ANÁLISIS | La visita prevista de Nancy Pelosi a Taiwán amenaza con crear una mayor inestabilidad entre EE.UU. y China

(CNN) — Ni Estados Unidos ni China tienen intereses manifiestos en que su incipiente rivalidad entre superpotencias pase a enfrentamientos militares abiertos a pesar de las crecientes tensiones antes de la visita prevista de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, a Taiwán.

Y, sin embargo, la confrontación es sobre el tema que con mayor probabilidad podría desencadenar una futura guerra entre Estados Unidos y China. Y el viaje de Pelosi, si sigue adelante, es casi seguro que creará una mayor inestabilidad en la relación que haría más probable un futuro conflicto.

Última hora de la posible visita de Nancy Pelosi a Taiwán: noticias y reacciones

Las furiosas advertencias chinas de que la demócrata de California no debería ir y las promesas de Washington de no dejarse intimidar, mientras tanto, muestran cómo las fuerzas políticas enardecidas en cada nación podrían hacer casi imposible manejar el duelo geopolítico más sensible del mundo.

¿Por qué amenazó China a EE.UU.? 1:00

Un alto funcionario del gobierno taiwanés y un funcionario estadounidense le dijeron a CNN el lunes que se esperaba que Pelosi hiciera la primera visita de un presidente de la Cámara a Taiwán en 25 años como parte de su gira asiática. La habitual crítica del gobierno comunista chino y sus presuntos abusos contra los derechos humanos llegaría a Taipei a pesar de las extraordinarias advertencias de Beijing sobre las represalias y las consecuencias.

Su posición y las nuevas condiciones creadas por el gobierno nacionalista del líder chino Xi Jinping, así como la nueva asertividad y el poder militar y estratégico de Beijing, hacen que esta sea la política arriesgada sobre Taiwán más peligrosa en décadas.

Dadas las señales de que Pelosi está decidida a realizar la visita, la pregunta ahora es cómo responderá Beijing. La mayoría de sus opciones, luego de un aluvión de amenazas y propaganda que han generado expectativas por su respuesta, son bastante alarmantes. La mayoría de los analistas creen que es probable algún tipo de demostración de fuerza militar, en un momento en que China ya ha estado enviando sus aviones a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán en cantidades sin precedentes. Si bien los movimientos de China pueden no amenazar directamente a las fuerzas navales de EE.UU. en el área, podrían aumentar la posibilidad de errores de cálculo, así como la posible respuesta de Taiwán a las graves provocaciones.

¿Por qué haría Pelosi el viaje?

Entonces, ¿por qué iría Pelosi y su viaje antagonizaría innecesariamente al liderazgo de China?

Los partidarios de la visita, que inusualmente incluyen a muchos republicanos alineados detrás de Pelosi, dicen que es fundamental que la presidenta de la Cámara muestre su apoyo a Taiwán y subraye que Washington se toma en serio su compromiso legal de ofrecer a la isla los medios para su autodefensa. Pelosi también es un símbolo de democracia, una forma de vida que Taipei está desesperada por preservar bajo la sombra autoritaria de China.

Pero la controversia no se limita a Taiwán. Se trata de un contexto más amplio del desafío en construcción de China a la determinación de Estados Unidos de preservar la democracia, los valores occidentales y la primacía militar y económica en el Pacífico y en todo el mundo.

¿Qué piensa Taiwán sobre la posibilidad de una visita de Nancy Pelosi?

Una vez que se filtró la noticia de la visita esperada de Pelosi, se volvió políticamente inverosímil, a nivel nacional y por razones estratégicas, que ella se plegara a las advertencias de Beijing de que no debería ir. Sería inaceptable para Pelosi, después de una carrera política definida en parte por enfrentarse a China, renunciar a su plan. Y enviaría un mensaje que Estados Unidos, en uno de sus primeros enfrentamientos con una superpotencia rival con una novedosa confianza en el Pacífico, diera marcha atrás.

Biden también tenía consideraciones políticas. Si bien admitió públicamente que el ejército de EE.UU. estaba preocupado por la visita, no podía ponerse abiertamente del lado de China sobre Pelosi. Y un presidente difícilmente puede ordenar a uno de los principales representantes de otra rama del gobierno lo que debe y no debe hacer, incluso si los funcionarios trataron de informar a la presidenta de la Cámara de todas las posibles consecuencias de su decisión.

Posible viaje de Pelosi a Taiwán eleva tensión China-EE.UU. 2:44

La política también impulsa las acciones de China

La política también arde dentro del politburó chino, aunque muchos en Occidente a menudo ven al liderazgo comunista de China como monolítico. Xi construyó su base de poder sobre el nacionalismo agresivo y la idea de que el destino de Taiwán es la “reunificación” con el territorio continental. Está decidido a presidir un rejuvenecimiento nacional que purgará la pasada humillación de China por el colonialismo y el largo aislamiento del siglo XX cuando no ejercía lo que él considera su legítima influencia en el mundo.

Entonces, la esperada visita de Pelosi es más que un golpe a China; es un desaire personal al proyecto central de Xi por parte de una de las políticas estadounidenses más importantes, y eso exige una respuesta política.

La crisis también llega en un momento crucial en Beijing. En unos meses, se prevé que Xi buscará un inusual tercer mandato y no puede permitirse el lujo de ser visto como débil. Y el manejo cuestionable de su gobierno de la pandemia de covid-19 (los confinamientos masivos siguen siendo comunes en las ciudades chinas) y una economía en desaceleración significan que Xi podría verse tentado a adoptar una posición nacionalista para enmascarar las responsabilidades internas.

Una larga disputa enconada

Si bien el enfrentamiento actual es alarmante, Taiwán ha sido durante mucho tiempo un factor irritante en las relaciones entre Estados Unidos y China. La disputa se vuelve aún más confusa por los complicados acuerdos diplomáticos y las doctrinas estratégicas estadounidenses matizadas diseñadas para evitar la posibilidad de una guerra con China.

¿Por qué el posible viaje de Nancy Pelosi a Taiwán alimenta las tensiones entre EE.UU. y China?

La isla es vista por Beijing como una parte legítima de su territorio. Estados Unidos reconoce a la República Popular China en el continente como el único gobierno legítimo de China y no considera a Taiwán como un país. Pero no acepta el reclamo de soberanía del Partido Comunista Chino sobre la isla democrática. Si bien ofrece a Taiwán los medios de autodefensa cuando compra armas fabricadas en EE.UU., Washington ha adoptado una política de vaguedad deliberada sobre si defenderá a Taiwán, en parte para disuadir una declaración de independencia de Taipei y provocar dudas a los líderes en Beijing sobre una toma forzosa de la isla.

Robert Daly, exdiplomático estadounidense en Beijing, dijo el lunes que la eventual respuesta de China –tal vez, por ejemplo, una incursión en el espacio aéreo taiwanés– probablemente no provocaría una guerra, pero pondría a los rivales más cerca de una zona de peligro.

“Eso establecerá una nueva línea de base que nos llevará un poco más cerca de la confrontación”, dijo Daly, director del Instituto Kissinger sobre China y Estados Unidos en el Centro Wilson, a Pamela Brown de CNN.

“No creo que entremos en confrontación esta vez, pero no creo que estaremos mejor en nuestras relaciones con Beijing dentro de una semana de lo que estamos hoy”.

Lo que preocupa a Biden sobre el viaje

Biden ha reorganizado la política exterior de EE.UU. en torno al principio de contrarrestar el creciente poderío de China en Asia y más allá. Hace treinta años, Washington esperaba que al alentar a la entonces recluida China a participar en la economía global, podría promover la liberalización política e introducirla en el sistema económico y político global orientado hacia Occidente. Pero Beijing ha tratado de utilizar su creciente poder político y militar y su influencia para construir un sistema de valores políticos y económicos alternativo al representado por EE.UU. y sus aliados.

Pero Biden también quiere manejar esta nueva relación competitiva para que no resulte en una guerra entre la potencia emergente en el Pacífico (China) y la existente (Estados Unidos) y sus aliados.

El líder estadounidense enfatizó en una llamada telefónica con XI la semana pasada que no ha habido cambios en la naturaleza fundamental de las relaciones entre Estados Unidos y China o la posición de la Casa Blanca cuando se trata de Taiwán. Sin embargo, visto desde Beijing, las repetidas declaraciones recientes de Biden de que EE.UU. defendería a Taiwán, que fueron desestimadas por sus asesores, pueden haber dejado la impresión de que no es sincero.

China también está observando un creciente movimiento entre los duros en el Congreso para que Washington reemplace la política de “ambigüedad estratégica” sobre las intenciones de EE.UU. si China invade Taiwán por una declaración clara de que defenderá la isla.

Algunos analistas dicen que tal cambio no solo podría arrastrar a Estados Unidos a una guerra en el Pacífico contra China para la que los estadounidenses no están preparados, sino que también podría hacer que Beijing sea aún más agresivo. O que la promesa de un escudo estadounidense podría envalentonar un impulso por la independencia en Taiwán que también podría forzar la mano de China y acercar un conflicto militar más amplio sobre la isla.

Antes de la visita anticipada de Pelosi, las declaraciones oficiales de los funcionarios de la administración reafirmaron firmemente que no había habido cambios en la política de EE.UU. y afirmaron su derecho a viajar, pero insinuaron la posibilidad de unas semanas difíciles cuando China responda de la forma que sea.

“No hay razón para la retórica china. No hay razón para tomar ninguna medida. No es raro que los líderes del Congreso viajen a Taiwán”, dijo el coordinador de comunicaciones estratégicas del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, John Kirby, durante una aparición en el programa “New Day” de CNN el lunes.

“No deberíamos ser, como país, intimidados por esa retórica o esas acciones potenciales”.

Pero en una nueva declaración el lunes, Zhang Jun, el embajador chino en las Naciones Unidas, advirtió nuevamente que el ejército de China no “se quedará de brazos cruzados” mientras Pelosi realiza la visita y que su viaje tendría un “impacto político atroz”.

La suposición en Washington es que Xi no tiene más interés en un enfrentamiento militar directo que Biden. Pero él es más fuerte que los líderes chinos anteriores. Y hay una vena fuertemente nacionalista dentro de las fuerzas armadas chinas junto con una creciente confianza en su capacidad.

Entonces, hacer suposiciones sobre cómo respondería China a la visita de Pelosi en función de su comportamiento en crisis pasadas que se han disipado podría significar que EE.UU. se llevará una sorpresa desagradable.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up