ANÁLISIS | Crecen las preguntas sobre si el viaje de Pelosi a Taiwán valdrá las consecuencias

(CNN) — Si el arriesgado viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán fue una valiosa declaración de la determinación de EE.UU. o solo provocó a China a cambio de ninguna ganancia estratégica dependerá de cuándo menguará la consiguiente furia y postura militar de Beijing, o si eso ocurre.

Pelosi visitó a legisladores y a la presidenta Tsai Ing-Wen en la isla democrática autónoma el miércoles, dando a sus anfitriones las características de una visita de estado-nación que seguramente enfurecerá a los chinos.

Su viaje ya ha causado revuelo en las tensas relaciones entre Estados Unidos y China, con el gigante comunista enviando aviones al borde del espacio aéreo taiwanés y lanzando ejercicios militares que enviaron un mensaje poco sutil de que Taiwán está rodeado.

OPINIÓN | Un calmante desde Taiwán para la ansiedad inducida por la visita de Pelosi

Sin embargo, si estas erupciones no llegan a convertirse en una crisis a gran escala en el Estrecho de Taiwán, una vía fluvial estratégica vital, y se evita la posibilidad de errores de cálculo entre las fuerzas chinas y taiwanesas, o incluso entre los activos chinos y estadounidenses en la región, la tormenta sobre la misión de Pelosi podría ser temporal. Las imágenes de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU. reforzando una democracia bajo la gigante sombra de China podrían convertirse en uno de los momentos emblemáticos de la política exterior de EE.UU. en Asia y el Pacífico.

La relación geopolítica entre Washington y Beijing es el choque entre naciones más importante del mundo. Se está desarrollando como una lucha generacional entre dos civilizaciones deseosas de imprimir sus valores, sistemas económicos y hegemonía estratégica en el resto del mundo.

Si bien la administración Biden ha seguido a la Casa Blanca de Trump al tratar a China como un adversario en lugar de un competidor, el objetivo principal de la política estadounidense sigue siendo evitar lo que podría ser una futura guerra desastrosa entre las dos naciones.

Entonces, si la visita de Pelosi –una afrenta personal al presidente chino, Xi Jinping, quien ha hecho de la toma de Taiwán una misión existencial– empeora permanentemente las relaciones entre Estados Unidos y China, que ya son malas, y trae lo que algunos ven como una confrontación inevitable entre superpotencias, podría resultar ser un gran error de cálculo. Lo mismo será cierto si su viaje impulsa a Beijing a tomar medidas que sacudan la paz y la prosperidad que disfrutan los taiwaneses en su dinámica isla natal, un factor que a menudo ignoran los halcones sobre China que toman posiciones duras para reforzar su posición política en EE.UU.

Lo que logró Pelosi

¿Escalará a un conflicto entre EE.UU. y China el viaje de Pelosi a Taiwán? 6:37

Desde la perspectiva de la presidente de la Cámara, el viaje ha ido bien hasta ahora. Capturó la atención del mundo durante días antes de llegar en un avión militar estadounidense. Como ícono político femenino, desafió a los escalones más altos del liderazgo comunista chino y se negó a ser intimidada, y se sentó con otra líder pionera, la presidenta Tsai. Hizo una conmovedora posición a favor de la democracia, un valor estadounidense fundamental.

Y Pelosi dio colofón a una carrera política que la vio desplegar una pancarta a favor de la democracia en Beijing en 1991 con un tour de force anti-Partido Comunista Chino en Taiwán a medida que aumentan los temores de que China eventualmente intente tomar la isla por la fuerza. En términos más generales, le demostró a China que Estados Unidos no retrocedería ante la retórica apocalíptica de Beijing y que operaría donde quisiera en la región de Asia y el Pacífico, independientemente de lo que piense la superpotencia regional en ascenso.

“Frente a la agresión acelerada del Partido Comunista Chino (PCCh), la visita de nuestra delegación del Congreso debe verse como una declaración inequívoca de que Estados Unidos apoya a Taiwán, nuestro socio democrático, mientras se defiende a sí mismo y a su libertad”, dijo Pelosi en un artículo de opinión de The Washington Post publicado cuando llegó a Taipei.

¿Qué pasa entre China y Taiwán? ¿Son parte de un mismo país? ¿Cómo es su historia y relación?

Si esta resulta ser la última gran misión en el extranjero de Pelosi como presidenta de la Cámara, con los demócratas en riesgo de perderla en noviembre, no se olvidará rápidamente.

Si bien el viaje causó preocupación entre el poder establecido de la política exterior, su viaje obtuvo un fuerte apoyo en el Capitolio, donde el respaldo a la isla es profundo, al igual que la hostilidad hacia China. Inusualmente, los republicanos elogiaron calurosamente a la presidenta de la Cámara, aunque algunos pueden haber estado motivados por el deseo de pintarla como más dura que el presidente Joe Biden, quien admitió el mes pasado que el ejército estadounidense no estaba contento con la perspectiva de su viaje a Taiwán.

“Apoyamos el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán”, dijeron 26 senadores republicanos en un comunicado. “Este viaje es consistente con la política de Una China de Estados Unidos con la que estamos comprometidos. También estamos comprometidos ahora, más que nunca, con todos los elementos de la Ley de Relaciones con Taiwán”.

La Ley de Relaciones con Taiwán es una legislación diseñada para disuadir una invasión china de la isla y compromete a Estados Unidos a vender armas defensivas al gobierno de Taipei. Recientemente, ha habido llamados de halcones en el Congreso para fortalecer la ley y para que Washington ponga fin a la política de “ambigüedad estratégica” bajo la cual no se especifica qué haría si hay una invasión.

Las consecuencias no deseadas que Pelosi pudo haber desencadenado

¿Por qué Nancy Pelosi decidió visitar Taiwán? 1:45

Los logros de Pelosi en Taiwán son en gran parte personales, simbólicos y de corto plazo.

No parece que ella haya dicho o hecho nada durante su visita que infrinja la política de Una China, a pesar de las afirmaciones de lo contrario por parte de Beijing. Pero en un momento durante su conferencia de prensa, elogió al pueblo de Taiwán por “el coraje de cambiar su propio país para que sea más democrático”. Estados Unidos no reconoce a Taiwán como país. Ya sea que haya sido un desliz o una elección deliberada de palabras, el comentario de Pelosi será analizado por funcionarios en Beijing.

Su viaje podría endurecer la creencia entre los líderes chinos de que el Congreso estadounidense está empeñado en endurecer la política sobre Taiwán, una impresión que podría tensar la cuerda diplomática sobre el estado de la isla hasta un punto de ruptura. Si bien esa puede no ser la intención de Pelosi, los conceptos erróneos pueden impulsar escaladas militares en una relación de política exterior tan volátil.

Un aumento permanente de la presión militar y económica de China sobre Taiwán, o una postura más hostil hacia las fuerzas navales y aerotransportadas de EE.UU., podría acercar el peligro de un conflicto entre los rivales. Si la visita de Pelosi acelera la urgencia y determinación de Xi de tratar de apoderarse de Taiwán por la fuerza militar, también habrá sido contraproducente.

Los funcionarios de la Casa Blanca, que inicialmente expresaron su preocupación por la visita de Pelosi, reformularon su mensaje para enfatizar que ella tiene todo el derecho de visitar Taiwán, que Beijing considera su territorio soberano, y que su viaje no infringió ningún acuerdo chino-estadounidense que establece que la República Popular es el único gobierno legítimo de China. Pero también parecieron preparar al pueblo estadounidense para un período prolongado de pasos crecientes hacia la confrontación con China.

Si bien no tiene sentido que China piense que la guerra con Estados Unidos es de su interés, John Kirby, el coordinador de comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, presentó una hoja de ruta de pasos menores que podría tomar Beijing, evocando la forma en que Estados Unidos y sus los aliados desclasificaron inteligencia antes de la invasión rusa de Ucrania.

Así es Taiwán: ubicación, gobierno, idiomas hablados y más datos

“China parece estar posicionándose para tomar medidas adicionales en los próximos días y tal vez en horizontes de tiempo más largos”, dijo Kirby a los periodistas el martes.

Advirtió que las provocaciones podrían incluir disparos de misiles en el Estrecho de Taiwán o alrededor de Taiwán y violaciones a gran escala de la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán por parte de aviones de combate. Dijo que China también podría hacer afirmaciones públicas similares a las que hizo recientemente en el sentido de que el Estrecho de Taiwán no es una vía fluvial internacional.

Crítico para las cadenas de suministro globales que ya están bajo presión tras la pandemia de covid-19, el estrecho es atravesado por gran parte del tráfico marítimo de contenedores del mundo. Cualquier intento de China de comprometer las rutas marítimas para aumentar la presión sobre Taiwán podría tener consecuencias económicas devastadoras y un profundo impacto político en Estados Unidos y en otros lugares. Incluso hablar de interrumpir el tránsito por el estrecho podría hacer que los mercados globales se desplomen, exacerbando el dolor para los estadounidenses que ya luchan con el alto costo de vida en una crisis inflacionaria que amenaza con condenar a los demócratas en las elecciones intermedias.

“Algunas de estas acciones continuarían con respecto a las tendencias que hemos visto en los últimos años, pero algunas podrían ser de diferente alcance y escala”, dijo Kirby.

Con eso en mente, es justo preguntarse si la visita de Pelosi logró algo que valga la pena un posible deterioro a mucho más largo plazo en el entorno de seguridad alrededor de Taiwán que podría acercar a EE.UU. y China al conflicto.

“Estoy de acuerdo en que tenía derecho a ir. La pregunta es si tiene sentido”, dijo Phil Mudd, exfuncionario del FBI y la CIA que ahora es analista de contraterrorismo de CNN. “Ella puede ir, pero ¿por qué? ¿Cuál es el lado positivo?”.

Mientras tanto, el exembajador de EE.UU. en China, Max Baucus, le dijo a Richard Quest de CNN International que, en el contexto de una relación entre EE.UU. y China que empeora peligrosamente, el viaje de Pelosi fue imprudente.

“Mi opinión, francamente, es que ella no debería haber ido. El objetivo de la política exterior de Estados Unidos es reducir las tensiones con China, no aumentar las tensiones”, dijo el exsenador demócrata de Montana. “Su visita claramente está aumentando las tensiones. No hay ninguna razón de política exterior para que vaya. Los taiwaneses saben que los apoyamos”.

En China, así como en EE.UU., la política interna puede estar creando un momento peligroso en Taiwán, una tendencia que la visita de la demócrata de California puede haber simplemente acelerado.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up