Mientras las grandes ciudades de California no consiguen frenar el uso del agua, las comunidades rurales ya están agotadas

(CNN) — La familia de Gary Briggs lleva más de una década sin recibir agua de su pozo privado, tras una sequía de varios años y un bombeo excesivo por parte de la agricultura y la industria.

Ahora, la granja de poco más de 3 hectáreas en West Goshen, California, que Briggs pasó a su hijo, Ryan, en la década de 1970, está reseca y en barbecho. Su hijo y su nieta traen agua de las fuentes para beber y ducharse. Van al pueblo para lavar la ropa, dice Briggs.

En los últimos años, la familia ha pasado de depender del agua de las cisternas proporcionadas por los programas gubernamentales, que dicen que tiene un sabor terrible, a acarrear contenedores de agua hasta las casas de los vecinos que están dispuestos a compartir lo que les queda.

Briggs, de 72 años, aún recuerda cuando la propiedad familiar tenía un próspero huerto. Cuando era adolescente, plantó pacanas y naranjos, mientras su padre cultivaba alfalfa y criaba vacas y ovejas.

La sequía en California podría reducir la energía hidroeléctrica del estado a la mitad este verano boreal

“Ahora, todo es tierra”, dijo Briggs, residente de toda la vida en California, a CNN. “El centro de California se está muriendo. Nos estamos convirtiendo en un páramo. Un páramo caliente y seco”.

“Y Dios no lo quiera, no sé cuánto tiempo va a durar esta sequía”, añadió. “Lo creas o no, el cambio climático está aquí, y California es un ejemplo de ello”.

Mientras ciudades como Los Ángeles y San Francisco se esfuerzan por reducir su consumo de agua —que procede en su inmensa mayoría de los embalses del estado—, los californianos de las zonas rurales que dependen de las aguas subterráneas ya están agotados. Viven con la preocupación diaria de no tener suficiente agua para bañarse o beber.

Gary Briggs y Ruth Martínez, vecinos que sufren la falta de agua en la zona rural de California.

El gobernador Gavin Newsom ha rogado a los residentes urbanos y a las empresas que reduzcan su consumo de agua en un 15%, pero el uso de agua en marzo aumentó un 19% en las ciudades en comparación con marzo de 2020, el año en que comenzó la actual sequía. Ante el agotamiento del agua en el estado, esta semana han entrado en vigor recortes de agua sin precedentes para los habitantes de las ciudades: en algunas partes del sur de California, se ha pedido a los residentes que reduzcan el consumo en un 35% para evitar una prohibición total del riego más adelante en el verano.

También se acerca el calor abrasador del verano. El agua se evapora del suelo en los días calurosos, lo que agrava la sequía, una de las principales razones por las que está apareciendo una escasez de agua subterránea nunca vista. No solo no ha llovido lo suficiente para llenar los embalses, sino que el aire está absorbiendo el agua que queda en el suelo.

La contaminación de la industria agrava la situación del agua

Ruth Martínez, que vive en el pequeño pueblo no incorporado de Ducor, en el condado de Tulare, lleva décadas abogando por el agua limpia. En este pueblo de unos 600 habitantes, en su mayoría latinos, el agua potable se había contaminado con nitratos, que suelen ser causados por los fertilizantes utilizados en la agricultura.

Tras varias quejas de los residentes, Ducor recibió una subvención estatal en 2015 que permitió a la comunidad perforar un pozo más profundo —de unos 610 metros— para acceder a agua limpia. Pero solo funcionó durante tres años antes de que Martínez dice que un nuevo pozo se instaló frente a su pozo residencial, amenazando su propio suministro de agua una vez más.

“Ni siquiera lo sabíamos hasta que vimos el equipo de excavación, y cuando vimos que se había perforado, y todo lo que había en el lugar del pozo”, dijo Martínez a CNN. “La sequía lo ha empeorado aún más, porque no tenemos la presión [de agua] que teníamos antes. Hemos tenido problemas con la calidad del agua y hemos tenido que comprar agua embotellada en la tienda y cosas así”.

Se supone que el pozo comunitario de Ducor ayudará a facilitar el acceso al agua potable.

Se ha perforado un nuevo pozo comercial en un terreno abierto en Ducor.

Martínez, miembro de la junta de agua de Ducor, dice que ha estado recibiendo las preocupaciones de sus vecinos que quieren saber qué va a hacer el gobierno. Dice a CNN que los residentes de la zona culpan a la agricultura y a la industria de agravar la crisis al bombear más agua subterránea, a pesar de la disminución del suministro.

Briggs, cuya granja familiar se encuentra en el condado de Tulare, también señala las granjas lecheras cercanas que, según él, han estado perforando pozos más profundos y bombeando más agua del suelo, lo que deja menos agua para el uso residencial.

Las aguas subterráneas bajo las comunidades rurales del centro de California no se habían recuperado de la anterior sequía cuando se volvieron a ver afectadas por la actual. Y las condiciones de sequía en California han resurgido rápidamente esta primavera. Este invierno no solo no ha llovido lo suficiente como para frenar la sequía, sino que las nevadas invernales han estado muy por debajo de la media, por lo que apenas se han derretido y escurrido hacia los ríos, embalses y aguas subterráneas.

El valle de San Joaquín, donde se encuentra el condado de Tulare, ya se encuentra en la categoría más severa del US Drought Monitor.

Kelsey Hinton, directora de comunicaciones del Centro Comunitario del Agua, un grupo que aboga por el acceso asequible al agua potable, dijo que el problema es complejo y puede remontarse a políticas de planificación de hace décadas.

“Lo primero que es importante entender es que estas comunidades han sido históricamente desinvertidas desde el principio”, dijo Hinton a CNN. “Ni siquiera se incluyeron en la planificación general del condado, ni se consideraron comunidades viables que fueran a seguir creciendo con el tiempo. Pero estos son los hogares de la gente, son sus vecinos, tienen décadas de vida y comunidad, y quieren estar creciendo y quieren tener la infraestructura necesaria para ello”.

Durante mucho tiempo, el agua se ha considerado un derecho de propiedad en California, lo que significa que los propietarios pueden bombear toda el agua que quieran. Esto se ha convertido en un problema en un clima cambiante. Durante las sequías, el agua se bombeaba más rápido de la cuenca de lo que se podía reponer.

La Ley de Gestión Sostenible de las Aguas Subterráneas del estado, aprobada en 2014, pretendía abordar el bombeo excesivo —sobre todo de la agricultura— y equilibrar los acuíferos agotados. Sin embargo, los permisos de perforación de pozos han proliferado “con poca supervisión”, dijo Hinton.

En marzo, Newsom emitió una orden ejecutiva que prohíbe estrictamente a las agencias locales conceder permisos de perforación de pozos para la agricultura y la industria, en consonancia con el proyecto de ley de 2014, a menos que realicen una revisión exhaustiva de cómo la perforación afectaría a los hogares de los alrededores. Pero Hinton dice que la orden incluye medidas temporales que solo durarán hasta que termine la sequía. Los defensores del agua apuestan por que se apruebe un proyecto de ley en la legislatura estatal que refuerce de forma permanente la supervisión del proceso de concesión de permisos.

Martínez, que trabajó junto a César Chávez y el movimiento de trabajadores agrícolas, es una de las principales voces en el esfuerzo por conseguir que ese proyecto de ley se apruebe rápidamente, ya que el cambio climático acelera los impactos de la sequía.

“Tenemos que reunirnos con los legisladores y las diferentes comunidades afectadas y averiguar, educarnos sobre lo que podemos hacer para evitar que ocurran ciertas cosas”, dijo. “Todos los problemas que tienen que ver con el agua me frustran. Lo que me hace seguir adelante es que solo he visto pocas mejoras”.

Briggs dijo que al ver lo drásticamente diferente que es el Valle Central hoy en día, en comparación con cuando él era un niño que plantaba árboles en la granja de su familia, no hay duda de que la crisis climática está pasando factura.

“Estamos en esta parte del estado que está muriendo lentamente, porque nadie nos toma en serio”, dijo Briggs. “Les digo a mis nietos que en cuanto salgan, abandonen esta zona y vayan a algún lugar donde haya agua, porque este lugar se está muriendo”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up