ANÁLISIS | Rusia muestra su verdadera cara al atacar el puerto de Odesa, apenas unas horas después de firmar un acuerdo sobre cereales con Ucrania

Kyiv, Ucrania (CNN) — El jefe de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, parecía al mismo tiempo aliviado y preocupado cuando se firmó el viernes de la semana pasada en Estambul el acuerdo de exportación de cereales que él mismo negoció. Inmediatamente después de la firma por parte de Rusia, Ucrania y el intermediario Turquía, el secretario general de la ONU dijo que el acuerdo ofrecía un “faro de esperanza”, anunciando un alivio alimentario para el mundo en desarrollo.

Por desgracia para Guterres y para todos los que cuentan con los tan necesarios alimentos, sus meses de trabajo diplomático —incluidas las visitas a Moscú y Kyiv para cerrar el acuerdo— puso de manifiesto las limitaciones de confiar en Rusia.

El acuerdo no incluye un alto el fuego explícito, pero las obligaciones de Rusia están claramente definidas: “La Federación Rusa se ha comprometido a facilitar la exportación sin obstáculos de alimentos, aceite de girasol y fertilizantes”, decía un comunicado de la oficina de Guterres.

Últimas noticias de la guerra: qué pasará con los granos de Ucrania tras el ataque de Rusia a Odesa

Menos de 24 horas después de su firma, la calma posterior al acuerdo en Odesa —el principal puerto mencionado en el acuerdo— se hizo añicos cuando dos misiles de crucero rusos Kalibr lanzados desde el mar se estrellaron contra el puerto.

Las ventanas de los edificios volaron a más de mil metros. Los bomberos acudieron al puerto para apagar las llamas de varios barcos incendiados. Según las autoridades, un trabajador del puerto resultó herido.

Los daños podrían haber sido mucho peores; dos más de los misiles de precisión de US$ 6 millones habían sido derribados por la defensa aérea de Ucrania. Los bañistas de Odesa, que el año pasado se disputaban los puestos en la arena con los veraneantes rusos, aplaudieron cuando la intercepción detonó por encima de sus cabezas.

La aparente ruptura de Rusia al acuerdo sobre el grano que había firmado fue deplorada por Ucrania y sus aliados, y ampliamente considerada como una prueba de su duplicidad.

En declaraciones a CNN pocas horas después del ataque, el diputado ucraniano Oleksiy Goncharenko dijo que Rusia estaba “demostrando que quiere seguir amenazando la seguridad alimentaria del mundo”.

“El ataque arroja serias dudas sobre la credibilidad del compromiso de Rusia”, dijo el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, añadiendo que “socava el trabajo de la ONU, Turquía y Ucrania para llevar alimentos críticos a los mercados mundiales”.

“Demuestra que no se puede confiar en ninguna de las palabras [del presidente de Rusia, Vladimir Putin]”, dijo Liz Truss, ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido y posible próxima primera ministra.

Sorprendentemente, la respuesta inicial de Rusia a los informes del ataque fue la negación.

Según Turquía —cofirmante del acuerdo y árbitro que supervisa su aplicación segura y justa— el Kremlin dijo a Ankara “en términos inequívocos” que no tenía “nada que ver con este ataque”.

Sin embargo, solo 12 horas después, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, revirtió la mentira inicial. Dijo que, después de todo, eran ataques rusos y afirmó que el bombardeo había eliminado “infraestructuras militares” ucranianas en el puerto.

Ucrania dijo que los ataques afectaron a una estación de bombeo en el puerto de Odesa.

Este tipo de ofuscación es habitual entre los funcionarios rusos, y de eso se trata. El acuerdo sobre el grano no ha cambiado nada en el cálculo de Moscú para luchar en la guerra, a pesar de todo el trabajo duro de Guterres y la mejora diplomática.

Y el daño hecho aquí no es solo recordar al mundo la ambigua relación de Moscú con la verdad. Rusia también ha quemado la buena fe de su intermediario en el acuerdo, Turquía.

Según los términos del acuerdo, Turquía está estableciendo un Centro de Mando Conjunto (CCM) con ayuda de la ONU para supervisar su cumplimiento. Pero Rusia ya ha torpedeado toda la confianza, en consonancia con su cínico enfoque de toda la guerra contra Ucrania.

La invasión rusa de uno de los graneros del mundo ha provocado la inseguridad alimentaria mundial, pero Moscú obtuvo concesiones a través del acuerdo para permitir el flujo de grano de Ucrania. Eso se suele llamar extorsión.

Para conseguir que Rusia liberara el grano poniendo fin a los bloqueos en los puertos ucranianos, Guterres tuvo que llegar a un acuerdo paralelo con Rusia, aliviando de hecho algunas sanciones sobre alimentos y fertilizantes. Los funcionarios de la ONU explicaron la diplomacia como “basada en el principio de que las medidas impuestas a la Federación Rusa no se aplican a estos productos”.

¿Por qué Rusia atacó e invadió Ucrania? ¿Cuáles son los motivos y el origen del conflicto?

La eliminación de esas sanciones aportará dinero a las arcas de Moscú, lo que tal vez sea el resultado más duradero del acuerdo de Guterres: Putin hará compromisos limitados a cambio de dinero.

Pero al hacerlo, Putin quizás reveló, como el Smaug de Tolkien, una vulnerabilidad potencialmente fatal en sus defensas. La debilidad del mítico dragón era la falta de una balanza, y la de Putin parece ser la mordedura económica de las sanciones internacionales. Sean cuales sean sus otras razones para aceptar el acuerdo, la necesidad de pagar por la guerra es probablemente la que más pesa.

En su intervención en Estambul tras el ataque con misiles del sábado, el viceministro ucraniano de Infraestructuras, Yurii Vaskov, dijo que se estaban celebrando reuniones técnicas para aplicar el acuerdo.

“Ucrania está decidida a iniciar la exportación de grano lo antes posible”, dijo.

El “ataque de Rusia también está en la agenda”, añadió Vaskov.

Guterres tenía razón al mostrarse esperanzado; la futura eficacia del Consejo de Seguridad de la ONU depende de su capacidad para evitar que Rusia intensifique su guerra. Pero si el viernes se mostró receloso en la mesa de firmas, nada de lo que ha visto hasta ahora le tranquilizará. Por ejemplo, el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, embelleció el acuerdo este domingo, afirmando que los buques rusos ayudarían a escoltar los cargueros. Una declaración, al igual que el ataque con misiles, deliberadamente dirigida a provocar a Ucrania.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up