Las emisiones históricas provocaron la crisis climática. Pero lo que hagamos hoy es lo que definirá su curso, según un estudio

(CNN) — Las emisiones históricas de gases de efecto invernadero por parte del ser humano son las causantes de la crisis climática en la que se encuentra el mundo actualmente. Pero es la cantidad emitida ahora y en los próximos años la que determinará si la humanidad puede evitar los cambios climáticos catastróficos.

Esta es la principal conclusión de un nuevo estudio publicado este lunes en la revista académica Nature Climate Change, según el cual, incluso si el mundo redujera hoy sus emisiones a cero, habría un 42% de posibilidades de alcanzar los 1,5 °C de calentamiento por encima de los niveles preindustriales en una década. Esa probabilidad aumenta al 66% si el mundo espera hasta 2029 para alcanzar las cero emisiones.

El incendio de Dixie carbonizó casi medio millón de hectáreas en California en 2021, convirtiéndose en el segundo mayor incendio de la historia del estado.

Sin embargo, alcanzar las cero emisiones en esta década se perfila como una quimera en este momento, teniendo en cuenta que las emisiones mundiales siguen aumentando, y van a continuar durante los próximos años. Un informe de la ONU muestra que los compromisos nuevos y actualizados sobre las emisiones solo reducirán un 7,5% de las tasas actuales para 2030. Además, China, el mayor emisor del mundo, no alcanzará las cero emisiones hasta 2060.

Existe una probabilidad de 50/50 de que el mundo sobrepase el umbral crítico de calentamiento global en los próximos cinco años

El estudio también muestra que si el mundo no emitiera nada hoy, solo habría un 2% de posibilidades de superar el umbral de calentamiento de 2 °C, que es más grave. Pero esa probabilidad también aumenta hasta el 66% si el mundo espera otros 35 años antes de alcanzar las emisiones cero.

Si se lograran las emisiones cero hoy, las temperaturas llegarían su punto máximo en una década, según el estudio, y como la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera disminuye lentamente, mientras se mantenga baja, ese punto máximo irá seguido de un largo y lento periodo de enfriamiento.

Según el estudio, “el calentamiento futuro se rige principalmente por las emisiones futuras y no por las pasadas, por lo que la sociedad no está comprometida desde el punto de vista geofísico a superar los niveles clave de calentamiento global antes de alcanzarlos”.

Es necesario conservar más del 40% de la superficie terrestre para frenar la crisis de biodiversidad, advierte informe

Las conclusiones transmiten un mensaje aleccionador: el mundo debe acelerar su objetivo de alcanzar el nivel cero neto, en el que se emita la menor cantidad posible de gases de efecto invernadero y el resto se compense. Pero también envía un mensaje esperanzador: que todavía hay una buena oportunidad de mantener la crisis climática bajo control si se hacen recortes profundos y sostenidos de las emisiones. Y cuanto antes, mejor.

“Lo que este estudio me ha enseñado es que la ventana de oportunidad de reducir nuestras emisiones para evitar que se superen temporalmente los 1,5 °C se está cerrando rápidamente”, declaró a CNN Kyle C. Armour, coautor del estudio y profesor asociado de oceanografía y ciencias atmosféricas de la Universidad de Washington en Seattle.

“Tenemos que [reducir las emisiones] casi inmediatamente”.

Armour añade que cree que centrarse en limitar los 1,5 °C como objetivo político puede dejar de ser “realista”, y que el mundo tiene más posibilidades de pensar en hacer frente a los 2 °C.

“Esa es mi opinión personal, simplemente porque esa ventana de oportunidad es muy corta, y realmente tiene que ocurrir esta década”, dijo. “Reducir las emisiones a cero no es práctico a escala mundial. La otra cara de la moneda es que soy muy optimista sobre la posibilidad de mantener el calentamiento cerca o por debajo de los dos grados, porque tenemos varias décadas para resolverlo”.

Qué es el cambio climático, cuáles son las causas y cómo nos afecta

A principios de este año, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) publicó sus últimas pruebas científicas que demuestran que si el mundo se calienta 1,5 °C más que los niveles anteriores a la industrialización, incluso temporalmente, algunos impactos podrían tardar miles de años en revertirse o, en algunos casos, ser irreversibles por completo.

Esto incluye ecosistemas muy vulnerables en el Ártico, las montañas y las costas. El derretimiento de las capas de hielo y de los glaciares, por ejemplo, acelerará la subida del nivel del mar. Los bosques, las turberas y el permafrost, lugares donde se absorben y almacenan naturalmente los gases de efecto invernadero, también correrán el riesgo de convertirse en emisores, lo que provocará un calentamiento mucho mayor.

Con un calentamiento de 2 °C, hasta el 18% de las especies terrestres estarán en peligro de extinción. En el caso de los humanos, hasta 3.000 millones de personas en todo el mundo sufrirán una escasez crónica de agua, según el IPCC.

El mundo ya está al menos 1,1 °C más caliente que los niveles preindustriales.

Los científicos autores del estudio utilizaron modelos climáticos para estimar el cambio de temperatura de la Tierra si las emisiones se redujeran a cero en 2021 y todos los años siguientes hasta 2080, en diferentes escenarios.

Los investigadores también tuvieron en cuenta el papel de los distintos gases de efecto invernadero y sus concentraciones en la atmósfera, así como los aerosoles y el agotamiento del ozono. Si bien la quema de combustibles fósiles es el principal impulsor del cambio climático, los aerosoles —emisiones de pequeñas partículas de contaminación atmosférica—también tienen un efecto refrigerante, aunque no lo suficiente como para contrarrestar el impacto negativo del uso del carbón, el petróleo y el gas.

La reducción de la contaminación atmosférica produjo un efecto inesperado: el aumento de huracanes en el Atlántico Norte

Aunque gran parte de la atención mundial se ha centrado en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), que es fundamental para poner fin a la crisis climática, Armour dijo que las soluciones también deben tener en cuenta los “forzadores climáticos” de vida corta, como el gas de efecto invernadero metano y los aerosoles.

“Como nos estamos comprometiendo con unas décimas de grado más de calentamiento a medida que perdemos los aerosoles, éstos enmascaran actualmente ese calentamiento”, dijo. “Lo que esto significa es que estamos comprometidos geofísicamente con estos niveles de temperatura, como 1,5 y 2 °C, unos cinco o 10 años antes de que alcancemos realmente esos niveles, si continuamos con nuestras emisiones; porque al continuar con nuestras emisiones, continuamos con nuestra contaminación por aerosoles”.

Kim Cobb, director del Programa de Cambio Global del Instituto Tecnológico de Georgia, dijo que el estudio demuestra la importancia de entender la evolución de los diferentes tipos de emisiones.

“Con respecto a nuestra capacidad para predecir el momento y la magnitud del pico de calentamiento, este trabajo muestra que hay que leer las letras pequeñas”, dijo Cobb, que no participa en el estudio, a CNN. “Esto puede parecer bastante abrumador, pero cuando se habla de unas pocas décimas de grado Celsius, eso es un gran problema en términos de niveles de calentamiento global”.

Cobb dijo que el último estudio no solo se basa en la investigación climática existente, sino que también subraya lo que muchos en la comunidad científica ya sabían que era cierto.

“Solo tenemos un puñado de años para reducir las emisiones y tener alguna esperanza de limitar el calentamiento global a 1,5 °C”, dijo Cobb. “Esta oportunidad se nos escapa de las manos con cada año adicional de inacción”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up