Biden insta a las petroleras a aumentar la producción y tacha de “inaceptables” los altos márgenes de ganancias

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió a las principales compañías petroleras que tomen “medidas inmediatas” para aumentar el suministro, diciéndoles en una nueva carta que los márgenes de beneficio “históricamente altos” son inaceptables en un momento en el que los estadounidenses siguen viendo aumentar los precios en el surtidor de gasolina.

La carta forma parte de un esfuerzo de Biden por desviar la culpa del aumento de los precios de la gasolina, que se ha convertido en un importante problema político, aunque la realidad es que no hay mucho que pueda hacer al respecto.

Los 10 estados con la gasolina más barata de EE.UU.

“En tiempos de guerra, los márgenes de beneficio de las refinerías, muy por encima de lo normal, que se trasladan directamente a las familias estadounidenses, no son aceptables”, escribe el presidente en una carta fechada este martes y enviada a siete empresas.

“No hay duda de que Vladimir Putin es el principal responsable del intenso dolor financiero que el pueblo estadounidense y sus familias están soportando. Pero en medio de una guerra que ha elevado los precios de la gasolina en más de US$ 1,70 por galón, los márgenes de beneficio de las refinerías, históricamente altos, están empeorando ese dolor”, agrega.

Y añade: “La falta de capacidad de refinamiento —y los resultantes márgenes de beneficio de las refinerías, sin precedentes— están atenuando el impacto de las históricas medidas que mi gobierno ha tomado para hacer frente a la subida de precios generada por Vladimir Putin y están haciendo subir los costes para los consumidores”.

El presidente y su equipo han reconocido en las últimas semanas que no hay mucho que pueda hacer para frenar la subida de los precios, y que las medidas que ha tomado hasta ahora, como la liberación récord de petróleo de las reservas estratégicas del país, no han funcionado.

La OPEP acuerda bombear más petróleo 1:06

Varios factores han impulsado la subida de los precios, entre ellos el aumento de la demanda tras los bloqueos por el covid-19 en años anteriores y el regreso de los trabajadores a las oficinas. Pero la Casa Blanca ha intentado sobre todo centrar la atención en la guerra de Rusia en Ucrania, y ha acusado a las compañías petroleras de intentar obtener enormes beneficios de la agresión de Putin.

La carta de Biden se envió este martes a siete compañías petroleras: Marathon Petroleum, Valero Energy, ExxonMobil, Phillips 66, Chevron, BP y Shell. Aunque Biden instó a las empresas a tomar “medidas inmediatas para aumentar el suministro de gasolina, diésel y otros productos refinados”, el presidente también dijo que el gobierno federal está dispuesto a utilizar poderes de emergencia adicionales para aumentar la capacidad y la producción de las refinerías.

“Además, mi administración está preparada para utilizar todas las herramientas razonables y apropiadas del Gobierno Federal y las autoridades de emergencia para aumentar la capacidad y la producción de las refinerías en el corto plazo, y para asegurar que cada región de este país esté debidamente abastecida”, escribe. “Estoy dispuesto a utilizar todas las herramientas a mi disposición, según sea necesario, para abordar los obstáculos que impiden proporcionar a los estadounidenses un suministro energético asequible y seguro”.

Biden escribe que ha dado instrucciones a la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, para que celebre una reunión de emergencia sobre el tema, así como para que se comprometa con el Consejo Nacional del Petróleo. Antes de la reunión, Biden pide a las empresas que proporcionen a Granholm “una explicación de cualquier reducción de su capacidad de refinado desde 2020 y cualquier idea concreta que pueda resolver los problemas inmediatos de inventario, precio y capacidad de refinado en los próximos meses, incluyendo medidas de transporte para llevar el producto refinado al mercado”.

“La crisis a la que se enfrentan las familias merece una acción inmediata. Sus empresas tienen que trabajar con mi Administración para presentar soluciones concretas y a corto plazo que aborden la crisis y respeten los intereses críticos de los trabajadores del sector energético y de las comunidades cercanas”, escribe Biden.

La OPEP analiza bombear más petróleo 1:13

Este miércoles, Granholm dijo a John Berman, de CNN, en el programa “New Day”, que la administración está considerando todas las opciones para reducir los precios récord de la gasolina.

“Se ha oído hablar de una serie de medidas que el Congreso podría adoptar. La Ley de Producción de Defensa ha estado sobre la mesa y el presidente la ha utilizado en otros contextos. Pero él quiere escuchar, la razón por la que escribió esta carta, es porque quiere escuchar a estas empresas dedicadas al refinamiento” sobre los altos precios, dijo Granholm, citando “la toma masiva de beneficios” por parte de las compañías petroleras.

Biden, dijo, está “buscando siempre todas las herramientas”, señalando que también está empleando la Reserva Estratégica de Petróleo.

Granholm no quiso decir si la Casa Blanca apoyaría un impuesto adicional propuesto por el senador demócrata Ron Wyden, de Oregon. Wyden propone una sobretasa del 21% sobre los beneficios excesivos de las empresas de petróleo y gas que generen más de US$ 1.000 millones en ingresos, según un portavoz del senador.

“El presidente está pidiendo tanto que aumente la producción de petróleo en Estados Unidos y en todo el mundo como que aumente la capacidad de las refinerías, y los está convocando a una reunión para decirles: ‘¿Qué podemos hacer para ayudar a que eso ocurra?'”. dijo Granholm.

Citando la actual situación de guerra en medio de la invasión rusa de Ucrania, pidió que se aumente el suministro a corto plazo.

Europa prohíbe parcialmente las importaciones de petróleo ruso 1:11

“Les pedimos que, en esta época en la que estamos en pie de guerra, consideren la posibilidad de aumentar el suministro tanto a nivel nacional como internacional”, dijo, y añadió que, a más largo plazo, Estados Unidos está trabajando para avanzar hacia la energía limpia.

De cara al viaje de Biden a Arabia Saudita el mes que viene, Granholm dijo que “no hay ninguna promesa de antemano” de que los sauditas vayan a aumentar la producción de energía.

La industria energética teme que se repita lo ocurrido en 2020, cuando invirtió en exceso en la exploración por fraking y el refinamiento en un momento en que la demanda se evaporó. Varias empresas energéticas estadounidenses quebraron y el acceso al dinero de Wall Street desapareció.

A pesar de los precios récord de la gasolina y el aumento de los precios del petróleo y el gas natural, la industria energética se ha mostrado mucho más cautelosa a la hora de expandirse esta vez. También sabe que la normativa y la demanda de los consumidores le obligarán a invertir en proyectos de energía más limpia. Mientras tanto, otros ven una oportunidad en el extranjero, donde los precios de la energía son más altos que en Estados Unidos y la capacidad se ha visto aún más limitada, ya que Europa intenta dejar atrás el petróleo y el gas de Rusia.

En Washington, los demócratas progresistas, encabezados por la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, han pedido un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas que ayude a compensar el creciente costo del combustible para los estadounidenses. Pero ante las escasas perspectivas de que se apruebe en el Congreso, Biden recurre a exigir una acción que, con toda seguridad, sabe que las compañías petroleras rechazarán.

Con información de David Goldman y Kate Sullivan.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up