Shanghái finalmente está levantando su confinamiento, pero el trauma del encierro sigue vivo

Hong Kong (CNN) — En Shanghái los rascacielos se iluminaron, las calles se llenaron de tráfico y los jóvenes bebieron y bailaron en las calles mientras los fuegos artificiales estallaban en lo alto.

La ciudad celebró este miércoles con un estallido de vida largamente esperado, pues el gobierno levantó el confinamiento en toda la ciudad. Pero es probable que el proceso de reapertura sea lento y doloroso, ya que los residentes del centro financiero se enfrentan al trauma de los últimos dos meses.

Para Henry Shi, un fotógrafo de 30 años que se aventuró fuera de su comunidad el martes por la tarde, lo primero que lo llamó la atención fue el ruido ambiental de la ciudad.

“La ciudad se había vuelto muy tranquila y todos se han quedado en casa. Ahora, los ruidos han vuelto, los de los autos rugiendo en las calles y de la gente ajetreada, se siente como si hubiera despertado de un largo sueño”.

A medida que se acercaba la medianoche, el ambiente en Shanghái era de alegría y alivio. Videos publicados en las redes sociales muestran autos tocando la bocina, peatones cantando en celebración y vallas, que alguna vez se usaron para restringir a los residentes a sus recintos, retiradas de puertas y calles.

Shanghái declara un hito en su lucha de cero covid-19, pero los residentes dudan sobre la reapertura

A partir de este miércoles por la mañana, la mayoría de los 25 millones de residentes de la ciudad pueden salir de sus comunidades, las tiendas y los edificios de oficinas pueden reabrir, los automóviles vuelven a las calles y el metro y los autobuses reanudaron sus servicios.

Pero para algunos, hay una sensación persistente de amargura, tristeza e ira, después de haber sido testigos del sufrimiento y el dolor infligidos en la ciudad por la aplicación celosa de la política de cero covid del gobierno.

El cierre caótico provocó una escasez generalizada de alimentos y retrasó la atención médica para los pacientes de emergencia. Los niños pequeños fueron separados de sus padres en cuarentena.

El 1 de junio las autoridades de Shanghái levantaron un confinamiento de dos meses en el que había estado el centro económico y financiero del país, debido a la política de covid cero de China. (Crédito: Hu Chengwei/Getty Images)

Los residentes, incluidos los ancianos, se vieron obligados a ingresar en instalaciones de aislamiento improvisadas y espartanas y obligados a entregar sus llaves para desinfectar sus hogares. Las medidas draconianas desencadenaron ola tras ola de protestas, erosionando severamente la confianza pública en el gobierno de Shanghái.

“Terminó un drama ridículo y nadie se ha presentado para explicarlo, nadie se ha disculpado con las vidas que fueron insultadas, dañadas y perdidas, y nadie ha tenido que rendir cuentas”, escribió un residente de Shanghái en una publicación ampliamente compartida en WeChat, una plataforma de redes sociales china.

“La comida para llevar está de regreso, el cangrejo de río está de vuelta, la cerveza está de vuelta, pero la sensación de seguridad se ha ido”, decía la publicación, que luego fue censurada.

Así es dejar el duro confinamiento de Shanghái por covid y buscar un “mundo completamente nuevo” fuera de China

La cuarentena más estricta del mundo se vuelve más extrema 4:41

Así afectó el confinamiento a Shanghái

Las restricciones trastornaron los negocios en prácticamente todos los sectores y paralizaron la economía de la ciudad. Muchas empresas se vieron obligadas a suspender la producción temporalmente, otras han sugerido que es posible que no se recuperen.

Si bien el bloqueo se ha levantado en su mayor parte, algunas restricciones de covid siguen siendo parte de la vida diaria. La mayoría de los lugares públicos y el transporte aún requieren una prueba de covid negativa dentro de las 72 horas, y se formaron largas filas en los sitios de prueba fuera de los complejos residenciales durante todo el miércoles.

Por primera vez en dos meses, Shi, el fotógrafo, tomó un autobús al Bund, el famoso paseo marítimo de Shanghái a lo largo del río Huangpu. Las familias estaban disfrutando de un paseo con los niños corriendo, la mayoría todavía con máscaras.

En el deslumbrante distrito financiero de Lujiazui, los restaurantes permanecieron cerrados a la hora del almuerzo y las oficinas aún estaban en gran parte vacías; muchas empresas solo exigieron que los trabajadores regresaran a la oficina la próxima semana, dijo Shi. Incapaz de encontrar un restaurante para cenar, se decidió por una barra de chocolate amargo, algunos pasteles de arroz y una lata de cerveza para el almuerzo.

Para Shi, la salida de Shanghái del encierro se sintió muy diferente a la de Wuhan, que estuvo encerrada durante tres meses a principios de 2020 luego de lo que fue el primer brote de covid del mundo.

Shi, que estaba en la ciudad central de China por trabajo en ese momento, dijo que muchos residentes de Wuhan se habían sentido agradecidos con el gobierno por controlar el brote.

“En aquel entonces, el público entendió la necesidad de medidas tan extremas, porque la situación era muy grave. El sentimiento público en Shanghái es completamente diferente: muchos piensan que estas medidas son innecesarias”, dijo.

El gobierno chino había presentado a Wuhan como una historia de éxito en su manejo de la pandemia, y los medios estatales celebraron el levantamiento de su bloqueo como una victoria “heroica” sobre el virus.

Shanghái intensifica el confinamiento mientras Xi Jinping insiste en el cero covid

Envían a un anciano vivo a la morgue por error en Shanghái, China 1:12

El tímido regreso a la vida en Shanghái

En Shanghai, sin embargo, la narrativa oficial es mucho más moderada. Los funcionarios incluso se han negado a admitir que alguna vez se impuso un “bloqueo”, en lugar de llamarlo “modo de gestión estática”.

En una instrucción que circuló ampliamente en línea el martes, las autoridades de Shanghái ordenaron a las organizaciones de medios que eviten usar la frase “levantamiento del confinamiento”.

“La situación en Shanghái es diferente a la de Wuhan porque (nosotros) nunca anunciamos el ‘confinamiento’, por lo que no hay que hablar de ‘levantamiento del confinamiento'”, decía el aviso. “La gestión estática de toda el área de Shanghái solo está presionando el botón de pausa, durante el cual las funciones principales de la ciudad aún estaban en funcionamiento”.

Este miércoles, los medios estatales evitaron toda mención de la palabra “confinamiento”. En el sitio de microblogging Weibo, hashtags como “Shanghái ha vuelto” y “Cuánto tiempo sin ver a Shanghái” creados por los medios estatales atrajeron cientos de millones de visitas, pero ninguno de ellos llegó a estar entre los 10 principales temas de tendencia, una lista cuidadosamente administrada por los censores.

Rocky Lee, gerente de ventas en Shanghai, fue uno de los pocos que regresaron a trabajar en un complejo de oficinas cerca del Templo Jing’an. Mirando el horizonte nublado de la ciudad desde la ventana de su oficina, nada parecía haber cambiado. Sin embargo, Lee dijo que es difícil para Shanghái volver a ser lo que era.

“Las medidas tomadas en los últimos dos meses realmente han dañado la reputación de la ciudad y han hecho que la gente se dé cuenta de lo pobre que es su capacidad de gobierno. Muchas empresas e inversores han perdido la confianza en Shanghái y en China en general”, dijo.

Como muchos de sus amigos de clase media, Lee está pensando en irse de Shanghái y emigrar al extranjero porque ya no se siente seguro en la ciudad.

“Puedes encerrarme en casa durante dos meses, puedes obligarme a ponerme en cuarentena por parte del gobierno y matar a mi perro. ¿Qué más puedes hacer? ¿Cómo puedes convencer a los talentos para que se queden después de haber hecho todas estas cosas?”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up