Por qué las mujeres cambian o no su apellido al contraer matrimonio en EE.UU.

(CNN) — Hace décadas, la mayoría de las mujeres recién casadas adoptaban el apellido de su marido en Estados Unidos, satisfaciendo una costumbre social y asegurando ciertas protecciones legales, económicas y familiares.

En algunos estados, esas salvaguardias incluían la posibilidad de conservar el permiso de conducir o el registro de votantes, recoger a sus hijos en la escuela o tener una tarjeta de crédito, dijo Stephanie Coontz, directora de investigación y educación pública del Consejo de Familias Contemporáneas.

Culturalmente, adoptar el nombre del marido estaba relacionado con las nociones paternalistas de propiedad: antes las mujeres pertenecían a su padre y luego a su marido, dijo Deborah Carr, profesora de sociología y directora del Centro de Innovación en Ciencias Sociales de la Universidad de Boston.

A pesar del creciente movimiento feminista y de la mayor igualdad de género, esta práctica sigue siendo abrumadoramente común. En la actualidad, “al menos en EE.UU., entre el 20% y el 30% de las mujeres conservan su nombre, lo que significa que la gran mayoría adopta el nombre de su cónyuge cuando se casa”, afirma Carr. Eso incluye a la artista Jennifer López, que recientemente confirmó su matrimonio con el actor Ben Affleck con la firma “Sra. Jennifer Lynn Affleck”.

Ben Affleck y Jennifer Lopez: una cronología de su relación desde 2001 hasta su boda

“Las mujeres pueden tomar el nombre de su marido legalmente”, dijo Carr, “pero profesionalmente, apostaría a que seguirá actuando con el nombre de J. Lo. A veces la gente toma el nombre de su marido legalmente, pero profesionalmente puede seguir usando su nombre de soltera”.

No fue hasta los cambios legales y el auge del movimiento feminista en la década de 1970 cuando hubo un gran impulso para mantener el apellido propio, dijo Carr. Esta tendencia se redujo durante la década de 1980, una época más conservadora, y ha fluctuado desde la década de 1990, añadió.

La decisión de conservar o renunciar al nombre propio puede seguir estando influida por factores económicos, familiares, sociales, románticos y religiosos, especialmente cuando hay hijos de por medio.

Llevar un nuevo nombre

Para algunas personas, adoptar el nombre de su cónyuge es una “declaración pública al mundo de que son, de hecho, una pareja”, dijo Carr. “Creo que la otra es la presión social. Puede venir del cónyuge, pero también de la familia. Y las mujeres a menudo reciben presiones, ya sea de sus padres o de sus suegros, sobre por qué no se lleva el nombre. Algunos creen que significa que no estás tan comprometida con la unión”.

La inercia o la tradición son otras razones, dice Carr. “Algunas cosas simplemente se han hecho siempre, y por eso la gente no las cuestiona. No las contrarrestan”, dijo Carr. “Es una especie de camino de menor resistencia”.

Algunas personas podrían estar interesadas en deshacerse de su apellido por el deseo de separarse de alguna manera de sus padres biológicos, dijo Joshua Coleman, un psicólogo en la práctica privada en Oakland, California, y un miembro principal del Council on Contemporary Families.

“Alguien que no fuera cercano a sus padres o se sintiera herido por ellos (y) no le gustara ser identificado como un Smith o un Jones o quien sea, acogería la idea de un nuevo apellido que no fuera el suyo”, añadió.

Las mujeres que creen en la igualdad de género y, sin embargo, adoptan el apellido de su marido, pueden pensar que el cambio de nombre no significa que cedan nada de su autoridad como mujer, dijo Coleman.

Histórico: México expide en el extranjero actas de nacimiento por reconocimiento de identidad de género

“La mujer no se ve a sí misma en una especie de subordinación al marido ni cediendo nada de su poder, autoridad, identidad o individualidad. Le gusta la tradición, pero eso no significa que acepte todas las cosas que pueden haber ido con ella tradicionalmente”, añadió.

Es muy inusual que un marido adopte el apellido de su mujer. En un estudio de 2018 sobre 877 hombres, el 3% (27 hombres) había cambiado su nombre una vez casados. De esos 27 hombres, 25 habían dejado de lado su apellido por completo; dos lo añadieron con un guión. Los hombres que cambiaron su nombre de cualquier forma eran más propensos a tener menos educación.

“Probablemente se trata de una especie de persistencia de la misoginia o el patriarcado o algo en ese campo: que la idea de que un hombre adopte el apellido de su mujer se considere de alguna manera problemática”, dijo Coleman.

No hay muchos estudios sobre los cambios de nombre relacionados con el matrimonio entre las parejas de la comunidad LGBTQ+.

“Creo que parte de la razón por la que no hay muchos datos es porque el matrimonio legal entre personas del mismo sexo es todavía bastante nuevo”, dijo Carr. “Sospecho que pueden ser más propensos a poner un guión o a inventar algo debido a este igualitarismo que tiende a suceder, no tienes esta cuestión de historia de género aquí”.

Es imposible separar el revés de Roe de las sentencias históricas sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo o de diferente raza y los métodos de anticoncepción

Mantener la identidad

Entre el 20% y el 30% de las mujeres que no siguen la tradición, la práctica más común es mantener su propio apellido, seguido de la separación por un guion, la creación de un nombre compuesto o, aún más raramente, la creación de un nombre compartido totalmente nuevo, dijo Carr.

Para algunas mujeres, mantener su apellido es preservar la identidad personal y familiar que siempre han tenido, dijo Carr. “Eso puede estar ligado a sus padres, a su herencia étnica o racial: los nombres son muy significativos”.

En la práctica, algunas personas han establecido una identidad profesional, especialmente las que ocupan puestos muy visibles, como los escritores, los académicos o las celebridades. Si su nombre es clave para su profesión, es algo a lo que no están dispuestos a renunciar, añadió.

Mantener el apellido también puede ser un acto político, a menudo realizado por quienes se adhieren a creencias y prácticas feministas, dijo Carr, como la independencia y la igualdad de pareja. Algunos se preguntan por qué un nombre debe tener privilegio sobre el otro, y si usar solo el nombre de uno de los cónyuges transmitiría una asociación desigual.

Mujeres japonesas pierden lucha por conservar sus apellidos

La prevalencia de conservar el apellido propio es mayor entre las mujeres con mayor nivel educativo y las de más edad, dijo Carr. “A esas alturas ya tienen una mayor identidad profesional”, dijo, mientras que las mujeres más jóvenes tienen menos vínculos profesionales y pueden ser más susceptibles a la presión familiar.

Tener hijos puede complicar las cosas.

“Es muy raro que ambos miembros de la pareja elijan el nombre de la mujer”, dijo Carr. “En su inmensa mayoría, si eligen un nombre, es el del marido”.

Muchos creen que usar el apellido de uno de los cónyuges es más fácil social y legalmente, dijo Carr.

“La gente sabe cómo llamarte”, dijo. Usar un solo apellido también puede evitar “dolores de cabeza administrativos” que pueden surgir cuando se trata de cosas como reservar vuelos, seguros, atención médica y quién está autorizado a recoger a un niño de la escuela, añadió.

Los padres que no utilizan un solo apellido para toda la familia “tienen que hacer mucho más trabajo y dar muchas explicaciones”, dijo Carr, “porque muchas de nuestras estructuras no están preparadas para dar cabida a prácticas innovadoras de nomenclatura”.

La decisión de utilizar el nombre del marido se deriva a veces del hecho de “que hay una certeza materna”, dijo Carr. “Sabemos quién da a luz, pero no siempre hay certeza paterna. Y dado que los nacimientos no matrimoniales siguen estando estigmatizados, creo que, históricamente, esa es una razón por la que la pareja optaría por el nombre masculino”.

Combinar los apellidos de alguna manera puede ser una forma de preservar la identidad de uno como miembro de su familia original y como individuo, al tiempo que se tiene una identidad como miembro de una nueva familia, dijo Coleman.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up