ANÁLISIS | Pelosi enfada a China, pero Taiwán, y no EE.UU., puede pagar el precio más alto

(CNN) — Cuando la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, aterrizó en Taiwán este martes por la noche, China ya tenía preparada su respuesta.

En una rápida sucesión, una serie de organismos gubernamentales y políticos emitieron declaraciones condenando la visita y advirtiendo de su “grave impacto” en las relaciones entre Estados Unidos y China, mientras que el ejército chino dijo que iniciaría inmediatamente “ejercicios aéreos y marítimos” y dio a conocer un plan de simulacros alrededor de la isla en los próximos días.

La visita de Pelosi de casi 24 horas —la primera de un legislador estadounidense de alto rango en 25 años y parte de una gira por Asia— fue considerada por Beijing como una “gran provocación política” y un desafío a la soberanía de China. El Partido Comunista de China reclama la democracia autogestionada de Taiwán como propia, a pesar de no haberla controlado nunca.

ANÁLISIS | Crecen las preguntas sobre si el viaje de Pelosi a Taiwán valdrá las consecuencias

A pesar de las objeciones de Beijing, Pelosi y una delegación del Congreso se embarcaron en una serie de reuniones de alto nivel en la legislatura de Taiwán y en la oficina de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, donde la demócrata de California dijo que su delegación vino a enviar un “mensaje inequívoco” de que “Estados Unidos está con Taiwán”.

“Queremos que Taiwán tenga siempre libertad con seguridad y no nos apartamos de eso”, dijo Pelosi, alabando el valor del pueblo taiwanés para defender la democracia.

El desafío de Pelosi a las advertencias de China de no visitar la isla puede haber agravado las turbulentas relaciones entre Estados Unidos y China, pero los analistas dicen que la parte que probablemente acabe sintiendo el peso de la presión de Beijing no es Estados Unidos, sino Taiwán.

Simulacros con fuego real

Beijing no tardó en manifestar su descontento cuando el avión de la Fuerza Aérea de EE.UU. que transportaba a la delegación de Pelosi aterrizó en Taiwán este martes por la noche, pero su respuesta hasta el momento ha sido más moderada que algunas de las posibilidades que se han barajado en China en los últimos días.

El ejército chino realizará ejercicios en torno a Taiwán y lanzará una serie de “operaciones militares selectivas para contrarrestar la situación”, según las declaraciones publicadas este martes por su Mando del Teatro Oriental y el Ministerio de Defensa.

Un mapa oficial que indica la ubicación de algunos de estos simulacros planeados —inicialmente previstos de jueves a domingo— sugiere que están más cerca de la isla que los ejercicios anteriores, e incluso invaden las aguas territoriales de Taiwán. Los analistas afirman que esto indica que se trata de una escalada con respecto a las amenazas anteriores de Beijing contra Taiwán.

El mapa muestra que los simulacros rodearán la isla más completamente que los ejercicios anteriores, incluidas las zonas de ejercicios militares y las zonas de lanzamiento de misiles durante una importante crisis en el estrecho de Taiwán a mediados de la década de 1990.

Con estos simulacros, China “ha ido mucho más lejos que antes”, según Carl Schuster, antiguo capitán de la Marina estadounidense y exdirector de operaciones del Centro de Inteligencia Conjunta del Mando del Pacífico.

“La señal geopolítica que se está enviando es que China puede cerrar el acceso aéreo y marítimo de Taiwán cuando quiera”, dijo.

¿Qué pasa entre China y Taiwán? Todo lo que debes saber

El Ministerio de Defensa de Taiwán calificó este miércoles el plan de “bloqueo marítimo y aéreo” que “amenazaría la vía marítima internacional, desafiaría el orden internacional, socavaría el statu quo a través del estrecho y pondría en peligro la seguridad regional”.

Pero la importancia de las maniobras dependerá en última instancia de lo que ocurra en los próximos días, según el politólogo Chong Ja Ian, de la Universidad Nacional de Singapur, quien afirmó que está en juego la imagen de China en el país y en el extranjero.

“Beijing (no) quiere escalar las cosas de una manera que no puede controlar. Al mismo tiempo, no puede enviar una señal que parezca demasiado débil”, dijo Chong, señalando que esto último tendría ramificaciones internas para el líder chino Xi Jinping y afectaría potencialmente a la capacidad de Beijing “para hacer que otros estados regionales se sometan a su línea”.

“Cómo es ese punto dulce (para Beijing) nadie lo sabe realmente”, dijo.

Humillación nacional

Pero incluso mientras China lanza su respuesta, el aterrizaje de Pelosi en Taipei, y su agenda de reuniones de alto perfil de este miércoles, marcó un revés significativo para Beijing, que durante días había tratado de disuadir su viaje con amenazas de represalias y advertencias sobre cruzar una “línea roja”. Y la decepción por el fracaso de esas amenazas era palpable en algunos círculos de China.

Sin embargo, Hu Xijin, un experto en política y antiguo redactor jefe del tabloide nacionalista estatal Global Times —que había advertido de las represalias militares chinas contra Estados Unidos en los prolegómenos del viaje de Pelosi— trató de atenuar cualquier descontento.

“Pelosi aterrizó en Taiwán, lo que por supuesto refleja que nuestro poder de disuasión no es suficiente para detener su temprana ofensiva”, escribió Hu en un post en su cuenta verificada de Weibo este miércoles.

“Pero si están muy frustrados por esto, pensando que hemos ‘perdido’ y encontrado una nueva ‘humillación nacional’, es un poco exagerado entonces. Algunos individuos pueden pensar así, pero no debemos tener esa vulnerabilidad colectiva”, dijo.

La visita de Pelosi se produjo en un momento especialmente delicado para China, ya que Xi, el líder más poderoso del país en décadas, se está preparando para romper las convenciones y buscar un tercer mandato en el XX Congreso del Partido Comunista este otoño. Y eso eleva lo que está en juego si China no logra disuadir a la oradora de su visita, según los analistas.

¿Escalará a un conflicto entre EE.UU. y China el viaje de Pelosi a Taiwán? 6:37

“Los chinos trataron de utilizar el ruido de sables y la guerra retórica para disuadir el viaje de Pelosi, y se excedieron con sus amenazas”, dijo Yun Sun, director del Programa de China en el Centro Stimson en Washington, señalando la retórica en la esfera pública de China sobre posibles acciones como zonas de exclusión aérea o incluso interceptar el avión de Pelosi.

“Ahora Pelosi ha decidido hacer el viaje y eso deja a los chinos colgados, porque realmente no pueden cumplir”, dijo.
Esto revela “bastantes problemas” en la política exterior de China, “que piensan que el ruido de sables es suficiente para conseguir lo que quieren, pero el coste de eso es su credibilidad futura”, afirmó.

Y aunque es improbable que la situación afecte al avance de Xi hacia un tercer mandato, la visita, especialmente después de su llamada con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la semana pasada, en la que el líder chino advirtió a Estados Unidos de que no debía “jugar con fuego” en la cuestión de Taiwán, fue una “gran vergüenza” a nivel interno, dijo Sun.

Repercusiones para Taiwán

Pero aunque el enfado de Beijing se dirigió al presidente de EE.UU., al que los funcionarios chinos acusaron de provocar una “crisis” a sabiendas y de forma maliciosa, los analistas señalaron que Taiwán será el más afectado por su furia.

Las maniobras militares previstas, destinadas a “apretar a Taiwán”, probablemente irán seguidas de acciones continuas en el estrecho de Taiwán, según Sun.

“La visita de Pelosi conducirá en realidad a una nueva escalada de la coerción militar china sobre Taiwán en un futuro previsible. Ese castigo es la clave de la respuesta china en este momento, porque no puede castigar a Estados Unidos”, dijo.

Taiwán también va a sufrir una sanción económica por sus acciones, ya que la Oficina de Asuntos de Taiwán de China anunció este miércoles la suspensión de la importación de determinados cítricos y productos del mar procedentes de la isla. Las aduanas chinas, en un comunicado separado, atribuyeron las suspensiones a cuestiones de higiene, pero no es la primera vez que China prohíbe productos taiwaneses en medio de la escalada de tensiones.

El Ministerio de Comercio chino también anunció este miércoles que suspendería inmediatamente sus exportaciones de arena natural a Taiwán, un componente clave para la producción de chips semiconductores, una medida que, según la Oficina de Minas de Taiwán, tendría un efecto “limitado”.

Y ante los planes de China de realizar simulacros militares, la Oficina Marítima y Portuaria de Taiwán también emitió tres avisos este miércoles, pidiendo a los barcos que utilicen rutas alternativas para siete puertos alrededor de la isla.

Taiwán también comenzó a negociar con sus vecinos Japón y Filipinas para encontrar rutas de aviación alternativas que eviten los activos chinos.

Pelosi abandonó la isla este miércoles, pero deja a un Taiwán desafiante bajo una presión aún mayor mientras China descarga su furia.

Cuando se le preguntó durante una sesión informativa regular en Beijing si la suspensión de las exportaciones estaba destinada a castigar a Taiwán por la visita de Pelosi, la ministra adjunta de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, se negó a comentar las acciones comerciales específicas, pero dijo que “una cosa es cierta aquí”.

“Estados Unidos y las fuerzas separatistas de Taiwán deben asumir la responsabilidad y pagar el precio de los errores que cometieron”, dijo.

La oficina de CNN en Beijing contribuyó con su información.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up