ANÁLISIS | La extraordinaria tormenta política desatada por el allanamiento del FBI en el resort de Trump en Florida

(CNN) — El allanamiento del FBI en el resort de Florida de Donald Trump es un acontecimiento extraordinario e histórico dado que se centró en un expresidente de Estados Unidos y provocó un alboroto político que él podría utilizar para avivar su probable candidatura a la Casa Blanca en 2024.

En el pasado, las investigaciones políticas que han amenazado a Trump solo han aumentado su atractivo de superpoderoso para sus seguidores. Pero los agentes federales actuaron el lunes con una orden aprobada por un juez, lo que sugiere que tenían motivos probables para creer que se había cometido un delito. Se centraron en las oficinas y habitaciones personales de Trump en su residencia de invierno de Mar-a-Lago mientras el expresidente estaba en Nueva York.

Fotos muestran notas escritas a mano que Trump aparentemente rompió e intentó tirar por el inodoro

La búsqueda del lunes estuvo relacionada con el posible mal manejo de documentos presidenciales, posiblemente algunos clasificados, que podrían haber sido llevados a la casa de Trump, el tema de una de las dos investigaciones del Departamento de Justicia relacionadas con el expresidente.

La noticia fue uno de los giros más asombrosos hasta ahora en la historia de Trump, quien fue llevado a juicio político dos veces, incitó un motín para tratar de anular su derrota en las elecciones de 2020 y rompió constantemente los límites de su cargo y la democracia durante su único mandato, y después, como ningún otro presidente.

Amenazó con inyectar nuevas toxinas en la vida política de una nación que está irremediablemente dividida, con millones de seguidores de Trump que ya creen sus mentiras de que las elecciones de 2020 fueron robadas, y que en muchos temas ya no tiene un entendimiento común de la verdad en sí misma.

También llega con el expresidente ansioso por lanzar una campaña de 2024 arraigada en sus falsas afirmaciones de fraude electoral, que su retórica autoritaria sugiere que presentaría un profundo desafío a la democracia. Es probable que esa inminente campaña se alimente del combustible del cohete político de una percepción entre los partidarios de Trump, que él mismo creó en su declaración anunciando el allanamiento el lunes, de que está siendo perseguido injustamente.

Trump aprovecha el allanamiento para animar a sus simpatizantes

Trump se apresuró a dar un giro político a la operación, alegando que su “hermosa casa” estaba “sitiada, asaltada y ocupada” mientras se quejaba de que él era víctima de la “utilización del sistema de justicia como arma” por parte de los demócratas que querían impedir que se convirtiera en presidente después de las elecciones de 2024. Su declaración usó el mismo lenguaje explosivo y sentido de agravio que motivó a algunos de sus partidarios a la violencia en Washington el 6 de enero de 2021.

“Tal asalto solo podría tener lugar en países del Tercer Mundo quebrantados. Lamentablemente, Estados Unidos ahora se ha convertido en uno de esos países, corruptos a un nivel nunca antes visto. ¡Incluso irrumpieron en mi caja fuerte!”, dijo Trump. No mencionó que el allanamiento se realizó sobre la base de una orden legalmente autorizada.

De alguna manera, su declaración, en sí misma, se lee como la salva de apertura de una nueva campaña presidencial construida en torno a una narrativa de persecución por parte de las fuerzas del estado profundo, familiar por el enfoque de otros de los llamados “hombres fuertes” en todo el mundo.

El FBI y el Departamento de Justicia se negaron a comentar sobre el allanamiento. El presidente Joe Biden no estaba al tanto del allanamiento de Mar-a-Lago hasta después de que se informó en las noticias, según un alto funcionario de la administración.

Sin saber si Trump había infringido alguna ley, muchos republicanos siguieron el ejemplo de Trump y reaccionaron con furia, exigiendo explicaciones al Departamento de Justicia y afirmando que el expresidente fue víctima de una vendetta política. El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, cuyas esperanzas de convertirse en presidente de la Cámara dependen del patrocinio de Trump, prometió de inmediato investigar al secretario de Justicia Merrick Garland si los republicanos ganan la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias de noviembre.

El FBI allanó la mansión de Donald Trump 3:01

El senador de Florida Marco Rubio, que se enfrentará a los votantes este otoño, tuiteó: “Usar el poder del gobierno para perseguir a los opositores políticos es algo que hemos visto muchas veces en las dictaduras marxistas del tercer mundo, pero nunca antes en Estados Unidos”. El senador de Florida Rick Scott, quien preside el brazo de campaña del Partido Republicano del Senado, escribió en Twitter: “Necesitamos respuestas AHORA. El FBI debe explicar qué estaba haciendo hoy y por qué”.

Ella ayudó a Trump a ganar Florida dos veces. Ahora podría liderar su campaña para 2024

Las reacciones instantáneas de apoyo al expresidente, más testimonio de su poder perdurable dentro del Partido Republicano, también fueron una señal temprana de cómo esta investigación enfrentará presiones políticas extremas. Esas respuestas también pueden mostrar que la posible campaña del expresidente para 2024 podría beneficiarse del efecto de movilización de una investigación del gobierno que él puede presentar como politizada e injusta, y que sus posibles rivales republicanos pueden tener pocas opciones más que movilizarse también alrededor de esta situación.

Pero la magnitud de los eventos del lunes no debe subestimarse, incluso si la cuestión de si el expresidente estaba en peligro real de ser acusado de un delito, en lo que sería un paso histórico sorprendente, no quedó clara de inmediato el lunes por la noche. Los parámetros exactos de la orden de allanamiento tampoco estaban disponibles. Los presidentes tienen la capacidad de desclasificar información confidencial y no estaba claro si Trump podría haber tomado tales medidas con el material involucrado. Sin embargo, los expresidentes no tienen tales poderes. CNN informó que el FBI se llevó cajas de artículos después del allanamiento del lunes. Y la abogada de Trump, Christina Bobb, dijo que la oficina confiscó “papel” después de lo que dijo fue “una redada no anunciada”.

Una decisión sumamente delicada

Tomar tal acción contra cualquier figura política importante sería muy delicado. Dada la condición de Trump como excomandante en jefe, es especialmente grave. Y el historial del expresidente de incitar a la ira y la violencia hace que este sea el movimiento más delicado posible.

Está claro que los niveles más altos del Departamento de Justicia y el FBI habrían aprobado la decisión de registrar el complejo de Trump, con pleno conocimiento de las repercusiones políticas explosivas que seguramente se desencadenarían.

“No puedo dejar de enfatizar… cuán importante habría sido esto dentro del Departamento de Justicia y el FBI”, dijo el exdirector adjunto del FBI, Andrew McCabe, en CNN el lunes por la noche.

“Esto es algo que habría sido planeado, reevaluado y examinado legalmente desde todos los ángulos posibles por la totalidad de la estructura de liderazgo de ambas organizaciones”, dijo McCabe, analista de aplicación de la ley de CNN.

Dadas las implicaciones políticas, no hay margen de error para el Departamento de Justicia ni para el FBI, cuyo director, Christopher Wray, es un designado de Trump. Nunca hubo dudas de que Trump reaccionaría a la búsqueda encendiendo una antorcha política. Sus afirmaciones falsas de que las elecciones de 2020 fueron robadas ya ayudaron a incitar una insurrección.

Lo que está en juego para los investigadores y para el futuro político del país es, por lo tanto, enorme. Esas implicaciones solo se volverían más críticas si luego surge que el allanamiento del FBI no fue realizado según las normas o no fue crítico para la seguridad nacional del país. Las sensibilidades políticas son tan agudas que es fácil ver cómo el hecho de no procesar a Trump después de dar un paso tan público generaría dudas sobre si el allanamiento estaba justificado. Dicho esto, con el fin de obtener una orden para registrar la propiedad de Trump, los funcionarios del FBI habrían tenido que demostrarle a un juez que había una causa probable para creer que se había cometido un delito federal y que se podía obtener evidencia de ello en el complejo.

Trump enfrenta múltiples investigaciones

El Departamento de Justicia tiene dos investigaciones activas conocidas relacionadas con Trump, una sobre el esfuerzo por anular las elecciones presidenciales de 2020 y los eventos que rodearon el 6 de enero de 2021, y la otra sobre el manejo de documentos clasificados.

Esta búsqueda parece estar vinculada a la última investigación. Los Archivos Nacionales, que son responsables de recopilar y clasificar los registros presidenciales, dijeron anteriormente que se recuperaron al menos 15 cajas de documentos de la Casa Blanca en Mar-a-Lago, incluidos algunos que estaban clasificados. Los miembros del antiguo equipo de Trump en la Casa Blanca han dicho con frecuencia que fue descuidado o despreciativo con el requisito legal de archivar todos los documentos presidenciales y desdeñoso con la información clasificada. El lunes temprano, fotos recientemente reveladas, que la reportera del The New York Times y colaboradora de CNN Maggie Haberman publicará en su próximo libro, mostraban documentos aparentemente escritos a mano por Trump que supuestamente trató de tirar por el inodoro.

Reportera del New York Times confirma un mal hábito de Trump para la plomería y su presidencia 2:57

La noticia de la búsqueda del FBI en Mar-a-Lago se produce después de que CNN informara por primera vez la semana pasada que los abogados del expresidente estaban en conversaciones con el Departamento de Justicia en relación con su investigación sobre los eventos en Washington que rodearon la insurrección del Capitolio. Trump también puede tener algún riesgo legal en una investigación separada en Georgia sobre los intentos del expresidente y sus ayudantes de anular la victoria electoral de Biden en un estado decisivo.

La búsqueda del lunes en Mar-a-Lago también se produce en el contexto de la investigación de la comisión selecta de la Cámara de Representantes sobre la insurrección del Capitolio, que ha descubierto nuevas pruebas condenatorias sobre los intentos de Trump de robar las elecciones de 2020 y su fracaso para tratar de detener el ataque violento contra el Capitolio una vez que estuvo en marcha. La comisión aún no ha dicho si recomendará acciones penales contra el expresidente por parte del Departamento de Justicia.

Si bien los demócratas pueden consolarse con el hecho de que los problemas legales se acumulan para el expresidente y las investigaciones criminales graves se acercan cada vez más a un favorito presidencial del Partido Republicano, harían bien en recordar la historia de los intentos de pedirle cuentas.

El entonces presidente logró escabullirse de la investigación de Robert Mueller, a pesar de que el fiscal especial notó múltiples vínculos extraños entre su campaña de 2016 y Rusia y compiló una lista de ocasiones en las que muchos observadores externos consideraron que trató de obstruir la justicia.

Los dos juicios políticos de Trump en la Cámara de Representantes de EE.UU., por tratar de obligar a Ucrania a investigar a Biden antes de las elecciones de 2020 y por la insurrección, no dieron como resultado condenas en los juicios del Senado ni ningún intento de impedirle asumir un futuro cargo federal. Su extraordinario apoyo entre los republicanos de base hace que sea casi imposible que los políticos que quieren un futuro político se le opongan. Y no parece que nada más que un caso penal claro contra el expresidente pueda poner a sus partidarios en su contra, e incluso eso podría no cambiar su opinión sobre él si responde con la retórica correcta.

Eso es aún más cierto después de que los agentes del FBI cruzaron un Rubicón el lunes al ingresar a la residencia de orgullo y alegría de Trump en un movimiento que tendrá implicaciones políticas enormes, independientemente del resultado de la investigación.

Kaitlan Collins, Katelyn Polantz, Zachary Cohen, Evan Perez, Sara Murray, Kevin Liptak, Dan Berman, Whitney Wild y Gabby Orr contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up