Trump moviliza a sus aliados de “Make America Great Again” para defenderlo antes de las audiencias sobre el 6 de enero

(CNN) — El expresidente de EE.UU., Donald Trump, ha dejado claro que busca protección de sus aliados más cercanos en torno a las próximas audiencias públicas de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del 6 de enero, y algunos nombres prominentes en el Congreso y el Partido Republicano responderán al llamado.

El equipo de Trump ha comunicado a algunos de sus acólitos más leales en el Capitolio que el expresidente quiere que la gente lo defienda enérgicamente y haga retroceder a la comisión selecta mientras se desarrollan las audiencias públicas, según fuentes republicanas familiarizadas con la solicitud.

Los miembros de la comisión han avanzado que las audiencias podrían centrarse en el papel directo de Trump en socavar los resultados de las elecciones. La comisión ha trabajado en la tesis de que la obsesión de Trump por perder las elecciones y su difusión de afirmaciones falsas sobre los resultados es lo que sentó las bases para los disturbios violentos y mortales en el Capitolio.

Se espera que Jared Kushner, yerno de Trump, comparezca ante la comisión del 6 de enero

La insistencia de Trump en que sus aliados defiendan su honor ha movilizado a los republicanos dentro y fuera del Congreso, con una amplia gama de planes para protegerlo. Esto a pesar de la creencia de algunos republicanos de que deberían desviar la atención del 6 de enero y, en cambio, continuar tocando el tambor de los problemas económicos y culturales actuales que han resonado entre los votantes.

En el Congreso, la respuesta específica a las audiencias será supervisada por el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy de California, quien ha estado coordinando el esfuerzo de respuesta con los miembros del Partido Republicano.

El republicano de California enfrenta una presión adicional para mostrar su apoyo a Trump después de que a principios de este año lo grabaron criticando al expresidente y a algunos de sus colegas republicanos inmediatamente después del ataque al Capitolio.

Mira el asalto al Capitolio desde el medio de la multitud 0:42

El jugador principal para mantener a los republicanos en el mensaje será la presidenta de la conferencia republicana de la Cámara de Representantes, Elise Stefanik, de Nueva York, quien emergió como una de las defensoras más ruidosas de Trump durante su primer juicio político y reemplazó a la representante de Wyoming, Liz Cheney, en el liderazgo republicano. Las fuentes dicen que Stefanik tendrá la tarea de coordinar la respuesta de mensajes del partido y garantizar que los aliados clave y los sustitutos tengan puntos de conversación.

“Al igual que en el juicio político, a instancias del presidente Trump y su equipo, Stefanik desempeñará un papel descomunal defendiendo al presidente Trump y a los republicanos de la Cámara de Representantes en el tema de la integridad electoral”, dijo una fuente republicana de alto rango.

Dos miembros a quienes la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, rechazó para formar parte de la selecta comisión también desempeñarán un papel clave en el frente de los mensajes: el representante Jim Banks de Indiana, quien preside la Comisión de Estudio Republicano conservador; y el representante Jim Jordan de Ohio, quien participó en el esfuerzo por anular los resultados de las elecciones de 2020.

Exclusivo CNN: Ivanka Trump habló con la comisión del 6 de enero sobre lo que sucedía en la Casa Blanca el día del ataque al Capitolio, dice el presidente del panel

“Vamos a retroceder”, dijo Banks a CNN. “Hubo fallas graves que ocurrieron el 6 de enero que deben corregirse. Esta falsa comisión no ha hecho nada para abordarlas”.

Banks y otros republicanos, incluido el representante Rodney Davis de Illinois, el principal republicano en la Comisión de Administración de la Cámara de Representantes, también han estado trabajando en su propia contrainvestigación sobre el 6 de enero que se enfoca directamente en las fallas de seguridad de ese día. Banks dijo que están dando los “toques finales” a un informe que describe sus hallazgos y esperan que se publique en “cuestión de semanas”, lo que podría coincidir con el final de las audiencias de la selecta comisión.

Parte del desafío para los republicanos, especialmente después de que decidieron boicotear las electa comisión, es que tienen poca idea de lo que ha descubierto la investigación y lo que podría revelarse en las audiencias públicas, lo que les dificulta decidirse por una estrategia precisa.

Otra es la posibilidad de que la comisión se apoye en gran medida en el testimonio de los exasesores del vicepresidente Mike Pence para ayudar a presentar su caso, un escenario que podría obligar a los republicanos a elegir bandos de una manera más pública de lo que lo han hecho anteriormente.

Los aliados de Trump y algunos operativos republicanos ya esperan que el testimonio de los exasistentes de Pence se presente de manera destacada en las audiencias, lo que solo se suma a la animosidad que ya está latente entre los dos bandos.

Pence culpa a medios de denigrar el ataque al Capitolio 2:01

Si bien la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes tiene sus planes, hay un desafío más específico para los cinco miembros que han sido citados por la comisión como parte de su investigación. McCarthy, Jordan, el representante Scott Perry de Pensilvania, el representante Mo Brooks de Alabama y el representante Andy Biggs de Arizona se han resistido a los intentos de la comisión de presentar declaraciones y proporcionar documentos como parte de su investigación.

Los cinco corren el riesgo de que la comisión tenga información sobre su papel en los intentos de socavar los resultados de las elecciones o el motín en sí que podría revelarse durante la audiencia.

Jordan y otros legisladores han intentado prevenir ese riesgo al intentar definir la comisión y su trabajo como nada más que una cacería de brujas política partidista. Jordan ha esbozado este argumento durante llamadas con donantes conservadores organizadas por grupos de recaudación de fondos republicanos, incluido CPAC.

Trump y un abogado de derecha formaron parte de una “conspiración criminal” para anular las elecciones de 2020, según la comisión del 6 de enero

Pero esos legisladores y republicanos en general están sopesando si se beneficiarán de una respuesta exagerada, especialmente considerando que se les dio la oportunidad de testificar a puerta cerrada y todos se han negado hasta la fecha.

Desde fuera del Congreso, se espera que el Comité Nacional Republicano y Matt Schlapp, presidente de la Conferencia de Acción Política Conservadora, sean los principales actores en el contraataque del Partido Republicano, dijeron las fuentes. Sin embargo, no está claro si el propio Trump aparecerá o intervendrá públicamente a medida que se desarrollen las audiencias.

Si bien los planes del partido aún se desarrollan, es probable que el retroceso republicano tome la forma de conferencias de prensa, artículos de opinión, apariciones en noticias por cable y publicaciones en las redes sociales, dijeron fuentes familiarizadas con las discusiones. También se ha hablado de una “sala de guerra” para permitir que el Partido Republicano dé rienda suelta a respuestas rápidas y en tiempo real a las audiencias.

Está previsto que Trump se reúna la próxima semana con muchos de los actores, donde su estrategia personal y sus demandas podrían quedar más claras. El lunes organizará una recaudación de fondos para Stefanik y luego, al día siguiente, se reunirá con miembros de House Freedom Caucus de línea dura, que es el hogar de algunos de sus aliados más acérrimos.

Retroceder o cambiar de tema

Pero si bien los republicanos están dispuestos a cumplir las órdenes de Trump, existe una verdadera ansiedad de que retroceder demasiado desviará la atención de las áreas que creen que los ayudarán más en las elecciones de otoño.

“Solo necesitamos reforzar la narrativa de que los demócratas están obsesionados con Trump y el pasado y que no están interesados ​​en lidiar con los problemas del presente”, dijo un alto funcionario republicano que trabaja en las contiendas por el Senado en todo el país. “Es Biden, es la inflación, es la frontera, son los precios de la gasolina. La mayoría de los estadounidenses no están hablando del 6 de enero”.

En cambio, algunos operativos ofrecen a sus clientes puntos de conversación para prepararlos para las preguntas inevitables que surgirán en torno a la audiencia, pero con el objetivo de llevar la conversación de vuelta a los asuntos domésticos.

“Necesitamos lidiar con las cosas a medida que surgen, pero el objetivo es permanecer en el mensaje”, dijo el operativo. “Si hacemos bien nuestro trabajo, demostraremos que estamos enfocados en los problemas que la mayoría de los estadounidenses enfrentan todos los días”.

Jurado investigador imputa a Peter Navarro, exasesor de Trump, por desacato al Congreso

Ese sentimiento es repetido por miembros republicanos de base ansiosos por recuperar la mayoría.

“A la mayoría de los estadounidenses no les gusta lo que sucedió el 6 de enero, pero lo califican bastante bajo en su lista de importancia en comparación con la inflación, el costo de la gasolina, la frontera y el crimen”, le dijo a CNN el representante Don Bacon, un republicano de Nebraska que representa un distrito en el que ganó Biden. “Una vez que Pelosi expulsó a dos miembros del lado republicano, lo que nunca antes de este Congreso se había hecho en la historia de la Cámara, la legitimidad percibida de la comisión selecta de nuestro lado es cero”.

Otros dentro del partido, incluidos legisladores y agentes, han sugerido que el mejor curso de acción puede ser no hacer nada porque creen que la mayoría de los votantes republicanos prestan muy poca atención a las próximas audiencias y se considera poco probable que las presentaciones cambien la opinión pública entre la base del Partido Republicano.

“Mucha gente siente que ni siquiera deberíamos retroceder”, dijo una fuente, y agregó que la idea es dejar que la comisión siga haciendo lo que está haciendo porque en realidad está perjudicando políticamente a los miembros y tiene un impacto muy limitado en los republicanos.

“Es posible que no haya competencia, ningún retroceso formal de ninguna manera y ningún costo organizacional porque nuestra base de poder no está mirando”, agregaron.

Pero como ocurre con cualquier cosa en la política republicana, los planes mejor trazados podrían ser explotados fácilmente por Trump, quien puede insistir en que sus partidarios demuestren su apoyo verbalmente y sin reservas.

Gabby Orr de CNN contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up