ANÁLISIS | Por qué unas islas poco pobladas del océano Pacífico Sur se han convertido en la próxima disputa entre Estados Unidos y China

(CNN) — Las naciones insulares que se extienden por el océano Pacífico Sur —atolones escasamente poblados y archipiélagos volcánicos, conocidos más por el turismo que por sus lucrativos recursos naturales— pueden no parecer, a primera vista, un gran premio geopolítico. Sin embargo, estos países insulares se han convertido en el último escenario de una contienda de grandes potencias entre Estados Unidos y China.

Esta contienda se ha puesto de manifiesto en los últimos días, luego de que el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, completara una gira de 10 días por ocho países para promover la cooperación y hacer una propuesta económica y de seguridad regional de gran alcance que podría aumentar significativamente el papel de Beijing en el Pacífico Sur.

ANÁLISIS | China tiene el poder de tomar Taiwán, pero el precio sería extremadamente sangriento

El viaje de Wang, y las noticias de la propuesta de acuerdo, hicieron que las potencias con relaciones de larga data en el Pacífico Sur —Australia, Nueva Zelandia y Estados Unidos— se pusieran en movimiento, y que Washington se comprometiera la semana pasada a intensificar su propio apoyo a la región y que Canberra enviara a su ministro de Asuntos Exteriores a una gira diplomática en duelo.

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, y el primer ministro de Samoa, Fiame Naomi Mata’afa, en la ceremonia de firma de un acuerdo en Apia. (Crédito: VAITOGI ASUISUI MATAFEO/SAMOA OBSERVER/AFP/Getty Images)

Algunos líderes en las islas del Pacífico se opusieron a estas posturas y destacaron la importancia de otras cuestiones, como el cambio climático. El primer ministro de Fiyi, Josaia Voreqe Bainimarama, señaló que “los puntos geopolíticos significan menos que nada para alguien cuya comunidad se está hundiendo bajo el aumento de los mares”.

La apuesta de China por un pacto regional más amplio no obtuvo finalmente el respaldo en la reunión de 10 países celebrada la semana pasada, pero Wang dejó un claro mensaje sobre el interés de China en la región, y aumentó la preocupación de que estas naciones insulares, que tienen una historia de importancia estratégica, no tengan más remedio que sortear las crecientes tensiones entre las grandes potencias.

De isla en isla

Desde el punto de vista de Washington y Canberra, Beijing está reforzando sus lazos con las capitales del Pacífico Sur, de modo que puede tratar de convertir los acuerdos de inversión en infraestructura, o incluso los aparentemente modestos acuerdos de seguridad, en un punto de apoyo militar.

Esto abriría una brecha en la presencia militar de ambos países en el Pacífico Sur, donde Estados Unidos mantiene bases militares y un Pacto de Libre Asociación con los Estados Federados de Micronesia (EFM), la República de las Islas Marshall (RMI) y la República de Palaos, que le otorga derechos de operación militar sobre el espacio aéreo y las aguas de estas naciones.

Australia cuenta con su propia armada en la región y mantiene desde hace tiempo lazos de defensa y seguridad con los gobiernos de las islas vecinas, incluso en materia de mantenimiento de la paz y formación militar. Tanto Australia como Nueva Zelandia forman parte de pactos de seguridad regionales y bilaterales en el Pacífico.

Tensiones China-EE.UU. por presencia militar en el Pacífico 0:36

La región se incluyó en una declaración conjunta entre el presidente de EE.UU., Joe Biden, y la primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, la semana pasada, en la que se expresaba la preocupación por “el establecimiento de una presencia militar persistente en el Pacífico por parte de un Estado que no comparte nuestros valores”.

Y para EE.UU. y Australia las amenazas al statu quo regional tienen ecos de la Segunda Guerra Mundial, cuando las islas fueron utilizadas por el Japón imperial para amenazar a Australia, antes de convertirse en parte de una ofensiva estadounidense de “de isla en isla” (island hopping, en inglés) que en última instancia jugó a favor del cambio de tendencia en el Pacífico.

“Las islas están situadas a horcajadas de un pasaje clave para los barcos militares y mercantes de EE.UU. y Australia”, dijo Timothy Heath, investigador principal de defensa internacional en la Corporación RAND en Arlington.

“Si China pudiera establecer derechos de base (militar), podría desplegar buques de guerra y aviones temporalmente en las islas. (Sus) barcos y aviones podrían amenazar a los barcos y aviones estadounidenses y australianos que pasaran por allí”, dijo, y añadió que incluso una presencia reforzada, sin llegar a ser militar, podría ayudar a China a “recopilar información sensible sobre las operaciones militares estadounidenses y australianas”.

Haciendo amigos

El interés de China por entablar relaciones con los países de las islas del Pacífico no es nuevo. A principios de la década de 2000, mientras Estados Unidos dirigía su atención hacia las amenazas percibidas en Oriente Medio, una China recién orientada hacia el exterior iniciaba el camino para convertirse en un socio económico y diplomático de los países de las islas del Pacífico, sobre todo porque buscaba ganar amigos lejos de Taiwán, que ahora solo es reconocido formalmente por cuatro de las 14 naciones del Pacífico Sur, después de que las Islas Salomón y Kiribati cambiaran su lealtad a China en 2019.

El embajador de China en las Islas Salomón, Li Ming, y el primer Ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, en la ceremonia de inauguración de estadio nacional financiado por China en Honiara, el 22 de abril de 2022.

En los últimos años, a medida que Beijing ha perseguido una política exterior más asertiva y ha ampliado la financiación del desarrollo a nivel mundial en un intento de mejorar su influencia internacional, su visibilidad en las islas del Pacífico también ha aumentado. China ha respaldado proyectos muy publicitados en algunos países de las islas del Pacífico —un estadio deportivo nacional para acoger los Juegos del Pacífico en las Islas Salomón, carreteras en Papúa Nueva Guinea, puentes en Fiyi— y ha enviado funcionarios de alto nivel a la región, incluidas dos visitas del presidente de China, Xi Jinping, una en 2014 y otra en 2018. También se ha convertido en un importante socio comercial para las economías de las islas del Pacífico.

Y aunque Australia se ha mantenido como el principal donante de ayuda en la región durante los últimos cinco años, según datos recogidos por el think tank australiano Lowy Institute, los expertos afirman que en algunas partes se percibe que China es un socio más expeditivo que los donantes tradicionales.

“Hay una suposición de que China hará más”, dijo Celsus Talifilu, un asesor político con sede en la provincia de Malaita, en las Islas Salomón, que ha sido un crítico abierto de cómo el gobierno nacional ha manejado sus recientes relaciones con China.

“Puede ser que nuestros políticos piensen que es más fácil tratar con China en términos de implementar las cosas en el terreno rápidamente, en comparación con otros donantes que han estado en las Salomón durante mucho tiempo pero que han sido muy lentos”, dijo a CNN.

Preocupación por la contención

El comportamiento agresivo de Beijing en el Mar de China Meridional y su armada en constante expansión han cambiado la forma en que Washington ve la diplomacia y el alcance de China, incluso en el Pacífico Sur.

Encuentran naufragio de la Segunda Guerra Mundial 1:03

La preocupación de que Beijing pueda tener ambiciones militares en la región se avivó en abril después de que China y las Islas Salomón firmaran un acuerdo de seguridad, lo que hizo temer que se creara una oportunidad para que China estableciera una presencia militar en el país.

El ministro de Asuntos Exteriores, Wang, se apresuró a negar que los últimos movimientos de China tuvieran una vertiente militar, afirmando rotundamente sobre el acuerdo de las Salomón que Beijing no tenía intención de construir bases militares y pidiendo a los observadores que “no se inquieten demasiado” sobre los objetivos generales de China en la región, donde, según dijo, no tiene “ninguna intención de luchar por más influencia”.

“El hecho de que China y los países en desarrollo alcancen un desarrollo y una prosperidad comunes hará que el mundo sea más justo, armonioso y estable”, declaró Wang tras una reunión con los líderes de las islas del Pacífico la semana pasada.

Muchos observadores afirman que Beijing puede estar muy lejos de obtener una base militar en la región, pero coinciden en que ampliar su presencia en el extranjero sería el siguiente paso lógico para una potencia ambiciosa como China.

China busca reactivar su economía tras brote de covid-19 0:49

“A medida que China crece, no es de extrañar que el interés chino en materia de seguridad en la región (del Pacífico Sur) también aumente”, afirmó Denghua Zhang, investigador de la Coral Bell School of Asia Pacific Affairs de la Universidad Nacional de Australia, en Canberra.

Uno de los motores puede ser la preocupación, a menudo discutida por los académicos y estrategas chinos, de que China sea cercada por Estados Unidos y sus aliados. Esto ha reforzado el concepto de romper las “cadenas de islas” consideradas como un cerco a China, en particular, con bases militares en islas cercanas a China y en el Pacífico, según Zhang. Entre ellas se encuentran las bases militares estadounidenses en Japón y Guam, y la presencia militar en Filipinas.

En un análisis de la estrategia estadounidense en el Indo-Pacífico publicado el año pasado, el investigador principal de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai, Liu Ming, y sus coautores expresaron esta preocupación, escribiendo: “El principio [estadounidense] de contención consiste en aislar políticamente a China en toda la región mediante la expansión de una red de aliados y socios, con el fin de atraer a más países del ‘Indo-Pacífico’ al campo estadounidense”.

El Pacífico azul

El creciente acercamiento de China en la región ha dejado a otras potencias en la cuerda floja, luchando por dinamizar su presencia, desde la política “Step-Up” de Australia y el “Pacific Reset” de Nueva Zelandia, ambos en 2018, hasta el “Pacific Pledge” de Washington un año después.

“Todos han desarrollado estas nuevas iniciativas para el Pacífico (…) que esencialmente equivalen a lo mismo, queriendo asegurarse de que siguen siendo los socios preferidos y que China no está obteniendo una ventaja”, dijo Sandra Tarte, profesora asociada en la Escuela de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad del Pacífico Sur en Fiji.

Hasta cierto punto, hay una buena noticia para los países de las islas del Pacífico: como estas potencias intentan superar a la otra, esto puede aportar más atención a los gobiernos locales y hacerlos más fuertes.

El primer ministro de Vanuatu, Bob Loughman Weibur, y el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, posan con funcionarios tras una ceremonia de firma de acuerdos entre ambos países en la capital, Port Vila, el 1 de junio de 2022.(Photo by ginny stein / AFP) (Photo by GINNY STEIN/AFP via Getty Images)

“Los pueblos de las islas del Pacífico… no son nuevos en la competencia global y geopolítica”, dijo Tarcisius Kabutaulaka, profesor asociado de Estudios de las Islas del Pacífico en la Universidad de Hawai en Mānoa.

Se remonta al siglo XIX, cuando las islas eran el centro de la competencia colonial, hasta la Guerra Fría, cuando se presionaba a los nacientes países de las islas del Pacífico para que evitaran los avances soviéticos. Pero a medida que pasa el tiempo –y si las tensiones entre Estados Unidos y China siguen aumentando– el acto de equilibrio puede ser más difícil, dijo Kabutaulaka.

Este puede ser uno de los factores por los que el amplio pacto concebido por Beijing no se hizo realidad la semana pasada. Otro puede ser el concepto de “Pacífico Azul” de la región, que hace hincapié en la toma de decisiones colectivas sobre la región mediante la consulta a todos los miembros.

“Nuestra posición fue que no se puede tener un acuerdo regional cuando la región no se ha reunido para discutirlo”, dijo el jueves el primer ministro de Samoa, Fiame Naomi Mata’afa.

Wang firmó una serie de acuerdos bilaterales en áreas como la cooperación económica, la gestión de catástrofes y el equipamiento policial. Pero incluso sin llegar a un acuerdo —esta vez— la competencia y los distintos puntos de vista sobre la relación con China podrían socavar la cohesión en la región, dijo Kabutaulaka.

“Me preocupa que la competencia geopolítica … afecte al fuerte vínculo regional”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up