Descubren en Argentina una nueva especie de dinosaurio con brazos pequeños como el T. rex

(CNN) — Paleontólogos de Argentina descubrieron una nueva especie de dinosaurio con brazos desproporcionadamente cortos como los del Tyrannosaurus rex.

Un fósil de Meraxes gigas, como se ha llamado al nuevo dinosaurio, fue encontrado en lo que ahora es la región de la Patagonia norte de Argentina, revelando que la criatura medía 11 metros de largo y pesaba más de cuatro toneladas, según un estudio publicado en la revista académica Current Biology este jueves.

El lugar de la excavación en Argentina, donde se encontró el fósil de dinosaurio.

En esa época, la zona habría sido cálida y húmeda, con muchos canales y vegetación, incluyendo grandes árboles, dijo a CNN Juan Canale, director del proyecto en el Museo Paleontológico Ernesto Bachmann de Neuquén, Argentina.

El carnívoro pertenece al grupo de dinosaurios Carcharodontosauridae, que vivió en el período Cretácico, hace 145 a 66 millones de años, según el estudio.

En los últimos 30 años se han encontrado numerosos fósiles de Carcharodontosauridae, pero se sabía poco sobre su cráneo, sus antebrazos o sus pies.

Esto ha cambiado con el descubrimiento de M. gigas, gracias al fósil extraordinariamente completo.

Reconstrucción artística del posible aspecto de Meraxes gigas.

“Por primera vez conocemos, con mucho detalle, ciertas partes de la anatomía de estos gigantescos dinosaurios carnívoros”, dijo Canale.

Los investigadores encontraron una extremidad anterior casi completa, lo que les permitió concluir que M. gigas tenía brazos diminutos para un dinosaurio tan grande, una característica física compartida con el T. rex que ha desconcertado durante mucho tiempo a los paleontólogos.

También encontraron un cráneo y un pie casi completos, lo que les permitió arrojar luz sobre cómo evolucionó este grupo de dinosaurios, dijo Canale, explicando que hubo una tendencia hacia tamaños de cuerpo más grandes, cráneos más grandes y brazos más pequeños en proporción al cuerpo.

Así era el dinosaurio volador más grande que habitó en Sudamérica

Hubo una especie de “carrera armamentística”

El fósil fue hallado en la Formación Huincul, donde, según el estudio, se han encontrado restos de uno de los mayores animales terrestres conocidos de todos los tiempos, el Argentinosaurus huinculensis, que data del mismo periodo que el fósil de M. gigas.

También se sabe que la zona albergó otros dinosaurios carnívoros, aunque más pequeños que M. gigas, así como otras especies de herbívoros de cuello largo.

Canale dijo que, en general, es muy difícil establecer lo que comían los dinosaurios, pero los dientes sueltos encontrados en las excavaciones en las que se han descubierto fósiles de dinosaurios herbívoros corresponden a dinosaurios carnívoros.

Esto significa que podemos decir que M. gigas habría depredado, al menos en parte, a estos herbívoros de cuello largo como Argentinosaurus huinculensis, añadió.

“No es una coincidencia que los dinosaurios herbívoros gigantes y los dinosaurios carnívoros gigantes vivieran en los mismos entornos”, dijo Canale, quien explicó que a medida que los herbívoros evolucionaron con cuerpos más grandes como forma de defensa, los carnívoros también lo hicieron para poder depredar sobre ellos.

“Hubo una especie de carrera armamentística”, dijo.

Sin relación directa con el T. rex

Pero el equipo afirma que M. gigas evolucionó por separado del T. rex y se extinguió casi 20 millones de años antes de que el T. rex caminara por la Tierra.

Canale dijo que, aunque los dos dinosaurios tenían cabezas grandes y brazos pequeños, su estructura ósea es muy diferente.

“No hay una relación directa”, dijo Canale.

Los ancestros de M. gigas tenían brazos más largos y cabezas más pequeñas y sus brazos habrían sido importantes para cazar, dijo Canale, pero esto cambió con el tiempo.

Investigaciones anteriores descubrieron que especies de dinosaurios como M. gigas y T. rex desarrollaron brazos más pequeños a medida que sus cabezas se hacían más grandes.

Esto demuestra que los brazos no se utilizaban para cazar, y en su lugar usaban la cabeza para matar a sus presas, dijo Canale.

“Lo que creo es que, en las formas más evolucionadas… las actividades relacionadas con la depredación, como agarrar o sujetar la presa, se habrían realizado directamente con la cabeza”, dijo.

Sin embargo, el fósil muestra que, aunque los brazos eran cortos, eran musculosos, y los músculos del pecho también estaban bien desarrollados, dijo Canale.

“Esto no es consistente con una extremidad que no tiene ninguna función”, dijo, añadiendo que podrían haber sido utilizados para ayudar a levantarse del suelo, o como apoyo en la hembra en el apareo. Los investigadores no saben si este fósil pertenecía a un dinosaurio macho o hembra.

El equipo también descubrió que M. gigas tenía ornamentaciones como crestas, surcos, protuberancias y pequeños cuernos en el cráneo, que probablemente se utilizaban para atraer a posibles parejas.

Todavía hay que trabajar más en M. gigas, dijo Canale, y un colega del museo está escribiendo una tesis sobre sus pies y brazos.

Además, hay un montón de fósiles que todavía tienen que ser excavados en la zona, así como huellas de dinosaurios para analizar, dijo.

“Tenemos mucho trabajo por delante”, añadió Canale.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up