Los libros de matemáticas indignan a China por sus imágenes “feas, sexualmente sugerentes y pro-estadounidenses”

Hong Kong (CNN) — China ha ordenado una revisión a nivel nacional de los libros de texto escolares después de que ilustraciones consideradas feas, sexualmente sugestivas y veladamente pro-estadounidenses causaran un escándalo público.

La noticia ha alarmado a algunos expertos y padres que temen que la campaña se convierta en una caza de brujas política y represente un endurecimiento innecesario de la ya estricta censura del país sobre las publicaciones culturales.

Los dibujos, que se encuentran en una serie de libros de texto de matemáticas que se utilizan en las escuelas primarias chinas desde hace casi una década, son controvertidos por varios motivos.

Algunos internautas chinos han criticado los dibujos de niños con ojos pequeños, caídos y muy abiertos y con grandes frentes, por considerarlos feos, ofensivos y racistas.

Otros se han indignado por lo que consideran connotaciones sexuales en los dibujos. Algunas de las imágenes muestran a niños pequeños con un bulto en los pantalones que parece el contorno de sus genitales; en una ilustración de niños jugando, un niño tiene las manos en el pecho de una niña mientras otro tira de la falda de una niña; en otro dibujo, la ropa interior de una niña se ve mientras salta a la cuerda.

“Pro-Estados Unidos”

Los internautas también han acusado a las ilustraciones de ser “pro-Estados Unidos”, porque muestran a varios niños con ropa estampada con barras y estrellas y con los colores de la bandera estadounidense.

Un dibujo que mostraba una representación inexacta de las estrellas de la bandera china fue acusado de ser “antichino”.

Algunos internautas chinos se han indignado por lo que consideran connotaciones sexuales en las ilustraciones.

La indignación por las ilustraciones ha dominado los debates en las redes sociales chinas desde el jueves, cuando las fotos de los dibujos circularon por primera vez en Internet. Varios hashtags relacionados han acumulado decenas de millones de visitas en Weibo, la plataforma china similar a Twitter.

Muchos expresaron su conmoción y enfado por el hecho de que esas ilustraciones “de baja calidad” no solo hayan llegado a los libros de texto publicados por la editorial estatal Prensa de Educación Popular, la mayor editorial de libros de texto del país fundada en 1950, sino que hayan pasado desapercibidas durante tantos años. Los libros de texto se utilizan en todo el país desde 2013.

Los influencers nacionalistas se apresuraron a culpar a la “infiltración cultural occidental”, alegando —sin aportar pruebas— que los ilustradores habían estado trabajando de forma encubierta para “fuerzas extranjeras”, especialmente Estados Unidos, para corromper las almas de los inocentes escolares chinos.

Retiran libros

En medio del revuelo, la Prensa de Educación Popular dijo el jueves que retiraba los libros de texto y que rediseñaría las ilustraciones, pero eso no logró calmar la ira del público.

El sábado, el Ministerio de Educación de China intervino, ordenando a la editorial que “rectificara y reformara” sus publicaciones y se asegurara de que la nueva versión estuviera disponible para el semestre de otoño. También ordenó una “inspección exhaustiva” de los libros de texto en todo el país para asegurarse de que los materiales de enseñanza “se adhieren a las direcciones y valores políticos correctos, promueven la cultura china y se ajustan a los gustos estéticos del público”.

Algunos internautas chinos han criticado las imágenes de niños con ojos pequeños, caídos y muy abiertos, y con la frente grande, por considerarlas feas, ofensivas y racistas.

Pero la campaña no se limita a los valores estéticos y morales, sino que también tiene un componente ideológico. Los libros de texto han estado en el centro de los esfuerzos del líder chino Xi Jinping para reforzar el control ideológico sobre la juventud del país y rechazar la influencia de los “valores occidentales”.

Bajo el mandato de Xi, el gobierno chino ha prohibido los materiales de enseñanza extranjeros —incluidos los libros de texto y las novelas clásicas— en todas las escuelas públicas de primaria y secundaria, afirmando que todos los materiales de enseñanza “deben reflejar la voluntad del partido y del país”.

Ataques a ilustradores

Las críticas a los libros de texto se han convertido también en ataques personales a los ilustradores.

Wu Yong, cuyo estudio artístico diseñó las ilustraciones, fue acusado de ser un espía de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense. Ni siquiera el alma máter de Wu, la Academia de Arte y Diseño de la prestigiosa Universidad china de Tsinghua, se libró de la ira de los usuarios nacionalistas recelosos.

Algunos acusaron a la academia de ser un “semillero de traidores”; otros apuntaron a su logotipo, diciendo que se asemeja a una persona arrodillada sosteniendo un tenedor, un símbolo interpretado como una reverencia a Occidente (algunos blogueros de historia han señalado desde entonces que el logotipo era, en realidad, una adaptación del carácter “arte” en una antigua escritura china llamada escritura de hueso de oráculo).

Como muestra de lo lejos que ha llegado la ira nacionalista, incluso el destacado artista gráfico Wuheqilin —que se hizo famoso burlándose de los países occidentales con sus ilustraciones ultranacionalistas— ha sido objeto de críticas. Los nacionalistas acusaron a Wuheqilin de ayudar a las fuerzas antichinas después de que sugiriera que la mala calidad de las ilustraciones era probablemente, en parte, el resultado de los bajos encargos ofrecidos a los diseñadores, un problema que, según dijo, la industria había afrontado durante años.

“Me preocupa que esto se haya convertido en un asunto con una gran carga política que no permite un análisis imparcial de los hechos relevantes”, afirmó Dali Yang, politólogo de la Universidad de Chicago.

En los últimos días, un creciente volumen de material didáctico ha sido criticado en Internet por complacer a la cultura occidental o promover valores problemáticos. Otros han apuntado a las ilustraciones de los libros de educación sexual, lo que hace temer que la publicación de estos materiales educativos —que ya escasean en China— también se vea afectada.

Paul Huang, padre de un niño de cinco años en la ciudad meridional de Guangzhou, dijo que aunque se alegraba de que se retiraran las ilustraciones mal diseñadas de los libros de texto, le preocupa que el tema se haya politizado.

“Como padre, comparado con la infiltración de fuerzas extranjeras, me preocupa más la censura abiertamente estricta de contenidos que podrían haber ofrecido a los niños una perspectiva más libre y diversa”, dijo.

“Esa censura está haciendo que nuestros libros de texto sean cada vez más conservadores y aburridos, lo que no es bueno para el desarrollo de los niños”.

Algunas editoriales ya se han visto afectadas.

El sábado, 7.Hi Books, una editorial de manga de la ciudad oriental de Hangzhou, pidió disculpas a sus lectores por tener que posponer la publicación de sus cómics.

“Nos han informado hoy de que, debido a un incidente social provocado por cierta editorial, todos los libros ilustrados para niños publicados han entrado en una fase de autoinspección, y nuestros cómics no publicados tendrán que ser pospuestos en consecuencia”, dijo en Weibo.

En la sección de comentarios, muchos lectores dijeron que lo habían visto venir.

“Ya empieza otra vez. Nunca regulan lo que debe ser regulado, y solo apuntan a los que no deben ser apuntados”, decía el comentario más votado, con 30.000 pulgares arriba.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up