Cómo la Corte Suprema de Estados Unidos está desmantelando la separación de la Iglesia y el Estado

(CNN) — Los jueces de la Corte Suprema se pusieron este lunes en la piel de un entrenador de fútbol americano que quería rezar en el centro del campo después de un partido, por encima de los estudiantes que podrían sentirse presionados a unirse a él, en una decisión expansiva centrada en la “supresión” de las voces religiosas.

El fallo de 6-3 contra un distrito escolar del estado de Washington que suspendió al entrenador Joseph Kennedy refuerza un patrón judicial moderno que favorece a los conservadores religiosos y una mayor mezcla de Iglesia y Estado.

En general, la decisión reflejó la opinión de la mayoría conservadora de que las voces de los creyentes religiosos están siendo aplastadas. El juez Neil Gorsuch, al principio de su opinión para el tribunal, planteó su preocupación por la “censura y la supresión”. Estos temores de la religión bajo asedio también han surgido en decisiones anteriores y en los discursos de algunos jueces fuera del estrado.

ANÁLISIS | La Corte Suprema lleva a una nación dividida más cerca del punto de quiebre con nuevas luchas por el aborto

La sentencia de este lunes pone en peligro una serie de decisiones que se remontan a 1962 y que han prohibido el rezo oficial en las escuelas. El fallo también se produce menos de una semana después de que el mismo tribunal, dividido ideológicamente en 6-3, declarara que los estados que subvencionan la educación privada deben incluir las escuelas religiosas.

En ambos casos, la mayoría puso énfasis en la garantía de “libre ejercicio” de la Primera Enmienda y minimizó su prohibición de “establecimiento de la religión” por parte del gobierno.

La mayoría del tribunal dejó de lado la afirmación del distrito escolar de Bremerton de que dejar que Kennedy rezara en la línea de 50 yardas llevaría a los observadores a pensar que el distrito había respaldado la religión de forma inadmisible o había expuesto a los estudiantes atletas a la coacción.

El tribunal descartó de plano la prueba tradicional de “respaldo” y, al mismo tiempo, restó importancia a la posibilidad de coerción de los alumnos.

La decisión, redactada en términos generales, seguramente invitará a más desafíos por parte de los adeptos a la religión y probablemente aumentará las muestras de religión en las escuelas y otros lugares públicos.

“El respeto a las expresiones religiosas es indispensable para la vida en una República libre y diversa, ya sea que esas expresiones tengan lugar en un santuario o en un campo, y ya sea que se manifiesten a través de la palabra hablada o de una cabeza inclinada”, escribió Gorsuch.

“Aquí, una entidad gubernamental trató de castigar a un individuo por participar en una breve, tranquila y personal observancia religiosa doblemente protegida por las Cláusulas de Libre Ejercicio y Libre Expresión de la Primera Enmienda”, agregó.

El abismo entre la derecha y la izquierda de este tribunal en los casos religiosos no ha hecho más que profundizarse desde 2020, cuando la jueza Amy Coney Barrett sucedió a la difunta jueza liberal Ruth Bader Ginsburg.

La mayoría de los estadounidenses desaprueba el fallo de la Corte Suprema sobre el aborto, según encuesta

La decisión de la semana pasada en un caso de Maine que exigía más financiación pública para las escuelas religiosas, escrita por el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, amplió fallos anteriores que dictaban que los fondos públicos se dirigieran a las escuelas de la iglesia.

Cuando Roberts rechazó la práctica del Estado de excluir a las escuelas religiosas de un programa de financiación, también hizo hincapié en los intereses del libre ejercicio por encima de las preocupaciones del establecimiento.

“El Estado paga la matrícula de ciertos estudiantes en escuelas privadas, siempre y cuando las escuelas no sean religiosas. Eso es discriminación contra la religión”, escribió. “El interés del Estado en la lucha contra el establecimiento no justifica la promulgación de leyes que excluyan a algunos miembros de la comunidad de un beneficio público generalmente disponible debido a su ejercicio religioso”.

Por separado, el tribunal ha permitido cada vez más exenciones de empleadores basadas en la religión del mandato de anticonceptivos de la Ley de Atención Asequible y ha permitido la oración cristiana antes de las reuniones legislativas de los gobiernos locales.

La decisión de este lunes en el caso Kennedy v. Bremerton School District da otro salto en esa dirección, mejorando el ejercicio religioso.

Gorsuch dijo que el entrenador de fútbol estaba actuando como una persona privada, no como un empleado de la escuela, cuando rezó después del partido. Lo que es más significativo para los casos futuros, la mayoría de Gorsuch dijo que los jueces deben evitar cualquier investigación sobre si un gobierno puede estar apoyando la religión.

En su lugar, dijo, los jueces deben mirar las “prácticas históricas” y centrarse en el significado original de la cláusula de establecimiento de la Constitución.

Los jueces disidentes replicaron que el enfoque de la mayoría socava la separación de la Iglesia y el Estado. Dijeron que la oración dirigida por cualquier funcionario escolar “golpea el núcleo de nuestras protecciones constitucionales para la libertad religiosa de los estudiantes y sus padres”.

¿Puede ir a la cárcel una mujer que se realice un aborto? 2:06

Con la jueza liberal Sonia Sotomayor a la cabeza, los disidentes de la Corte Suprema dijeron que la mayoría había malinterpretado los hechos del caso y no había apreciado hasta qué punto los estudiantes podían alterar su comportamiento para ganarse la aprobación de un entrenador, por ejemplo, para tener más tiempo en el campo o cartas de recomendación.

Para ilustrar que el comportamiento de Kennedy estaba lejos de ser tranquilo y solitario, incluyeron en su opinión fotos de Kennedy rodeado de jugadores arrodillados.

La disidencia, a la que se unieron los jueces liberales Stephen Breyer y Elena Kagan, argumentó que el fallo de la mayoría diluiría las protecciones de la libertad religiosa y décadas de precedentes que prohíben la oración patrocinada por las escuelas.

Desde la decisión de 1962 en el caso Engel v. Vitale, este tribunal ha rechazado las oraciones patrocinadas por las escuelas, señalaron los disidentes. Ya en el año 2000, los jueces invalidaron una práctica de las escuelas públicas que permitía a los alumnos dirigir la oración previa al partido por un altavoz.

Ahora, concluyeron, la Corte Suprema estaba trazando “un camino diferente”, uno que favorecía el ejercicio religioso.
“Esta decisión hace un flaco favor a las escuelas y a los jóvenes ciudadanos a los que sirven”, declaró Sotomayor, “así como al antiguo compromiso de nuestra nación con la separación de la Iglesia y el Estado”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up