OPINIÓN | “¡Tenemos que enseñar los pectorales!” El “club de chicos” del G7 está de regreso

Nota del editor: Frida Ghitis, (@fridaghitis) exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora semanal de opinión de CNN, columnista del diario The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen únicamente a su autora.

(CNN) — La fotografía lo dice todo. Ahí están, un pequeño puñado de las personas más poderosas del mundo, sonriendo con sus trajes oscuros: cada uno de ellos es un hombre. Por primera vez en 16 años, la cumbre del G7, la reunión de los líderes de algunas de las siete democracias más ricas del planeta, no cuenta con ninguna mujer elegida a nivel nacional entre los mandatarios.

El momento es especialmente impactante porque se produce cuando las mujeres de Estados Unidos han sufrido uno de los más graves retrocesos en su libertad que se recuerdan. Los chicos del G7 se reunieron mientras las calles de Estados Unidos hervían de rabia, repletas de mujeres y sus aliados indignados, enfurecidos después de que la Corte Suprema anulara el caso Roe vs. Wade, la sentencia que garantizaba a las mujeres la libertad de elegir lo que pueden hacer con su cuerpo, su vida, cuando se quedan embarazadas; uno de los derechos más fundamentales de las mujeres. Uno de los derechos humanos más básicos.

Desde las reuniones formales del G7 en lo alto de las montañas de Baviera hasta las sentencias judiciales en Washington, casi parece que la Tierra está girando en sentido contrario.

Los líderes de las siete naciones del G7 posan en la cumbre de esta semana en Baviera: el primer ministro de Italia, Mario Draghi; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el canciller de Alemania, Olaf Scholz; el presidente de EE.UU., Joe Biden; el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson y el primer ministro de Japón, Fumio Kishida.

El arco del universo moral, como se ha convertido casi en un tópico, ¿se inclina realmente hacia la justicia? ¿Se mueve la historia hacia más libertad, más igualdad, más democracia, más paz? Se podría perdonar que se piense que esas ideas son el producto de mentes ingenuamente optimistas. ¿Pero es esa la conclusión correcta? Volveremos a ello en un momento.

Los principales temas que preocupan a los países del G7

En Baviera, puede que sea pura coincidencia, pero las bromas tenían un alto contenido machista. Al parecer, mientras discutían si debían quitarse las chaquetas para una foto de grupo, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, preguntó: “¿Chaquetas puestas? ¿Sin chaqueta? ¿Nos quitamos la ropa?”. Todo, por supuesto, con fines geoestratégicos. “Tenemos que demostrar que somos más duros que Putin”, añadió Johnson. El canadiense Justin Trudeau sugirió en broma hacer la “exhibición de montar a caballo con el pecho desnudo”. A Johnson le gustó la idea: “¡Eso es! Tenemos que enseñarles nuestros pectorales”.

El primer ministro de Rusia Vladimir Putin monta a caballo durante sus vacaciones en Siberia, 2009.

Sentada alrededor de la mesa con los siete líderes estaba Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea y “miembro no numerario” del club del G7; la única mujer. Murmuró con alegría: “La equitación es lo mejor”. ¿Se estaba encogiendo por dentro?

(La Unión Europea, que no es un país sino una “organización supranacional”, tiene un lugar especial en el G7).

Si hablamos de cumbres del G7, una de las imágenes más icónicas se produjo en 2018. Recuerdan a la entonces canciller alemana, Angela Merkel, de pie, con los brazos apoyados en la mesa, mirando fijamente hacia abajo, enfrentándose al expresidente Donald Trump, que estaba sentado debajo de ella, mirándola, con los brazos cruzados.

Aquella fue la cumbre en la que Trump socavó la alianza, llegó tarde y se marchó antes de tiempo, negándose a firmar el comunicado conjunto y presionando sin éxito al grupo para que readmitiera a Rusia y al presidente Vladimir Putin, expulsado por invadir la península ucraniana de Crimea en 2014.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, delibera con el presidente estadounidense, Donald Trump, al margen de la cumbre del G7 en Charlevoix, Canadá, 2018.

La última vez que el G7 no tuvo mujeres, en 2005, fue en realidad el G8, con Rusia a bordo. Una fotografía de esa cumbre, en Escocia, muestra a Putin con su esmoquin junto a los demás líderes y la reina Isabel II, su anfitriona ceremonial.

Durante década y media, Merkel fue una pieza clave en el G7, siempre la única mujer, salvo los dos años en los que la británica Theresa May se unió a ella. La realidad es que la agrupación, como la mayoría de las instituciones poderosas del mundo, ha sido siempre abrumadoramente masculina.

De vez en cuando, parecía que se iniciaba una tendencia. Merkel se incorporó en 2006, May en 2018, y durante un tiempo pareció que Estados Unidos podría tener una mujer presidenta. Ahora volvemos a tener el 100% de los miembros nacionales del G7 liderados por hombres.

Hay muchas razones por las que la lucha para que las mujeres tengan un asiento en la mesa, muchos asientos, es tan difícil. Las decisiones de la Corte Suprema de EE.UU., cuyos miembros han sido todos elegidos por presidentes varones y confirmados por senados dominados por hombres, son ilustrativas. (Aunque la incorporación más reciente al tribunal es una mujer.) Después de que la Corte anulara la sentencia de Roe, la agencia de las Naciones Unidas para la mujer advirtió: “La capacidad de las mujeres para controlar lo que ocurre con sus cuerpos también está asociada a los demás papeles que pueden desempeñar las mujeres en la sociedad, ya sea como miembro de la familia, de la fuerza de trabajo o del gobierno”.

Siglos de desequilibrio no pueden revertirse fácilmente, como es ahora insoportablemente obvio.
Sin embargo, nuestra visión de la historia es limitada. Y la historia es larga.

La batalla es dura, frustrante, e incluye derrotas aplastantes, temporales. Pero la historia no termina ahí. Y los reveses, por muy significativos que sean, no se producen en todas partes.

Una mirada más allá del asiento delantero del G7 revela algo interesante. De los siete países, la mayoría, Francia, Canadá, Alemania y el Reino Unido, tienen ministras de Relaciones Exteriores. Estados Unidos ha vuelto a tener hombres en el Departamento de Estado después de Madeline Albright, Condoleezza Rice y Hillary Clinton. Pero en todo el mundo, la batalla por las mujeres demuestra que lo que ocurre en EE.UU., a pesar de la exhibición en el G7, parece más una anomalía que una tendencia.

De hecho, la condena mundial a la decisión del aborto en Estados Unidos se extendió a los líderes del G7. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, tuiteó su apoyo a las mujeres estadounidenses “cuyas libertades están siendo socavadas” por la Corte Suprema, mientras los legisladores de su partido proponían asegurar el derecho al aborto en la Constitución francesa. El canadiense Trudeau calificó el fallo de “horrible” y Johnson lo tachó de “gran retroceso”.

Cómo la Corte Suprema de Estados Unidos está desmantelando la separación de la Iglesia y el Estado

EE.UU. se encuentra en una pequeña minoría a la hora de añadir restricciones al derecho al aborto. Decenas de países han reescrito sus leyes en los últimos años, y casi todos ellos han facilitado las opciones reproductivas a las mujeres. Eso es cierto incluso en la América Latina devotamente católica y en Irlanda. En Israel, como reacción a la conmoción de Estados Unidos, el gobierno facilitó el acceso al aborto, lo que el ministro de Sanidad describió como un retroceso de “100 años” en los derechos de las mujeres.

Una querida amiga, una mujer de gran éxito, me dijo hace un par de días que sin el derecho al aborto, “estaría viviendo en una caravana”. Lo que está en juego es sencillamente demasiado alto para permitir que la usurpación de derechos se mantenga.

Con el tiempo, no sé cuándo, Estados Unidos restablecerá el derecho al aborto en todo el país. La historia no se mueve en línea recta, pero al final avanza. Las libertades se ganan y se pierden. Las democracias avanzan y a veces dan feos rodeos. A veces, la catástrofe golpea en lugares que parecían prometedores. Esa es una de las lecciones aterradoras de la historia.

Otra lección de la historia es que el cambio positivo no se produce sin un esfuerzo incesante de personas comprometidas con el trabajo que requiere. El cuadro del G7 incluirá mujeres líderes nacionales en un futuro no muy lejano. Y en Estados Unidos, las mujeres recuperarán los derechos que ahora se les arrebatan.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up