¿Aguantará la unión de Occidente frente a Rusia aunque sigan aumentando los precios?

Davos, Suiza (CNN Business) — Cuando el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky habló en video ante una sala abarrotada en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, agradeció a occidente su solidaridad contra Rusia. Pero también lanzó una advertencia a los líderes políticos y a los empresarios: no pierdan el valor.

“Solo desearía que no pierdan este sentimiento de unidad”, dijo, pidiendo de nuevo la máxima presión sobre Moscú.

A tres meses del inicio de la invasión rusa de Ucrania, los líderes de Europa y Estados Unidos subrayan que siguen comprometidos con el mantener las sanciones sin precedentes en un intento de forzar al presidente Vladimir Putin a retirar sus tropas.

Pero a medida que el costo de los alimentos y el combustible se dispara, avivando las protestas políticas y el descontento público en todo el mundo, y aumentando el riesgo de recesión, mantener el consenso podría resultar cada vez más difícil.

“Estoy muy preocupado por que podría producir una recesión en Europa en la determinación de los europeos de mantenerse firmes y seguir intensificando las sanciones”, dijo a CNN Business Jason Furman, profesor de Harvard que anteriormente fue el principal asesor económico del presidente Barack Obama.

El frente unido de Europa ya está empezando a resquebrajarse. El primer ministro de Hungría Viktor Orban, que no estuvo presente en Davos, ha liderado a los disidentes en el bloqueo de los planes de la Unión Europea para un embargo de petróleo a Rusia, un intento de cortar una importante fuente de ingresos para Moscú. El objetivo de deshacerse finalmente del gas ruso podría resultar aún más difícil.

La Unión Europea propone prohibir importaciones de petróleo ruso, pero Hungría dice no

En Estados Unidos, el presidente Joe Biden y los demócratas están sometidos a una enorme presión para demostrar que se toman en serio la lucha contra la inflación antes de las elecciones intermedias de noviembre, aunque la mayoría de los factores que la provocan, como los atascos en la cadena de suministro y la elevada demanda de los consumidores, están en gran medida fuera de su control.

Esto podría complicar los esfuerzos por seguir presionando a Rusia, a pesar de las advertencias del multimillonario George Soros y otros de que apaciguar a Putin tendría consecuencias catastróficas.

Asistentes a una sesión del tercer día del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 25 de mayo.

Los precios de los combustibles y los alimentos se disparan

En Davos, los líderes de los gobiernos y las empresas subrayaron que no pueden rendirse ante Putin. Coincidieron en que la respuesta a su anexión de Crimea en 2014, así como al envenenamiento de Sergei y Yulia Skripal en Salisbury, Inglaterra en 2018, fue demasiado débil en retrospectiva.

Y es posible que las sanciones históricas de Occidente contra Rusia impuestas este año tampoco sean suficientes. La economía de Rusia ha sufrido golpes, pero está resistiendo mejor de lo esperado, reforzada en parte por los robustos ingresos del petróleo y el gas. Esto permitió al banco central reducir las tasas de interés el jueves.

“Tenemos que dejar de ceder”, dijo emotivamente Eduard Heger, primer ministro de Eslovaquia, durante una mesa redonda. Ceder ante Putin provocó “una guerra agresiva”, continuó.

Soros advirtió que la invasión de Ucrania podría marcar el inicio de la Tercera Guerra Mundial, y dijo que había que derrotar a Putin “lo antes posible” si el mundo quiere preservar la civilización.

George Soros lanza advertencia sobre la guerra de Putin 1:06

Pero el telón de fondo económico podría dificultar la vida de los políticos en su país. La inflación anual entre los 19 países que utilizan el euro alcanzó el 7,4% en abril, un máximo histórico. En Estados Unidos, la inflación se situó en el 8,3%, y alcanzó el 9% en el Reino Unido.

Un factor importante es el costo de la energía. Los precios de los energéticos ya estaban en aumento debido a un desequilibrio entre la oferta y la demanda tras la pandemia, pero han subido aún más por los esfuerzos de Europa para reducir su dependencia de la energía rusa.

El embargo de petróleo se ha visto frenado por Estados sin litoral como Hungría y la República Checa, que afirman que necesitarían años para hacer la transición a otros proveedores o fuentes de energía. Sin embargo, se espera que se llegue a un acuerdo en las próximas semanas.

ANÁLISIS | A Europa se le acaba el tiempo para encontrar alternativas al gas ruso

“La situación económica es definitivamente difícil. No creo que vaya a repercutir en el consenso sobre el petróleo”, dijo Mujtaba Rahman, director gerente para Europa de Eurasia Group, una consultora de riesgo político.

Aun así, habrá consecuencias. El temor a la escasez de energía ya ha hecho subir los precios de forma drástica. En Estados Unidos, el precio medio del galón de gasolina normal alcanzó el jueves la cifra récord de US$ 4,60. La situación es aún peor en Europa. Según datos recientes, los conductores del Reino Unido pagan US$ 8,06 por galón, y US$ 8,43 por galón en Alemania.

Al mismo tiempo, los precios de los alimentos se disparan a medida que la guerra interrumpe las exportaciones de productos clave como el trigo y el aceite de girasol, y que algunos países, como la India, promulgan prohibiciones de exportación para proteger el suministro interno. En abril, los precios de los alimentos en Alemania se dispararon un 8,6% respecto al año anterior.

“Aquí es donde el impacto de la guerra en Ucrania se hace cada vez más visible”, dijo Georg Thiel, presidente de la Oficina Federal de Estadística de Alemania, a principios de este mes.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, señaló esta semana que “los países frágiles y las poblaciones vulnerables son los que más sufren”. Añadió que el precio del pan ha aumentado un 70% en el Líbano, y que los envíos de alimentos desde Odessa, en Ucrania, no han podido llegar a Somalia, que lucha contra una sequía devastadora. Las protestas por el aumento de los precios han estallado en Perú y han llevado a la destitución del primer ministro en Sri Lanka.

Desde Pakistán hasta Perú, el aumento vertiginoso de los precios de los alimentos y los combustibles está llevando a los países al límite

Sin embargo, incluso en Europa y Estados Unidos, los hogares con menos ingresos se han visto obligados a elegir cada vez más entre “la calefacción y la comida”, que representan una mayor proporción de sus presupuestos. A los economistas les preocupa que un retroceso en el gasto pueda desencadenar recesiones, especialmente en un momento en que los bancos centrales están subiendo las tasas de interés para tratar de controlar la inflación.

“Hay un riesgo real para mucha gente”, dijo la directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Gabriela Bucher, a CNN Business. Incluso en el “mundo rico”, añadió, hay personas que luchan “por satisfacer sus necesidades básicas en este momento”.

El gobierno del Reino Unido reconoció el problema este jueves cuando anunció un impuesto inesperado de US$ 6.300 millones a las compañías petroleras para financiar los pagos a las personas que tienen dificultades para hacer frente a las facturas de energía.

El futuro de la solidaridad occidental

Funcionarios estadounidenses y europeos, así como altos cargos de empresas, afirman que la victoria de Ucrania es crucial. La brutal guerra y la crisis humanitaria deben llegar a su fin, y los valores democráticos tienen que prevalecer en lo que el canciller de Alemania Olaf Scholz calificó de “punto de inflexión” para el mundo.

“Es difícil ver algún asunto que haya unido tanto a la gente en Occidente como este”, dijo David Rubenstein, el multimillonario fundador del Grupo Carlyle, a CNN Business. “No creo que los aumentos incrementales que puedan atribuirse a esto con respecto a la inflación vayan a cambiar la opinión de nadie”.

Los funcionarios estadounidenses también consideran que enfrentarse a Putin es imperativo para frenar las ambiciones del presidente de China Xi Jinping, quien, según dicen, está observando de cerca cómo se desarrolla la situación.

¿Por qué el caso de Taiwán y China no es igual al de Ucrania y Rusia?

“La disuasión es una clave aquí”, dijo el congresista estadounidense Michael McCaul, el principal republicano de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes. “Cuando Xi observa lo que está ocurriendo en Ucrania, [se pregunta]: ‘¿Merece la pena? Y tenemos que convencerlo de que no es así”.

Pero equilibrar las preocupaciones políticas y económicas no será sencillo. Scholz admitió que “los políticos tienen una importante tarea que atender” mientras hacen malabarismos con las distintas partes de su mandato ante la opinión pública.

Esto podría convertirse en un problema mayor en caso de una escalada importante por parte de Rusia, dijo Rahman.

Eso podría desencadenar llamadas más fuertes para una prohibición total del gas natural ruso, que representó el 45% de los suministros de Europa el año pasado. Gran parte viaja por gasoducto, lo que dificulta la búsqueda de alternativas.

La prohibición total no está sobre la mesa ahora mismo, aunque Scholz dijo que Alemania está trabajando “a toda máquina” para acabar con su dependencia del gas ruso lo antes posible. Pero si se discutiera seriamente, sería más difícil de vender ante la opinión pública que cualquier otra cosa que Occidente haya propuesto hasta ahora.

Las empresas, al tiempo que muestran un fuerte apoyo a Ucrania, también están preocupadas por la creciente presión sobre sus negocios. Herbert Diess, CEO de Volkswagen, declaró a CNN Business que los efectos totales del aumento de los costos de las materias primas y de la inflación no serán evidentes hasta dentro de seis o doce meses, lo que creará un entorno operativo “realmente difícil”.

“Deberíamos lograr algo a partir de las sanciones”, dijo. “Hasta ahora, estamos yendo básicamente de escalada en escalada y no tenemos otra opción. Así que creo que las sanciones, sí, pero entonces ¿cómo vamos a acabar con esto?”

Henry Kissinger, exsecretario de Estado de EE.UU., provocó una reacción negativa a principios de esta semana cuando pareció sugerir que Ucrania debería aceptar ceder gran parte del Donbás y Crimea a Putin.

“Las negociaciones deben comenzar en los próximos dos meses antes de que se creen trastornos y tensiones que no se superarán fácilmente”, dijo Kissinger. “Lo ideal sería que la línea divisoria fuera una vuelta al statu quo anterior”.

Zelensky comparó los comentarios de Kissinger con el apaciguamiento de la Alemania nazi en 1938.

“No quiero volver a oír la palabra ‘apaciguamiento'”, dijo el miércoles la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, entre aplausos.

Sin embargo, el debilitamiento de la economía y la alta inflación podrían pesar sobre los políticos al volver a casa, lo que provocó una advertencia del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg.

“La libertad es más importante que el libre comercio”, dijo Stoltenberg a los asistentes a Davos. “La protección de nuestros valores es más importante que el beneficio económico”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up