Cómo la zoología se equivocó con las hembras de los animales

(CNN) — Los estereotipos de macho dominante y hembra dócil han marcado la zoología desde los tiempos de Charles Darwin. Hoy en día, esta interpretación sigue sin ser cuestionada en los libros de texto y los documentales sobre la naturaleza.

Un nuevo libro derriba esta falacia sexista y cuenta una historia más completa sobre el papel de las hembras en la naturaleza.

Es una historia que importa porque a menudo se recurre a los animales para esclarecer las supuestas diferencias fundamentales entre los seres humanos masculinos y femeninos, y la idea de que los hombres están predispuestos a asumir el estatus de alfa y las mujeres son pasivas.

Este punto de vista se ha exagerado por completo y no se sostiene cuando se observa la diversidad del reino animal, dijo Lucy Cooke, documentalista y autora de “Bitch: On the Female of the Species”, que se publica el martes en Estados Unidos.

Según Cooke, las hembras son tan promiscuas, competitivas, agresivas y dinámicas como los machos y desempeñan el mismo papel en el impulso del cambio evolutivo.

Lucy Cooke, documentalista y autora de “Bitch: On the Female of the Species”, analiza más de cerca los roles femeninos en el reino animal.

Para demostrar su argumento, Cooke, quien tiene un máster en zoología por la Universidad de Oxford, se complace en detallar la vida de un tumulto de pintorescos animales: madres asesinas de suricatas, hienas manchadas africanas con un clítoris de 20 centímetros, matriarcas orcas menopáusicas y albatros que pueden formar parejas lesbianas duraderas.

“Me pareció realmente gratificante descubrir la diversidad de la experiencia femenina”, dijo Cooke a CNN, “y que no se rige por este tipo de reglas patriarcales deprimentes”.

Fósiles del “abuelo de los cocodrilos” dan pistas sobre cómo estos animales pasaron a tierra firme

El mito de la monogamia femenina

Es un tema habitual en los documentales sobre la naturaleza. Los machos son agresivamente promiscuos, pero las hembras son tímidas y castas.

Sin embargo, multitud de hembras buscan sexo con numerosas parejas. Se sabe que una hembra de león se aparea hasta 100 veces al día con múltiples pretendientes masculinos durante el celo.

Los pájaros cantores son socialmente monógamos mientras construyen los nidos y alimentan a los polluelos juntos, pero, antes de anidar, el 90% de las hembras de pájaros cantores tienen relaciones sexuales con múltiples parejas, según investigaciones. Un nido de huevos puede tener muchos padres, incluso si un solo pájaro cantor macho está criando a las crías junto a su pareja hembra. Es un hecho revelado por las pruebas de ADN de los huevos del pájaro azul oriental, una técnica utilizada por primera vez por Patricia Gowaty, profesora emérita de biología evolutiva de la Universidad de California en Los Ángeles.

“Este estudio me causó muchas críticas”, cita Cooke a Gowaty en su libro. “Fue como si hubiera descubierto algo, pero ofendió a tanta gente que era increíble. No podían imaginar que las hembras fueran algo más que benignas”.

No fue hasta la década de 1990 cuando el mundo ornitológico aceptó que las hembras de las aves eran promiscuas, lo que abrió las puertas a estudios similares sobre reptiles y anfibios. Según el libro de Cooke, los expertos creen ahora que la verdadera monogamia solo se da en el 7% de las especies.

Las pruebas de ADN de los huevos del pájaro azul oriental revelaron que un nido de huevos puede tener muchos padres.

Promiscuidad de las hembras para proteger a las crías

¿Qué papel juega todo este sexo en el reino animal? No se trata solo de maximizar las posibilidades de quedarse embarazada. Es una estrategia que para algunos animales podría aumentar las posibilidades de supervivencia de sus crías.

Los monos langur macho de la India matan habitualmente a las crías no destetadas cuando se hacen cargo de una manada, según han demostrado estudios. Desde entonces se ha observado el mismo comportamiento en docenas de otras especies de primates, incluidos los chimpancés, y en animales como los leones.

Un grupo de langures se sienta en las ramas de un árbol en Pushkar, en el estado indio de Rajastán, en 2018.

Los expertos creen que las hembras se ven impulsadas a mantener relaciones sexuales con pretendientes masculinos fuera y dentro de su grupo para confundir la paternidad, lo que tiene el efecto de proteger a sus crías y pueden obligar a sus parejas masculinas a cuidarlas. La sexualidad agresiva se observa entre las hembras de chimpancé, que solo tienen cinco o seis crías en su vida, pero que pueden tener relaciones sexuales miles de veces con decenas de chimpancés macho. Este comportamiento sexual agresivo de las hembras también se observa en los macacos de Berbería y los babuinos de la sabana.

“La idea de que las hembras sean tan agresivas sexualmente como los machos no es algo con lo que mucha gente se sienta cómoda”, afirma Cooke.

Pero, para algunos animales, la promiscuidad consiste en ser una madre cuidadosa.

Anatomía sexual fálica

Podría pensarse que los genitales son el rasgo distintivo de los sexos, pero Cooke descubrió que docenas de animales hembra presentan una anatomía sexual claramente fálica.

Por ejemplo, la hiena manchada africana. Tiene un clítoris de 20 centímetros con la misma forma y posición que el pene del macho. Esta hiena hembra también tiene erecciones y es más grande y agresiva que las hienas macho y vive en clanes matrilineales de hasta 80 individuos gobernados por una matriarca hembra alfa.

El estudio de la hiena manchada y de otros “animales masculinizados”, como los lémures y las ratas topo, ha arrojado luz sobre cómo un animal se convierte en hembra, un campo poco estudiado.

Tradicionalmente, se pensaba que la testosterona era la fuerza motriz que programaba a los embriones para ser machos, con la suposición de que la “hembra” era el defecto pasivo. Pero ahora se considera una forma demasiado tajante de ver las diferencias entre los sexos.

Las hienas manchadas, también conocidas como hienas risueñas, se muestran en la Reserva Nacional de Maasai Mara, en Kenia.

Dominación femenina

A la biología le ha costado aceptar a la hembra alfa. Según el libro de Cooke, investigadores desestimaron en su momento las luchas jerárquicas entre las hembras de los arrendajos de pino como “el equivalente aviar del síndrome premenstrual”.

Pero muchas sociedades animales están dominadas por las hembras, incluidas las mencionadas hienas, y a veces pueden ser desagradables.

Los clanes de suricatas, las simpáticas mangostas que se levantan sobre sus patas traseras para examinar la sabana africana, están dominados por una sola hembra que monopoliza la reproducción. Su principal objetivo es evitar que sus parientes hembras tengan sus propias crías, sino que las obliga a cuidar de las suyas. Cuando sus rivales alcanzan la edad reproductiva, la suricata alfa las mata o las expulsa del grupo.

“Se llama cría cooperativa, lo que siempre me hace reír porque en realidad no lo es tanto”, dice Cooke. “Es un poco despótico”.

A diferencia de sus parientes cercanos los chimpancés, los bonobos tienen una sociedad dominada por las mujeres. Sin embargo, no se pelean entre ellas. En su lugar, las bonobos hembras forjan una formidable hermandad, todo ello con el uso del acicalamiento y la masturbación mutua para regular la tensión y promover la cooperación.

“Lo fascinante del bonobo, porque estamos igualmente emparentados con los bonobos y los chimpancés, es que hay una clara demostración de que la dominación no tiene nada que ver con el sexo. Tiene que ver con el entorno en el que se encuentra el animal”, dijo Cooke. “No hay ninguna norma”.

Hay madres mucho menos abnegadas que tú en el reino animal

El control en la batalla de los sexos

Incluso en las sociedades en las que los machos son más dominantes y el sexo suele ser coercitivo, las hembras han desarrollado formas creativas de controlar la batalla de los sexos.

Patricia Brennan, profesora adjunta de Biología Evolutiva en la Universidad de Massachusetts Amherst, está creando una biblioteca de réplicas de vaginas de animales, una parte del cuerpo muy poco estudiada. Su investigación sobre las vaginas de patos y delfines revela que son algo más que simples tubos. Tienen una forma única con cavidades ocultas y espirales.

Cree que las hembras de ánade real pueden controlar qué pato fertiliza sus huevos permitiendo o bloqueando el paso del pene. Brennan descubrió un fenómeno similar con los delfines.

Una hembra de ánade real se pasea por la reserva natural de S’Albufera, en la isla de Mallorca, en 2021.

“En las situaciones en las que hay coerción masculina, que no es infrecuente entre ciertas especies, la hembra no es una víctima tan grande como se cree, porque ella tiene el control de quién fertiliza sus huevos”, señaló Cooke. “Y en lo que respecta a la evolución, eso es lo único que importa”.

Cooke ya planea su próximo libro. ¿El tema? Cómo Darwin se equivocó con los machos.

“El estereotipo del macho alfa es tan perjudicial para los hombres como para las mujeres. Engaña a los hombres con la idea de que están destinados a ser agresivos y competitivos”, dice. “El pensamiento darwiniano es una licencia para la masculinidad tóxica”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up