Las fuerzas rusas están despoblando partes del este de Ucrania, trasladando por la fuerza a miles de personas a zonas remotas de Rusia

(CNN) — Cientos de miles de ucranianos han sido procesados en una serie de “campos de filtración” rusos en el este de Ucrania y enviados a Rusia como parte de un programa sistemático de traslado forzoso que está despoblando regiones del país, según cuatro fuentes familiarizadas con los últimos datos de inteligencia occidentales, una estimación muy superior a la que los funcionarios estadounidenses han revelado públicamente.

Después de ser detenidos en campos operados por funcionarios de inteligencia rusos, muchos ucranianos son reubicados a la fuerza en zonas económicamente golpeadas de Rusia, en algunos casos a miles de kilómetros de sus hogares, y a menudo se les deja sin medios para regresar, dijeron las fuentes.

Exclusivo CNN: destacados expertos acusan a Rusia de incitar al genocidio en Ucrania y de intentar “destruir” al pueblo ucraniano

Aunque algunos ucranianos han entrado voluntariamente en campos de filtración para intentar escapar de los combates entrando en Rusia, muchos han sido recogidos contra su voluntad en los puntos de control y en los refugios antibombas. Tras pasar una media de unas tres semanas en los campos –en los que, según fuentes y testigos presenciales, se les retiene en condiciones inhumanas, se les interroga y a veces se les tortura–, algunos son enviados al otro lado de la frontera con Rusia y se les entrega la documentación estatal.

Desde los puestos de control de Rostov y otras ciudades rusas, muchos ucranianos son reubicados en rincones lejanos de Rusia, dijeron las fuentes. En algunos casos, los ucranianos han sido enviados a la isla de Sajalín, un punto distante en el Océano Pacífico, en el extremo oriental de Rusia, a 16.000 kilómetros de la frontera ucraniana. Si son afortunados, dicen las fuentes a CNN, Rusia les proporcionará alojamiento en zonas residenciales y quizás una tarjeta SIM rusa y una pequeña cantidad de dinero.

Resumen en video de la guerra Ucrania – Rusia: 26 de mayo 14:20

Otros simplemente son abandonados sin nada y se espera que sobrevivan por su cuenta. Otros ucranianos están atrapados en campos de filtración dentro de Rusia, cerca de sus propios hogares, sin poder salir, añaden otras fuentes.

En conjunto, los informes de los servicios de inteligencia occidentales descritos por las fuentes de CNN ofrecen nuevos detalles que van más allá de los relatos de testigos oculares dispersos de la región y dibujan un panorama inquietante de un proceso de reasentamiento exhaustivo.

Acusaciones de genocidio cultural

Todo forma parte del esfuerzo de Rusia por consolidar el control político sobre las zonas ocupadas, según las fuentes, en parte eliminando a los ucranianos que se cree que simpatizan con Kyiv  y en parte disminuyendo la identidad nacional ucraniana mediante la despoblación y lo que algunos activistas de derechos humanos denominan “genocidio cultural”. Es un sistema indiscriminado que Rusia ya ha empleado antes, especialmente durante las dos guerras de Chechenia.

Los funcionarios de inteligencia creen que todos los ucranianos que entran en Rusia son procesados a través de estos campos de filtración. Altos diplomáticos estadounidenses ya han condenado públicamente esta práctica y han dicho que estas acciones constituyen crímenes de guerra.

“Los ucranianos no tienen por qué ser arrojados a la parte trasera de un camión, pero a muchos se les pone en una situación en la que no tienen elección: te subes al autobús y vas a la filtración y luego a Rusia o mueres en el bombardeo”, dijo Tanya Lokshina, directora asociada para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “Son traslados forzados prohibidos por las leyes de la guerra”.

Járkiv, una ciudad que resiste contra las tropas rusas 3:47

El Ministerio de Defensa de Rusia no respondió a las solicitudes de comentarios.

Es difícil confirmar las cifras exactas y, oficialmente, las estimaciones occidentales varían entre decenas de miles y un millón de personas.

Pero incluso las estimaciones más conservadoras apuntan a un programa masivo de traslado forzada a una escala asombrosa. Y aunque los funcionarios estadounidenses han citado públicamente cifras mucho más bajas, las fuentes dicen que, en realidad, está claro que al menos cientos de miles de personas han sido empujadas a través del sistema de campos y enviadas a Rusia.

A finales de la semana pasada, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo que las fuerzas armadas rusas están “haciendo todo lo posible para evitar muertes entre la población civil”. Desde el comienzo de la operación militar especial, más de 1,37 millones de personas han sido evacuadas de las regiones peligrosas de la república popular, así como de Ucrania a Rusia”.

Campos dirigidos por la inteligencia rusa

Los campamentos y los centros de procesamiento dentro de Rusia están dirigidos en gran medida por la FSB, la agencia de inteligencia rusa responsable de las operaciones de Moscú en Ucrania, según tres fuentes familiarizadas con la inteligencia occidental y estadounidense. Antes de que Rusia invadiera Ucrania, la inteligencia occidental había evaluado que la agencia tenía planes para establecer y operar un sistema de campos de filtración para matar a ucranianos políticamente indeseables y enviar al resto a Rusia, según dos fuentes familiarizadas con las evaluaciones.

El costo humano de la estrategia rusa es incalculable. Las condiciones de los campos son espantosas, según fuentes y testigos presenciales. CNN informó a principios de esta semana de testimonios de palizas, controles de identidad deshumanizados e invasivos y falta de instalaciones sanitarias en estas instalaciones ad hoc, que se instalan en campamentos, escuelas y hospitales. Se ha producido un brote de tuberculosis en uno de los campamentos, mientras que en otro han muerto ucranianos por falta de atención médica, según una fuente familiarizada con la inteligencia occidental.

Los que sobreviven al proceso de filtración y son dispersos por Rusia se enfrentan a un viaje odiseico para volver a casa. Algunos han podido cruzar la frontera con Georgia, Belarús o Estonia. Pero otros están probablemente atrapados, a miles de kilómetros de casa, sin pasaporte, sin recursos económicos y con pocas opciones, dicen las fuentes.

“De esta manera se aseguran de no causar ningún problema [para Rusia]”, dijo una de las fuentes. “Si tienen dinero o acceso, probablemente puedan tomar un vuelo a Georgia. Pero esos son una minoría, la mayoría no podía permitirse salir [de Ucrania] en primer lugar, así que eso te dice algo”.

Según una fuente familiarizada con la inteligencia occidental, la mayoría de los ucranianos que están siendo enviados a través de la frontera son mujeres, niños y ancianos.

Pero no todos los ucranianos que pasan por el proceso de filtración en la Ucrania ocupada son enviados a Rusia.

Imágenes satelitales evidencian masacres y posibles robos en Ucrania 4:35

Algunos desaparecen sin dejar rastro. Otros languidecen en los campos del territorio ucraniano, según un informe que Human Rights Watch está elaborando.

Supervivientes de Mariúpol

Lokshina, la funcionaria de Human Rights Watch, dijo que cientos de hombres ucranianos fueron sacados de Mariúpol y han sido retenidos en dos ciudades del este de Ucrania, Bezimenne y Kazatsoe.

Algunos llevan allí más de un mes, retenidos en edificios escolares y en un salón de actos local.

La simbólica defensa de Mariúpol llega a su fin: ¿por qué es una batalla clave en la guerra en Ucrania?

“Les dijeron que podrían salir en 2 o 4 días, una vez que pasaran la filtración, pero no les devolvieron los pasaportes. Así que, aunque no están bajo llave, no pueden salir. Sin sus pasaportes sería simplemente suicida”, dijo Lokshina. “No se les da ninguna claridad sobre sus perspectivas y el propósito de su prolongada detención”.

Esta misma semana se devolvió el pasaporte a los ucranianos de Kazatsoe y se les permitió salir, pero los ucranianos de Bezimenne siguen allí. Su destino es desconocido.

Los ucranianos detenidos pueden utilizar sus teléfonos móviles cuando tienen Wi-Fi, dijo. Pero también tienen que tener cuidado con lo que hay en sus teléfonos porque las tropas rusas se llevan los dispositivos y los conectan a ordenadores que toman y parecen almacenar sus datos, una completa violación de la privacidad, dijo Lokshina.

“Temen que la llamada DNR los reclute a la fuerza para servir en sus fuerzas armadas”, dijo, utilizando un acrónimo para referirse al autoproclamado territorio oriental secesionista de la República Popular de Donetsk.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up