La preocupación por el crimen entre los estadounidenses llega al punto más alto en un siglo

(CNN) –- La destitución el martes del fiscal progresista del distrito de San Francisco, Chesa Boudin, es posiblemente el terremoto político del año. Pero no porque el resultado fuera inesperado, ya que las encuestas sugerían en general que Boudin sería destituido.

Si no porque el resultado demostró que ni siquiera en el bastión demócrata de San Francisco un progresista está a salvo de la ira de los votantes preocupados por la delincuencia. Fue la última señal de que la seguridad es un tema poderoso en las elecciones municipales.

Mira aquí algunas elecciones clave en otras grandes ciudades.

¿Qué hay detrás de los robos a tiendas de lujo en EE.UU.?

El año pasado, el electorado de las primarias demócratas de la ciudad de Nueva York eligió al candidato (ahora alcalde Eric Adams) que lleva a cabo posiblemente la campaña de lucha contra el crimen más contundente.

En Los Ángeles, el empresario Rick Caruso salió de la nada para forzar una segunda vuelta en noviembre con la representante demócrata Karen Bass en la carrera por la alcaldía de Los Ángeles.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, que se postula para la reelección el próximo año, ya está haciendo comentarios sobre personas acusadas de delitos violentos que enfurecieron a muchos progresistas.

Ten en cuenta que el presidente Joe Biden ganó en todas estas ciudades por al menos 53 puntos (Nueva York) y más de 72 puntos (San Francisco).

Ahora, diferentes estadísticas delictivas pueden contar diferentes historias en las ciudades. Al observar los números, presentaría el argumento de que no es tanto que los delitos violentos aumenten mucho, aunque lo es en algunos lugares. En cambio, son delitos no violentos de menor nivel, como el robo, que tienden a ocurrir con mucha más frecuencia y contribuyen a la sensación de que las cosas se han salido de control.

El robo por hurto aumentó un 20% desde este punto el año pasado en San Francisco.

Preocupan cifras de criminalidad en Washington en plena crisis

Lo mismo ocurre en las tres ciudades más pobladas del país. La tasa de delitos de hurto mayor de Nueva York aumentó un 51 %, mientras que la tasa de hurto menor aumentó un 43 %. La categoría de robo personal y de otro tipo de Los Ángeles ha mostrado un aumento del 16% con respecto al año pasado. Finalmente, el robo aumentó un 66% año tras año en Chicago.

Haciendo a un lado esto, los resultados electorales recientes (y las acciones de Lightfoot antes de su campaña de reelección) coinciden con la idea de que los votantes perciben que el crimen está aumentando. Una encuesta reciente de Siena College, por ejemplo, encontró que el 70% de los residentes de la ciudad de Nueva York se sentían menos seguros frente al crimen y la violencia que antes de la pandemia.

Pero no es solo en las grandes ciudades donde existe el miedo a la delincuencia. Los estadounidenses, en general, están claramente preocupados por el crimen. Una encuesta de Gallup de principios de este año encontró que el 72% de los estadounidenses no estaban satisfechos con las políticas de la nación para reducir o controlar el crimen. Eso es más que el 65 % en 2021 y el 49 % en 2020. De hecho, esa tasa de insatisfacción del 72 % es la más alta de este siglo.

Sin embargo, la incomodidad actual con nuestras políticas sobre el crimen es más profunda que eso. El porcentaje que está “muy” insatisfecho también se encuentra en un máximo del siglo XXI, en un 42 %.

Los neoyorquinos ya no se sienten seguros en casa

El descontento traspasa las líneas partidistas. Los republicanos son los menos satisfechos, con un asombroso 87% que expresa insatisfacción. Los demócratas tampoco están contentos: un 65% dice que estaban al menos algo insatisfechos con las políticas de la nación sobre el crimen.

Y para ser claros, el nivel de insatisfacción no se debe a que los estadounidenses quieran una política más moderada para lidiar con el crimen. Más estadounidenses dicen que se preocupan mucho o bastante por el crimen y la violencia (80%) que en cualquier momento en más de una década, según Gallup. Esto incluye el 72% de los demócratas y el 90% de los republicanos.

La ira por el crimen definitivamente es algo que puede ayudar a los candidatos menos progresistas, y no solo en las grandes ciudades.

La delincuencia es uno de los pocos temas en los que la opinión pública se ha inclinado hacia una posición conservadora en el país en su conjunto. Los votantes registrados, por un margen de 16 puntos (50% a 34%), dijeron que confiaban más en el Partido Republicano que en el Partido Demócrata, según una encuesta de ABC News/Washington Post de finales de abril. Fue el único tema no económico por el que se preguntó y en el que los republicanos tenían una ventaja fuera del margen de error.

Por supuesto, el crimen, como he mencionado antes, no ha irrumpido como un tema en las campañas nacionales de este ciclo. El tema principal sigue siendo la economía, lo que no debería sorprender dada la inflación histórica y los altos precios de la gasolina.

Sin embargo, el crimen contribuye a la sensación de que el gobierno actual no tiene las cosas bajo control.

Y cuando se trata del nivel de gobierno más cercano a la mayoría de nosotros (municipal), parece que el crimen será uno de los principales problemas. Uno en el que las posiciones más agresivas han regresado a lo grande, incluso en lugares liberales.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up