ANÁLISIS | La mayoría conservadora de la Corte Suprema de Estados Unidos es una amenaza para el mundo

(CNN) — La Corte Suprema de Estados Unidos pasó las últimas semanas desencadenando terremotos políticos y legales en toda América. Pero su último y audaz golpe podría afectar a todo el planeta.

Después de avanzar en la agenda del Partido Republicano al anular el derecho federal al aborto y flexibilizar las leyes de armas, la mayoría conservadora de la corte construida por el expresidente Donald Trump limitó este jueves la capacidad del gobierno para luchar contra el cambio climático.

En un fallo de 6-3, los jueces sostuvieron que la ley estadounidense no daba a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) la autoridad para establecer límites a las emisiones de las centrales eléctricas que calientan el planeta. Dado que el plan energético y climático de US$ 500.000 millones del presidente Joe Biden está atascado en el Senado, la decisión supuso un golpe importante para el liderazgo mundial de Estados Unidos en esta materia.

La Corte Suprema dice que Biden puede poner fin a la política migratoria “Remain in México” de la era Trump

La decisión se produjo en un momento en el que los científicos advierten de los efectos desastrosos de la aceleración del cambio climático y en el que los incendios forestales y las sequías en Estados Unidos demuestran que la crisis ya está aquí. Y fue especialmente consternante para la Casa Blanca, ya que amenazó con debilitar la autoridad de Biden en la escena mundial justo cuando estaba terminando un exitoso viaje a Europa.

El presidente cosechó varias grandes victorias, entre ellas la de consolidar el frente de la OTAN contra Rusia, al mediar la entrada de dos nuevos miembros —Suecia y Finlandia— y la de orientar la alianza para impulsar otra prioridad clave: construir un frente de democracias internacionales para contrarrestar a China.

Pero su credibilidad en la lucha contra el cambio climático —otra prioridad clave de la política exterior— se vio mermada por la sentencia de la Corte Suprema, aunque los abogados de la administración buscarán formas alternativas de reducir las emisiones y las fuerzas del mercado mundial seguirán haciendo que las centrales eléctricas de carbón no sean rentables o queden obsoletas.

México se beneficiará de decisión de Corte Suprema sobre “Remain in México” 3:54

La acción climática global depende de un esfuerzo colectivo. Los países más pequeños no reducirán sus emisiones si los mayores contaminantes, como Estados Unidos, no lo hacen. Las difíciles decisiones políticas necesarias para reducir las emisiones son imposibles de tomar para todos si algunas naciones las evitan. Y otras potencias limitarán sus propios objetivos climáticos si temen perder una ventaja competitiva frente a los rivales que no cambien sus economías para reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

Si la capacidad de Biden para alcanzar los ambiciosos objetivos climáticos de EE.UU. se ve comprometida, será incapaz de predicar con el ejemplo y un plan —ya de por sí poco convincente— para evitar un calentamiento catastrófico en todo el mundo, podría estar en peligro.

Las Naciones Unidas se apresuraron a advertir este jueves que la decisión del Tribunal Supremo amenazaba con desbaratar los esfuerzos para mantener el aumento de las temperaturas globales por debajo del 2% mientras se persiguen los esfuerzos para mantener un umbral del 1,5%.

“Decisiones como la de hoy en Estados Unidos, o en cualquier otra gran economía emisora, hacen más difícil cumplir los objetivos del Acuerdo de París, para un planeta sano y habitable, especialmente porque necesitamos acelerar la eliminación del carbón y la transición a las energías renovables”, dijo Stéphane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

“Pero también debemos recordar que una emergencia de naturaleza tan global como el cambio climático requiere una respuesta global, y las acciones de una sola nación no deben ni pueden hacer que alcancemos nuestros objetivos climáticos”.

El liderazgo de Estados Unidos en materia de cambio climático ha sido a menudo errático

El mundo está acostumbrado a los giros de Estados Unidos en materia de cambio climático.

El presidente Barack Obama, por ejemplo, ayudó a negociar el acuerdo climático de París, que entró en vigor en 2016. Pero su sucesor, el presidente Donald Trump, que anteriormente había declarado que el cambio climático era un engaño chino, abandonó el acuerdo. Declarando que “Estados Unidos ha vuelto”, Biden tomó medidas para reincorporarse al acuerdo a las pocas horas de jurar como presidente el año pasado.

La decisión de la Corte Suprema supone un revés para los ambiciosos planes de Biden de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de EE.UU. respecto a los niveles de 2005 para 2030 y de crear una economía de emisiones netas cero para 2050.

“Esto lo ha hecho mucho, mucho más difícil, sin duda”, dijo a CNN este jueves Carol Browner, que fue administradora de la EPA en la administración Clinton, después de que se diera a conocer la opinión de la Corte.

En esencia, el tribunal dictaminó que la Ley de Aire Limpio no otorgaba a la EPA la autoridad para regular las emisiones de carbono de las centrales eléctricas que contribuyen al cambio climático. Dado que la ley se promulgó en 1970, no contenía instrucciones detalladas para que la agencia combatiera el cambio climático, que, en aquel momento, no era una preocupación global generalizada.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, argumentó en su opinión mayoritaria que la ley no podía ser utilizada por el gobierno como autoridad para introducir frenos para combatir el cambio climático.

“Limitar las emisiones de dióxido de carbono a un nivel que obligue a una transición a nivel nacional para dejar de utilizar el carbón para generar electricidad puede ser una ‘solución sensata a la crisis del momento'”, escribió Roberts en su opinión mayoritaria. “Pero no es plausible que el Congreso haya otorgado a la EPA la autoridad para adoptar por su cuenta un esquema regulatorio de este tipo”.

¿Por qué anuló la Corte Suprema el fallo de Roe v Wade que despenalizó el aborto?

Este es splo el último caso en el que la lectura estrecha y literal de la Constitución y de la legislación estadounidense por parte del Tribunal Supremo ha parecido prestar poca atención a las condiciones del mundo moderno y a cómo las decisiones de la mayoría podrían afectarlas.

La anulación de la semana pasada del derecho constitucional al aborto, por ejemplo, ha creado unas secuelas caóticas y un mosaico de leyes en todo el país. La decisión anterior de anular una ley del estado de Nueva York que limitaba el derecho de los estadounidenses a llevar armas fuera de casa se produjo en un momento en el que la delincuencia está aumentando en una nación ya inundada de armas.

En su disidencia a la opinión de Roberts, la jueza Elena Kagan, nominada por Obama, describió un panorama funesto de un mundo que se calienta, con huracanes intensos, sequías, destrucción de ecosistemas e inundaciones que consumen grandes franjas de la costa oriental. Y argumentó que el Congreso ya había otorgado a la EPA la autoridad para mitigar “daños catastróficos”.

“Independientemente de lo que pueda saber este tribunal, no tiene ni idea de cómo abordar el cambio climático”, escribió, acusando a los jueces conservadores de convertirse en los “responsables de la política climática”.
“No se me ocurren muchas cosas más aterradoras”, concluyó Kagan.

¿A cuántas personas afectaría prohibir el aborto en EE.UU.? 2:41

Los republicanos celebran que la Corte Suprema ponga freno a la burocracia

Los principales políticos conservadores celebraron inmediatamente la decisión, anunciándola como una victoria para limitar la extralimitación del gobierno en Washington por parte de burócratas no elegidos.

“Nos alegramos de que este caso devuelva el poder de decisión sobre una de las principales cuestiones medioambientales del momento al lugar adecuado para decidirlo: el Congreso de EE.UU., formado por los elegidos por el pueblo para servir al pueblo”, dijo Patrick Morrisey, fiscal general republicano de Virginia Occidental, uno de los principales estados productores de carbón.

“Se trata de mantener la separación de poderes, no del cambio climático”, dijo Morrisey.

El problema, sin embargo, de que el Tribunal Supremo devuelva los asuntos al Congreso es la dificultad de los legisladores para conseguir algo significativo. La polarización del país y las reglas del filibusterismo en el Senado han hecho que avanzar en proyectos de ley importantes sobre temas clave —como el derecho al voto y la regulación de las armas— sea un reto en un Senado estrechamente dividido.

La legislación sobre armas recientemente aprobada, por ejemplo, se quedó muy corta en cuanto a las revisiones sustanciales que muchos demócratas habrían querido ver. Pero tenían que aprobar algo que pudiera obtener 10 votos del Partido Republicano, aunque los demócratas tienen nominalmente el monopolio del poder político en Washington.

Y los republicanos no están dispuestos a abordar el cambio climático. Por lo tanto, la mayoría derechista del tribunal está desempeñando un papel importante en la afirmación de una agenda política conservadora para frustrar cualquier cambio que un Congreso y un presidente demócratas pudieran promulgar.

Eso es difícil de entender para los extranjeros cuando se trata de un tema tan urgente como el cambio climático. Pero garantiza que cualquier esfuerzo por comprometer a Estados Unidos en la lucha climática mundial conducirá inevitablemente a años de batallas políticas en Washington. Y es un ejemplo más de cómo la polarización del país está amenazando su papel de liderazgo mundial.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up