Este hombre y su perro pasaron siete años dando la vuelta al mundo

(CNN) — Muy pocas personas intentan dar la vuelta al mundo caminando, y aún menos logran completar el viaje. El 21 de mayo de 2022, Tom Turcich, de Nueva Jersey, se convirtió en la décima persona registrada en lograr esta notable hazaña, mientras que su compañera de cuatro patas, Savannah, fue el primer perro en hacerlo.

La pareja fue recibida con una gran celebración de bienvenida a la que asistieron muchos de los amigos y familiares de Turcich, junto con simpatizantes.

El momento triunfal supuso el final de un viaje de siete años y 48.000 kilómetros (29.826 millas) por el que había trabajado aún más tiempo.

“Fue muy surrealista”, le dice Turcich a CNN Travel desde la casa de sus padres en Haddon Township. “Había imaginado cómo sería el final durante mucho tiempo. Y cuando sucedió, había gente en las calles y caminando conmigo. La emoción principal fue solo alivio. Esto había dominado mi vida durante 15 años, y finalmente poder dejarlo atrás fue increíble”.

Este hombre recorrió 200 kilómetros y 13.000 metros de altitud en 2 días

La inspiración para el viaje provino de una triste pérdida en 2006, cuando su amiga Ann Marie murió en un accidente de moto acuática a la edad de 17 años.

“[Su muerte] fue muy formativa para mí”, explica. “Ella era una persona mucho mejor que yo. Y me di cuenta de que iba a morir [un día] y podría suceder en cualquier momento. Y comencé a reevaluar todo”.

Turcich, a quien se ha comparado con Forrest Gump, el personaje que interpretó Tom Hanks en la película de 1994, decidió que necesitaba viajar y vivir aventuras en su vida y comenzó a buscar todas las formas en las que podía hacerlo.

Después de leer acerca de Steven Newman, catalogado por los Guinness World Records como la primera persona en dar la vuelta al mundo caminando, y del aventurero ambulante Karl Bushby, que ha estado dando la vuelta al mundo a pie desde 1998, Turcich decidió asumir este desafío él mismo.

“[Caminar] parecía la mejor manera de entender el mundo y de poder llegar a nuevos lugares”, dice. “No solo quería ir a París y a Machu Picchu, realmente quería entender el mundo y ver cómo vivía la gente día a día”.

Una vez que se comprometió con la tarea, Turcich comenzó a planificar la ruta, al mismo tiempo que intentaba recaudar fondos para sus viajes.

Se las arregló para ahorrar lo suficiente para durar alrededor de dos años en la carretera trabajando durante el verano mientras estaba en la universidad y volviendo a vivir con sus padres después de graduarse.

Sin embargo, poco antes de su partida, el propietario de una empresa local, Philadelphia Sign, se enteró de sus planes y decidió patrocinar su viaje.

“Él [el hombre de negocios] conocía a Ann Marie y su familia”, dice. “Y él solo quería apoyarme como pudiera”.

Un hombre pasó siete años recorriendo el mundo con su perro 0:50

Casi nueve años después de que se le ocurriera la idea, Turcich dio el primer paso de su paseo por el mundo.

Partió el 2 de abril de 2015, justo antes de cumplir 26 años, empujando un cochecito de bebé que contenía equipo para caminar, un saco de dormir, una computadora portátil, una cámara DSLR y una caja de plástico que usaba para guardar su comida.

Turcich dice que ideó su ruta con dos factores principales en mente: quería “llegar a todos los continentes y viajar con la menor cantidad de problemas burocráticos” posible.

“Pensé que serían unos cinco años y medio”, dice. “Y eso resultó bastante preciso para la caminata real”.

Su compañera leal

Todo el viaje terminó tomando siete años, principalmente debido a dos retrasos significativos. El primero ocurrió cuando Turcich enfermó de una infección bacteriana, de la que tardó varios meses en recuperarse, y el segundo fue por la pandemia de covid-19.

Inevitablemente experimentó varios altibajos en el camino, incluyendo ser invitado a bodas locales tanto en Turquía (o Türkiye) como en Uzbekistán y cuando lo amenazaron con un cuchillo mientras estaba en Panamá.

Antes de comenzar la caminata, Turcich había viajado muy poco además de visitar Inglaterra, Irlanda y Gales durante un viaje de intercambio de la escuela secundaria, y también había estado de vacaciones en Canadá y la República Dominicana.

Tampoco tenía mucha experiencia en caminatas, aunque anteriormente había completado una caminata de 10 días con un amigo, así como algunas caminatas de fin de semana.

Estos son los 3 mejores perros del mundo, según The World Dog Show 2022

En la primera etapa del viaje caminó desde Nueva Jersey hasta Panamá. Alrededor de cuatro meses después, Turcich adquirió a su compañera de paseo, la cachorra Savannah, de un refugio de animales en Austin, Texas.

Si bien inicialmente no tenía intención de tener un perro, Turcich estaba teniendo problemas para descansar, particularmente mientras dormía en los campamentos, y se despertaba constantemente durante la noche convencido de que podía “escuchar que algo venía”.

Sintió que tener un amigo peludo a su lado que pudiera “vigilar” por la noche marcaría la diferencia, y esto ha demostrado ser cierto.

“Ella ha sido fantástica”, dice de Savannah. “Es agradable tener a alguien con quien compartir algunos momentos”.

Una vez que llegaron a Panamá, el hombre y su cachorra volaron sobre el Tapón del Darién, una traicionera franja de selva entre Panamá y Colombia. Después de ese primer año de viaje, Turcich abrió una cuenta en la plataforma de donaciones Patreon para que sus seguidores tuvieran la opción de ayudar a financiar sus viajes.

Gran parte del segundo año lo pasaron caminando desde Bogotá, Colombia a Montevideo, Uruguay, donde tomaron un barco a la Antártida.

Fue en ese entonces cuando Turcich regresó brevemente a casa para adquirir la documentación necesaria para viajar a Europa con Savannah.

Después de llegar a Europa, los dos atravesaron Irlanda y Escocia, pero se vieron obligados a tomar un descanso prolongado cuando Turcich se enfermó demasiado para continuar.

“Tiré la toalla allí [en Escocia] y me fui a Londres”, dice, explicando que estuvo entrando y saliendo del hospital durante semanas mientras estaba en el Reino Unido y finalmente regresó a su hogar en Estados Unidos para recuperarse.

Padre recorrió miles de kilómetros para escuchar el corazón de su hija

Tiempos desafiantes

Turcich, quien documentó su viaje en Instagram y su blog The World Walk, reanudó la caminata en Copenhague en mayo de 2018, pero pasaría un tiempo antes de que volviera a ser el mismo de siempre, tanto mental como físicamente.

“Cuando sales a caminar y pasas todo este tiempo solo, realmente tienes que ser una buena compañía [para ti mismo]”, explica.

“Especialmente cuando estás expuesto a los elementos todo el tiempo. Entonces, realmente no fue nada divertido para mí”.

Aunque Turcich admite que comenzó a preguntarse si podría seguir adelante, dice que nunca consideró seriamente darse por vencido.

“Definitivamente hubo momentos en los que realmente no estaba en un buen lugar”, dice. “Y estaba pensando, ‘¿qué estoy haciendo aquí? Podría estar con mi familia y mis amigos, y en cambio estoy caminando bajo esta lluvia fría en Alemania”.

“Pero no creo que nunca me hubiera detenido. Estuve pensando en la caminata durante ocho años antes de comenzarla. Así que sería una locura rendirme después de un par de años”.

No fue hasta que recorrió el Camino de Santiago, una peregrinación que abarca varias rutas en España, Francia y Portugal, que comenzó a sentirse bien de nuevo y listo para sumergirse completamente en el viaje nuevamente.

Él y Savannah luego cruzaron al norte de África, donde caminaron por Marruecos, Argelia, donde tenía escolta policial, y Túnez.

Una mariposa solar dará la vuelta al mundo para concientizar sobre el cambio climático

Desde aquí se desplazaron por Italia, Eslovenia, Croacia, Montenegro, Albania y Grecia. Después de Grecia, se dirigieron a Turquía, donde Turcich se convirtió en el primer ciudadano privado al que se le permitió cruzar el puente del Bósforo a pie.

Luego viajaron a Georgia, situada entre Rusia y Turquía, en las montañas del Cáucaso, y a Azerbaiyán, un país transcontinental ubicado en el límite de Europa del Este y Asia Occidental, justo cuando golpeó la pandemia. En última instancia, esto significó que se vieron obligados a permanecer en Azerbaiyán durante al menos seis meses.

El camino de regreso a casa

“Entonces tuvimos que esperar hasta que pudiéramos entrar en Asia Central”, dice Turcich, quien originalmente tenía como objetivo viajar a través de Uzbekistán, Kirguistán, Kazajstán, Mongolia, antes de volar a Australia y luego de regreso a EE.UU.

Desafortunadamente, las estrictas restricciones de viaje vigentes en ese momento significaron que Turcich tuvo que abandonar los planes de visitar Australia y Mongolia (ambos destinos estuvieron cerrados a los visitantes internacionales durante aproximadamente dos años), junto con Kazajstán.

Después de caminar por Kirguistán, un pequeño país de Asia Central que limita con China, él y Savannah volaron a Seattle en agosto de 2021 y comenzaron a regresar a Nueva Jersey.

De todos los lugares que atravesó durante el viaje, Turcich dice que Wyoming, el estado menos poblado de EE.UU., fue el más difícil.

“Está desolado ahí fuera”, dice, recordando cómo él y Savannah caminaron durante todo un fin de semana sin ver ni una tienda ni siquiera una persona, antes de finalmente encontrar con una pequeña gasolinera.

Cotorras puertorriqueñas en peligro de extinción alcanzan un récord de 250 ejemplares en estado silvestre

“Eso me tomó totalmente por sorpresa. Regresé a EE. UU. pensando: ‘Estoy de regreso en casa. Está tan desarrollado. Esto es pan comido'”. Pero bien podría haber estado en los desiertos de Chile o Perú”.

Durante su caminata mundial, la pareja recorrió seis continentes y 38 países juntos, pasando la mayoría de las noches acampando.

Los Guinness World Records establecen los requisitos para una circunnavegación a pie como viajar 18.000 millas (alrededor de 30.000 kilómetros) y cruzar cuatro continentes, una meta superada por Turcich.

En un día promedio, él y Savannah caminaron entre 18 y 24 millas (alrededor de 29 a 38 kilómetros).

“Lo que pasaba con Savannah era que tenía mucha más energía que yo, siempre”, dice. “Esto [caminar de un país a otro] es todo lo que ha conocido”.

“Hubo momentos en los que íbamos por el desierto y yo colapsaba al final del día y ella venía con un palo y quería jugar”.

Una vez que estuvieron firmemente de vuelta en suelo estadounidense, Turcich estaba más ansioso que nunca por completar la larga travesía y volver a la vida normal.

“Siete años es mucho tiempo”, dice. “Una vez que el final estuvo a la vista, no podía esperar para volver. Estaba listo para salir con mis amigos y familiares nuevamente, y no tener que empacar mi tienda todas las mañanas”.

View this post on Instagram

A post shared by Tom Turcich (@theworldwalk)

Quedarse en un lugar

La familia de su difunta amiga Ann Marie estuvo entre los que lo saludaron en la celebración de su regreso a casa, y aunque Turcich enfatiza que no quiere hablar por ellos, le gustaría pensar que su viaje y la atención que atrajo pueden ayudar de alguna manera pequeña.

“No necesariamente lo estaba haciendo por Ann Marie”, dice. “Pero ella fue el catalizador y la inspiración detrás de esto. Su muerte realmente me inspiró a vivir. Y una vez que terminé [la caminata] y estuve allí con su familia, sentí que ellos también tenían un poco de cierre”.

Ahora que está de regreso en su ciudad natal, Turcich disfruta reconectarse con sus amigos, pasar tiempo con su familia, y junto con su novia, a quien conoció durante la última parte del viaje.

Aunque le encantaría ir a Mongolia, uno de los lugares a los que no pudo viajar debido a las restricciones de covid-19, en algún momento, Turcich no tiene intención de llevar a Savannah con él.

“El vuelo es increíblemente largo, y a ella no le interesa Mongolia”, dice. “Tal vez lleguemos allí algún día, tal vez no”.

Por ahora, se concentra en escribir sus recuerdos sobre su viaje, mientras que Savannah se adapta a estar en un solo lugar todo el tiempo.

“Mi papá la lleva a caminar cuatro millas (alrededor de seis kilómetros y medio) alrededor del río todas las mañanas”, dice.

“Así que eso ayuda a sacar algo de su energía. Ella regresa, salta al sofá y toma una siesta. Parece bastante contenta aquí”.

Cuando se le preguntó si está ansioso por volver a la carretera, Turcich dice que es lo más alejado de su mente. De hecho, no tiene planes de ir a ningún lado durante mucho tiempo.

“Quiero disfrutar de la vida sin caminar e incluso sin viajar”, dice. “Ya lo superé en este momento. Solo quiero estar en un lugar y entrar en ritmo”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up