Las ciudades estadounidenses están tomando una medida sin precedentes ante el aumento de olas de calor mortales

(CNN) — Cuando Jane Gilbert fue nombrada el verano boreal pasado como la primera “jefa del calor” del condado de Miami-Dade, y la primera del país, se le encargó una tarea aparentemente imposible: concientizar al público sobre los peligros del calor extremo al mismo nivel que los huracanes.

Gilbert dijo que la mayor parte del trabajo anterior de Miami relacionado con el clima se centraba en la adaptación al aumento del nivel del mar, el aumento de las marejadas ciclónicas y las inundaciones, pero rara vez se trataba del calor extremo.

Emiten advertencias desalentadoras por el calor opresivo en EE.UU. a medida que continúa la ola de calor

“El calor no era un tema importante”, dijo Gilbert a CNN. “Acabé incluyéndolo en la estrategia de preparación para el clima de la ciudad de Miami, porque cuando realicé actividades de divulgación a nivel de barrio en nuestro proceso de planificación y extraje las principales preocupaciones de la gente en relación con el cambio climático, el calor extremo y los riesgos combinados del calor extremo con los huracanes surgieron con mucha frecuencia”.

El calor ya mata a más estadounidenses que cualquier otra catástrofe meteorológica y la crisis climática ha hecho que estos fenómenos extremos sean más mortales. Las muertes por calor han superado a las de los huracanes en una proporción de más de 15 a 1 en la última década, según los datos del Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés). Pero a diferencia de los huracanes, la naturaleza invisible del calor no evoca una sensación de urgencia en la mente del público.

El calor extremo es el “asesino silencioso”.

Gilbert dijo que las ciudades han abordado históricamente la amenaza bajo el paraguas de las condiciones meteorológicas extremas, tendiendo a ser eclipsadas por las estrategias para las inundaciones, los incendios forestales y el aumento del nivel del mar. Por eso, cuando llega una ola de calor, causa estragos en las infraestructuras, los servicios sanitarios, la productividad de los trabajadores y la producción de alimentos, y afecta de forma desproporcionada a las comunidades marginadas y a las poblaciones de bajos ingresos.

“Nunca ha habido una función como ésta, en la que alguien se dedique exclusivamente a estudiar las repercusiones sanitarias y económicas del calor, y a examinar de forma transversal no solo los departamentos de esa jurisdicción, en mi caso dentro del condado, sino los organismos y los sectores”, dijo Gilbert. “Me encargo de romper esos silos”.

A medida que los récords de calor superan a los de frío, las ciudades estadounidenses recurren cada vez más a funcionarios como Gilbert para hacer frente a la crisis. Tras el nombramiento de Gilbert, Phoenix y Los Ángeles siguieron su ejemplo, contratando a sus propios jefes de calor con la esperanza de mejorar la conciencia pública y el tejido vulnerable al calor de cada ciudad para proteger vidas.

“Mi función es comprender mejor los riesgos, actuales y futuros, y, en segundo lugar, implicar a toda la comunidad en la búsqueda de soluciones”, dijo Gilbert.

¿Por qué el mundo se enfrenta a olas de calor históricas?

Islas de calor y salud pública

Las consecuencias del calor urbano no afectan por igual a todas las comunidades. Un estudio reciente de la Universidad de California, en San Diego, reveló que los barrios de bajos ingresos y las comunidades con una elevada población negra, hispana y asiática sufren mucho más calor que los barrios más ricos y predominantemente blancos.

Este estudio refleja un estudio anterior que se remonta al legado de las prácticas discriminatorias conocidas como “redlining” de los barrios, el esfuerzo sancionado por el gobierno en la década de 1930 para segregar a las personas de color negándoles préstamos y seguros de vivienda. La investigación analizó 108 ciudades de EE.UU. y descubrió que el 94% de los barrios históricamente censurados son desproporcionadamente más calurosos que otras zonas de la misma ciudad.

“Hotlanta” es incluso más sofocante en estos barrios debido a una política racista del siglo XX

Esto se debe al llamado efecto “isla de calor” urbano, que ha hecho que algunas comunidades urbanas sean aún más vulnerables. Las zonas con mucho asfalto, edificios y autopistas tienden a absorber una cantidad importante de energía solar y a emitirla en forma de calor. Las zonas con espacios verdes como parques, ríos, calles arboladas, absorben y emiten menos calor.

Unas personas juegan en la escultura de agua de la plaza del Rockefeller Center de Nueva York el martes.

“El calor nos está costando mucho”, dijo a CNN Kathy Baughman McLeod, directora del Centro de Resiliencia de la Fundación Adrienne Arsht-Rockefeller, el grupo que lidera el nombramiento de jefes de calor en todo el mundo. “Es una crisis de infraestructuras. Es una crisis de salud. Es una crisis social y de equidad”.

Phoenix ha luchado contra la desigualdad por el calor. En el condado de Maricopa, las personas sin hogar representan la mayor parte de las muertes relacionadas con el calor, según David Hondula, jefe de calor de Phoenix que fue nombrado a finales del verano boreal pasado.

Pero armado con este conocimiento, Hondula ha desplegado personal y voluntarios para aliviar a la población sin hogar de la zona y eliminar los riesgos relacionados con el calor. Esto dio lugar a una asociación interinstitucional con la división de servicios para personas sin hogar de Phoenix, dijo Hondula. En cada turno en las calles, un gestor de casos de la división se unía al equipo de Hondula sobre el terreno para ayudar a gestionar cuestiones de vivienda que, de otro modo, el equipo de Hondula no sabría responder, y dijo que esto ha supuesto una gran diferencia en su enfoque.

“El otro día, literalmente en el momento en que entramos en un estacionamiento, nos pusimos en contacto con una familia de nueve o diez personas que vivían en su auto, y como nuestro gestor de casos estaba allí, al final de nuestro turno, todos estaban de camino a un refugio esa misma noche”, dijo a CNN. “Aunque estamos muy contentos de poner agua fría en las manos de la gente y de informarles sobre los centros de refrigeración, estas son las diferencias significativas que realmente valdrán la pena a largo plazo para mantener a la gente a salvo en nuestra comunidad”.

¿Qué hacer para afrontar la ola de calor en Estados Unidos? 0:50

Marta Segura fue nombrada jefa de calor de Los Ángeles hace apenas cuatro semanas, y ahora se enfrenta a un reto similar. Debido a la gran cantidad de personas sin hogar que hay en la ciudad, dijo que ha sido difícil encontrar soluciones específicas e integrales para protegerlas del calor extremo.

“El calor extremo exacerba esas condiciones [de salud preexistentes] y estanca la contaminación y el humo, y es por eso que nos enfrentamos a más muertes y hospitalizaciones en nuestras comunidades más vulnerables que también tienen el menor dosel de árboles y espacio abierto”, dijo Segura a CNN.

Segura afirmó que estas comunidades necesitan algo más que sombra y agua. Dijo que planea modificar los códigos de construcción para crear casas más adaptadas al clima y resilientes que permitan a los residentes estar seguros y frescos durante las olas de calor abrasadoras.

Desde las comunidades sin vivienda hasta los bebés y la población de la tercera edad, el cambio climático no hará sino poner en mayor riesgo a las personas más vulnerables si las ciudades no se replantean la forma en que están diseñadas para adaptarse al calor, dijo Segura. Si no se adoptan medidas drásticas, los habitantes de estas zonas tendrán que cambiar radicalmente su modo de vida para adaptarse a olas de calor más duras.

Con la “rápida urbanización de las ciudades y la exacerbación del efecto isla de calor urbano”, Baughman McLeod dijo que la gente no está preparada para el aumento de las temperaturas. Sin embargo, las ciudades también tienen el poder de cambiar esa trayectoria.

“En mi opinión, las ciudades tienen en sus manos las palancas que determinan el grado de calor que tendrán las ciudades y las regiones, el grado de comodidad de la gente en esas ciudades y regiones, pero también la palanca de muchos de los programas y estrategias que pueden mantener a la gente a salvo cuando hace calor”, dijo Hondula.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up