su hija han sido sancionados por Estados Unidos.

El nacimiento del eurasianismo

El trabajo que impulsó a Dugin a la prominencia fue “Fundamentos de la geopolítica” en 1997, en el que expuso su visión de un imperio euroasiático, que se extendía desde Dublín hasta Vladivostok. El libro abogó por sembrar inestabilidad y disidencia en Estados Unidos, un eco previo de la campaña de desinformación en torno a las elecciones estadounidenses de 2016.

En un pasaje, escribió: “Es especialmente importante introducir el desorden geopolítico en la actividad interna estadounidense, fomentando todo tipo de separatismo y conflictos étnicos, sociales y raciales, apoyando activamente a todos los movimientos disidentes: grupos extremistas, racistas y sectarios, por lo tanto procesos políticos internos desestabilizadores en Estados Unidos”.

El libro, escrito en los últimos días de la caótica presidencia de Boris Yelstin, se convirtió en un éxito de ventas en Rusia.

John Dunlop, investigador principal de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford, escribió en 2004 que ningún otro libro había tenido “una influencia en las élites militares, policiales y de política exterior estatal rusas comparable” a “Fundamentos”.

El libro empujó a Dugin hacia una carrera académica, y durante un tiempo fue presidente de relaciones internacionales en el departamento de sociología de la Universidad Estatal de Moscú.

Dugin siempre ha sido uno de los partidarios más notorios de Putin. En 2007 dijo: “Putin ya no tiene oponentes, e incluso si existieran, son enfermos mentales y deberían ser enviados a chequeos médicos. Putin está en todas partes, Putin es todo, Putin es absoluto, Putin es insustituible”.

Gradual e inexorablemente, las opiniones de Dugin se han movido de la periferia del debate político en Rusia a su centro.

En 2011, cuando era primer ministro, Vladimir Putin empezó a hablar de una Unión Euroasiática. Dugin reflexionó que Putin necesitaba “una ideología, una razón por la que necesita volver” para un tercer mandato como presidente.

Cuando Rusia comenzó a apoyar a los separatistas en Donbás en 2014, Dugin se destacó en la Unión de la Juventud Euroasiática, que reclutó a personas con experiencia militar para luchar en nombre de la autoproclamada República Popular de Donetsk.

También mantuvo un torrente de propaganda a través del sitio web Geopolítica, que Estados Unidos afirma que controla. El Departamento del Tesoro de EE.UU. dijo este año que es “un sitio web que sirve como plataforma para que los ultranacionalistas rusos difundan desinformación y propaganda dirigida a audiencias occidentales y de otro tipo”.

Geopolítica, por ejemplo, afirmó este año que EE.UU. y la OTAN intentaron provocar la guerra con Rusia para “aterrorizar aún más al pueblo estadounidense de todo tipo de formas maliciosas”.

Un hombre con enemigos

Como uno de los arquitectos ideológicos del expansionismo ruso, Dugin se ha referido a dos “versiones” de Putin y escribió un libro llamado “Putin vs. Putin”.

Describió al Putin “lunar”, que es pragmático y cauteloso, y al Putin “solar”, dedicado a la restauración de un imperio euroasiático y la confrontación con Occidente.

En marzo, un mes después del conflicto ucraniano, en una entrevista en un diario de Moscú, Dugin declaró que “no había duda de que el Putin ‘solar’ ganó, y que esto tenía que pasar, cosa que no dije hace apenas un año, sino desde hace muchos años”.

“Rusia ha cruzado el Rubicón, por lo que personalmente estoy muy contento”, afirmó.

Para Dugin, eso fue esencial porque, dice, Occidente usaba a Ucrania para tratar de derrocar a Rusia. “Creen que tienen la oportunidad de derrotar a Rusia; no literalmente, porque es imposible, sino aplastarla y obligarla a rendirse, excluyéndola de su sistema global”.

ANÁLISIS | Europa no puede decidir si quiere castigar a los rusos de a pie por la guerra de Putin

También era fundamental, a su juicio, mostrar “firme oposición a la Junta y al nazismo ucraniano que aniquila a civiles pacíficos” así como rechazo al liberalismo y la hegemonía estadounidense, lenguaje similar al utilizado por Putin para intentar justificar la invasión.

A Dugin ciertamente no le faltan enemigos dentro de Rusia. En una entrevista de 2019, dijo: “Todos los que están en el poder en Rusia son escoria. Excepto Putin”.

Dugin dijo a principios de este año que su adhesión a la noción de “eurasianismo” es tan fuerte ahora como lo era cuando escribió “Fundamentos”.

“Su centro es el pueblo ruso. Y está abierto a aquellos pueblos que combinan su destino con el destino del pueblo ruso”.

Para él, el conflicto en Ucrania es parte de una batalla existencial entre la laxitud de Occidente y una sociedad construida sobre la tradición, la jerarquía y la fe cristiana ortodoxa.

En el mundo de Dugin, el destino de Rusia “no estará completo hasta que unamos a todos los eslavos orientales y a todos los hermanos euroasiáticos en un gran espacio. Todo se deriva de esta lógica del destino, al igual que Ucrania”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up