¿Te gusta el café negro y el chocolate amargo? Está en tus genes, según un nuevo estudio

(CNN) — ¿Prefieres tomar café negro? Entonces probablemente te guste el chocolate oscuro y amargo, según una nueva investigación que identifica una base genética para esas preferencias.

Si te identificas con esto, entonces felicitaciones: eres el afortunado ganador genético de un rasgo que puede ofrecerte un impulso hacia la buena salud, según la investigadora de cafeína Marilyn Cornelis, profesora asociada de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

“Le digo a la gente que mi taza de té es investigación sobre café”, dijo Cornelis. “Es un tema muy caliente”.

¿Por qué caliente? Debido a que los estudios encuentran que cantidades moderadas de café negro —entre 3 y 5 tazas diarias— se ha demostrado que reduce el riesgo de ciertas enfermedades, como el Parkinson, las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2 y varios tipos de cáncer.

Pero es probable que esos beneficios sean más pronunciados si el café está libre de todas las leches, azúcares y otros aromas de engorde que tendemos a agregar.

Desintoxicación de cafeína: ¿cómo y por qué deberías reducir tus dosis diarias de café?

“Sabemos que hay cada vez más pruebas que sugieren que el consumo de café tiene un impacto beneficioso en la salud. Pero leyendo entre líneas, cualquiera que aconseje a alguien que consuma café normalmente le recomendaría consumir café negro debido a la diferencia entre consumir café negro y café con leche y azúcar”, dijo Cornelis.

“El primero es naturalmente libre de calorías. El segundo puede agregar posiblemente cientos de calorías a tu café, y los beneficios para la salud podrían ser bastante diferentes”, agregó.

Un gen para el café negro

En investigaciones anteriores, Cornelis y su equipo descubrieron que una variante genética puede contribuir a por qué algunas personas disfrutan de numerosas tazas de café al día, mientras que otras no.

“Las personas con el gen metabolizan la cafeína más rápido, por lo que los efectos estimulantes desaparecen más rápido y necesitan beber más café”, dijo.

“Esto podría explicar por qué algunas personas parecen estar bien consumiendo mucho más café en comparación con otras personas que podrían ponerse nerviosas o muy ansiosas”, agregó.

En un nuevo estudio publicado en Nature Scientific Reports, Cornelis analizó tipos más precisos de bebedores de café, separando a los amantes del café negro de los amantes de la crema y el azúcar (o más).

“Encontramos que los bebedores de café con la variante genética que refleja un metabolismo más rápido de la cafeína prefieren el café negro amargo”, señaló Cornelis. “También encontramos la misma variante genética en las personas que prefieren el té simple sobre el chocolate oscuro y amargo sobre el chocolate con leche más suave”.

Tu taza de café o de té de la mañana podría estar asociada con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y demencia

¿Cuánto café puedo tomar sin temor a no dormir? 0:46

Alimentos amargos y el impulso mental

Pero aquí hay un giro. Cornelis y su equipo no creen que la preferencia tenga nada que ver con el sabor del café o té negro. En cambio, dijo, las personas con este gen prefieren el café negro y el té porque asocian el sabor amargo con el aumento en el estado de alerta mental que ansían de la cafeína.

“Nuestra interpretación es que estas personas equiparan el amargor natural de la cafeína con un efecto de psicoestimulación”, indicó Cornelis. “Aprenden a asociar la amargura con la cafeína y el impulso que sienten. Estamos viendo un efecto aprendido”.

Lo mismo se aplica a la preferencia del chocolate negro al chocolate con leche, agregó.

“Cuando piensan en la cafeína, piensan en un sabor amargo, así que también disfrutan del chocolate negro”, dijo Cornelis. “Es posible que estas personas sean muy sensibles a los efectos de la cafeína y también tengan ese comportamiento aprendido con otros alimentos amargos”.

El chocolate amargo contiene algo de cafeína, pero mucho más de un compuesto llamado teobromina, un conocido estimulante del sistema nervioso relacionado con la cafeína. Pero más no es mejor cuando se trata de teobromina, según los estudios: las dosis más altas pueden aumentar la frecuencia cardíaca y arruinar el estado de ánimo.

El chocolate negro también está lleno de calorías, por lo que mantener el consumo bajo es bueno para la cintura. Aún así, los estudios encuentran que incluso un pequeño bocado de chocolate amargo al día puede contribuir a la salud del corazón y reducir el riesgo de diabetes.

Probablemente se deba a que el cacao contiene muchos flavonoides (epicatequina y catequina), compuestos antioxidantes que se sabe que mejoran el flujo sanguíneo. Otros alimentos que contienen flavonoides incluyen tés verde, oolong y negro; vino tinto; col rizada; cebollas; bayas; frutas cítricas y soja.

Los estudios futuros intentarán abordar la preferencia genética por otros alimentos amargos, señaló Cornelis, “que generalmente están relacionados con más beneficios para la salud”.

“Podría mostrar que las personas que están genéticamente predispuestas a consumir más café también están involucradas en otros comportamientos potencialmente saludables”, afirmó.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up