Por qué Campbell odió, y luego acogió, las pinturas de latas de sopa de Andy Warhol

Nueva York (CNN) — Hace sesenta años, el artista pop Andy Warhol reveló una pared con 32 pinturas de latas de sopa Campbell en una galería de Los Ángeles, una para cada sabor de sopa que se estaba produciendo en ese momento.

No mucho después, la empresa envió a un abogado.

Así comenzó una relación de amor y odio de décadas entre el artista y la compañía. Comenzó con un inmenso escepticismo, pero Campbell eventualmente creció para acoger la obra de arte e incluso patrocinó una exhibición de Warhol en el Museo Metropolitano de Arte.

‘Latas de sopa Campbell’ de Warhol en el MoMA.

La eventual asociación de Campbell con los herederos de Warhol presagió la convergencia del arte, la publicidad, la marca y la moda que es común hoy en día.

“¿Esto es arte?”

Cuando la marca Campbell apareció en la obra de arte de Warhol en 1962, el entonces presidente y CEO, William Beverly Murphy, “indicó que tenía cierta preocupación inicial” sobre el uso de las marcas comerciales de la empresa, según la empresa, lo que provocó la visita del abogado a la Galería Ferus.

Se consideró una orden de cese y desistimiento. Pero en julio de 1962, John T. Dorrance, Jr., el hijo del inventor de la sopa condensada, acababa de asumir la presidencia. Era un coleccionista de arte apasionado y bien establecido en el mundo del arte. A medida que aumentaban las críticas al espectáculo —”¿Es esto arte?”— también lo hizo la publicidad. Por las razones que sean, la empresa pasó a la acción legal.

Además, a la exhibición en la galería le estaba yendo mal, con solo cinco de las obras vendiéndose por alrededor de US$ 100 cada una, aunque una fue para la estrella de Hollywood Dennis Hopper.

Warhol, nacido en 1928 en Pittsburgh, hijo de inmigrantes eslovacos, era aún más conocido como ilustrador comercial para marcas de calzado y grandes almacenes que como artista plástico. El galerista Irving Blum decidió que las pinturas podrían valer más en conjunto algún día y las volvió a comprar. Resultaría ser profético.

Mientras tanto, la próxima serie de Warhol fue sobre celebridades y, con Elvis y Marilyn reemplazando a Cebolla y Tomate, esa exhibición se agotó.

Los consumidores envían sus etiquetas para un Warhol

En 1964, fue Campbell quien se acercó al artista.

Según una carta en sus archivos, un gerente de marketing de productos le escribió a Warhol: “Su trabajo ha suscitado un gran interés aquí en la compañía de sopas Campbell”. Algunas cajas de sopa de tomate, supuestamente la favorita del artista, fueron enviadas a su casa en la ciudad de Nueva York como agradecimiento.

El gerente incluso insinuó oblicuamente un intercambio: “Esperaba poder adquirir una de sus pinturas de etiquetas de latas de sopa Campbell, pero me temo que se ha vuelto demasiado cara para mí”, escribió. No hay documentación de que él haya obtenido arte de lata de sopa gratis como resultado. Pero Beth Jolly, vicepresidenta de comunicaciones para comidas y bebidas de Campbell, señaló que la compañía terminó encargando uno para un miembro de la junta que se jubilaba ese mismo año.

En 1966, la asociación se hizo oficial. Campbell invitó a los consumidores a enviar un par de etiquetas de latas y US$ 1,00 a cambio de un vestido de papel diseñado por Warhol. La promoción fue un éxito. El vestido ahora se vende por alrededor de US$ 20.000 en galerías de arte y en línea, y está en la colección del Instituto de Vestuario del Museo Metropolitano de Arte.

No se vende

Pero Campbell todavía no estaba del todo convencido de que las pinturas de sus latas fueran arte.

En 1970, cuando la casa de subastas de Sotheby’s realizó su primera venta de arte contemporáneo, presentó una “lata con etiqueta despegada” de Warhol con una oferta inicial sugerida de US$ 20.000.

La casa de subastas se puso en contacto con Campbell y la familia Dorrance para ver si estaban interesados ​​en comprar, pero “me dijeron que no mostraban interés”, dice David Nash, quien trabajó en esa venta inicial y eventualmente se convirtió en jefe de arte impresionista y moderno en el subastador.

(Irónicamente, Nash pasó a hacer muchos negocios con la familia: en 1989, supervisó la venta de bellas artes y muebles de John T. Dorrance, Jr. recaudó US$ 124 millones y rompió el récord de una colección).

Mientras tanto, Warhol demostró ser muy leal a la marca (no se desvió hacia Lipton, aunque hizo algunas obras de arte con botellas de Coca-Cola) y las latas y cajas de sopa Campbell aparecían regularmente en sus producciones y en sus entrevistas y programas de MTV de la década de 1980.

Warhol murió inesperadamente, en 1987, a la edad de 58 años. Su fama no hizo más que aumentar.

Los clásicos cuadros de Andy Warhol, inspirados en Marilyn Monroe.

Ayudó a aumentar el valor de las obras de arte de la sopa que se convirtió en una serie impresa muy popular y que tuvo dos interpretaciones enfrentadas por parte de los críticos.

Algunos argumentaron que el trabajo era una crítica agria pero inteligente de la producción en masa, incluso del capitalismo, mientras que otros vieron un muro de sopa más reconfortante, más sobre Estados Unidos, las opciones y la prosperidad de la posguerra.

En 1996, Blum vendió el juego original de 32 pinturas de latas al Museo de Arte Moderno de Nueva York en una venta/regalo parcial valorado en US$ 15 millones. (El récord de subasta para cualquier Warhol es de US$ 195 millones, establecido a principios de este año para la obra “Shot Sage Blue Marilyn”).

En 2012, la compañía de sopas lanzó una serie promocional de latas de sopa de “edición limitada” con la interpretación de Warhol de las etiquetas de la compañía en varios colores. También actuó como patrocinador educativo y de eventos para la exposición “Respecto a Warhol: sesenta artistas, cincuenta años” del Met Museum.

Hoy, la compañía tiene una pintura de una lata de sopa colgada en su sede de Camden, Nueva Jersey, dijo Jolly, y continúa trabajando con la Fundación Andy Warhol para las Artes Visuales en programas benéficas y, más recientemente, en sudaderas con capucha y otras prendas con licencia.

Pero el patrimonio de Warhol no ha escapado a todas las batallas de marcas registradas.

La Corte Suprema dijo en mayo que tomaría un caso sobre si el difunto pintor infringió los derechos de autor de un fotógrafo cuando creó una serie de serigrafías del músico Prince. Utilizaron una imagen de la fotógrafa Lynn Goldsmith como material de origen.

Y aunque la fundación Warhol ha argumentado, casi siempre con éxito en los tribunales inferiores, que el uso del trabajo de Warhol es “transformador”, el caso tiene grandes implicaciones para los artistas que se inspiran o se apropian de imágenes preexistentes.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up