ANÁLISIS | La economía se está yendo por el retrete. Esperemos que nadie tire de la palanca

Nueva York (CNN Business) — El CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, dice que se avecina un huracán económico. Elon Musk de Tesla dice que tiene un “muy mal presentimiento” sobre una recesión. Las empresas están rebajando sus previsiones de beneficios. Ah, y estamos en medio de una crisis energética y de inflación, y las acciones han estado coqueteando con un mercado bajista.

Es fácil sentirse miserable sobre la economía. Y resulta que la mayoría de los estadounidenses se sienten así: solo el 23% del público estadounidense dice que las condiciones económicas son “algo buenas” o mejores, según una  encuesta reciente de CNN realizada por SSRS.

No obstante, esos mismos estadounidenses siguen gastando como locos, porque casi todos tienen trabajo. Acabamos de recibir otro informe de empleo bastante sólido el viernes: Estados Unidos añadió otros 390.000 empleos en mayo.

Para ponerlo en contexto, eso es más del doble del promedio de 186.000 puestos que la economía estadounidense estaba creando cada mes durante el gobierno de Donald Trump antes de la pandemia, ya sabes, hace unos años, cuando los estadounidenses estaban súper entusiasmados con la economía.

Entonces, ¿quién tiene razón?

Tres señales que indican que la economía de Estados Unidos pierde impulso

La Fed está pisando el freno

Si sientes que la economía estadounidense se está desacelerando, no estás solo. De hecho, esa desaceleración es intencionada.

La Reserva Federal había estado dando a la economía un subidón de azúcar desde marzo de 2020 comprando miles de millones de dólares en bonos del Estado y deuda corporativa cada mes y manteniendo las tasas de interés cerca de cero durante dos años.

La economía se impulsó con la oferta de la Fed, y la inflación se disparó a un máximo de cuatro décadas. En marzo de 2022, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo finalmente “no más” y el banco central subió las tasas de interés. En mayo, la Fed emitió la mayor subida de tasas en más de 20 años, y prometió que los golpes continuarían hasta que la moral mejorara.

Un flujo constante de subidas de tasas históricamente grandes y una rápida reducción del balance de la Fed deberían ayudar a curar la adicción de la economía al dinero gratis: al desacelerar la economía, la Reserva Federal espera controlar la inflación. Pero también podría sumir a la economía en una recesión.

La fortaleza del dólar perjudica a las multinacionales

Sé lo que están pensando: ¿qué significa esto para las gigantescas megacorporaciones con una gran huella global?
Bueno, Timmy, no son buenas noticias. Microsoft rebajó esta semana sus previsiones de beneficios y ventas para este trimestre debido a la fortaleza del dólar.

Sí, ahora tenemos otra cosa de la que preocuparnos: gracias a la Fed, su dinero puede valer demasiado.

Las subidas de las tasas de interés ayudan a impulsar el valor del dólar, que se acerca a la paridad con el euro por primera vez en dos décadas. Esto es una buena noticia si viajas al extranjero y una mala noticia si eres una gran empresa estadounidense que gana dinero en el extranjero (Microsoft obtiene poco menos de la mitad de sus ingresos del extranjero), porque los aparatos que vendes en el extranjero de repente costarán más a tus clientes que los que vendes en los viejos Estados Unidos.

Antes de que digas: “¡Qué se aguanten!”, recuerda que esas empresas pagan a mucha gente mucho dinero, que va a gastarlo, etc. etc. Seguro tomaste la clase de Economía 101. La cuestión es: es otra cosa que no es superbuena para la economía.

¿Cómo le hacen frente los estadounidenses a la inflación? Comprando estrictamente lo necesario

La economía puede estar corrigiéndose a sí misma

La Fed no es la única que ayuda a frenar la economía. La inflación está empezando a desgastar a los consumidores y a los minoristas. Walmart, Target y un montón de otras grandes tiendas dijeron el mes pasado que los clientes están reduciendo sus compras, centrándose en comprar solo lo necesario. Los minoristas han estado rebajando sus perspectivas de beneficios al prever que esos nubarrones en el horizonte se acercan y se oscurecen.

El mercado de la vivienda en Estados Unidos también está mostrando signos de quedarse sin chispa: las tasas de interés de las hipotecas son mucho más altas que hace un año (vale, eso también es culpa de la Reserva Federal), lo que hace que algunos posibles compradores de viviendas abandonen el mercado. Las ventas de viviendas existentes en Estados Unidos cayeron por tercer mes consecutivo en abril.

Las ventas de vivienda cayeron de nuevo en abril a medida que los precios alcanzan nuevos récords

El crecimiento del empleo también está empezando a desacelerarse un poco. Aunque añadir casi 400.000 puestos de trabajo en un mes es algo estupendo, históricamente es menos que los 450.000 a 650.000 empleos que Estados Unidos añadía cada mes el año pasado. El total de empleos de mayo fue el más bajo desde abril de 2021. Y todavía no hemos recuperado todos los empleos perdidos en los primeros días de la pandemia. A medida que la economía sigue cerrando esa brecha, el ritmo de contratación puede desacelerarse, porque estamos alcanzando el pleno empleo y el mercado laboral se está agotando de forma natural.

Mientras tanto, la propia inflación se está enfriando un poco. Los precios al consumo seguían siendo un 8,3% más altos en abril de 2022 que en abril de 2021, pero, oye, ¡eso es menos que la tasa de inflación anual del 8,5% en marzo! Así que eso es algo.

Todo lo demás

El problema con la teoría de que una economía en desaceleración puede domar la inflación es que el estímulo gubernamental (tanto esos dulces, dulces cheques de estímulo como la política monetaria de la Fed) no es el único responsable del lío en el que estamos.

Rusia está cerrando el grifo del gas en algunos países europeos, mientras Europa busca dejar atrás el petróleo ruso. Eso ha creado cierta escasez de energía, haciendo que los precios se disparen. La Reserva Federal no puede hacer nada al respecto, a menos que esté sentada sobre un pozo de petróleo (voz de narrador: no lo está).

La continua invasión de Rusia en Ucrania ha disparado los precios de las materias primas, creando una crisis alimentaria mundial. Al mismo tiempo, China ha estado confinando sus principales ciudades para evitar la propagación del covid, llevando en picada a la segunda economía más grande del mundo y exacerbando la escasez que ha ayudado a impulsar los precios de casi todo.

Y la escasez de mano de obra en Estados Unidos sigue disparando los salarios y ha agravado aún más la escasez de bienes… er. Basta con decir que son problemas que no tienen soluciones fáciles.

Entonces, ¿de qué hablan esos pesimistas?

Nada de esto es una gran noticia. Al mismo tiempo, una desaceleración natural está bien, si no es que es bienvenida. La economía tiene fiebre, y las únicas recetas son más aumentos de las tasas de interés y más cencerros, en ese orden.

Joe Brusuelas, de RSM, se mostró animado por el informe de empleo del viernes por mostrar signos de enfriamiento económico. Y Aneta Markowska, de Jefferies, dijo a CNN que se necesitarían aún más contrataciones para frenar la inflación, porque los salarios siguen aumentando, lo que alimenta más inflación.

Entonces, ¿por qué todo este pesimismo?

Los detractores de la economía parecen insinuar lo mismo: podríamos enfrentarnos a una situación nefasta en el futuro si no tomamos las medidas correctas para evitarla.

El secretario de Trabajo, Marty Walsh, dijo este viernes a CNN que “no hay duda” de que es posible que se produzca un periodo económico difícil y dijo que hay que actuar “paso a paso”. Dimon dijo que se avecina un “huracán” económico, pero la pregunta sigue siendo si será un aguacero o una supertormenta.

Como señaló mi colega Julia Horowitz en su boletín Before the Bell del viernes: los datos son desordenados, y dependemos de la Reserva Federal, que tiene una capacidad limitada para controlar las causas de la inflación y una miserable reputación de predecir cuándo dejar de subir las tasas antes de hundir la economía en una recesión.

O, en mis palabras menos elegantes: la economía puede estar yéndose por el retrete, y solo podemos rezar para que nadie tire de la palanca.

— Matt Egan de CNN contribuyó con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up