ANÁLISIS | Los estadounidenses podrían tener en 2024 la única contienda presidencial que el país no quiere

(CNN) — Hay un pequeño resquicio de esperanza para Joe Biden en una nueva y devastadora encuesta que señala la creciente preocupación por la edad y el rendimiento del presidente y muestra que incluso la mayoría de los demócratas quiere otro candidato en 2024. Todavía podría vencer a Donald Trump.

Este pequeño consuelo para la Casa Blanca no puede disimular los crecientes indicios de que la presidencia de Biden está en graves problemas incluso antes de las elecciones de mitad de mandato de noviembre, que amenazan con un devastador reproche a su Partido Demócrata en la Cámara de Representantes. La encuesta nacional de The New York Times/Siena College publicada este lunes coincide con un aluvión de historias poco halagüeñas sobre la edad y la competencia política de Biden y una creciente especulación sobre sus perspectivas de reelección. La cuestión de si algún demócrata se atrevería a desafiarle en unas primarias es un tema cada vez más candente, a pesar de los descartes de los principales candidatos potenciales.

Y sin embargo, Biden, con un índice de aprobación de solo el 33% en la encuesta, sigue en el juego contra Trump. La encuesta no muestra un líder claro, ya que Biden obtiene un 44% frente al 41% de Trump entre los votantes registrados, dentro del margen de error de muestreo del sondeo.

Biden firma un decreto destinado a salvaguardar el derecho al aborto

Un sondeo es solo una instantánea en el tiempo, pero no es una noticia alentadora para el expresidente y sugiere que tiene un enorme pasivo en el electorado general, a pesar de las expectativas entre sus impulsores conservadores de los medios de comunicación de que se impondría en la revancha sobre un anciano Biden en 2024.

Pero la cercanía también apunta a un tema más profundo que está surgiendo a medida que Estados Unidos se acerca a 2024 y que tiene implicaciones más allá de la identidad de la persona que se siente en el Despacho Oval en 2025. Un país sumido en múltiples crisis, políticamente distanciado en su interior y que se enfrenta a arriesgados focos de tensión internacional puede tener en 2024 una contienda entre dos candidatos cuyas respuestas no han funcionado en los ocho años anteriores y a los que millones de personas desearían ver retirarse del escenario para dejar paso a caras más jóvenes y frescas.

Tal escenario sería una acusación a un sistema de partidos que ya está fundido en la disfunción por el hiperpartidismo y el ataque de Trump en las elecciones de 2020. Probablemente dejaría al vencedor en 2024 sin un mandato viable en un momento en que Washington no está respondiendo a las necesidades a largo plazo del país. Y pondría a prueba la fe de los votantes en el sistema político.

Testimonios de funcionarios republicanos contra el plan de Trump 6:09

Un rasgo definitorio de la campaña de 2024

Un país en el que el paso de la antorcha política ha sido una característica estridente de las carreras presidenciales durante generaciones podría estar a punto de soportar una última pelea entre bebés de los años 40 que intentan desafiar al tiempo.

Pero, paradójicamente, un presidente al que la mayoría de su propio partido quiere jubilar y un expresidente que dejó el cargo en profunda desgracia, podrían ser muy difíciles de desbancar. La perspectiva de una contienda en noviembre de 2024 entre un hombre que tendría poco más de 82 años y un expresidente de 78 años es muy real.

Biden es un hombre orgulloso. Ha esperado toda una vida para ganar la presidencia y se resiente de haber sido ignorado en favor de Barack Obama y Hillary Clinton para las anteriores candidaturas demócratas. Su equipo se empeña en que se presente a la reelección y tiene el mejor argumento: ya venció a Trump y merece la oportunidad de repetirlo.

Trump, por su parte, está deseando lanzar una campaña de venganza, según han dicho sus colaboradores a CNN, incluso antes de las elecciones legislativas de noviembre. Es posible que quiera saltar para congelar a los posibles rivales del Partido Republicano, aprovechar los bajos índices de aprobación de Biden y presentar cualquier posible remisión penal de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga su intento de golpe de Estado como una táctica política desnuda.

Cualquier intento desde el interior de los partidos demócrata y republicano de expulsar a cualquiera de los candidatos podría resultar contraproducente, y podría requerir que los aspirantes pongan en juego su propio futuro político para hacerlo, lo que disminuiría la probabilidad de unas primarias realmente disputadas. Las probabilidades de que Biden o Trump renuncien a una carrera por el bien de sus partidos parecen escasas, aunque los acontecimientos y las cuestiones de salud aún podrían reconfigurar el futuro de los dos rivales.

La presidencia de Biden, mermada

La presidencia de Biden ha estado en caída libre durante casi un año, desde la desordenada y sangrienta retirada de EE.UU. de Afganistán el pasado verano y su promesa superada el pasado 4 de julio de que la pandemia del coronavirus estaba prácticamente terminada. Ambas cosas socavaron la descripción de su trabajo autoasignado como solucionador de Estados Unidos.

No solo los independientes y los republicanos transversales han perdido la fe en Biden. Su apoyo en su propio partido también está cayendo en picada, según la encuesta de The New York Times, que muestra que más del 60% de los demócratas prefieren un candidato alternativo en 2024. Los que quieren un cambio citan la edad de Biden y su rendimiento laboral como las dos razones principales. Esto es una señal de alarma para el presidente.

Si a los demócratas les va mal en las elecciones de mitad de mandato, en las que se espera que pierdan la Cámara de Representantes pero se aferren al Senado, seguramente aumentarán las peticiones para que haya una cara nueva al frente de la candidatura de 2024.

ANÁLISIS | Por qué los republicanos quieren redefinir una palabra de la Constitución

Edward-Isaac Dovere, de CNN, ha pasado los últimos días haciendo una crónica de la inquietud entre los demócratas sobre su presidente, pero ha encontrado un frente unificado de figuras clave del partido que advierten que un movimiento antiBiden podría dejar que un republicano gane en 2024. Nadie necesita recordar cómo el desafío del senador Edward Kennedy en 1980 debilitó fatalmente al presidente Jimmy Carter —un predecesor de un solo mandato con el que Biden es cada vez más comparado— y anunció 12 años de republicanos en el Despacho Oval. Pero un cataclismo en las elecciones de mitad de mandato aumentará exponencialmente la presión sobre Biden.

Mientras la Casa Blanca descarta las preguntas sobre las próximas elecciones como especulaciones de los medios de comunicación, la charla sobre la edad y las perspectivas de Biden está creciendo entre los votantes demócratas y una franja más amplia de estadounidenses fuera de la burbuja presidencial.

Dado que Biden era el presidente de más edad de la historia en el momento de su investidura, la cuestión de su edad siempre iba a surgir. Sus problemas políticos quizá hayan hecho avanzar la conversación. Incidentes como el ocurrido recientemente cuando Biden se cayó de su bicicleta, que podría ocurrirle a cualquier presidente, reciben mucha más cobertura dada su edad. Y es innegable que el presidente ya no es el político ágil y saltarín por excelencia de sus años de vicepresidente. Ha envejecido perceptiblemente en el cargo. Es su desgracia que, a pesar de los entrenamientos regulares y el informe médico que indica que está en condiciones de servir, debe soportar el incesante escrutinio público. Pero eso es parte del trabajo.

La Casa Blanca debe prepararse para las constantes preguntas sobre los planes futuros de Biden, dijo este lunes el estratega demócrata James Carville a Erin Burnett de CNN. “No va a desaparecer. Sospecho que no les gusta mucho esta historia, pero van a tener que lidiar con ella”, dijo Carville, que fue el artífice de la victoria de Bill Clinton en 1992.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, insistió este lunes en que Biden estaba centrado en el presente y no en el futuro. “Las encuestas van a subir y van a bajar”, dijo. “No es en esto en lo que estamos centrados exclusivamente”.

Cómo Biden podría darle la vuelta

Los problemas de Biden entre los votantes demócratas pueden reflejar la naturaleza dividida de su partido, e incluso su propio éxito en 2020. Su victoria en las primarias demócratas se forjó al postularse como una voz de estadista para una tranquila mayoría de moderados en un partido con una base cada vez más joven y progresista.

Pero esa coalición electoralmente exitosa ha demostrado ser un lastre para gobernar en muchos casos. A pesar de los primeros logros, como la aprobación de un gran proyecto de ley de ayuda covid-19, la reducción de la pobreza infantil y la firma de una ley bipartidista de infraestructuras, las esperanzas de una era de reformas progresistas a lo Lyndon Johnson se han hundido ante la frustración de los progresistas de la Cámara de Representantes, furiosos porque senadores moderados como Joe Manchin, de Virginia Occidental, restringieron la agenda de Biden.

Un improbable impulso tardío para promulgar algunas grandes victorias, como el gasto social y climático, antes de las elecciones de mitad de mandato, podría entusiasmar a los votantes demócratas y mejorar las perspectivas de Biden. Pero en las últimas semanas se han producido señales que hacen saltar la alarma, como la respuesta inicial de la Casa Blanca a la anulación del derecho constitucional al aborto por parte de la Corte Suprema, que siguió a un borrador de la opinión mayoritaria conservadora publicado por Politico semanas antes.

El tropiezo de la Casa Blanca con el aborto también suscitó dudas sobre la destreza de la operación de Biden con una campaña de reelección en ciernes tras las elecciones de mitad de mandato. Presentarse a la presidencia como presidente conlleva toda una serie de nuevos retos que no se conocen en una primera campaña. El comandante en jefe se debate entre sus deberes en Estados Unidos y en el extranjero y la agotadora campaña a través del país. Es difícil para cualquier presidente mantener el ritmo, y más aún para uno que tendrá 81 años durante el año electoral.

Por eso, algunos estrategas siguen pensando que Biden acabará analizando sus perspectivas para 2024 y decidirá no volver a presentarse. Sería dolorosamente irónico que emulara a Johnson, no con el alcance de su programa de reformas internas, sino con la decisión de no presentarse a la reelección tras un primer mandato completo en medio de unas perspectivas políticas que se desmoronan.

Sin embargo, Biden tiene una carta que jugar con los demócratas que podría cambiarlo todo. Un lanzamiento temprano de la campaña por parte de Trump permitiría al presidente empezar de nuevo a dibujar un contraste más nítido con una alternativa potencial que es vista con horror por casi todos los demócratas, y por muchos más estadounidenses.

La encuesta de The New York Times, por ejemplo, encontró que si la elección en 2024 fuera entre Biden y Trump, el 92% de los demócratas se quedaría con el presidente.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up