Nunca ha sido más peligroso ser periodista en México

Tijuana, México (CNN) — Tuvimos que disculparnos por llegar tarde. El tráfico estaba horrible, le explicamos.

Fue solo después de casi una hora de arrastrarnos a través del tráfico casi parado en una carretera de Tijuana, México, que vimos el choque que causó el rugido de la hora pico.

Dos vehículos, una camioneta y un viejo sedán de cuatro puertas se amontonaron en una concurrida intersección. Toda la ventana del lado del pasajero del camión estaba visiblemente volada.

“¿Ese?” dijo Jesús Aguilar, un periodista de Tijuana que cubre el crimen a quien llegamos tarde a conocer. “Sí, esa es como la quinta escena del crimen hoy. Será una noche ocupada”.

Fiscales de EE.UU. acusan al exsecretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, de amenazar y sobornar a periodistas que lo investigaban

El conductor del camión recibió un disparo a través de la ventana del lado del pasajero en la intersección y, como resultado, se estrelló contra el sedán.

Tropezar con la escena de un crimen no es raro en Tijuana. En un país plagado de homicidios, la ciudad se destaca. Se han registrado más de 800 homicidios en lo que va del año, según funcionarios de la ciudad, y eso solo contando los asesinatos documentados. Los expertos dicen que el número real de homicidios es mayor.

El estado de Baja California, donde se encuentra Tijuana, también es notorio por las desapariciones. Si el pasado es una indicación, muchas de esas personas nunca serán encontradas, y probablemente estén muertas.

Los reporteros de crímenes, como Aguilar, seguramente están siempre ocupados. Pero también corren un riesgo extremo de convertirse en víctimas de los mismos delitos que están cubriendo.

Este año, 11 periodistas en México han sido asesinados, según el grupo de derechos humanos Artículo 19.

El turno de la noche

El periodista judicial independiente Arturo Rosales —quien accedió a que CNN lo acompañara en uno de sus turnos nocturnos la semana pasada— es consciente de esa realidad todas las noches.

Nos reunimos en un parque vacío cerca del infame barrio rojo de la ciudad, donde Rosales se detiene en un taxi de su propiedad.

“Si tengo tiempo de inactividad entre las escenas del crimen, llevo a la gente”, comentó. “Este trabajo no paga mucho”.

El trabajo de Rosales depende completamente de lo que escucha en una pequeña radio que mantiene apoyada en la consola del auto. Está sintonizado con las frecuencias de la policía y de los socorristas. Estuvimos con él durante unos cinco minutos antes de que recibiera una llamada sobre un cuerpo encontrado en un camión cerca de una carretera.

“Vamos a barrios muy peligrosos para documentar estas cosas”, dijo Rosales, mientras acelerábamos hacia la escena.

“A veces me asusto”, afirmó.

Muchos de los asesinatos en Tijuana involucran al crimen organizado alimentado por cárteles y pandillas que han dominado la vida en muchas partes de México durante generaciones.

El simple hecho de acercarse a esos asesinatos pone a los periodistas en riesgo inherente, en peligro de todo, desde ser atacados directamente por cubrir los crímenes, hasta simplemente estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

En la escena del homicidio nos reciben dos policías. Están reteniendo el área hasta que lleguen los investigadores de la escena del crimen. Hay tantos asesinatos cada día en Tijuana que a menudo los técnicos tardan horas en llegar.

Rosales saluda a uno de los agentes: “¿Qué pasó?”

El conductor recibió un disparo en su automóvil, dijo el agente, y agregó: “Quédese detrás de esta línea pero (fotografíe) lo que quiera”.

Rosales toma fotos y se transmite en vivo en Facebook, ciñéndose claramente solo a los datos más básicos: la ubicación, la hora y la forma de la muerte.

“Todavía no he recibido amenazas de ningún cártel, porque estoy aquí para documentar el hecho violento y nada más”, explicó. “Yo no me meto en líos ni acuso a ningún cártel, eso no es asunto mío”.

Sin embargo, en el negocio de cubrir el crimen, eso no siempre protege a los periodistas de cualquier daño.

“Él me enseñó todo”

Una de las primeras cosas que la gente dice del periodista Margarito Martínez es que era un tipo alegre, que sonreía más que los demás, a pesar de lo que cubría.

Martínez pertenecía a un grupo pequeño, pero bien conocido, de periodistas independientes que registraba el crimen en Tijuana. Todas las noches salía con su cámara y documentaba escena tras escena, en gran medida solo informando hechos básicos.

El Gobierno de México dice que un grupo del crimen organizado es responsable del asesinato de dos periodistas

El 17 de enero, recibió varios disparos frente a su casa. Algunos de sus amigos más cercanos y colegas con los que había trabajado se presentaron para documentarlo.

Aguilar, uno de los mejores amigos de Martínez, también fue. “Es lo que hacemos, cubrimos homicidios. Ahora fui testigo de la suya.

La esposa de Margarito Martínez, María Elena Frausto Granados (izquierda), se encuentra en el lugar donde su esposo fue asesinado a tiros en enero.

“Él no investigó nada”, indicó Aguilar. “Otros periodistas investigan estos crímenes pero Margarito solo reportó hechos básicos. No se merecía lo que pasó”, dijo y agregó: “Fue un gran amigo… me enseñó todo lo que sé”.

Diez personas fueron detenidas por las autoridades mexicanas en relación con la muerte de Martínez. Las autoridades dijeron que los 10 tienen conexiones con el crimen organizado.

Pero las autoridades aún tienen que producir un motivo específico para el asesinato. Varias de las 10 personas detenidas finalmente fueron liberadas. Ninguno ha sido acusado formalmente.

Varios periodistas de Tijuana le han dicho a CNN que saben exactamente por qué mataron a Martínez y han ofrecido varias teorías, incluida la de que Martínez había sido acusado falsamente de compartir información sobre la familia de un jefe del crimen local.

CNN no puede verificar de forma independiente esa información.

Ataques e impunidad

Periodistas en México vuelven a alzar la voz por justicia 2:37

Este año particularmente violento para los periodistas mexicanos ha provocado indignación en todo el país y dentro de los propios medios.

Los críticos dicen que el gobierno mexicano no puede o no quiere proteger a los periodistas, al igual que aparentemente es incapaz de frenar los grandes niveles de violencia en la sociedad en su conjunto.

“Mira cuántos de nosotros hemos sido asesinados”, señaló Aguilar. “Dicen que no existe este nivel de violencia, pero eso es una tontería. Puras mentiras”.

Aguilar se refiere al gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador ha dicho habitualmente que su gobierno protege a los periodistas.

“En cada uno de estos casos (de periodistas asesinados) ya hay personas detenidas y no hay impunidad”, dijo López Obrador en una conferencia de prensa a principios de este año.

Sociedad Interamericana de Prensa condena ataques a periodistas en México, Guatemala, Honduras y El Salvador

Sin embargo, los datos oficiales pintan una imagen diferente. Más del 90% de los crímenes en México quedan sin resolver, según las propias estadísticas del gobierno federal, y la gran mayoría de los homicidios en los que han muerto periodistas no son diferentes.

“Sean cuales sean las amenazas, los obstáculos a su trabajo, quienquiera que mate a un periodista, no hay consecuencias porque vivimos en un país de impunidad”, dijo a CNN Sonia de Anda, periodista tijuanense y defensora de la libertad de prensa.

Ella argumenta que esta cultura también alienta a los criminales a cometer violencia contra los periodistas simplemente por hacer su trabajo.

Los críticos dicen que la narrativa del presidente también contribuye a la violencia.

López Obrador suele criticar a los miembros de los medios de comunicación, atacándolos personalmente por la cobertura que no le gusta de él y etiquetando a algunos como enemigos del pueblo mexicano.

Un manifestante se manifiesta contra el asesinato de tres periodistas, José Luis Arenas, Margarito Martínez y Lourdes Maldonado, en enero.

Esa retórica, destacó de Anda, crea un clima en el que la violencia contra los periodistas se vuelve más probable, si es que no se alienta por completo.

“Tenemos un presidente que ataca la libertad de expresión”, afirmó de Anda. “Invita a sus seguidores a atacar a esos periodistas cuando no están de acuerdo con él. Y luego viene la violencia. Es lo peor que hemos visto”.

Un periodista, que le pidió a CNN que no revelara su nombre por motivos de seguridad, le dijo a CNN: “Ha sido muy difícil para algunos de nosotros últimamente, el luto, el miedo, la presión”.

Rosales dijo que todos se sienten así en estos días. No es difícil ver por qué.

Lo acompañamos a varias otras escenas de crimen esa noche, en algunos de los barrios más peligrosos de Tijuana. En cada uno, la presencia policial es limitada, con algunas personas de pie y observando.

Probablemente son observadores, llamados punteros, que trabajan para ciertos cárteles y observan lo que sucede en las escenas del crimen, explicó Rosales.

“Simplemente hago mi trabajo abierta y honestamente y luego me voy. Pero puede dar miedo”, comentó.

En ese período de 24 horas, se registraron 15 homicidios en Tijuana, marcando el día más violento del año para la ciudad hasta el momento.

Es solo cuestión de tiempo, dijo Rosales, antes de que otro periodista se convierta en otra víctima.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up