OPINIÓN | Si se insta a las mujeres a dar pecho por dos años, necesitarán mucho más apoyo

Nota del editor: Jessica Calarco es profesora asociada de sociología en la Universidad de Indiana. Es autora de “Qualitative Literacy”, “A Field Guide to Grad School” y “Negotiating Opportunities”. Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este artículo le pertenecen únicamente a su autora.

(CNN) —  Cuando nació su hija, una madre, a la que llamaré Dana, no podía permitirse tomarse más de dos semanas fuera del trabajo. Dana era conductora de un autobús escolar y ganaba unos US$ 18.000 al año, y también era el sostén de su familia… pero su empleador no le otorgó ninguna licencia de maternidad pagada. Conocí a Dana en 2018 cuando mi equipo de investigación y yo estábamos reclutando pacientes embarazadas en clínicas prenatales en Indiana para un estudio sobre planes de crianza.

Dana inicialmente esperaba amamantar a su hija durante más de un año, pero la vuelta al trabajo hizo que ese objetivo fuera difícil y a menudo doloroso de lograr. Para trabajar en su turno de autobús, Dana tenía que levantarse antes de las 5 de la mañana, mientras su hija seguía durmiendo, y para cuando llegaba a casa por la mañana, sentía que sus senos estaban a punto de estallar.

“Me llenaba muchísimo”, recuerda Dana, “llegaba a casa e inmediatamente tenía que amamantar”. Sin embargo, a esas alturas de la mañana, el marido de Dana ya había acostado a su hija para que durmiera la siesta. Así que Dana dejaba que su hijo de 2 años amamantara un rato para aliviar la presión, y luego se sacaba leche adicional para que su marido se la diera al bebé cuando volvía a trabajar en su segundo turno de la tarde.

Esa combinación de amamantamiento y extracción de leche, entretanto, hacía que los pechos de Dana produjeran más leche, lo que significaba que estarían aún más llenos y adoloridos para cuando volviera a casa por la tarde. Esto, a su vez, agravaba la depresión posparto que sufría Dana.

Dados sus bajos ingresos, podría haber tenido derecho a las prestaciones del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por sus siglas en inglés), que cubre la leche de fórmula para bebés recién nacidos. Pero, como explicó Dana, “sentí que no merecía estar en el WIC porque dormía en la cama con la bebé”, una modalidad de sueño que el WIC desaconsejaba.

Las nuevas guías para el sueño seguro de los bebés insisten en no dormir en la cama con ellos, ni usar decoraciones o camas inclinadas

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) reconoce que los padres como Dana se enfrentan a “barreras estructurales para la lactancia materna” y para cumplir sus nuevas directrices, que recomiendan a los padres amamantar o “alimentar con el pecho” (un término que incluye a las familias con diversidad de género) a sus bebés de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida, y seguir haciéndolo junto con otras opciones de alimentación hasta los dos años de edad.

Dirigiéndose a empresarios, legisladores y profesionales de la salud, las nuevas directrices señalan que: “Las políticas que protegen la lactancia materna, incluida la licencia de maternidad pagada universalmente; el derecho de la mujer a amamantar en público; la cobertura del seguro para el apoyo a la lactancia y los extractores de leche; el cuidado de los niños en el lugar de trabajo; el tiempo de descanso universal en el lugar de trabajo con un lugar limpio y privado para extraer la leche; el derecho a alimentar la leche extraída; y el derecho a amamantar en los centros de cuidado infantil y las salas de lactancia en las escuelas son esenciales para apoyar a las familias en el mantenimiento de la lactancia materna”.

Abordar estos obstáculos estructurales de la lactancia materna ayudaría a las madres lactantes como Dana. Sin embargo, teniendo en cuenta lo que mi equipo y yo encontramos en nuestra investigación, yo también diría que las recomendaciones de la AAP para los empleadores, los legisladores y los profesionales de la salud no van lo suficientemente lejos como para pedir apoyo para quienes quieren amamantar a sus hijos, o para ofrecer tranquilidad a los padres que luchan por cumplir los objetivos de la AAP.

La lactancia materna por cualquier duración está vinculada a una menor presión arterial en los niños pequeños, según un estudio

Un empleador puede seguir las recomendaciones, y todavía no sería suficiente

Las directrices de la AAP no desafían suficientemente las normas de los trabajadores basadas en los hombres blancos con parejas que se quedan en casa, normas que exigen que las trabajadoras sacrifiquen sus cuerpos y sus relaciones con sus familias en beneficio de sus empleadores.

Para ver lo que quiero decir aquí, consideremos a otra madre, a la que llamaré Gina. Como abogada que trabaja muchas horas y gana US$ 70.000 al año, pudo tomarse tres meses de permiso remunerado después de que naciera su hija, y pudo dar el pecho casi exclusivamente durante ese tiempo. Sin embargo, cuando Gina regresó a la oficina, le costó encontrar tiempo para la extracción de leche en medio de todas sus exigencias laborales.

“Tengo mi propio despacho con puerta… Tengo un jefe comprensivo… Es una situación ideal en cierto modo, pero sigue siendo muy difícil encontrar tiempo”, explica. “Tengo que dejar esta reunión ahora porque tengo que ir a hacer esto. Eso ha sido inesperadamente duro”.

Gina también se sentía presionada para hacer algo productivo mientras se extraía leche. Como explicó: “No puedo tomarme treinta minutos tres veces al día y no hacer ningún trabajo durante ese tiempo y luego seguir llegando a casa a una hora decente”.

Según las directrices de la AAP, el empleador de Gina lo hizo todo bien; sin embargo, y a pesar de sus planes iniciales de amamantar de forma exclusiva durante al menos nueve meses, Gina acabó complementando con leche de fórmula y dejando de dar pecho por completo a los seis meses.

La atención sanitaria universal como parte esencial del apoyo a la lactancia

Mientras que algunas mujeres no tienen problemas para amamantar sin la orientación de un profesional de la salud, muchas otras tienen dificultades. La AAP debería defender la atención sanitaria universal, incluido el apoyo a la lactancia, ya que ayudaría a estas madres a encontrar el camino para alimentar a sus recién nacidos.

Para ello, tomemos la experiencia de otra madre a la que llamaré Erin. Cuando nació su primer hijo, trabajaba con el salario mínimo en una tienda de comestibles, no tenía acceso a un seguro médico proporcionado por el empleador y no podía permitirse adquirirlo por su cuenta. Erin trató de utilizar la asistencia sanitaria con la mayor moderación posible, pero eso se convirtió en un problema cuando su hijo tuvo problemas para agarrarse correctamente durante la lactancia. Esto significaba que tenía que pasar horas al día amamantando porque su hijo no comía lo suficiente. Esto la dejó con los pezones agrietados y sangrando.

Finalmente, una asesora de lactancia le dijo a Erin que su hijo necesitaba un procedimiento para corregir el “anclaje lingual”, que es cuando el tejido que une la lengua al suelo de la boca del bebé es tan corto que resulta difícil conseguir un buen agarre durante la lactancia. Erin llevó a su hijo a un especialista, que le dijo que la operación, sin seguro, costaría US$ 1.000, dinero que Erin no tenía. El especialista animó a Erin a inscribirse a Medicaid, pero para cuando habían terminado de tramitar el papeleo y pudieron hacer la operación, la leche de Erin se había secado.

El estigma de no amamantar

Las directrices de la AAP tampoco hacen hincapié en que está bien que las madres opten por no amamantar o dar el pecho por motivos personales, como abusos o traumas pasados, o por problemas físicos, como pezones invertidos, prendimiento superficial, ataduras de la lengua, bloqueo de ductos, mastitis, congestión dolorosa y falta de suministro.

Éstos son solo algunos de los problemas comunes, pero dolorosos, que las madres que entrevistamos describieron y que las llevaron a dejar de amamantar o a planear no amamantar a sus hijos menores después de haberlo intentado con sus hijos mayores.

Pensemos en una madre, a la que llamaré Beverly, que optó por no amamantar a sus dos hijos menores después de haber luchado por amamantar a su hijo mayor. Como explicó Beverly: “Mi producción de leche nunca llegó… Estaba seca antes de salir del hospital y no salía nada, y punto”. Las nuevas directrices de la AAP casi no mencionan las dificultades a las que se enfrentan madres como Beverly, excepto para animar a un tercio de las madres que experimentan mastitis a seguir amamantando a pesar del dolor. Al hacerlo, la AAP puede contribuir inadvertidamente a la depresión y la ansiedad posparto a las que se enfrentan actualmente muchas madres que dan a luz en Estados Unidos.

Cuando las madres sufren, los bebés también. Es hora de que el mundo se dé cuenta de ello, dicen los expertos en salud mental materna

Dana, Gina, Erin y Beverly experimentaron problemas de salud mental después de dar a luz a sus bebés y todas relacionaron esos problemas, al menos en parte, con las dificultades que tuvieron para amamantar de la forma que habían planeado. Estas mujeres creían que, para ser buenas madres, tenían que dar el pecho, y seguir dándolo a pesar de las barreras y el dolor. Cuando luchaban por alcanzar esos objetivos, experimentaban dudas y se culpaban a sí mismas.

La AAP podría evitar exacerbar estos problemas de salud mental ofreciendo recomendaciones más firmes a los empleadores, a los legisladores y a los profesionales de la salud, y dando confianza a los padres que luchan por seguir las normas de la AAP.

La lactancia materna y dar pecho pueden tener algunos beneficios tanto para los bebés como para las madres. Sin embargo, las afirmaciones de la AAP sobre los beneficios de la lactancia materna prolongada se basan principalmente en pruebas de correlación. La investigación existente solo puede decir que los tipos de familias que son capaces de seguir las directrices de la AAP tienen mejores resultados de salud, no que seguir esas directrices realmente mejore los resultados de las familias que actualmente no están a la altura.

Si el verdadero objetivo final de la AAP es mejorar los resultados de salud de los bebés y de las madres posparto, las futuras directrices deberían hacer hincapié en las madres: si la lactancia materna o el amamantamiento no funciona para ti y tu familia, no es tu culpa y está bien.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up