ANÁLISIS | La sorprendente evolución de William Barr, de leal a némesis de Trump

(CNN) — De villano a héroe. Los demócratas acusaron en su día al exsecretario de Justicia William Barr de mentir al Congreso y encubrir la corrupción de Donald Trump. Dijeron que estaba más interesado en servir como abogado del expresidente que como máximo responsable de la ley independiente del país, separado de la Casa Blanca por un muro invisible.

Pero es una marca de las opciones extremas que Trump impone a quienes le sirvieron que el abogado de carrera ultraconservador se encuentre ahora en el mismo bando que sus antiguos acusadores liberales en la defensa de la democracia de Estados Unidos.

Con sus salerosas descalificaciones de las mentiras del expresidente sobre el fraude electoral como “tonterías”, “locuras”, “amateurismo” y “tonterías totales”, Barr se ha convertido en el némesis de Trump con su testimonio grabado ante la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos.

Siete conclusiones de la audiencia de este lunes sobre el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021

Su brusquedad no solo está desmontando las fantasiosas afirmaciones del expresidente de que ganó las elecciones de 2020. También está cortando toda la falsa premisa de la incipiente campaña de Trump para 2024: que fue engañado para dejar el poder y que merece recuperar su puesto.

Si, a pesar de todo, Trump gana las elecciones, es seguro que no volverá a llamar a un secretario de Justicia que se autoseleccionó para el puesto con una crítica mordaz a la investigación sobre Rusia del entonces abogado especial Robert Mueller.

Audiencia revive los horrores de los incidentes en el Capitolio 1:09

Y Trump ha enmendado su valoración entregada después de que Barr atormentara a los demócratas en una ardiente audiencia en mayo de 2019: “Es un hombre excepcional. Es una mente legal sobresaliente”.

En un post en su inapropiadamente llamada red Social de la Verdad este lunes, el expresidente afirmó que Barr carecía de “valor o resistencia para ir tras el fraude electoral.” Como Barr testificó ante la comisión, nunca hubo pruebas de un fraude significativo.

Trump estaba “alejado de la realidad”

El segundo mandato de Barr como secretario de Justicia —repitiendo un papel que una vez desempeñó para el más convencional de los presidentes republicanos, George H.W. Bush— corría el riesgo de pasar a la historia como el de un facilitador de un habitante del Despacho Oval a menudo impecable. Eso quizá indique su motivación, al final de una larga carrera en Washington, para desmenuzar las fantasías de fraude de Trump bajo juramento ante la comisión, y el aparente placer de hacerlo.

Rápidamente se ha convertido en el testigo más crítico en las audiencias televisadas, ya que el panel presenta el caso de que Trump sabía que sus mentiras electorales eran falsas, pero las utilizó para incitar un golpe sin precedentes para tratar de mantenerse en el poder.

Después de una pequeña parte en la primera sesión en horario de máxima audiencia el jueves, el exsecretario de Justicia y su testimonio grabado fueron la estrella este lunes, y es probable que aparezca a finales de esta semana cuando el panel se centre en la cuestión de cómo Trump trató de presionar a los funcionarios del Departamento de Justicia para anular la elección.

En los extractos de video del testimonio reproducidos en la audiencia de este lunes, Barr pintó una imagen gráfica de un presidente que había perdido la trama, eligiendo aceptar las tonterías conspirativas y sin pruebas sobre el fraude de un acólito supuestamente ebrio como Rudy Giuliani en lugar de los funcionarios que examinaron sus afirmaciones y las rechazaron.

Opinión: Fui gravemente herido mientras protegía el Capitolio. No me digas que el 6 de enero no ocurrió

Al igual que varios otros exmiembros de la órbita de Trump, Barr parecía estar tratando de afianzar su papel para la posteridad como parte del “Equipo Normal”, como dijo el exjefe de campaña Bill Stepien en su propio testimonio grabado. Barr contó que había decidido dejar su puesto antes de tiempo después de que Trump dejara de hacer caso al sentido común en sus últimos días de mandato.

“Pensé: ‘Chico, si realmente cree en estas cosas, ha perdido el contacto con… se ha alejado de la realidad si realmente cree en estas cosas'”, declaró.

Al ver a Barr testificar a puerta cerrada, el personal de la comisión debe haber creído que le tocó la lotería en su intento de culpar al expresidente de la insurrección.

Y es que el frecuente papel de Barr como comparsa de un presidente desenfrenado le hace ahora más creíble como testigo que puede asestar un golpe condenatorio a Trump. No está claro, por supuesto, si su testimonio tendrá mucho impacto político, especialmente después de que se mantuvo al lado de Trump y su cuestionamiento del sistema electoral durante tanto tiempo. Millones de partidarios de Trump aceptaron hace tiempo las mentiras del expresidente sobre el fraude electoral, y los medios de comunicación conservadores y el Partido Republicano de la Cámara de Representantes se han dedicado a desacreditar las audiencias del comité. Pero una figura tan conservadora y anteriormente leal a Trump como Barr puede tener al menos cierta resonancia entre quienes les gustaban las políticas de Trump pero aborrecían su comportamiento.

Los demócratas acusaron en su día a Barr de mentir al Congreso

Durante meses, después de que asumiera el cargo en febrero de 2019, Barr empañó su imagen en Washington como un conservador recto en el que se podía confiar para defender las instituciones de Washington frente a Trump. Las pistas de su cambio de persona estaban en el camino de su regreso al Departamento de Justicia.

Había llamado la atención de Trump con un memorando no solicitado en el que criticaba la investigación de Mueller sobre los vínculos entre la campaña de Trump y Rusia en las elecciones de 2016. Cuando Mueller completó su informe, Barr se encargó de informar al Congreso de que el abogado especial determinó que no había conspiración criminal entre el equipo de Trump y Rusia y que no decidió procesar al entonces presidente por obstrucción a la justicia. La medida dio forma a la recepción política de un informe aún no publicado que incluía múltiples indicios de que Trump sí había obstruido la justicia. También provocó una rara reprimenda pública de Mueller, que se quejó de que la carta de Barr no captaba el contexto, la naturaleza y el fondo de su investigación.

Los demócratas furiosos se enfrentaron a Barr en esa audiencia de mayo de 2019 por su manejo del trabajo de Mueller. La senadora Mazie Hirono, de Hawai, por ejemplo, le pidió que dimitiera. “Usted mintió. Y ahora lo sabemos”, dijo. “Ser secretario de Justicia de Estados Unidos es una confianza sagrada. Usted ha traicionado esa confianza”.

¿Existen posibilidades de un nuevo asalto al Capitolio? 2:17

El blindaje de Barr al entonces presidente creó la impresión de que podría acabar siendo el tipo de factótum leal que Trump había ansiado en su primer director del FBI, James Comey, y en su primer secretario de Justicia, Jeff Sessions, a quienes despidió por resistirse a sus intentos de cerrar la investigación de Mueller.

En 2020, el Departamento de Justicia de Barr volvió a ser acusado de hacer el trabajo sucio del entonces presidente cuando intervino para pedir una sentencia más leve para el manipulador político de Trump, Roger Stone, tras ser condenado por mentir al Congreso y por obstrucción, y cuando retiró los cargos contra el primer asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn.

El exsecretario de Justicia había aparecido antes para curar el favor del entonces presidente cuando dijo que pensaba que “espiar una campaña política es un gran problema.” El comentario de Barr hizo juego con la afirmación de Trump de que su campaña había sido injustamente atacada por el FBI.

Poco antes de dejar el cargo, Barr también estuvo detrás del nombramiento de John Durham como fiscal especial para investigar la investigación del FBI sobre la campaña de Trump de 2016. El equipo de Durham perdió recientemente un intento de condenar a un abogado de la campaña de Hillary Clinton por mentir al buró.

Incluso poco antes de las elecciones de 2020, Barr había parecido amplificar las advertencias de Trump de que el fraude electoral era un peligro real al decir a Wolf Blitzer de CNN que le preocupaba que un país extranjero pudiera enviar miles de papeletas falsas al sistema electoral.

Pero también hubo señales de que trabajar para Trump estaba llevando a Barr a la distracción. En febrero de 2020, se quejó de que los tuits del entonces presidente le hacían “imposible” hacer su trabajo y dañaban la imagen del Departamento de Justicia.

Cuando Barr se puso en contra de Trump

A pesar de su anterior fidelidad al entonces presidente, que suscitó severas dudas sobre su independencia, Barr se erigió como uno de los cargos públicos que se interpuso entre Trump y un golpe de Estado que habría hecho añicos la democracia estadounidense. Lo hizo público en una entrevista con Associated Press el 1 de diciembre de 2020, cuando dijo que no había encontrado pruebas sustanciales de fraude electoral generalizado, contradiciendo las afirmaciones cada vez más desesperadas de Trump y haciendo enfurecer al presidente.

En su testimonio emitido este lunes, Barr se quejó de las acusaciones “idiotas” de que las máquinas de votación de Dominion habían sido manipuladas y arremetió contra las últimas teorías conspirativas conservadoras contenidas en el documental “2000 Mules”, que Trump ha vuelto a afirmar falsamente que muestra pruebas de fraude.

Ya no es un leal: Barr se encuentra ahora como el eje de la investigación de la comisión selecta de la Cámara de Representantes, y sus representaciones gráficas del negacionismo y el estado mental salvaje del expresidente están dañando la reputación de Trump.

Trump afirma que su hija Ivanka “se desentendió” y no estaba mirando los resultados de las elecciones

Gran parte del testimonio de Barr se tejió en un caso que expone cómo Trump había sabido que sus afirmaciones electorales eran falsas pero las impulsó de todos modos, hecho por la representante demócrata Zoe Lofgren en una presentación forense ante la comisión este lunes.

Pero ya en mayo de 2019, la demócrata californiana había sido más dura con Barr tras votar en la comisión judicial de la Cámara de Representantes para que se le declarara en desacato por no cumplir con una citación para obtener una versión completa y sin editar del informe de Mueller.

“Está abdicando de su responsabilidad ante la ley e inhibiendo la capacidad del Congreso para cumplir con nuestros deberes constitucionales. Esta obstrucción debe tener consecuencias”, dijo Lofgren en ese momento.

El hecho de que ahora utilice el testimonio de Barr mientras el Congreso trata de nuevo de pedir cuentas a Trump muestra hasta qué punto el comportamiento antidemocrático de Trump ha puesto a Washington de cabeza, con algunos de sus antiguos leales convertidos en poderosos enemigos.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up