Condenan a un exempleado de la CIA por entregar datos a WikiLeaks, la mayor filtración de la historia de la agencia

Washington (CNN) — Un tribunal federal condenó este miércoles a un exempleado de la CIA, acusado de llevar a cabo la mayor filtración de datos clasificados en la historia de la agencia.

Joshua Schulte —que fue acusado de entregar resmas de datos clasificados a WikiLeaks en 2016— fue declarado culpable de reunir y transmitir ilegalmente información de defensa nacional y de obstruir una investigación criminal y un procedimiento del gran jurado, entre otros cargos.

Había trabajado como ingeniero informático dentro del Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA, y creó herramientas cibernéticas que podían captar datos de los ordenadores sin ser detectados. Schulte se defendió en el juicio.

En 2020, un juicio anterior acabó con un jurado en desacuerdo.

Schulte tenía acceso a “algunas de las herramientas cibernéticas de recopilación de inteligencia más valiosas del país, utilizadas para luchar contra las organizaciones terroristas y otras influencias malignas en todo el mundo”, dijo el fiscal estadounidense del Distrito Sur de Nueva York, Damian Williams, en un comunicado este miércoles.

Estados Unidos gana apelación sobre extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange

“Cuando Schulte comenzó a albergar resentimiento hacia la CIA, recogió de forma encubierta esas herramientas y las proporcionó a WikiLeaks, dando a conocer al público —y por tanto a nuestros adversarios— algunas de nuestras herramientas de inteligencia más críticas”, dijo Williams.

Los problemas de Schulte en la CIA comenzaron en el verano de 2015, cuando empezó a pelearse con la dirección y con un compañero de trabajo, y acabó presentando una orden de alejamiento contra el compañero en un tribunal estatal, según muestran los registros judiciales. Schulte y el compañero de trabajo fueron transferidos como resultado de la disputa.

Los investigadores alegaron que Schulte se enfureció cuando los funcionarios de la CIA quisieron incorporar a un contratista para construir una herramienta cibernética similar a la que él estaba construyendo, según los fiscales.

Un año más tarde, los investigadores dijeron que Schulte robó herramientas cibernéticas y el código fuente y los transfirió a WikiLeaks, según los registros judiciales. A continuación, trató de cubrir sus huellas, borrando cualquier rastro de su acceso al sistema informático.

Schulte dejó la CIA en noviembre de 2016. Pero en marzo de 2017, WikiLeaks publicó la primera entrega de sus filtraciones de la Bóveda 7, que se originaron en dos programas a los que Schulte tuvo acceso, según muestran los registros judiciales.

WikiLeaks publicó un comunicado de prensa para acompañar la información, diciendo que los datos habían sido proporcionados de forma anónima por una fuente que quería plantear cuestiones de política, específicamente sobre si la CIA había sobrepasado sus capacidades de hackeo y excedido su autoridad.

Schulte, que también habría mentido a los investigadores de la CIA y el FBI para cubrir sus huellas, fue detenido en agosto de 2017 por cargos de pornografía infantil. Fue acusado de los cargos relacionados con la violación de datos meses después.

“Schulte era consciente de que los daños colaterales de su retribución podrían suponer una amenaza extraordinaria para esta nación si se hacían públicos, haciéndolos esencialmente inútiles, teniendo un efecto devastador en nuestra comunidad de inteligencia al proporcionar inteligencia crítica a aquellos que desean hacernos daño”, añadió Williams este miércoles.

“Hoy, Schulte fue condenado por uno de los actos de espionaje más descarados y perjudiciales de la historia de Estados Unidos”.

Paul LeBlanc de CNN contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up