Un video muestra el momento en que un hombre de Connecticut resultó herido mientras estaba bajo custodia policial. Es posible que nunca vuelva a caminar, dice un abogado

(CNN) — Un hombre bajo custodia policial se golpeó la cabeza contra la pared de una camioneta de prisioneros en la ciudad de New Haven en Connecticut el Día del Padre, según muestra un video publicado por la ciudad, un incidente que su familia dijo el martes que lo dejó parcialmente paralizado.

Richard “Randy” Cox Jr., de 36 años, sufrió una lesión grave en el cuello y la columna mientras estaba bajo la custodia de la policía de New Haven, y el incidente está siendo investigado por la Policía Estatal de Connecticut, dijo el alcalde Justin Elicker.

Cinco policías de New Haven, incluido el conductor de la camioneta, fueron puestos en licencia administrativa en espera de la investigación, dijo Elicker en una carta compartida con los residentes de New Haven en su cuenta de Twitter la semana pasada.

“Lo que le sucedió al Sr. Cox fue simplemente terrible y completamente inaceptable… y no será tolerado en el Departamento de Policía de New Haven”, dijo el alcalde en una conferencia de prensa el martes.

Cox, de New Haven, está en cuidados intensivos, dijo su abogado Ben Crump en otra conferencia de prensa el martes. La hermana de Cox, Latoya Boomer, dijo que su hermano tiene un tubo de respiración y un tubo de alimentación. Puede mover el brazo izquierdo y asentir o negar con la cabeza, dijo el martes.

El incidente ocurrió el 19 de junio, cuando la policía de New Haven arrestó a Cox bajo sospecha de posesión ilegal de un arma de fuego y otras acusaciones, escribió Elicker. Los documentos judiciales obtenidos por CNN muestran que ha sido acusado de “amenaza”, un cargo de delito grave, entre otros.

Mientras una camioneta de prisioneros transportaba a Cox a un centro de detención policial de New Haven, un agente que conducía “hizo una parada repentina para evitar un accidente automovilístico” y Cox, en la parte trasera de la camioneta, resultó herido, escribió Elicker.

La ciudad publicó seis videos relacionados con Cox y su arresto, uno de los cuales muestra a Cox, sin estar asegurado en el banco de la camioneta en el que estaba, deslizándose de cabeza contra la pared interior de la camioneta detrás de la cabina del vehículo. Elicker ha dicho que la camioneta no estaba equipada con cinturones de seguridad.

Algunas de las imágenes publicadas también muestran a varios agentes sacándolo de la camioneta y poniéndolo en una silla de ruedas. En las grabaciones, Cox les dice repetidamente a los agentes que no puede moverse y pide ayuda, pero ellos siguen diciéndole que se siente, que mueva las piernas o le dan otras instrucciones.

Más tarde, se muestra a Cox siendo arrastrado a una celda, donde es apoyado contra una cama. Cuando un agente se va, Cox cae al suelo y termina acostado boca arriba.

Los videos son de las cámaras corporales de los agentes y una cámara que está dentro de la parte trasera de la camioneta de la policía.

“Randy Cox yace en esa cama de hospital paralizado del pecho hacia abajo debido a las acciones y la inacción del Departamento de Policía de New Haven”, dijo Crump.

Los agentes puestos en licencia administrativa incluyen al conductor de la camioneta, tres agentes en el centro de detención y el supervisor del centro, escribió Elicker. También son objeto de una investigación de asuntos internos del departamento, dijo.

El Departamento de Policía de New Haven, cuando CNN le pidió un comentario, refirió a los comentarios que los miembros del departamento hicieron en conferencias de prensa anteriores.

“El Sr. Cox fue maltratado. Debería haber recibido atención médica de inmediato”, dijo el subjefe de policía Karl Jacobson en la conferencia de prensa del martes con el alcalde. “No podemos defender nada de lo que se ha publicado”.

La Policía Estatal de Connecticut rechazó la solicitud de comentarios hecha por CNN, aparte de decir que aún no podía publicar ningún registro en el caso, porque está bajo investigación.

Lo que muestra el video

Las imágenes del interior de la camioneta muestran a Cox entrar por la parte trasera del vehículo e inmediatamente comienza a arrojar su cuerpo contra el costado metálico del vehículo.

Los agentes no le colocan ningún tipo de cinturón de seguridad para el viaje al centro de detención.

Luego se acuesta en el piso tan pronto como la camioneta acelera y comienza a patear las puertas de la camioneta repetidamente.

Cox, cuyas muñecas están esposadas a la espalda, vuelve a sentarse en el banco que corre a lo largo del costado de la camioneta. Está sentado durante unos 10 segundos. De acuerdo con los datos de velocidad incluidos en el video, el vehículo va a 58 kilómetros por hora cuando suena una bocina y Cox se desliza por el banco y cae de costado, golpeándose de cabeza contra la pared de metal detrás de la cabina de la camioneta mientras el indicador de velocidad desciende en segundos a 0.

El video de una cámara corporal del agente que conduce la camioneta lo muestra tocando la bocina varias veces mientras parece disminuir la velocidad repentinamente.

Se escucha a Cox gritar “ayuda” varias veces y decirle al agente que se cayó y no podía levantarse.

El agente le pregunta si está bien y le dice a Cox que un automóvil se detuvo frente a la camioneta y casi los impacta. Cuando se escucha a Cox gritar desde atrás, el agente le dice a Cox: “No puedo oírte. ¿Qué está pasando?”.

Cox le ruega al agente que detenga la camioneta y repetidamente dice que no puede moverse y que cree que se rompió el cuello.

El agente le dice: “Vas a tener que darme un segundo. No puedo abrir la puerta sin otro agente aquí”. El agente sigue conduciendo. Un minuto después, el agente le dice que le traerá una ambulancia cuando lleguen al centro de detención y le repite que no abrirá la puerta.

Después de que pasa casi otro minuto mientras Cox lucha por comunicarse con el agente, Cox repite que se rompió el cuello. El agente responde: “Me detengo. Voy a revisarte”.

Luego de detener la camioneta, aproximadamente 3 minutos y medio después de ocurrido el incidente, el agente va hacia atrás y abre la puerta.

“Me caí. No puedo mover los brazos”, dice Cox.

El agente responde: “No puedo moverte. Así que tengo que llamar a una ambulancia”.

Luego se puede ver al agente llamando al centro de llamadas para que una ambulancia se reúna con ellos en el centro de detención.

Sigue conduciendo.

Unos ocho minutos y medio después de que Cox se estrellara contra la pared interior de la camioneta, llegan al centro de detención.

Los agentes abren la puerta y, mientras se preparan para entrar a la camioneta para ayudar, un agente advierte a los demás: “Tengan cuidado, estaba pateando la puerta y todo lo demás”.

Un agente entra en la camioneta para tratar de levantar a Cox. El agente le quita las esposas y se escucha a otros agentes diciéndole que se dé la vuelta.

Los agentes intentan mover las piernas de Cox y este les dice que no están escuchando y que no puede moverse. Un agente responde: “Ni siquiera lo estás intentando”.

Se le dice a Cox que se deslice fuera de la camioneta. Se le puede escuchar decir: “Mira, mira, si tienes que arrastrarme, haz lo que tengas que hacer”.

Los agentes sacan a Cox de la camioneta por los pies y comienza a caer al suelo. Dos agentes lo sostienen por los brazos mientras otro consigue una silla de ruedas.

Un agente le dice a Cox que bebió demasiado y que se siente.

Los agentes pusieron a Cox en la silla de ruedas y él se cayó. Cox dice: “No puedo sentir una mi****, hermano”.

Un agente le grita a Cox que se siente. Luego, Cox se levanta nuevamente y se deja caer en la silla de ruedas. Cox comienza a caerse de la silla de ruedas nuevamente cuando dos agentes aparecen para sostenerlo.

Después de que Cox es procesado en la cárcel, el video lo muestra pareciendo haberse resbalado parcialmente del asiento de la silla de ruedas. Los agentes lo arrastran desde la silla de ruedas, por el piso hasta una celda de detención y luego lo apoyan contra la cama. Cuando el último agente en la celda se aleja, Cox cae al suelo.

Se le ponen grilletes en los tobillos y se cierra la puerta de la celda de detención.

Ninguno de los seis videos muestra la llegada de una ambulancia o la preparación de Cox para el transporte al hospital.

El sindicato policial brindará apoyo legal a los agentes

Elicker, el alcalde, escribió que las personas que están bajo la custodia del Departamento de Policía de New Haven deben ser tratadas de manera digna, respetuosa y segura.

“También me preocupa que las acciones de los agentes involucrados en este incidente estén muy por debajo de eso y no reflejen los altos estándares a los que sé que otros agentes de policía se someten todos los días mientras arriesgan sus vidas para proteger y servir a nuestros residentes y mantenernos a salvo”, escribió.

El presidente del Sindicato de Policía de New Haven, Elm City Local, Florencio Cotto, envió un comunicado a CNN sobre el incidente.

“Debido a la naturaleza de los eventos que rodearon la lesión sufrida durante el transporte de un sujeto arrestado, el Sindicato de Policía de New Haven se ha visto inundado con consultas de prensa de todo el país. Como el caso se ha convertido en una investigación criminal activa, el New Haven Police Union se ha visto inundado con consultas de prensa de todo el país. Haven Police Union no proporcionará ningún comentario detallado en este momento. Sin embargo, brindaremos apoyo legal y representación a los agentes involucrados en el caso. Además, nos aseguraremos de que se brinden todas las protecciones del debido proceso a estos mismos agentes”, dijo.

En la conferencia de prensa del martes, el alcalde anunció que los vehículos de transporte serán retirados a medida que el departamento de policía desarrolle nuevos procedimientos. Hasta entonces, los presos serán transportados en coches patrulla de la policía en los que deberán llevar abrochados los cinturones de seguridad.

En esa conferencia de prensa, Jacobson, el subjefe de policía, dijo que, de acuerdo con el protocolo del departamento, no se debe tocar a las personas bajo custodia si dicen que están heridas.

“Eso es parte del protocolo, así que lo vamos a reforzar. Y vamos a ver cada cosa relacionada con la detención. Transporte. Todo. Por eso retiramos las camionetas, y estamos transportando en autos”, dijo Jacobson.

En una reunión comunitaria organizada por la NAACP, Jacobson dijo “este no es un momento de orgullo para mí o para el departamento de policía”.

“Todos estamos desanimados por lo que sucedió, y también quiero justicia para Randy. Vamos a trabajar duro para hacer cambios”, dijo Jacobson, en la reunión grabada por WFSB, afiliada de CNN. “Lo vi 20 veces para recordarme lo que tengo que hacer con este departamento de policía y los cambios que debo hacer porque tenemos buenos policías, pero alguien tiene que decir algo.

“Así que lo vi varias veces porque No quiero olvidar lo que pasó. Y quiero que esta comunidad sepa que vamos a hacer todo lo posible para que se haga justicia a Randy y estamos orando por su salud y recuperación”.

La familia dice que la forma en que trataron a Cox es ‘una vergüenza’

La oficina le dijo a CNN que no daría a conocer ningún detalle sobre Cox o su arresto.

Cox ha sido acusado de tres delitos graves y dos delitos menores relacionados con su arresto el 19 de junio. Los delitos graves son amenazas, posesión criminal de un arma de fuego y portar una pistola sin permiso, según documentos judiciales presentados en el tribunal superior estatal.

También fue acusado de dos delitos menores: alteración del orden público y amenazas, según los documentos.

Boomer, la hermana de Cox, pidió el martes que los agentes involucrados fueran despedidos y arrestados. Cualquier observador que vio lo que estaba sucediendo pero no habló debe ser suspendido y reentrenado, dijo.

Ella dijo que no podía mira todos los videos del incidente. “Empecé a ver los videos y el trato hacia él fue una vergüenza”, dijo.

Los médicos tienen esperanzas pero no son optimistas sobre el futuro médico de Cox, dijeron los abogados.

El abogado Lou Rubano, quien también habló en la conferencia de prensa, dijo que Cox estaba “llorando cada vez que iba al hospital. Si bien se dio cuenta de lo que estaba pasando, no entendió el alcance total de sus heridas. Pero él sabe que existe la posibilidad de que nunca vuelva a caminar”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up