ANÁLISIS | El compromiso del Senado sobre las armas es un avance real, aunque tenue y modesto

(CNN) — Diez senadores republicanos parecen dispuestos a responder a las súplicas de los angustiados familiares de los recientes tiroteos masivos para “hacer algo”, desafiando el dogma de su propio partido sobre las reformas de las armas.

El grupo llegó este domingo a un acuerdo con los demócratas que podría conducir a un mayor gasto en la atención de la salud mental, la seguridad escolar, el escrutinio adicional de los compradores de armas jóvenes y los incentivos a los estados para confiscar temporalmente las armas de los que se consideran una amenaza.

El tamaño del grupo de senadores es fundamental para superar el filibusterismo del Senado, el bloqueo de procedimiento que requiere 60 votos y que ha permitido a los conservadores frustrar los esfuerzos anteriores para aprobar la reforma de las armas.

Tiroteos en Estados Unidos: ¿qué hay en el acuerdo bipartidista para el control de armas y qué no?

Si el paquete puede ser aprobado por el Senado —lo que sigue siendo una gran incógnita, dado que el proyecto de ley aún no está redactado y la feroz reacción conservadora que probablemente suscitará—, supondría el intento más radical de hacer frente a la epidemia de tiroteos masivos en Estados Unidos en muchos años. Incluso los demócratas, como el presidente Joe Biden, y los grupos de seguridad de las armas, que quieren ver una acción mucho más amplia, la elogian como un avance y un pequeño primer paso.

El simbolismo de una nueva ley sería significativo, ya que invertiría el patrón reciente de que, una vez que el dolor y la furia iniciales que siguen a una masacre se disipan, el ímpetu de las duras decisiones políticas necesarias para que los republicanos desafíen a la base pro-armas de su propio partido disminuye rápidamente. También representaría una victoria sobre la posición extrema de los republicanos de línea dura, según la cual cualquier retoque a pequeña escala de cualquier ley relacionada con las armas representa una pendiente resbaladiza que conduciría inevitablemente a la destrucción de la Segunda Enmienda y del derecho a portar armas.

No es posible decir con seguridad si las medidas incluidas en el compromiso podrían haber marcado la diferencia en los recientes tiroteos masivos en Buffalo, Nueva York, y Uvalde, Texas, pero podrían entrar en vigor en situaciones similares en el futuro y salvar vidas si se promulga una ley. Es poco probable, sin embargo, que la medida pueda frenar el flujo de tiroteos masivos como los del pasado fin de semana en bares, graduaciones de institutos y fuera de un funeral en una iglesia de Kentucky.

Pero el hecho de que un conjunto de medidas tan modesto esté a punto de crear su propio trozo de historia cuenta su propio relato sobre la parálisis del Congreso ante tanta muerte.

El acuerdo no incluye la prohibición de los rifles de asalto que desean algunos familiares de víctimas de masacres con armas de fuego. Aunque promete ralentizar el proceso para que los menores de 21 años compren armas semiautomáticas, no amplía la comprobación de antecedentes para todos los compradores de armas, una medida que los republicanos consideran un paso político excesivo.

Manifestantes exigen mayor control de armas en EE.UU. 3:16

Carrera para terminar en dos semanas sin perder apoyos

La mayor pregunta ahora es si los 10 republicanos se mantendrán firmes y ayudarán a impulsar la medida en el Senado a pesar de lo que probablemente sean tácticas de retraso y obstrucción por parte de sus colegas. Quedan dos semanas hasta el próximo receso del Congreso. Si no se aprueba un proyecto de ley antes de esa fecha, existe un riesgo real de que los senadores del GOP que regresen a casa se vean sometidos a una presión extrema para retirar su apoyo al paquete.

Es fundamental que el senador republicano John Cornyn, de Texas, y el senador demócrata Chris Murphy, de Connecticut, cuenten con el apoyo —o al menos con algo menos que una oposición total— del líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, que se ha interpuesto en el camino de anteriores legislaciones sobre seguridad de las armas.

McConnell emitió un comunicado elogiando a Cornyn y Murphy por “seguir avanzando”, pero no respaldó el acuerdo y enmarcó sus esfuerzos como un trabajo en progreso.

“Sigo esperando que sus discusiones produzcan un producto bipartidista que logre avances significativos en cuestiones clave como la salud mental y la seguridad escolar, respete la Segunda Enmienda, obtenga un amplio apoyo en el Senado y marque la diferencia para nuestro país”, dijo McConnell.

Y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, acogió con satisfacción el acuerdo, aunque se queda corto en la lista de deseos de su partido, prometiendo poner el proyecto de ley “en el suelo tan pronto como sea posible”, tan pronto como esté escrito.

Ahí radica el reto del paquete, que constituye un amplio marco de actuación pero que aún no está codificado en lenguaje legislativo. Llevar a cabo esa tarea antes del próximo receso será un listón muy alto dada la complejidad de los temas y la delicada posición en la que se han colocado los 10 senadores del GOP.

El grupo incluye a los senadores Cornyn, Thom Tillis y Richard Burr de Carolina del Norte; Roy Blunt de Missouri; Bill Cassidy de Louisiana; Susan Collins de Maine; Lindsey Graham de Carolina del Sur; Rob Portman de Ohio; Mitt Romney de Utah; y Pat Toomey de Pensilvania. De los 10, Burr, Blunt, Portman y Toomey no se presentan a la reelección en 2022, por lo que están algo protegidos de una reacción directa de los defensores conservadores de la reforma de las armas. Cassidy, Tillis, Graham, Cornyn y Collins acaban de ser reelegidos, por lo que no tienen que preocuparse por las primarias hasta 2026.

Tiroteos en Estados Unidos: ¿qué hay en el acuerdo bipartidista para el control de armas y qué no?

El hecho de que haya habido un impulso republicano para negociar un compromiso —a la vez que se aseguraba en las mentes de los implicados que no se diluían los derechos de la Segunda Enmienda— muestra el nivel de presión política tras la tragedia de Uvalde en particular.

En las encuestas, la mayoría de los estadounidenses está a favor de ampliar los controles de antecedentes o de prohibir las armas de asalto, por ejemplo. Pero el filibusterismo en el Senado y la amenaza de las bases del partido a los republicanos que siquiera piensan en una reforma de la seguridad de las armas ha prevalecido durante años en contra de una acción real, más notoriamente después de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en 2012.

Teniendo en cuenta las jubilaciones de los miembros más moderados del Partido Republicano en el Senado, y la probabilidad de que algunos de ellos puedan ser reemplazados por senadores más radicales y proTrump después de las elecciones de mitad de período de noviembre, la ventana para la cooperación republicana en la seguridad de las armas puede ser corta.

La medida de la ley de bandera roja sobre armas podría provocar una reacción del Partido Republicano

Se espera que una de las partes más examinadas del compromiso sea su estímulo para que los estados aprueben las llamadas leyes de bandera roja que permiten a las autoridades retirar temporalmente las armas a las personas que se consideran peligrosas. Varios senadores republicanos de alto perfil —incluido Josh Hawley, de Missouri, posible candidato presidencial en 2024— han dicho que se oponen a esas medidas.

Algunos demócratas se sentirán decepcionados, mientras tanto, porque el compromiso no incluye una prohibición total de que los menores de 21 años compren potentes armas semiautomáticas como las utilizadas por dos tiradores de 18 años, que compraron sus armas legalmente, antes de los asesinatos masivos de Uvalde y Buffalo el mes pasado.

Los miembros demócratas de la Cámara de Representantes, que han ido mucho más lejos en la aprobación de reformas más amplias en materia de armas, aceptaron a regañadientes respaldar el compromiso del Senado si se aprueba.

“Va en la dirección correcta. Estamos contentos de que el Senado esté finalmente despierto sobre esto”, dijo la representante de Maryland Jamie Raskin a Dana Bash en “State of the Union” de CNN este domingo antes de que se anunciara el alcance completo del compromiso. La representante de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez dijo a CNN que preferiría que hubiera un mayor enfoque en las armas reales involucradas en los tiroteos en lugar de otras medidas. Pero también insinuó que apoyaría el acuerdo si fuera “un verdadero paso de bebé”.

Biden adoptó una respuesta pragmática, que refleja su propia creencia de que el bipartidismo puede seguir siendo una fuerza en el amargamente polarizado Washington, aunque esté muy por debajo de sus propias aspiraciones de reforma.

Revelan nuevos detalles del accionar policial en la masacre de Uvalde 2:32

“Obviamente, no hace todo lo que creo que se necesita, pero refleja pasos importantes en la dirección correcta, y sería la legislación de seguridad de armas más significativa que se apruebe en el Congreso en décadas”, dijo Biden en un comunicado. “Cada día que pasa, más niños mueren en este país: cuanto antes llegue a mi mesa, antes podré firmarla, y antes podremos utilizar estas medidas para salvar vidas”.

Pero hubo señales ominosas por parte de la Asociación Nacional del Rifle, aunque el grupo dijo que no se posicionaba sobre los marcos.

El portavoz de la NRA, Lars Dalseide, dijo a CNN que “la NRA continuará oponiéndose a cualquier esfuerzo por insertar políticas de control de armas, iniciativas que anulen las protecciones constitucionales del debido proceso y esfuerzos por privar a los ciudadanos respetuosos de la ley de su derecho fundamental a protegerse a sí mismos y a sus seres queridos en esta o cualquier otra legislación”. Algunos conservadores han sugerido que la ley de bandera roja infringe efectivamente las consideraciones del debido proceso.

Y aunque la mayoría de los demócratas nacionales parecían dispuestos a votar a favor de un compromiso, aunque no satisfaga lo que creen que hay que hacer, el sentimiento no es universal en el partido. Melanie D’Arrigo, que se presenta como candidata a la Cámara de Representantes de EE.UU. por el tercer distrito del Congreso de Nueva York y que ha recibido el apoyo de la organización Everytown for Gun Safety, dijo que el compromiso del Senado era una medida a medias.

“No necesitamos incentivar a los estados para que aprueben leyes de bandera roja; necesitamos una legislación federal de bandera roja. Necesitamos prohibir las armas de asalto, y punto. Y necesitamos un programa nacional de licencias y registro de la propiedad de armas para acabar con las armas ilegales”, dijo D’Arrigo en un comunicado este domingo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up