Los espacios ocultos de los aviones que están fuera del alcance de los pasajeros

(CNN) —  En los aviones de fuselaje ancho hay algunas zonas secretas donde los pilotos y la tripulación de cabina van a descansar durante los vuelos largos. Los pasajeros no pueden acceder a ellas bajo ninguna circunstancia y están bien ocultas a la vista.

Se llaman Compartimentos de Descanso de la Tripulación y su ubicación en el avión varía.

En los aviones más nuevos, como el Boeing 787 o el Airbus A350, están situados encima de la cabina principal, en el fuselaje superior. Pero en los aviones más antiguos, también pueden estar en la bodega de carga o simplemente en la cabina principal.

Vienen en parejas: una para los pilotos, que suele estar encima de la cabina y a menudo incluye dos literas y un asiento reclinable, y otra para la tripulación de cabina, que suele contener seis literas o más y está situada encima de la cocina de popa, la sección de la parte trasera del avión donde se preparan y almacenan los alimentos y bebidas.

Un área de descanso oculta para la tripulación.

Como un hotel cápsula

Las aerolíneas tienen voz y voto en la configuración de las zonas de descanso de la tripulación cuando compran un avión, pero los principales parámetros los establecen los organismos reguladores, como la Administración Federal de Aviación. Ésta ordena, por ejemplo, que las áreas de descanso de la tripulación estén “en un lugar en el que el ruido, los olores y las vibraciones intrusivas tengan un efecto mínimo sobre el sueño”, y que tengan la temperatura controlada y permitan a la tripulación ajustar la iluminación.

Las literas (“u otra superficie que permita una posición plana para dormir”) tienen que tener un tamaño de 198 por 76 centímetros (la gente alta tiene que tener cuidado) y tener al menos un metro cúbico de espacio alrededor. También tiene que haber una zona común para cambiarse, entrar y salir, que proporcione al menos 1,8 metros cúbicos de espacio.

El área de descanso para la tripulación en un Boeing 777. Crédito: Boeing

El resultado final es algo parecido a un hotel cápsula japonés: un espacio para dormir sin ventanas, estrecho pero acogedor, con tomas de corriente y una luz, así como todo el equipo de seguridad necesario, como máscaras de oxígeno, luces para el cinturón de seguridad y un intercomunicador, entre otros.

“Pueden ser muy cómodas”, dice Susannah Carr, auxiliar de vuelo de United Airlines que trabaja en aviones Boeing como el 787, el 777 y el 767.

“Tienen un colchón mullido, una rejilla de ventilación para que el aire circule y controles de temperatura para poder mantenerlo más fresco o más caliente, y nos proporcionan ropa de cama, normalmente similar a la que se utiliza en la clase business en nuestros vuelos internacionales. A mí me gustan, pero yo mido solo 1,70 metros, así que si pones a una persona de 1,80 metros ahí, pueden ser un poco estrechas”, dice.

Confesiones de una auxiliar de vuelo de la década de 1980

Pero, ¿son mejores que un asiento de clase business o incluso de primera clase?

“En algunos aspectos sí, en otros no”, dice Carr. “Las literas pueden ser más anchas que las de primera clase y para mí, personalmente, dependiendo del avión, tengo más espacio para las piernas. Pero es una litera, así que no tienes necesariamente todo el espacio para la cabeza como sería estar en la cabina y, obviamente, tampoco tienes la privacidad. Y si eres claustrofóbico, definitivamente puedes sentir eso allí, al final del día es un avión, así que el espacio es restringido. Ciertamente, aprovechan cada centímetro allí arriba”.

Escondido

La zona de descanso de los pilotos está cerca de la cabina. Crédito: Boeing

Las áreas de descanso de la tripulación están diseñadas para no llamar demasiado la atención de los pasajeros, independientemente de su ubicación: “Un pasajero que pasara por allí probablemente pensaría que es un armario”, dice Carr.

“No voy a entrar demasiado en detalle sobre cómo accedemos a ella, es segura, lo diré. De vez en cuando hay gente que piensa que es una puerta de baño y trata de abrirla, pero en su lugar les mostramos el camino al sanitario”.

Detrás de la puerta suele haber un pequeño rellano y una escalera que lleva al piso superior, al menos en los últimos aviones.

“Las literas están abiertas por un lado, de modo que se puede entrar agachado; a veces me refiero a ellas en broma como ‘las catacumbas’”, dice Carr.

En aviones un poco más antiguos, como el Airbus A330, el compartimento de descanso de la tripulación también puede estar en la bodega de carga, por lo que utilizarían una escalera para bajar. Pero en aviones aún más antiguos, como el Boeing 767, las zonas de descanso se encuentran en la cabina principal, y son simplemente asientos reclinables con cortinas alrededor.

“Son cortinas muy pesadas, bloquean la luz y una buena cantidad de sonido, pero no si hay una multitud enérgica en el avión o un niño alterado. Hemos tenido pasajeros que han abierto las cortinas buscando algo o pensando que iban a entrar en la cocina, así que no es necesariamente el mejor descanso”.

No es de extrañar que la mayoría de los auxiliares de vuelo prefieran las literas superiores a los asientos con cortinas, pero la mejora también es beneficiosa para las aerolíneas, que no tienen que renunciar a un valioso espacio en la cabina que puede utilizarse en cambio para los asientos de los pasajeros.

Orden de antigüedad

Una imagen dividida de una zona de descanso de la tripulación de cabina del A350 de Finnair. A la derecha está la entrada, a la que se accede desde la cocina delantera. Crédito: Aleksi Kousmanen / Finnair

Los miembros de la tripulación de cabina en los vuelos de larga distancia suelen pasar al menos el 10% del tiempo de vuelo previsto en las áreas de descanso.

“Por término medio, diría que eso significa unas 1,5 horas por vuelo de larga distancia”, dice Karoliina Åman, auxiliar de vuelo de Finnair que trabaja en aviones Airbus A330 y A350. Sin embargo, esto puede variar en función de la aerolínea y del tiempo de vuelo: el tiempo de descanso puede prolongarse hasta unas cuantas horas.

“Como no tenemos ninguna zona privada en el avión para comer o tomar café, este periodo de descanso es muy importante y útil para nosotros”, dice.

“Es el momento durante el vuelo en el que no respondemos a las llamadas de los pasajeros ni hacemos ninguna otra tarea que no sea descansar, y dejar que nuestros pies y nuestra mente también tengan su descanso. El propósito de este descanso es mantener una mentalidad alerta y preparada durante todo el vuelo, de modo que si ocurre algo inesperado, estemos preparados para actuar”.

Sin embargo, no todos duermen una vez en la litera.

Para alcanzar esta zona de descanso, la tripulación del A330 SAS debe bajar unas escaleras. Crédito:Philippe Masclet/master films/Airbus

“Normalmente, en un vuelo de ida desde Helsinki aprovecho el descanso para escuchar algún audiolibro o leer un libro, ya que vengo de casa y estoy bien descansado. Pero en un vuelo de ida desde el destino a Helsinki, puede que haya noches de insomnio detrás, por ejemplo, a mí me cuesta dormir en Asia, y entonces, durante el descanso, sueles quedarte dormido. Despertar de ese sueño puede ser una experiencia realmente dura a veces si tu cerebro ha cambiado al modo de sueño nocturno”, dice Åman.

“El jet lag puede ser complicado”, dice Carr, “a veces puedo relajarme y dormir, otras veces mi cuerpo no está preparado para una siesta. Pero como estamos en un descanso, se nos permite usar nuestros teléfonos, así que podemos ver una película, o leer un libro”.

Las áreas de descanso están cerradas durante el rodaje, el despegue y el aterrizaje, y se utilizan según los turnos supervisados por el jefe de cabina, o sobrecargo jefe, en la jerga de la aviación, el miembro de la tripulación de cabina que está a cargo de todos los demás y supervisa las operaciones a bordo.

Esta persona suele utilizar una litera especial que está cerca de la entrada de las áreas de descanso y tiene acceso a un intercomunicador, para comunicarse con los pilotos y el resto de la tripulación.

“Todo en nuestro sector se basa en la antigüedad, desde el horario que vuelas hasta las rutas que puedes mantener, pasando por tus días libres”, explica Carr. “Cuanto más tiempo lleves, mejores serán las ventajas, y una de ellas es elegir el tiempo de descanso de la tripulación: vamos por orden de antigüedad, así que la persona con más antigüedad en el vuelo puede elegir si prefiere el primer descanso o el segundo, y luego vas pasando por la lista hasta que todos tienen descansos”.

¿Podrías aterrizar un avión en caso de emergencia?

Ventajas para los pilotos

El área de descanso de los pilotos, que está separada de la dedicada a la tripulación del vuelo, está cerca de la cabina. Dependiendo de la duración del vuelo, puede haber hasta cuatro pilotos a bordo, pero dos estarán siempre en la cabina; por lo tanto, el área de descanso de los pilotos solo tiene dos literas (o incluso solo una en los aviones más antiguos) pero incluye un asiento a veces equipado con entretenimiento en vuelo, que la tripulación de cabina no tiene. Aparte de eso, los compartimentos son bastante similares.

“Suelo dormir bastante bien ahí dentro”, dice Aleksi Kuosmanen, piloto jefe adjunto de la flota de Finnair.

Kuosmanen vuela en aviones A330 y A350, y dice que prefiere la zona de descanso de este último, que está situada encima de la cocina delantera en lugar de en la cabina principal. “Tiene unas cortinas muy buenas, se puede ajustar muy bien la temperatura, hay una gran ventilación y está más aislada al ruido. No se oye nada de lo que pasa en las galeras, es realmente silencioso y cómodo”.

En el Boeing 787 Dreamliner, el espacio de descanso para la tripulación se ubica en la parte trasera del avión. Crédito:Roslan Rahman/AFP/Getty Images

La próxima vez que viajes en un vuelo de larga distancia, quizá quieras estar atento a una puerta discreta en la parte delantera o trasera del avión: si ves que un piloto o un auxiliar de vuelo desaparece por ella, es posible que hayas descubierto un área de descanso.

Pero toma en cuenta que los miembros de la tripulación no estarán necesariamente encantados de enseñarte el lugar, ya que el acceso de los pasajeros a las áreas de descanso está prohibido: “Es un poco como Disney: mantenemos la magia a puerta cerrada”, dice Carr.

“No querrás saber necesariamente que los auxiliares de vuelo están durmiendo un poco, pero al mismo tiempo te alegrará de que aparezcamos después de nuestra siestecita, frescos como una lechuga”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Related Categories:

Latest News

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up