Jurado ordena pagar US$ 301.000 millones a la familia de dos personas que murieron por un conductor ebrio. Ellos no esperan ni un dólar

(CNN) — Un jurado de Texas concedió la mayor indemnización por daños personales hasta ahora en el país a una familia que perdió a dos de sus integrantes por culpa de un conductor ebrio.

La suma es simbólica, dicen los abogados de la familia, pero el tamaño llamativo de la sentencia pretende enviar un mensaje sobre las consecuencias de la conducción bajo los efectos del alcohol.

Tamra Kay Kindred se dirigía a su casa después de recoger a su nieta de 16 años, Aujuni Tamay Anderson, de su trabajo en Cici’s Pizza el 12 de noviembre de 2017. Conducía por una intersección en Corpus Christi, Texas, cuando un hombre se saltó un semáforo en rojo y las atropelló, según una denuncia presentada en 2018.

Kindred y Anderson murieron en el accidente, junto con el conductor del otro coche, Joshua Delbosque, que estaba intoxicado.

La familia de Kindred y Anderson demandó al bar en el que había estado Delbosque por negligencia, alegando que los camareros del local le sirvieron en exceso. En la demanda también se nombraba al propietario del bar.

Un jurado dijo que la familia de Kindred y Anderson tenía derecho a algo más de US$ 301.000 millones

Tras un breve juicio que comenzó el lunes, un jurado declaró que la familia de Kindred y Anderson tiene derecho a algo más de US$ 301.000 millones, según los documentos judiciales, lo que la convierte en la mayor indemnización por daños personales de la historia de Estados Unidos.

Anteriormente, la mayor cantidad concedida a una familia en una indemnización por daños personales fue de US$ 150.000 millones en 2011.

Craig Sico, uno de los abogados de la familia, dijo a CNN que durante los argumentos finales del juicio le dijo al jurado que “tenía que decidir qué tan fuerte se iba a escuchar su voz”, así que les mostró los mayores veredictos previos en otros casos, y ellos estuvieron de acuerdo. Sico sabe que la cantidad de dinero es simbólica por naturaleza, pero dijo que se trata más de ayudar a otros a entender el impacto que tiene la conducción bajo los efectos del alcohol en otras personas y de enviar un mensaje fuerte para que otras familias no se vean afectadas de la misma manera.

John Flood, otro abogado de la familia, dijo que “el propósito del litigio civil es recordar a la comunidad, al estado y a la nación los horribles costos de la conducción bajo los efectos del alcohol”.

La demanda afirmaba que a Delbosque se le había servido alcohol en exceso en el bar deportivo Beer Belly’s esa noche, diciendo que “era evidente para Beer Belly’s que Delbosque obviamente estaba intoxicado” y que su intoxicación fue la causa de las lesiones y daños de las víctimas.
CNN se puso en contacto con el abogado de Beer Belly’s y su propietario, pero no ha recibido respuesta.

¿Existe un nivel de consumo seguro de alcohol? 1:00

“Beer Belly’s sabía o debería haber sabido que Delbosque era un peligro para sí mismo y para los demás debido a su intoxicación y a la falta de control de sus facultades mentales y físicas”, afirma la demanda.

La familia no espera recibir dinero del acuerdo

La familia de Kindred y su nieta dicen que no esperan recibir ningún dinero del bar o de su propietario porque el bar está fuera de servicio y los propietarios anteriores no tienen suficiente capital para pagar cualquier juicio, dijo Sico.

Según la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas (TABC, por sus siglas en inglés), la licencia para expender licores de Beer Belly’s expiró en septiembre de 2019 y su licencia ha sido cancelada.

“Este caso ilustra las consecuencias de vender alcohol a una persona que ya ha bebido demasiado”, dijo un portavoz de la TABC a CNN el viernes. “La ley de Texas requiere que los minoristas que comercializan alcohol corten la venta a los clientes que muestran signos de intoxicación. Aquellos que violan la ley podrían enfrentar consecuencias financieras y legales si sus acciones contribuyen a la pérdida de vidas”, agregó.

Sico dijo que van a tratar de conseguir algún tipo de compensación para la familia, pero “como Texas no exige que los bares y restaurantes que sirven alcohol tengan un seguro, esto sucede con demasiada frecuencia”.

Esperan crear un cambio para “un requisito de que cualquier establecimiento que sirva alcohol deba tener un seguro”, dijo a CNN. “Si se exige a los bares y restaurantes que tengan un seguro para esto, entonces las compañías de seguros tendrían la supervisión de esa industria ayudando a asegurar que esto no vuelva a suceder”.

“Este veredicto que buscamos fue por amor, no por venganza”, dijo a CNN.

Baja venta de alcohol por primera vez en pandemia 0:40

Delbosque salió del bar con una concentración de alcohol en sangre de 0,263, según el informe toxicológico. En Texas, las personas están legalmente intoxicadas cuando su concentración de alcohol en sangre alcanza el 0,08%, según el Departamento de Transporte de Texas.

Las hijas de Kindred, Jennifer Kindred y Elizabeth Anderson, que también es la madre de la víctima adolescente, animaron a quienes beben a tomar un taxi, un viaje compartido o pedir a un amigo que los lleve a casa en esos casos.

“Además, a todos los cantineros, propietarios de bares y camareros, está bien que se preocupen por sus clientes lo suficiente como para no dejar que se emborrachen y conduzcan”, dijeron en un correo electrónico.

Kay Jones, de CNN, contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up