La ONU se suma a las denuncias contra las fuerzas de seguridad tras la muerte de decenas de migrantes en la frontera con Melilla. ¿Qué fue lo que sucedió?

(CNN Español) — “El uso de la fuerza excesiva es inaceptable y los derechos humanos y la dignidad de las personas en movimiento deben ser priorizadas por los países”. Con este contundente mensaje, el secretario general de la ONU, António Guterres, se sumó a la discusión pública sobre la violencia en la frontera entre Marruecos y el enclave español de Melilla, donde decenas de migrantes murieron la semana pasada mientras intentaban saltar la valla que separa ambos territorios.
Organizaciones sociales han denunciado la acción policial del lado marroquí y han pedido investigaciones a la luz de imágenes escalofriantes sobre el trato a los migrantes. El presidente del Gobierno español apuntó a las “mafias” que trafican con seres humanos y dijo que la situación estuvo “bien resuelta”. Y, mientras muchas miradas estaban centradas en la reunión de la OTAN con la guerra de Rusia en Ucrania como tema central, el presidente de la ciudad autónoma de Melilla, Eduardo Castro, advirtió: “Europa tiene un problema mayor en su frontera sur”.

¿Qué pasó en Melilla?
El Gobierno marroquí informó sobre 23 muertos en los hechos de violencia del viernes, mientras que organizaciones sociales como Caminando Fronteras ya hablan de 37 personas que perdieron la vida.
Unos 2.000 migrantes se concentraron justo después del amanecer del viernes para intentar cruzar desde Marruecos hacia Melilla, pero las fuerzas de seguridad marroquíes hicieron retroceder a cientos de ellos, informó CNN con base en datos oficiales.
Aun así, unos 1.500 se acercaron a la frontera y luego unos 500 convergieron en la puerta de un puesto fronterizo. Algunos de ellos utilizaron cizallas metálicas para cortar una puerta de acceso y finalmente 133 consiguieron entrar en España.
Las autoridades marroquíes hablan de 23 muertos, organizaciones sociales como Caminando Fronteras suben el saldo a 37. Las autoridades españolas hablan además de 49 agentes de la Guardia Civil sufrieron heridas leves.
Hasta aquí, el relato oficial y el desacuerdo sobre las cifras de muertos.

“No son muertes, son asesinatos”
Organizaciones sociales como Amnistía Internacional dan denunciado el “uso desproporcionado” de la fuerza. Afirman que las imágenes que vieron muestran a agentes marroquíes “golpeando con sus porras a personas que ya se encontraban totalmente bajo su control y custodia, y que no oponían resistencia” y “la situación de hacinamiento a la que las fuerzas policiales marroquíes habrían sometido a decenas de migrantes en las inmediaciones del perímetro fronterizo”.

La Asociación de Derechos Humanos de Marruecos, además de denunciar la forma “violenta e inhumana” en que fueron tratados los migrantes, informó a través de su cuenta de Twitter que “las autoridades de Nador están preparando 21 tumbas en el cementerio de Sidi Salem para enterrar a los inmigrantes fallecidos el viernes”. “Sin investigación, sin autopsia y sin identificación, las autoridades tratan de ocultar el desastre. Un verdadero escándalo”, dijo la organización, que además señaló que el hecho de que decenas de migrantes “gravemente heridos” fueran “abandonados” durante horas hizo que el número de muertos aumentara.

A las denuncias se suman los pedidos de investigaciones.
“No se trata ni de la primera vez ni será la última mientras se sigan con estas políticas migratorias inhumanas”, dice por su parte la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.
En una de las manifestaciones que tuvieron lugar el domingo en España tras la tragedia, según imágenes de Efe, las personas coreaban “no son muertes, son asesinatos”.
La ONU hace un llamado contra el “uso excesivo de la fuerza” en Melilla
La agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) y la Organización Internacional de las Migraciones instaron a las autoridades a “priorizar la seguridad de los migrantes y refugiados, a abstenerse del uso excesivo de la fuerza y a defender sus derechos humanos” en un comunicado conjunto tras los hechos del viernes.
Y además plantearon una mirada más a largo plazo: los hechos violentos subrayan “más que nunca” lo importante que llegar a “soluciones duraderas” y pidieron a la comunidad internacional que “refuerce el acceso a vías alternativas seguras para evitar que refugiados y migrantes tengan que recurrir a rutas peligrosas y reducir el riesgo de que estos trágicos sucesos se repitan en el futuro”.
En diálogo con CNN en Español, María Jesús Vega, portavoz de Acnur España, dijo que, si las fuerzas de seguridad no tienen más remedio que usar la fuerza, deberían hacerlo de “manera equilibrada y proporcional”.
El Gobierno español agradece a Marruecos y apunta a las mafias
Lo sucedido el viernes fue un “asalto violento y organizado por parte de mafias que trafican con seres humanos a una ciudad que es territorio español, por tanto fue un ataque a la integridad territorial de nuestro país de manera violenta”, dijo el sábado en conferencia el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.
Y no escatimó en elogios a las fuerzas de seguridad, habló del “extraordinario trabajo” de los agentes españoles, recordando a los guardias civiles heridos, y destacó que “la gendarmería marroquí se ha empeñado a fondo precisamente en tratar de evitar este asalto violento”.
Fue, de acuerdo a sus palabras, un episodio “bien resuelto”, dijo Sánchez, y remarcó que “Marruecos también sufre un problema de presión migratoria”.
CNN solicitó al Ministerio del Interior declaraciones sobre las denuncias de uso excesivo de la fuerza. Desde el organismo respondieron que no estaban haciendo comentarios, pero señalaron que no hay denuncias contra los cuerpos de seguridad españoles.
Un total de 32 personas de origen subsahariano fueron imputadas por tráfico de humanos y secuestro de un policía marroquí por parte de la Fiscalía de Nadur, según informó este lunes Televisión Española.
Las muertes y la reacciones primaria de Sánchez ha desatado una tormenta política en España, donde desde el Partido Popular de la oposición hasta Unidas Podemos, que forma parte de la coalición, lanzan críticas y piden una investigación.
De dónde son y qué pasará con los que cruzaron la frontera
Un total de 133 personas lograron saltar la valla, según los datos oficiales de España. Ahora están acogidas en el Centro de Estancia Temporal de Melilla, explicó Vega, donde están pasando los protocolos por el covid-19.
Vega, de Acnur, explicó que esos migrantes provienen de países como Sudán (solo “el año pasado en Sudán hubo medio millón de desplazados forzosos dentro del propio país”, recuerda), muchos de Darfur, de Sudán del Sur y Eritrea. Organizaciones civiles mencionan específicamente también a Chad como país de origen. Lo cierto, afirmó Vega, es que muchos “probablemente no puedan volver”.
Cuando llegan a territorio español, por la vía que sea, se hace una ficha y se les informa sus derechos, dijo Vega, a recibir asistencia médica y jurídica, contar con un intérprete y pedir asilo.
“Esto no quiere decir que toda la gente que venga en esta circunstancia deban de pedir asilo”, recordó, ya que este mecanismo legal está previsto para casos en que las personas teman por su vida o sufran persecución por los motivos que establece la Convención de Ginebra, por ejemplo por razones de raza, opinión política, género, religión, etc. El asilo se puede otorgar cuando “el retorno de esa persona a su país podría poner en riesgo su vida o su integridad física” aunque también puede haber consideraciones humanitarias o de otra índole, afirmó.
Existe, a su vez, un “procedimiento acelerado” para denegar la petición de asilo en caso de que sea “manifiestamente infundada o abusiva”.
En el marco de lo sucedido el viernes, Amnistía Internacional también ha denunciado “devoluciones en caliente” por parte de España que “están prohibidas bajo el derecho internacional”, aunque existen antecedentes judiciales que avalan esta práctica.
La historia de Melilla como enclave español
En la costa norte de Marruecos existen dos enclaves españoles: Ceuta y Melilla.
Melilla cayó en manos de España en 1497 y, pese a una larga historia de asedios y ataques, según recuenta la Enciclopedia Britannica, permaneció bajo su poder hasta ahora. La agenda actual está dominada por la crisis migratoria, pero tuvo un papel central en otras épocas, notablemente en 1936, cuando se convirtió en la primera ciudad del país que se levantó contra el gobierno del Frente Popular, “contribuyendo así a precipitar la Guerra Civil española”, recuerda la enciclopedia. Cuando Marruecos se independizó en 1956, Melilla quedó bajo el Gobierno español, obteniendo un grado de autonomía hacia el 1995.
Hoy cuenta con unos 85.000 habitantes.
Más de 1.000 saltos en medio año
Un total de 954 migrantes llegaron a Melilla desde Marruecos a través de las vallas desde que comenzó el año hasta el 15 de junio, según cifras del Ministerio de España. Eso significa que, si se suman los saltos de la semana pasada, ya se computan más de 100. Los 954 representaban un aumento del 103% con respecto al mismo período de 2021.
Del 2013 a la actualidad, el año en que más saltos se registraron fue 2014, cuando totalizaron 2.069, según información que proporcionó el Gobierno español al Congreso que puede consultarse aquí, y sobre la que reportó el medio Newtral.
Las cifras oficiales también muestran que de 2020 hasta ahora el paso de migrantes hacia los enclaves españoles es significativamente mayor en Melilla que en Ceuta.
Con información de Al Goodman.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up