OPINIÓN | Por qué “haz lo que amas” es el peor consejo de graduación

Nota del editor: Carolyn Chen es profesora asociada de estudios étnicos en la Universidad de California, Berkeley, y codirectora del Centro para el Estudio de la Religión de Berkeley. Es autora del libro recientemente publicado “Work Pray Code: When Work Becomes Religion in Silicon Valley”. Las opiniones expresadas en este artículo son propias.

(CNN) — En el último mes, millones de estudiantes universitarios se graduaron e ingresaron a la fuerza laboral estadounidense. El conocido consejo de Steve Jobs para la clase de Stanford de 2005, “encuentra lo que amas… y ama lo que haces”, ahora se ha convertido en el evangelio aceptado entre la fuerza laboral con educación universitaria.

Pero después de haber estudiado a los discípulos más fervientes de Jobs en Silicon Valley en mi libro “Work Pray Code”, tengo algunas palabras diferentes para compartir con los graduados de 2022; no tan elevadas, pero bastante necesarias.

La filosofía de vida de Steve Jobs en 10 frases

Como graduado universitario, es probable que te unas a una clase de personas que describen su trabajo usando palabras como “pasión”, “amor” y “autenticidad”. Y puedes sentirte tentado por las empresas que te invitan a llevar al trabajo lo que ellas llaman tu “yo completo”.

Como aprendí en mi estudio de la cultura laboral de Silicon Valley, todo comienza con darte un cheque de pago. Pronto te darán una comunidad. Intentarán dar forma a tu identidad y ofrecerte un propósito, infundiendo todos los días la sensación de que no estás trabajando por un sueldo sino para hacer del mundo un lugar mejor.

Sin duda, si sigues este camino, pronto te enamorarás de tu trabajo; cuerpo, mente, corazón y alma. Ninguna otra institución social trabajará tan duro para ganarse tu amor como tu lugar de trabajo. Y si no amas tu trabajo, o no crees en él, muchos de los que te rodean harán o dirán cosas para hacerte sentir como un perdedor.

Pero Generación Z, no creas en las exageraciones. Deja que los Millennials se revuelquen (o degeneren) en su festival de amor y trabajo. Tienes que aprender a amar de manera más inteligente. Porque a pesar de que tu lugar de trabajo puede prometer un desarrollo integral, su objetivo no es ayudarte. Es para optimizar tu personalidad, para que des todo lo que hay dentro de ti para ampliar sus beneficios.

Entonces, ignora esas exhortaciones a hacer lo que amas. Fue un consejo fresco hace 20 años. Hoy en día, los problemas de los profesionales no provienen de no amar el trabajo, sino de amar demasiado el trabajo.

Taylor Swift dice a los graduados que acepten la vergüenza en el discurso de graduación de la Universidad de Nueva York

En las décadas de 1950 y 1960, la mayoría de los trabajadores administrativos consideraban el trabajo “un sacrificio de tiempo, necesario para construir una vida fuera de él”, según el sociólogo C. Wright Mills. Fue en sus familias, comunidades, ligas de softbol, ​​iglesias, templos, sindicatos y clubes políticos, y no en el trabajo, donde los trabajadores de cuello blanco buscaron pasión, amor y autenticidad.

Los estadounidenses contribuyeron al proyecto compartido de construir una comunidad y una nación saludables. Durante esta era pasada de movilización política masiva, los adultos reservaron algo de sí mismos para las personas que los rodeaban y para el servicio cívico. Los jóvenes tuvieron el tiempo y la energía para verter su amor en la construcción de movimientos de justicia social, no en productos tecnológicos.

El movimiento por los derechos civiles, el movimiento contra la guerra, el movimiento de mujeres, los movimientos de poder negros, amarillos y marrones, el movimiento por los derechos de homosexuales: su trabajo realmente transformó el mundo. Crear una mejor “app” puede cambiar el mundo, pero con demasiada frecuencia lo hace desviando grandes cantidades de dinero a unos pocos bolsillos y dejando a todos los demás en la calle.

Esto es lo que no te dicen en esos discursos de graduación: tu amor y energía son limitados, así que tienes que elegir cuidadosamente tus objetos de devoción. Después de entrevistar a más de 100 personas que trabajaron en Silicon Valley para mi estudio, aprendí que el amor por el trabajo aumenta o disminuye en relación con otros compromisos significativos.

No todas las generaciones amaban el trabajo por igual. Descubrí que muchos de los trabajadores mayores (Baby Boomers y finales de la Generación X) sabían que el trabajo era simplemente trabajo, y cualquier empresa trataría de obtener todo lo que pudiera de ti. Aprendieron que el trabajo no les correspondía.

Consejos de la doctora Taylor Swift a los graduados de 2022 2:04

La mayoría de los millennials, por otro lado, querían más de sus trabajos. Esperaban que su trabajo los satisficiera. Dieron tanto al trabajo que no tenían tiempo ni energía para dedicarse a las comunidades que los rodeaban. Aunque la mayoría de los millennials dijeron cosas como “La vida es más que trabajo”, pocos pudieron vivir esto. Sus pasatiempos, cosas destinadas a sostenerlos y nutrirlos, como el ciclismo de montaña, la meditación, el senderismo y el yoga, resultaron ser simplemente descansos para refrescarse, para que pudieran regresar y amar el trabajo aún más.

Sus sentidos de sí mismos se aplanaron en un yo laboral, una “marca personal” cuidadosamente cultivada que es legible en LinkedIn. Y cuando perdieron sus trabajos, también perdieron su sentido de identidad y el propósito adjunto.

El trabajo no es inherentemente significativo, ni es el trabajo significativo el único camino hacia una vida con propósito. Pero el amor por el trabajo es el evangelio ahora aceptado entre los estadounidenses con educación universitaria, ahogando otras enseñanzas religiosas y cívicas en competencia como “ama a tu prójimo sin hogar o indocumentado como a ti mismo”. Y nuestras familias, comunidades, religiones y democracia lo están pagando.

Más mujeres están sufriendo el síndrome de agotamiento laboral o “burnout”, y eso es un problema

Seamos claros: “Trabajo” es trabajo intercambiado por salarios. No se supone que sea un sacrificio integral de tu tiempo y energía. No es sinónimo de lo que amas o en quién te conviertes.

La cultura laboral estadounidense quiere que te preguntes si estás haciendo lo que te gusta en el trabajo. Pero la verdadera pregunta que debes hacerte es esta: ¿Qué amas? Todos te dirán que ames tu trabajo, desde tus bien intencionados abuelos hasta las empresas que buscan tu amor para aumentar sus ganancias.

Ciertamente no quiero que odies tu trabajo. El trabajo es una fuente importante de dignidad y significado para todos nosotros. Pero para amar inteligentemente en nuestro mundo obsesionado con el trabajo, debemos preguntarnos: ¿en quién nos convertimos cuando amamos demasiado el trabajo?

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up