La Reserva Federal se pasa la pelota con la inflación

Nueva York (CNN Business) — La misión de la Reserva Federal es fomentar la estabilidad de los sistemas monetarios estadounidenses. Es la razón por la que el banco central se creó en 1913, y es la razón por la que sigue existiendo hoy en día.

Por eso, cuando la inflación amenaza con desestabilizar el dólar, es tarea de la Reserva Federal entrar en acción. Hay varias herramientas a su disposición, pero la más eficaz en esta situación es enfriar la economía subiendo los tipos de interés. Con las tasas de inflación en EE.UU. en máximos de 40 años, eso es lo que está haciendo la Fed.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, anunció la semana pasada que la Fed aumentará los tipos de interés en un agresivo tres cuartos de punto porcentual, la mayor subida en 28 años. Pero también adoptó un tono más sombrío que en reuniones anteriores, admitiendo que algunos factores están fuera de su control.

ANÁLISIS | Por qué la inflación es tan dolorosa para los estadounidenses y una pesadilla política para Biden

El objetivo de la Fed es reducir la tasa de inflación hasta el 2%, manteniendo al mismo tiempo la fortaleza del mercado laboral, dijo Powell el miércoles, pero “creo que lo que está cada vez más claro es que muchos factores que no controlamos van a desempeñar un papel muy importante a la hora de decidir si eso es posible o no”, dijo. Los precios de las materias primas, la guerra en Ucrania y el caos en la cadena de suministro seguirán afectando a la inflación, afirmó, y ningún cambio en la política monetaria mitigará esas cosas.

Todavía hay un camino para reducir las tasas de inflación al 2%, dijo, pero ese camino está siendo cada vez más superado por estas fuerzas externas.

El discurso de Powell se contrapone en gran medida a los mensajes de la Casa Blanca, que ha hecho hincapié en que la Fed es el organismo designado para combatir la inflación en Estados Unidos.

A principios de este mes, cuando los datos económicos mostraban que la inflación seguía en el nivel más alto de los últimos 40 años y que la confianza de los consumidores había caído a un mínimo histórico, el gobierno de Biden señaló el papel de la Reserva Federal para controlar los precios.

“La Fed tiene las herramientas que necesita, y le estamos dando el espacio que necesita para operar”, dijo Brian Deese, el director del Consejo Económico Nacional.

La semana pasada, sin embargo, Powell estaba impulsando otra narrativa. Los precios de la gasolina y los alimentos, que no dejan de aumentar, no están bajo su control. La política monetaria adecuada por sí sola ya no puede llevarnos a una tasa de inflación del 2% con un mercado laboral fuerte, dijo.

Así Jerome Powell anuncia el aumento de las tasas de interés 1:15

“Gran parte de esto no se debe a la política monetaria”, dijo Powell el miércoles. “Las secuelas de la guerra en Ucrania han provocado un aumento de los precios de la energía, los alimentos, los fertilizantes, los productos químicos industriales y también solo las cadenas de suministro más ampliamente, que han sido más grandes o más duraderas de lo previsto”.

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, coincide con esa opinión. “El principal responsable [de la inflación] fue el aumento de los precios de la energía, en particular de la gasolina, y gran parte de ello puede atribuirse a la invasión de Rusia en Ucrania, que provocó un aumento de los precios mundiales del petróleo”, dijo en un reciente episodio de su podcast, Moody’s Talks. La inflación debería remitir cuando la pandemia disminuya y el mercado se adapte a las nuevas sanciones contra Rusia, añadió.

Es difícil decir si el aumento de los tipos de interés ayudará a limitar la propagación salvaje de la inflación o si es demasiado poco y demasiado tarde. Powell parece estar cubriéndose. “Creo que los acontecimientos de los últimos meses han elevado el grado de dificultad, han creado grandes desafíos”, dijo Powell. “Y ahora hay una posibilidad mucho mayor de que dependa de factores que no controlamos”.

La apuesta de US$ 5.700 millones contra Europa

A algunos estadounidenses ricos les gusta ir de vacaciones a Europa. El hombre más rico de Connecticut prefiere hacer apuestas multimillonarias contra el futuro económico del viejo continente.

Bridgewater Associates, de Ray Dalio, está apostando casi US$ 6.000 millones a que las acciones europeas caerán. Esto convierte al mayor fondo de cobertura del mundo en el mayor vendedor en corto de acciones europeas.

En total, Bridgewater tiene 18 apuestas cortas activas contra empresas europeas, incluida una posición de US$ 1.000 millones contra la empresa de semiconductores ASML Holding y una apuesta de US$ 752 millones contra la empresa petrolera y energética TotalEnergies SE.

Este no es el primer rodeo de Bridgewater. Dalio no ha estado del lado de Europa desde hace tiempo. En 2020, Bridgewater apostó US$ 14.000 millones contra las acciones allí y en 2018 construyó una posición corta de US$ 22.000 millones contra la región.

¿Por qué? Bridgewater ha sido bastante silencioso sobre toda su estrategia en el euro en general, pero algunas pistas han surgido de una entrevista que Dalio dio al periódico italiano La Repubblica la semana pasada. Explicó que Bridgewater se mantiene alejada de los países que corren el riesgo de sufrir conflictos internos o guerras internacionales. También dijo que le preocupan los intentos de los bancos centrales de hacer frente a la alta inflación y que prevé que la economía se agriete pronto por su causa.

Caen las acciones tras la suba de tasas histórica de la Fed para enfrentar la inflación

En resumen, va a ir en corto por la guerra en Ucrania y la política de halcones de los bancos centrales europeos.

Pero tal vez se trate de la batalla por el orden mundial. Una cosa que Dalio no ha sido tímida es compartir su visión del mundo más amplia. En una serie de publicaciones en su blog de LinkedIn ha explicado por qué cree que Estados Unidos se dirige rápidamente hacia una guerra civil y cómo está cambiando el orden mundial.

“La dinámica Rusia-Ucrania-EE.UU.-otros países es la parte que más llama la atención del cambio de orden mundial que se está produciendo”, escribe. “Pero es esencialmente solo la primera batalla de lo que será una larga guerra por el control del orden mundial”.

Podría ser que Bridgewater, que tiene US$ 151.000 millones en activos, esté apostando a que Europa no saldrá de la guerra en cabeza. Hasta ahora, esa apuesta está dando sus frutos. La empresa ha obtenido una ganancia del 26,2% en su fondo insignia Pure Alpha este año, mientras que el S&P 500 ha perdido casi un 24%.

El STOXX Europe 600, un amplio índice que mide el mercado bursátil europeo, ha bajado un 17% en lo que va de año.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up