ANÁLISIS | ¿Cuán cerca está Estados Unidos de entrar en conflicto?

Washington (CNN) — Tras la primera audiencia pública que investiga el asalto del 6 de enero el jueves, una pregunta importante ha resurgido: ¿cuán cerca está Estados Unidos de entrar en conflicto?

En cierto modo, el ataque debería haber sido una llamada de atención, y una oportunidad para que los votantes republicanos y sus líderes se distanciaran de Donald Trump. Al fin y al cabo, un presidente en funciones había exhortado a sus seguidores a asediar el Capitolio estadounidense y anular los resultados de unas elecciones.

Sin embargo, más de un año después de la insurrección, el potencial de lucha política violenta apenas ha retrocedido, y eso se debe, al menos en parte, al estado del partidismo en Estados Unidos.

Los partidarios del entonces presidente Donald Trump suben al muro oeste del Capitolio de Estados Unidos, el 6 de enero de 2021.

Algunos votantes republicanos siguen creyendo falsamente que Joe Biden le robó a Trump las elecciones de 2020, y demasiados legisladores del Partido Republicano han utilizado la llamada “Gran Mentira” para apoyar sus esfuerzos por llevar a cabo manipulaciones agresivas de las circunscripciones electorales y aprobar leyes de voto restrictivas, para dejar a sus rivales demócratas fuera del poder.

Tal vez sea aún más preocupante el hecho de que los dos principales partidos políticos del país estén cada vez más organizados “en facciones casi beligerantes con visiones radicalmente opuestas para Estados Unidos”, escriben los politólogos Nathan P. Kalmoe y Lilliana Mason en su convincente nuevo libro, “Radical American Partisanship: Mapping Violent Hostility, Its Causes, and the Consequences for Democracy”.

Mientras que el Partido Demócrata es “un partido multirracial pluralista”, prosiguen Kalmoe y Mason, el Partido Republicano “ha sido superado por aquellos que anhelan las jerarquías raciales más estrictas del viejo Sur blanco, que imaginan una teocracia cristiana y que dirigen los beneficios del gobierno hacia los ricos”.

No es de extrañar, por tanto, que tantos expertos adviertan que no hay que restar importancia a la posibilidad de una nueva violencia política.

Para profundizar en el debate sobre el partidismo actual y sus efectos, hablé con Mason, profesor asociado de ciencias políticas en el Instituto SNF Agora de la Universidad Johns Hopkins. Nuestra conversación ha sido ligeramente editada para mayor extensión y claridad.

En el libro, Nathan P. Kalmoe y tú argumentan que fue fácil para Donald Trump incitar una insurrección debido a cómo están divididas las bases de los dos principales partidos políticos del país. ¿Podrías describir un poco más estas divisiones?

Parte de la razón por la que la hostilidad partidista entre demócratas y republicanos es tan terrible en este momento es porque lo que los partidos están peleando son realmente cuestiones de igualdad racial y de género, la jerarquía social tradicional, y si vamos a volver a ser un país en el que los hombres cristianos blancos siempre estaban en la cima de esa jerarquía o nos convertimos en una democracia más igualitaria y multiétnica.

Lo que encontramos en nuestros datos fue que, particularmente en la derecha, los republicanos que más odiaban a los demócratas eran también los más altos en resentimiento racial y sexismo. Y los que menos odiaban a los demócratas eran los que tenían menos resentimiento racial y sexismo. En realidad, en nuestros datos, el resentimiento racial es uno de los predictores más potentes de que los republicanos odien a los demócratas.

La razón por la que creo que esto es importante es que, en general, como país, no hemos sido muy buenos para hablar del racismo o del sexismo de forma no violenta y tranquila.

¿Han abandonado los estadounidenses el patriotismo por el partidismo?

¿Cómo se convierte la gente en partidista radical?

Pensamos en ello de dos maneras diferentes. La primera es lo que llamamos “desconexión moral”, que consiste básicamente en denigrar y deshumanizar a la gente del otro partido. Y nos fijamos en eso porque en otros lugares y en otros contextos, estas creencias denigrantes y deshumanizadoras tienden a preceder a la violencia masiva.

Siempre que se produce un acontecimiento violento masivo entre grupos de personas, suele ocurrir después de que la gente haya decidido que las personas del otro grupo son malvadas e infrahumanas. Ese es un conjunto de actitudes que consideramos una señal de alarma.

También acabamos de preguntar explícitamente: “¿Hasta qué punto crees que es aceptable utilizar la violencia para conseguir objetivos políticos?”. Eso es menos una señal de advertencia y más la realidad. Y lo que estamos viendo es que un número cada vez mayor de partidarios estadounidenses cree que la violencia es a veces aceptable cuando se trata de lograr resultados políticos. No todas esas personas van a participar en la violencia. Solo la aprueban.

Pero lo que hace esa aprobación es crear un entorno social a su alrededor en el que si conocen a alguien que podría
ser más inestable y participar en la violencia, están oyendo a menos gente decir que eso no es aceptable.

En el período previo a las audiencias públicas que investigan el asalto del 6 de enero, Trump insistió en que sus aliados se prepararan para defenderse. Sus maquinaciones me recordaron la forma en que Barbara Walter describe al Partido Republicano actual en su nuevo libro, “How Civil Wars Start: And How to Stop Them”: “(El Partido Republicano) tiene una base principalmente étnica y religiosa. Ha apoyado a un populista que perseguía políticas nacionalistas blancas a expensas de otros ciudadanos, y ha elevado la personalidad por encima de los principios”. ¿Qué papel desempeñan los líderes políticos en impulsar o extinguir los conflictos?

La retórica de los líderes políticos es muy, muy importante. Y lo que hemos encontrado repetidamente a través de múltiples estudios es que el mero hecho de que la gente lea una declaración de Joe Biden o Trump que diga: “La violencia nunca es aceptable” o algo así, reduce la aprobación de la violencia por parte de la gente. Y todo lo que tienen que hacer es leer una frase de Biden o Trump. Los republicanos son más receptivos a Trump, pero en realidad también lo son a Biden. Lo que necesitamos, en particular, son más líderes que recuerden a la gente que la violencia no forma parte de una democracia que funciona. No encaja con la transición pacífica del poder, uno de los elementos necesarios de la democracia.

¿Cómo nos enfrentamos a estas amenazas a la democracia?

Una de las cosas que ocurrió durante la presidencia de Trump, e incluso durante la campaña de 2016, fue que vimos cómo cambiaban las normas. Mientras que antes los políticos no decían, en general, cosas explícitamente racistas o sexistas en público, Trump decidió empezar a hacerlo y, por lo tanto, rompió las normas sobre cómo hablar de nuestros compatriotas. También cambió las normas en torno a las cuestiones de: ¿qué significa ser un miembro responsable de una democracia? ¿Cómo nos relacionamos con los demás? ¿Qué tipo de respeto nos debemos unos a otros? Todas esas normas se fueron por la ventana. Cuando los líderes socavan las normas, pueden tener un efecto realmente importante, porque las normas no están institucionalizadas. No hay ninguna ley sobre ellas. La única manera de hacer cumplir las normas es a través de la presión social. Si rompes las normas, lo sabes porque la gente que te rodea te dice que no debes hacerlo. Te sancionan las personas en las que confías para dirigirte en tu vida social. Por lo tanto, si el líder deja de imponer esas normas, los seguidores dejan de hacerlo, y entonces las normas pueden desaparecer.

Una vez que vemos que los líderes modelan un comportamiento que ya no es respetuoso o considerado o responsable, acabamos con un gran número de estadounidenses que ya no creen que sea su responsabilidad ser respetuosos o considerados o responsables cuando se relacionan con sus compatriotas. De hecho, una de las cosas que surgieron de los seguidores de MAGA es esta división sobre quién puede ser un estadounidense: ciertas personas merecen su respeto, mientras que otros estadounidenses, particularmente las personas que tienden a provenir de grupos marginados, no lo merecen. No cuentan como estadounidenses.

ANÁLISIS | Cómo evolucionó la teoría del reemplazo de los blancos desde los racistas de la vieja guardia hasta los adolescentes en línea, y la inspiración de otro tiroteo masivo racista

¿Qué debemos tener en cuenta mientras se desarrollan las audiencias públicas?

Está muy claro que Trump está tratando de disuadir a sus partidarios de prestar atención a las audiencias en absoluto. Es probable que eso se deba a que habrá información relativamente convincente que saldrá de ellas. Una de las cosas que sucedió después del 6 de enero fue que el Partido Republicano trató de minimizarlo de todas las maneras posibles: no fueron partidarios de Trump; fue Antifa; o decir que no fue realmente violento. O que solo eran turistas paseando. Hubo múltiples enfoques para tratar de minimizarlo. Pero los republicanos lo hacían porque sabían que era extremadamente perjudicial para ellos, como partido, que una multitud de personas asiduas al partido atacara violentamente la sede del gobierno de Estados Unidos. Por eso han estado presionando a sus partidarios para que no le presten atención.

El panel del 6 de enero se centra en la culpabilidad de Trump al comenzar las audiencias

Lo que sabemos por nuestros datos es que la facción de estadounidenses a los que realmente les gusta Trump y son realmente intolerantes con otros estadounidenses es aproximadamente el 30% del país. Aunque vean las audiencias, la gente de ese grupo probablemente no cambiará de opinión. Pero tal vez traer a discusión lo ocurrido el 6 de enero recordará a todos los demás, el 70% de Estados Unidos, que este fue un evento realmente peligroso. Y no era inevitable que Biden asumiera el cargo. Era muy, muy incierto. Recordar eso a los estadounidenses es algo importante, porque si dejamos de recordar lo que está en juego, nos tomamos la política menos en serio, y estamos en un momento precario en cuanto a la persistencia de un sistema democrático de gobierno.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up