El hijo de esta madre hispana desapareció en Libia. Ahora intenta traerlo a casa

(CNN) — La llamada telefónica duró sólo tres minutos, pero le dio a Sara Espinoza la primera evidencia en seis semanas de que su hijo está vivo.

Su voz era temblorosa, dijo ella, casi irreconocible de los comentarios seguros que él publicaba en YouTube ilustrando sus viajes al extranjero.

“Hacia el final, supongo que cuando le dijeron que la llamada tenía que terminar, empezó a llorar”, dijo.

Sus últimas palabras fueron: “Lo siento, pero tengo que irme. Y feliz Navidad”.

Fernando Espinoza, profesor estadounidense de 29 años y exsubmarinista de la Marina de EE.UU., desapareció en Libia el 9 de noviembre, cinco semanas después de llegar al país para comenzar un nuevo trabajo en una escuela internacional de Trípoli.

Se había aventurado al sur de la ciudad para hacer una excursión de fin de semana a un oasis del desierto, pero a su regreso fue detenido para ser interrogado. Y los frecuentes mensajes que enviaba a su madre cesaron.

Sara esperaba encontrar a su hijo y traerlo a casa antes de Nochebuena, la fecha de las primeras elecciones presidenciales de Libia en una década. Pero a pocos días de la votación, el proceso se ha colapsado, empujando al país hacia el conflicto, ya que las partes enfrentadas tratan de sustituir a un gobierno que va a perder su mandato.
Ahora, Sara está más preocupada que nunca.

“Me siento aliviada de haber tenido noticias suyas”, dijo sobre la llamada del martes, negociada por la embajada de Estados Unidos en Túnez y las autoridades libias.
“Pero también me siento muy triste porque sé que no está bien. Mi hijo nunca llora”.

La embajada de EE.UU. dijo a la CNN después de la llamada que el Departamento de Estado se estaba encargando de las investigaciones. Cuando la CNN pidió comentarios sobre la situación de Fernando, el Departamento de Estado dijo que estaban “al tanto de la detención de un ciudadano estadounidense en Libia.”

“Estamos monitoreando la situación y debido a consideraciones de privacidad, no vamos a entrar en detalles en este momento”, dijo un funcionario.

Tras la publicación de esta historia, el viceministro de Asuntos Exteriores de Libia, Murad Hamaima, dijo a la CNN que Fernando había sido detenido porque su visado había expirado y había salido de la ciudad sin permiso para viajar a una zona peligrosa.

“Violó la limitación de su visado, y rompió su contrato con la escuela, y se fue sin decirle a nadie a dónde iba. No creo que esto sea aceptable en ningún lugar del mundo”, dijo Hamaima.

Dijo que los funcionarios libios habrían deportado a Fernando antes, pero cuando le preguntaron si se había vacunado completamente contra el covid-19, Fernando dijo que no, según Hamaima. Así que dijo que le dieron a Fernando su primera dosis y que estaban esperando el tiempo necesario para administrarle la segunda.

De vuelta a casa, en Miami, Sara no sabe qué creer, y ha pasado las últimas seis semanas estudiando a fondo todos los detalles del viaje de su hijo con la esperanza de traerlo a casa.

Fernando Espinoza se graduó de la Marina de los Estados Unidos en 2012.

Un fin de semana fuera

Sara se había tomado un tiempo libre en el trabajo para reunirse con su hijo para pasar unas vacaciones en el vecino Túnez esta semana, como habían planeado.

Durante muchos años, Sara crió a Fernando como madre soltera —son muy unidos, es su único hijo—. Y siempre ha tenido una vena aventurera, dice ella.

“Me dijo que había estado en unos 47 países en unos siete años”, dijo. “Ha viajado mucho”.

Después de quedarse en tierra durante la pandemia, Sara dijo que Fernando aprovechó la oportunidad de enseñar inglés en Trípoli en la Escuela Internacional de los Mártires o ISM International, una escuela para niños desde el jardín de infancia hasta el grado 12.

A principios de octubre, voló a Libia y un mes más tarde, el 4 de noviembre, hizo un viaje de fin de semana al desierto de Idehan Ubari para ver el oasis de Gaberoun, dijo, un lago salado que fue hogar de una tribu beduina cuyo pueblo abandonado es ahora un lugar turístico local.

Desde Trípoli, es un viaje traicionero hacia el sur por carreteras que atraviesan zonas vulnerables a los ataques de las milicias. La región está disputada por múltiples grupos, y los expertos han advertido que no es seguro viajar por ella.

Sara dice que el administrador de ISM le dijo que sus nuevos empleadores le habían dicho explícitamente a Fernando que no se aventurara fuera de Trípoli porque era demasiado peligroso. Pero él fue de todos modos.

Aunque Sara dice que entiende por qué Fernando fue: “Es parte de su naturaleza ser aventurero de esa manera”.

Fernando Espinzoa en otro de sus viajes: a Brasil en febrero de 2021.

Fernando contrató un chofer para el viaje de fin de semana, dijo su madre, a nueve horas al sur de Trípoli. Desde allí, iría al oasis del desierto, a unos 93 kilómetros al oeste de la ciudad de Sebha.

Pero Fernando no llegó a Sebha a tiempo, según los mensajes de texto que envió a su madre.

En las afueras de Sebha, él y su conductor fueron capturados y retenidos durante la noche, según los mensajes de texto que Fernando envió a su madre el 5 de noviembre.

No está claro quién lo retuvo, pero envió un mensaje de texto a su madre diciendo que estaba bien.

5 de noviembre de 2021

FERNANDO
Ya estoy libre
2:58 PM

FERNANDO
100% seguro. Solo un gran malentendido
2:58 PM

SARA
Genial, me alegro mucho. ¿Cómo vas a volver?
2:59 PM

FERNANDO
Avión de SEGURO
2:59 PM

Tras su liberación, Fernando continuó su viaje al oasis y envió una foto en la que se le veía feliz y relajado antes de volver a perder el contacto.

Fue entonces cuando su madre empezó a preocuparse de verdad.

7 de noviembre de 2021

SARA
Nene, escribime (sic) cuando podas tener wifi otra vez. Besitos!  
1:59 AM

SARA
Hola nene lindo adonde (sic) estas?
8:08 AM

FERNANDO
Bien. De vuelta del desierto. Pasé la noche allí
10:21 AM

SARA
Oh ok eso es lo que pensé. ¿Te has divertido?
11:11 AM

FERNANDO
Sí, fue increíble. Un lago super salado
1:00 PM

Fernando Espinoza describió el oasis de Gaberoun como “increíble” en mensajes de texto a su madre y le envió esta foto del lago.

Fue la última vez que se enviaron mensajes de texto juntos.

Su compañera profesora de inglés Vanessa Powell, dijo que amigos comunes le habían contado que Fernando fue interrogado y detenido a su regreso en avión a Trípoli el 9 de noviembre. Hasta la llamada del martes a su madre, ninguno de sus amigos había tenido noticias suyas en seis semanas.

“No está conectado. No está en WhatsApp ni en messenger”, dijo Powell a CNN el 30 de noviembre. “Nadie sabe exactamente dónde está. Sólo tenemos una especie de historia de que ha sido arrestado o está en la cárcel o algo así”.

Powell conoció a Fernando hace varios años en Iraq, y dijo que se quedó brevemente con ella en El Cairo antes de volar a Trípoli para comenzar su nuevo trabajo.

Fernando no expresó ninguna preocupación por su seguridad en Libia antes de ir, dijo Powell a CNN, “porque ha estado haciendo este tipo de trabajo en los países en desarrollo durante un tiempo.”

Fernando Espinoza y Vanessa Powell en Basora, Iraq, en 2019.

Un teléfono sin respuesta

Cuando Powell no pudo localizarlo por teléfono, llamó a Siraj Davis, un amigo común que trabaja como profesor de inglés en Iraq.

Le dijo a CNN que envió un mensaje a la escuela en Facebook y recibió una respuesta el 19 de noviembre: “No está secuestrado. Está arrestado por la policía de inteligencia. Está a salvo y se encuentra bien”, decía el mensaje sin firma, que Davis facilitó a la CNN. “Todavía se está investigando. No tengo ninguna otra información. Siento no poder ayudar más”, añadía el mensaje.

La escuela declinó las múltiples solicitudes de comentarios de la CNN y remitió las preguntas a la embajada. Sara dijo que la escuela fue inicialmente útil pero ahora le dice que llame por teléfono a la embajada también.

16 de noviembre

SARA
Te quiero nene lindo ❤️😘❣️
9:15 PM

SARA
Todo va a salir bien.
9:15 PM

26 de noviembre
SARA
La primera persona a la que llamarás en cuanto estés bien es a mí. A partir de ahí podemos hacer otros arreglos según sea necesario.
5:53 PM

SARA
¡Te Adoro! ❤️❤️❤️ (Te adoro)
5:53 PM

SARA
Y la Escuela Internacional de Martrys donde trabajaste y el profesor. Tenemos que comprarte un billete para que vuelvas a casa.
6:04 PM

SARA
Tan pronto como sea posible.
6:04 PM

28 de noviembre

SARA
Soy la madre de Fernando Espinoza. Quien haya leído recientemente sus mensajes de WhatsApp, ¿puede ponerse en contacto conmigo? Necesito saber que mi hijo está bien. Hace 3 semanas que no sé nada de él. Gracias.
4:11 PM

Estados Unidos no tiene presencia diplomática en Libia desde julio de 2014, cuando cerró su embajada tras los violentos enfrentamientos entre las milicias libias, según un sitio web del gobierno estadounidense.

El Departamento de Estado de EE.UU, advierte a los ciudadanos estadounidenses que no viajen a Libia debido al riesgo de “crimen, terrorismo, disturbios civiles, secuestros y conflictos armados”.

Sara ha declarado que los funcionarios consulares estadounidenses en Túnez le dijeron que habían hablado por primera vez con Fernando el 29 de noviembre, aunque los describe como cautelosos en cuanto a la información que compartían. Le dijeron que Fernando “parece estar bien”, y que había pedido su medicación y hablar con su madre.

Hubo el silencio, y el lunes los funcionarios consulares estadounidenses dijeron que se les había concedido una segunda llamada consular, a la que ella pudo unirse. Le advirtieron que las líneas telefónicas en Libia son poco fiables, por lo que debía prepararse para la decepción en caso de que la conexión no funcionara.

Y así fue.

En la madrugada del martes, Sara escuchó la voz de su hijo por primera vez en más de un mes. Dice que la llamada fue breve y que pudo ver que otras personas, probablemente funcionarios, estaban escuchando a ambos lados.

“Se disculpó y dijo: ‘Siento mucho tener que hacerte pasar por esto'”, recordó Sara. “Le dije: ‘No te preocupes… estamos haciendo lo que podemos para sacarte'”.
Fernando le contó que pasa la mayor parte del tiempo en una habitación, salvo para dar ocasionales paseos por un pasillo. No sale al exterior, pero ve la luz del sol a través de una ventana y toma su medicación.

“Me dijo: ‘La mayoría de las veces lo que hago es dormir, llorar y rezar'”, dijo Sara a la CNN.

Sara Espinoza con su hijo Fernando, que entonces tenía unos seis años.

No se han presentado cargos

El jueves, después de la publicación de esta historia, Hamaima, viceministro de Asuntos Exteriores de Libia, dijo que el país había querido deportar a Fernando a El Cairo, a petición de la embajada estadounidense.

Pero dijo que el estatus de vacunación de Fernando presentaba problemas.

“Estamos haciendo todo lo posible para deportarlo lo antes posible. No tenemos ninguna necesidad de que esté aquí”, dijo Hamaima.

Según el sitio web de la embajada de EE.UU. en Egipto, actualizado por última vez el 4 de diciembre, una prueba de PCR negativa tomada dentro de las 72 horas anteriores a la salida es suficiente para la entrada.

“Si su embajada nos asegura que no es necesario vacunar, que podemos enviarlo a El Cairo solo con la PCR, lo haremos”, dijo Hamaima.

CNN se ha puesto en contacto con la embajada estadounidense para obtener más comentarios.

Sara dijo que no estaba al tanto de la cuestión de la vacunación, y que tenía la impresión de que Fernando estaba totalmente vacunado, pero no tiene pruebas.

En un principio, dijo que la embajada sugirió que estaba siendo interrogado por cuestiones de visado, pero después de seis semanas empezó a preguntarse si eso era cierto.

Una imagen del pasaporte sellado de Fernando obtenida por CNN muestra que entró en Libia con un visado de un mes el 5 de octubre, lo que significa que su visado habría expirado alrededor del 5 de noviembre, cuando estaba en el desierto. En el visado figura su ocupación como “profesor” y nombra a ISM como su patrocinador.

Sara admite que los antecedentes de su hijo en la marina estadounidense pueden haber levantado sospechas, pero se mantiene firme en que no ha hecho nada malo.

“Lo que sé a ciencia cierta sobre mi hijo es que le encanta viajar. Y le encanta, ya sabes, visitar diferentes países y conocer diferentes culturas”.

Davis, que ha enseñado inglés en escuelas internacionales de Oriente Medio durante 12 años, dijo que la falta de información era preocupante, especialmente por parte de la escuela que le patrocinó para estar allí.

“Este tipo no voló una gasolinera. No se coló en un edificio de seguridad privada del Ministerio del Interior”, dijo. “No hizo nada que pudiera considerarse espionaje. Solo hizo un maldito viaje. Eso es, un viaje”.

Se avecina una fecha límite

Fernando no siempre fue profesor de inglés.

Después de graduarse en el instituto, se alistó en la Marina de Estados Unidos, pero la vida de submarinista no era para él, dijo su madre. No le dio suficientes oportunidades para explorar, dijo. Así que, después de cuatro años, se dedicó a enseñar inglés en países donde podía pasar su tiempo libre visitando lugares históricos.

Ha pasado gran parte de su vida adulta viajando por el mundo. Su vlog de YouTube contiene vídeos de viajes recientes a Sudán, Panamá y Brasil. Y en los tres meses anteriores a su aterrizaje en Libia, estuvo en España, Italia, Egipto, Azerbaiyán y Georgia, según su madre.

Fernando era un viajero frecuente que a menudo visitaba lugares históricos.

Debido a su amor por los viajes, Sara y Fernando se encuentran a menudo en lugares de todo el mundo.

“Es bonito porque es como un tiempo de madre e hijo y, ya sabes, podemos viajar juntos y nos gusta viajar a diferentes lugares”, dijo ella.

Pero en lugar de reunirse con su hijo para pasar el Año Nuevo, está en casa, llamando a cualquiera que pueda ofrecerle consejos sobre qué hacer. Sara dijo que habló largo y tendido con representantes del Centro Richardson, una organización sin ánimo de lucro fundada por el excongresista y exembajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Bill Richardson, que tiene un largo historial de éxito en las negociaciones sobre rehenes y en la liberación de prisioneros.

Mickey Bergman, vicepresidente y director ejecutivo del grupo, dijo a la CNN que al gobierno libio no le interesa retener a un ciudadano estadounidense sin cargos.

“Con toda probabilidad, se trata de un simple caso de detención para ser interrogado seguido de una retención burocrática que puede resolverse rápidamente y sin problemas”, dijo, antes de que las autoridades libias dijeran a CNN a primera hora de la mañana del jueves que planeaban deportarlo.

Fernando y su madre Sara pasaron un tiempo más cerca de casa, en Naples (Florida), mientras los casos de covid aumentaban en Estados Unidos.

La sugerencia de que el gobierno libio se limita a esperar para vacunar a su hijo reconforta a Sara, pero no se relajará hasta que esté en casa. También le preocupa la agitación política del país.

El 24 de diciembre, el país debía celebrar sus primeras elecciones presidenciales desde la revolución de 2011, cuando el líder libio Moammar Gadhafi fue capturado y asesinado por las fuerzas rebeldes.

Emadeddin Badi, miembro senior y analista de Libia en el Consejo Atlántico, dijo a CNN desde Trípoli el martes que las tensiones en la ciudad habían aumentado en los últimos días en medio de las maniobras de los grupos armados para llenar un posible vacío de liderazgo cuando el mandato del Gobierno de Unidad Nacional para dirigir expire efectivamente el viernes.

La Alta Comisión Electoral libia quiere reprogramar la votación para el 24 de enero, pero no está claro quién gobernará el país mientras tanto.

“No hay una decisión clara sobre quién debe estar al mando después del 24 de diciembre”, dijo Badi. “Lo que es definitivo es que esta situación ambigua ya está siendo aprovechada por las facciones que han contribuido a fabricar la crisis actual”.

Stephanie Williams, asesora especial del secretario general de la ONU para Libia, se encuentra en el país reuniéndose con los candidatos presidenciales para intentar salvar el proceso electoral respaldado por la ONU.

Pero Badi dice que ese proceso es “intrínsecamente defectuoso”, y que el retraso de un mes sólo podría dar a los actores políticos más tiempo para sacar provecho de la incertidumbre.

Sara dice que cuanto antes se libere a su hijo, mejor.

Hamaima, el viceministro de Asuntos Exteriores, dijo que el gobierno no tiene interés en retenerlo.

“Lo que su embajada disponga para él, estamos dispuestos a hacerlo, es muy sencillo”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up