ANÁLISIS | El sangriento fin de semana en EE.UU. con más tiroteos masivos aumenta las apuestas en las conversaciones sobre armas del Senado

(CNN) — En Carolina del Sur y Texas, a las víctimas les dispararon en una fiesta de graduación de su escuela secundaria. En Kentucky, los asistentes a un funeral fueron atacados afuera de una iglesia. Múltiples atacantes acribillaron a balazos a una multitud en Filadelfia. En Chattanooga, Tennessee, los disparos ocurrieron en una discoteca.

Esa fue simplemente la actividad normal de Estados Unidos el último fin de semana bajo la mortal sombra de la violencia armada, mientras la cantidad abrumadora de 10 tiroteos masivos desde el viernes profundiza el trauma de las masacres recientes en un supermercado de Buffalo, una escuela primaria de Texas y un hospital de Tulsa, Oklahoma.

Los estados de EE.UU. con mayor posesión de armas de fuego tienen más muertes por violencia armada. Estos son los datos

La nueva ola horrible de muertos y heridos, de familias incompletas, de luto y miedo, aumenta las apuestas del más reciente esfuerzo en el Senado por hacer algo finalmente para detener los tiroteos masivos y las masacres. También, los costos de otro fracaso político.

La iniciativa, que lideran el senador demócrata de Connecticut Chris Murphy y el senador republicano de Texas John Cornyn, llega a un punto crítico esta semana. No será suficiente para poner fin a la violencia en un país inundado por armas de fuego. Pero, incluso si solo evita una masacre más con medidas incrementales y logran salvarse algunas vidas, podría marcar una victoria política importante. Además de mostrar que en realidad Washington sí puede hacer algo para mitigar una amenaza mortal.

Hubo 10 tiroteos masivos en un fin de semana en EE.UU. 0:46

Murphy le dijo al programa “State of the Union” de CNN este domingo que, a pesar de los grandes obstáculos, nunca había tenido más confianza en lograr algo después de luchar durante años para endurecer las leyes de control de armas. Un camino que empezó tras la masacre en una escuela primaria de su estado en 2012, y luego de la cual las reformas legislativa fracasaron en el Congreso.

“Nunca he sido parte de negociaciones tan serias como estas. Hay más republicanos en la mesa hablando de cambiar nuestras leyes de control de armas y invertir en salud mental que en cualquier otro momento desde Sandy Hook”, le dijo Murphy a Jake Tapper, de CNN. “También he sido parte de muchas negociaciones fallidas en el pasado. Así que soy racional acerca de nuestras posibilidades”.

OPINIÓN | Esto es lo que pasó cuando 3 países que experimentaron tiroteos masivos hicieron algo al respecto

Murphy añadió que los asuntos con más probabilidades de avanzar incluyen leyes de “bandera roja”, que pueden usarse para confiscar armas de personas que se consideran peligrosas. También un endurecimiento de los requisitos de verificación de antecedentes, además de recursos adicionales para la salud mental.

Un feroz debate político sobre las armas

No hay posibilidades realistas de que tenga éxito el llamado del presidente Joe Biden, durante un conmovedor discurso el jueves pasado, para que se prohíban las armas de asalto que se han utilizado en muchas de las masacres recientes.

Mira a un legislador exhibir sus armas en una sesión 1:43

Ahora, incluso si Cornyn y Murphy logran obtener un acuerdo, todavía falta un momento en el que los senadores republicanos demostrarán sus prioridades. Se necesita que al menos 10 de ellos voten con los demócratas para superar el obstruccionismo y alcanzar una gran mayoría en los votos. Pero, respaldar cualquier restricción a las armas implica el riesgo de que los señalen como traidores los votantes republicanos más activos, quienes decidirán las primarias y se oponen a cualquier forma de mayor control.

Mientras tanto, líderes republicanos como el expresidente Donald Trump apuntan a que cualquier ajuste en las leyes de control de armas representa el comienzo de una inevitable pendiente resbaladiza para terminar con la Segunda Enmienda. Una exageración y una caracterización errónea que con frecuencia ha frustrado las propuestas anteriores.

Biden presiona por más control de armas: ¿Cuánta matanza más estamos dispuestos a aceptar?

Aún así, hay señales de que el impulso por mayores restricciones a las armas de fuego está creciendo en el país: las encuestas muestran un apoyo mayoritario para verificaciones de antecedentes más estrictas y para las prohibiciones de armas de asalto. En un caso, un grupo de 250 personas que se identificaron como conservadoras y propietarias de armas publicaron un anuncio en el Dallas Morning News en el que pidieron a Cornyn trabajar para mejorar el control de armas.

“Votamos por senadores republicanos. Creemos en la Segunda Enmienda. Como muchos, luchamos por encontrar buenas respuestas a nuestro problema actual de violencia armada en Estados Unidos”, escribió el grupo en una carta abierta.

Pero los obstáculos estructurales para lograr reformas permanecen sólidos. Aunque muchos estadounidenses consideran su derecho a portar armas como un elemento fundamental de la defensa propia y la identidad nacional, las encuestas revelan que incluso una buena parte de los republicanos cree que se necesita algún tipo de regulación adicional sensata. Sin embargo, una minoría activista en el Partido Republicano y el poder del cabildeo a favor de las armas de fuego han frustrado casi todos los esfuerzos de cambio que surgieron como respuesta a los tiroteos masivos de los últimos años.

Cinco estadísticas alarmantes sobre los tiroteos en EE.UU. 2:15

Entonces, la pregunta ante el Senado esta semana no será solo si el distanciamiento político de la nación permitirá aprobar alguna medida para hacer que el país sea un poco más seguro. Se trata de si acaso resulta posible un debate genuino en un Washington amargamente dividido sobre las verdaderas causas que llevaron a la muerte de tantas personas inocentes.

“Basta, basta”, dijo Biden el jueves pasado poco después de su segundo viaje en solo semanas para consolar a quienes enfrentan el dolor de un tiroteo masivo en Estados Unidos. Sus palabras encontraron eco el domingo en Chattanooga, Tennessee, donde el alcalde de la ciudad pasó su segundo fin de semana consecutivo dando una conferencia de prensa después de una masacre.

Estos 35 países, a diferencia de EE.UU., tienen estrictas leyes sobre la posesión de armas de fuego

“Una vez más, tenemos personas que decidieron resolver sus problemas con armas de fuego”, señaló el alcalde Tim Kelly, quien no está afiliado oficialmente a ninguno de los partidos. Kelly dice que es cazador y favorece la posesión responsable de armas, pero apoya que se amplíen las verificaciones de antecedentes y los límites en cargadores de alta capacidad.

Continuó: “Estoy cansado de pararme frente a ustedes para hablar de armas y muertos”.

Una ola mortal de tiroteos de fin de semana

Para la tarde de este domingo, las cifras que revelaban un fin de semana de violencia alcanzaron niveles impactantes. Incluso teniendo en cuenta el usual número diario de asesinatos e incidentes con armas de fuego.

Solo desde el viernes, se registraron 10 tiroteos masivos en el país que cobraron la vida de al menos a 12 personas e hirieron a muchas más. Eso sin mencionar todos los otros tiroteos menores que también ocurrieron, como parte del golpe de tambor de la muerte. En algunos momentos, durante el fin de semana, llegaban noticias de más tiroteos a una velocidad que era difícil de creer.

Por supuesto, la mayoría de estadounidenses se ocupaban de sus asuntos sin entrar en contacto con la violencia. Pero la naturaleza indiscriminada de los tiroteos recientes en escuelas, consultorios médicos, supermercados, bares y fiestas muestra lo profundamente arraigada que está la amenaza de la violencia armada en la vida cotidiana. Ninguno de los muertos en esas masacres tenía razones para pensar que su vida estaban a punto de terminar en lugares relativamente normales.

¿Podrías demandar a fabricante de armas que hayan sido usadas en un tiroteo? 3:23

Tres personas murieron y 11 resultaron heridas en Filadelfia en la noche del sábado. La policía dijo que varios atacantes dispararon contra una multitud en la concurrida zona nocturna de South Street. “Una vez más, tenemos vidas que se pierden sin sentido y personas heridas en otro acto horrendo, descarado y despreciable de violencia armada”, condenó el alcalde de Filadelfia, Jim Kenney.
En el incidente en Tennessee, dos personas murieron por heridas de bala y 14 resultaron heridas en un tiroteo en Chattanooga. Una tercera persona murió después de que la atropellara un vehículo durante el incidente, dijo la policía.
Al otro lado del país, en Mesa, Arizona, dos personas murieron y dos resultaron heridas en un tiroteo en un bar.
En Phoenix, Arizona, una niña de 14 años murió y al menos 8 personas resultaron heridas en un tiroteo en el centro durante la madrugada del sábado.
Además, en otro tiroteo masivo, en Summerton, Carolina del Sur, ocho personas quedaron heridas y una murió. La policía le dijo a WIS, afiliada de CNN, que dos autos se detuvieron en un patio donde se realizaba una fiesta de graduación de escuela secundaria. Las víctimas tenían entre 13 y 36 años.
Cinco personas resultaron heridas en otra fiesta de graduación en Socorro, Texas, cuando alguien comenzó a disparar contra una multitud.
Tres personas quedaron heridas y una murió en un incidente en Omaha, Nebraska.
En Chesterfield, Virginia: una persona murió y otras cinco resultaron heridas
Y en Macon, Georgia, tres personas resultaron heridas y una murió cuando se realizaron disparos en un vecindario del condado de Bibb.
En varios incidentes diferentes que no se clasificarían como tiroteos masivos durante los últimos días, dos personas que asistían a un funeral recibieron disparos afuera de una iglesia en Lexington, Kentucky, dijo la policía. Ambos resultaron heridos. Y el viernes, un exjuez de Wisconsin fue asesinado a tiros en lo que la policía llamó un ataque dirigido.

Una gran desconexión política

Murphy le dijo a CNN en su entrevista que el reciente estallido de violencia en todo el país ha llevado la ansiedad por la violencia armada a niveles que no había visto antes.

“Cuando estuve en Connecticut la semana pasada, nunca había visto en los rostros de los padres la expresión que observé. Hay un miedo muy profundo por nuestros hijos en este momento”, le dijo a Tapper. Murphy además indicó que “también existe el temor de que el gobierno esté tan fundamentalmente quebrado que no pueda dejar de lado la política para garantizar lo que más les importa a los adultos en este país: la seguridad física de sus hijos”.

OPINIÓN | La NRA ya no es el principal obstáculo para el control de armas en Estados Unidos

“Y creo que la posibilidad de éxito es mejor que nunca”, dijo el demócrata de Connecticut. “Pero creo que las consecuencias del fracaso para toda nuestra democracia son más importantes que nunca”.

Sin embargo, la posición política de muchos republicanos ––mientras el partido busca grandes victorias en las elecciones de medio término en noviembre–– también pesa en contra de las posibilidades de éxito.

El representante Steve Scalise, líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, es una víctima de la violencia armada, después de que resultara gravemente herido durante un tiroteo en una práctica de béisbol del Congreso en 2017. Sin embargo, el legislador de Louisiana acusó a los demócratas de usar la reciente masacre en Texas como una excusa para infringir los derechos de porte de armas. También insinuó que tales tiroteos masivos casi siempre tenían una causa que no podía achacarse simplemente a las armas.

“Inmediatamente se trata de que los demócratas quieran eliminar las armas”, dijo Scalise en “Fox News Sunday”.

Esto es lo que Biden ha hecho sobre el control armas y lo que los activistas dicen que aún puede hacer sin el Congreso

“Vamos a buscar la raíz del problema. ¿Cómo podemos hacer para conectar mejor las señalas y detener algo antes de que suceda? Como hicimos después del 11 de septiembre, que ha funcionado muy bien en lo que respecta a detener los ataques terroristas”, dijo Scalise.

Cuando se le preguntó por qué EE.UU. registra muchos más asesinatos con armas de fuego que otras naciones desarrolladas, donde las armas de fuego están mucho menos disponibles, culpó a lo que dijo eran pedidos “locos” de los demócratas liberales para desfinanciar la policía.

La diferencia entre Murphy y Scalise sobre este tema subraya las razones por las cuales las esperanzas de progreso esta semana en Washington están atenuadas por la experiencia del profundo abismo que existe en EE.UU. sobre la reforma de las armas. Y plantea interrogantes sobre si Washington alguna vez podrá mantener seguros a los estadounidenses.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up