Tiene casi 3 años, pero es tan pequeña como un bebé. Este es el rostro de la crisis del hambre en Afganistán

ADVERTENCIA: ALGUNAS DE LAS IMÁGENES Y LOS VIDEOS DE ESTA HISTORIA SON PERTURBADORES

(CNN) — Kamila tiene casi 3 años, pero pesa solo 5 kilogramos. Su piel arrugada se cae de sus esqueléticas extremidades y se estira alrededor de su vientre distendido.

Kamila ha estado desnutrida durante ocho meses, dice su abuela Bilqis, mientras intenta calmarla en una sala de hospital escasa llena de otros niños demacrados en Kandahar, en el sur de Afganistán.

Afganistán llegó este año al final de una era, ¿pero qué sigue ahora?

Demasiado débil para llorar, la niña se frota los oídos del dolor.

“Su madre está enferma y nosotros somos gente pobre”, dice Bilqis. “Trató de amamantarla pero no tenía leche para darle”.

La familia de Kamila se encuentra entre los millones de afganos que luchan por sobrevivir a la grave escasez de alimentos durante un duro invierno y la crisis económica. Las organizaciones de derechos humanos están pidiendo más ayuda exterior, argumentando que los grupos más vulnerables, mujeres y niños, están sufriendo.

En un comunicado a CNN, el gobernante talibán reconoció los “problemas económicos” del país, pero negó con vehemencia que hubiera una crisis y calificó tales afirmaciones como “falsas”.

“Nadie morirá de hambre porque no hay hambruna y las ciudades están llenas de alimentos”, dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid, contradiciendo imágenes gráficas de niños hambrientos.

Incluso antes de que los talibanes tomaran el poder en Afganistán en agosto, la pobreza y la inseguridad alimentaria estaban generalizadas debido a las sequías consecutivas, el declive económico, el conflicto prolongado y la pandemia.

Pero tres meses después de la toma del poder, la crisis ha empeorado rápidamente. Miles de millones de dólares de ayuda exterior para el desarrollo se han agotado, privando al país del dinero que había estado sosteniendo la economía, los servicios básicos y los trabajadores humanitarios.

A medida que llega el invierno, casi 23 millones de personas —más de la mitad de la población— se enfrentan a niveles extremos de hambre, según Naciones Unidas. Al menos un millón de niños menores de 5 años corren el riesgo de morir de hambre.

Las condiciones son tan malas que algunos hospitales, sin dinero para combustible, han recurrido a la tala de árboles para calentar las habitaciones de los pacientes, y los grupos de ayuda advierten que la situación solo empeorará si la comunidad internacional no actúa ahora.

Familias desesperadas por el hambre en Afganistán venden todo

El clima implacable ha agravado la escasez de alimentos.

La gran mayoría de los afganos dependen de la agricultura para su sustento, pero el país ha perdido el 40% de su cosecha este año debido a la sequía, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA). A medida que disminuyen los suministros de alimentos, el costo de alimentos básicos como el trigo y el pan se ha disparado.

“Solo tenemos agua y pan, a veces lo tenemos, pero a veces no hay nada para comer”, dijo Musafer, un trabajador y comerciante que tiene un solo nombre.

A principios de este mes, llevó a su hija al Hospital Provincial Ghor en la capital provincial Chagcharan.

Razia tiene casi 3 años, pero sus costillas y columna vertebral sobresalen con una claridad espantosa mientras esconde la cara en el regazo de su madre. Esta es su tercera visita al hospital en solo ocho meses, y no está mejorando.

“No hay trabajo, no hay ingresos, no hay comida para llevarle”, dijo Musafer. “Cada vez que la veo me enojo”.

Richard Trenchard, representante de la Organización para la Agricultura y la Alimentación en Afganistán, describió la situación como “desastrosa” en un comunicado de noviembre.

“Todos los agricultores con los que hemos hablado han perdido casi todos sus cultivos este año, muchos se vieron obligados a vender su ganado, han acumulado enormes deudas y simplemente no tienen dinero”, dijo.

Antes de la toma del poder por los talibanes, la pobreza era común en muchas de las áreas rurales del país, pero ahora, los residentes urbanos y de clase media también se han hundido en la desesperación.

Los trabajadores del gobierno y los directores de escuelas, muchos de los cuales llevan meses sin paga, se encuentran entre los que hacen cola para recibir raciones de alimentos y atención médica, advirtió el PMA. En todo el país, las familias venden ropa, muebles, ganado, a veces incluso casas enteras, para obtener alimentos, dijo la agencia en un comunicado de prensa.

Un hombre guía a sus burros por un campo reseco en Bala Murghab, provincia de Badghis, Afganistán, el 15 de octubre.

El riesgo de hambruna alguna vez estuvo restringido a las áreas rurales, pero ahora, 10 de las 11 áreas urbanas más densamente pobladas de Afganistán enfrentan niveles de emergencia de inseguridad alimentaria, advirtió Deborah Lyons, jefa de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán, en noviembre.

En los campamentos de desplazados internos, algunas de las familias más pobres que no tienen nada que vender recurren a ofrecer a sus hijas como novias. Es la única forma de mantener con vida a sus otros hijos, dijeron varios padres a CNN.

El rescate de Parwana: una niña de 9 años vendida para el matrimonio infantil en Afganistán es llevada a un lugar seguro

En el comunicado a CNN, Mujahid, el portavoz de los talibanes, dijo que los afganos necesitan alimentos y suministros médicos con urgencia.

Dijo que los talibanes están “tratando de aumentar esta ayuda” y distribuirla a la gente, junto con los grupos humanitarios.

Hospitales saturados

Los hospitales se han visto abrumados por pacientes hambrientos, incluso cuando los suministros médicos y el personal escasean.

El programa de salud nacional de Afganistán había sido financiado anteriormente por el Banco Mundial, pero el financiamiento se detuvo en agosto, dejando 2.300 instalaciones sin los medios para comprar suministros médicos o pagar salarios.

ANÁLISIS | Los políticos estadounidenses se pelean por el desastroso legado de la guerra de Afganistán mientras los afganos enfrentan hambre

A fines de septiembre, la mayoría de esos hospitales y clínicas habían cerrado, y menos de uno de cada cinco seguía abierto, según un reporte de la ONU.

Antes de la toma de posesión de los talibanes, había 39 hospitales en Afganistán que trataban pacientes con covid-19; ahora, sólo tres o cuatro siguen funcionando, dijo el Dr. Paul Spiegel de la Universidad Johns Hopkins, que acaba de regresar de Afganistán, como consultor del PMA.

La Organización Mundial de la Salud se encuentra entre las agencias que han reanudado el transporte aéreo de suministros médicos esenciales a Afganistán; los cuatro envíos de suministros hasta ahora deberían cubrir a 1,5 millones de pacientes, dijo la OMS en noviembre.

El campamento de personas desplazadas internamente de Jar-e-Sakhi en el distrito de Qala e Naw de la provincia de Badghis, Afganistán, el 17 de octubre.

Mientras tanto, el Programa de Desarrollo de la ONU proporcionó US$ 15 millones al sector de la salud de Afganistán en noviembre, ayudando a pagar los salarios a más de 23.000 trabajadores de la salud, según un comunicado de prensa de la ONU.

Pero muchos trabajadores humanitarios y médicos sobre el terreno advierten que no es suficiente.

En el Hospital Provincial de Ghor, hasta 100 madres y niños llegan cada día en busca de tratamiento para la desnutrición, así como una serie de otras enfermedades como sarampión, diarrea, resfriado y gripe, dijo Faziluhaq Farjad, jefe de la sala de desnutrición del hospital.

Todos estos problemas están relacionados, agregó: las madres y los niños desnutridos se vuelven más susceptibles a enfermedades e infecciones. A menudo tienen que viajar largas distancias para llegar a los hospitales y llegan aún más débiles, dijo.

Faziluhaq Farjad, jefe de desnutrición del Hospital Provincial de Ghor en Chagcharan, Afganistán.

Pero el suministro de equipos y medicamentos del hospital está disminuyendo rápidamente: al ala de desnutrición solo le queda leche para sustentar a sus pacientes.

“Casi el 70% de los casos son graves y esto ocurre en la ciudad. Imagínense lo mal que están los distritos”, dijo Farjad. “Si nadie presta atención, las cosas empeorarán mucho”.

Una de las pacientes de Farjad, Nasrin, de 1 año, está tan gravemente desnutrida que pasó casi la mitad de su vida en el hospital, dijo su padre, Abdul Rauf, que trabaja como jornalero.

“Cada 20 días, cada 10 días, estamos en el hospital”, dijo Rauf. “Esta es mi vida y la pasamos así”.

Piden ayuda internacional

Los esfuerzos de los gobiernos extranjeros para limitar los fondos de los talibanes están teniendo el efecto involuntario de matar de hambre al pueblo afgano, dicen las organizaciones de ayuda, que están pidiendo a los países donantes que cambien su estrategia. Spiegel, el médico que visitó Afganistán para el PMA, instó a los países extranjeros a reconsiderar su decisión de congelar los activos afganos después de la toma de control, incluida la financiación para hospitales administrados por el gobierno.

Los talibanes han declarado la victoria. Ahora deben lidiar con un Afganistán que se hunde en el caos

“Estados Unidos, Reino Unido y la UE tienen que tomar algunas decisiones rápidamente o será demasiado tarde y habrá una tremenda cantidad de muertes innecesarias”, dijo.

Reconoció el deseo de los gobiernos extranjeros de evitar legitimar a los talibanes y hacerlos responsables, pero dijo que las sanciones existentes no son lo suficientemente matizadas.

“La meta del cambio es una buena meta, pero ¿vale la pena decenas de miles de muertes?” él dijo.

La Unión Europea prometió un paquete de ayuda de mil millones de euros (US$ 1.120 millones) en octubre, y la junta del Banco Mundial se comprometió recientemente a ofrecer US$ 280 millones al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y al PMA. Estados Unidos también ha contribuido con casi US$ 474 millones en ayuda humanitaria, separada de la ayuda al desarrollo, este año.

La Presidencia de Gestión de Emergencias y Desastres de Turquía proporciona ayuda alimentaria a las familias afganas en Kabul el 7 de diciembre.

Pero incluso los fondos internacionales que se han prometido son solo una fracción de los US$ 9.500 millones de activos congelados de Afganistán. Y esos fondos se están canalizando a organizaciones internacionales que ya trabajan en Afganistán, según declaraciones de los gobiernos de Estados Unidos y la UE, lo que significa que el dinero no es accesible para los bancos o el público afganos.

Varios legisladores estadounidenses, en su mayoría demócratas, también han instado a la administración Biden a que entregue los fondos afganos congelados a la ONU como asistencia humanitaria.

Cuando se le presionó el lunes sobre el impacto de las sanciones sobre los civiles afganos, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo que Washington había advertido a los talibanes antes de la toma de poder que tomar el control pondría en peligro la ayuda exterior de Estados Unidos y otros países.

Dijo que antes de que Estados Unidos pueda considerar cualquier relación futura con los talibanes gobernantes, el grupo islamista debe asumir ciertos compromisos de derechos humanos, incluida la formación de un gobierno inclusivo. Estados Unidos sigue comprometido con ayudar al pueblo afgano, dijo Price, señalando la ayuda humanitaria proporcionada hasta ahora.

Enfrentando una presión creciente, la administración dijo el miércoles que levantaría algunas restricciones sobre el tipo de ayuda que las organizaciones humanitarias pueden brindar a Afganistán, lo que permitirá un mayor apoyo para los programas educativos, incluido el pago de los salarios de los maestros.

Un maestro afgano recibe asistencia humanitaria en Mazar-i-Sharif, provincia de Balkh, Afganistán, el 15 de diciembre.

Martin Griffiths, el Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, dijo que Afganistán no pasará el invierno solo con ayuda de emergencia.

“La necesidad de liquidez y estabilización del sistema bancario es ahora urgente, no solo para salvar las vidas del pueblo afgano, sino también para permitir que las organizaciones humanitarias respondan”, dijo en un comunicado el domingo.

Para las familias afganas en el terreno, no hay nada que hacer más que esperar a que llegue la ayuda. Después de 15 días de tratamiento, Nasrin fue dada de alta del hospital y pesaba poco más de 6 kilogramos. La familia regresó a casa, donde esperan otros cuatro niños hambrientos.

“Le pido a la comunidad internacional que ayude a todos los pobres que sufren de pobreza y hambre”, dijo Rauf, el padre de Nasrin. “Si no nos ayudan, perderé a mis hijos”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up