ANÁLISIS | Otro año marcado por la pandemia de covid-19 termina en la oscuridad, pero hay esperanza en el horizonte

(CNN) — Se suponía que 2021, el segundo año de la pandemia de covid-19, no iba a terminar así, pero hay esperanza en el horizonte.

El año amaneció con la esperanza de que las nuevas y eficaces vacunas contra el covid-19 -gratuitas y disponibles para todos- librarían al país de la peor emergencia de salud pública en 100 años, en la que ya habían muerto 350.000 estadounidenses. La promesa de un nuevo presidente, Joe Biden, de acabar con el virus resonó en los oídos de la nación después de que su predecesor mintiera sobre la gravedad del covid-19, chapuceara la respuesta del gobierno y primara sus objetivos políticos sobre la salud.

Pero el año termina en un lugar oscuro. Los hospitales están inundados de pacientes de covid-19, la red de transportes está colapsada y una nueva variante del coronavirus -ómicron- está contagiando incluso a los ciudadanos más cuidadosos.

Estados Unidos vuelve a batir su récord de promedio de casos diarios de covid-19. Expertos afirman que las cifras aumentarán

Este año ha sido más mortífero que el anterior. Solo en Estados Unidos ya han perecido más de 820.000 personas a causa del covid-19. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) prevén 44.000 muertes en las próximas cuatro semanas. La cifra, antes impensable, de un millón de estadounidenses muertos parece deprimentemente creíble, y otra Casa Blanca ha parecido a menudo superada y esperando en vano que se desarrollen los mejores escenarios a medida que el virus va asestando nuevos ataques.

“Creo que ahora mismo estamos en la crisis de salud pública de nuestras vidas”, dijo el jueves a CNN el Dr. Jonathan Reiner, profesor de medicina y cirugía de la Universidad George Washington.

Habló mientras las hospitalizaciones aumentan rápidamente en todo el país -incluyendo Nueva York, Michigan, Colorado y Maryland- y la variante delta del coronavirus se aferra y causa focos de tensión en otros lugares.

Los eventos más prominentes del mundo en 2021 4:15

Otro experto, Michael Osterholm -cuyo análisis ha sido corroborado por los acontecimientos de la pandemia-, advirtió que potencialmente entre el 10% y el 20% de la población activa de EE.UU. podría estar infectada en un momento dado, una cifra que podría desencadenar el caos en los sectores de la sanidad, la alimentación, el comercio minorista y los viajes, por no hablar de cuando los colegios vuelvan a la actividad tras las vacaciones la próxima semana.

“Será cuestión de semanas que tengamos toda una tormenta viral en todo el país”, dijo Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, a Laura Coates de CNN el miércoles.

Una nueva fase de la crisis

La aterradora realidad del mes que se avecina sugiere pocos motivos para un ambiente nacional de celebración o nuevos comienzos en esta víspera de Año Nuevo.

Sin embargo, esta última fase de la pandemia, una pesadilla mundial que entra en su tercer año, ha sido la más desorientadora hasta ahora. Pero, paradójicamente, el aumento de la infección ubicua de ómicron puede contener semillas de esperanza.

Aunque está infectando a muchas más personas que las cepas anteriores del virus y, por tanto, proporcionalmente enviará a más personas al hospital -una crisis que podría hacer tambalear al sistema médico-, ómicron parece causar una enfermedad menos grave y prolongada, según un conjunto creciente de pruebas científicas. Para muchos estadounidenses que están totalmente vacunados y recibieron refuerzos, no es tan amenazante como las anteriores oleadas del virus, e incluso puede manifestarse como un resfriado o no causar síntomas.

Sin embargo, eso no significa que los 90 millones de residentes que no cumplen los requisitos para vacunarse o que han optado por rechazar las vacunas -muchos de ellos por motivos políticos- no sigan corriendo un grave riesgo, ya que sus posibilidades de esquivar la infección son ahora mucho peores con la nueva variante. En su inmensa mayoría, los muertos son aquellos que decidieron no protegerse.

Los 5 mejores destinos para viajar en 2022 0:55

De la oscuridad de la pandemia de covid-19 a la esperanza

Pero ahora también existe la promesa no sólo de vacunas y refuerzos para evitar el covid-19, sino de nuevas terapias muy eficaces, incluida la primera píldora antiviral de Pfizer que se espera que esté disponible en cantidades suficientes dentro de unos meses para salvar vidas. La promesa de Biden de poner 500 millones de pruebas rápidas de covid-19 a disposición de cualquier estadounidense que lo desee podría empezar a arreglar un fallo constante de las dos administraciones. Los niños de entre 12 y 15 años podrían tener luz verde para recibir sus vacunas de refuerzo en breve, lo que quitaría otro peso de encima a los padres de niños mayores.

También hay razones para creer que el aumento de la transmisibilidad de ómicron podría significar que la ola podría menguar tan rápidamente como se construyó.

“Ciertamente, alcanzó su punto máximo muy rápidamente en Sudáfrica. Subió casi verticalmente y se dio la vuelta muy rápidamente”, dijo el jueves en CNBC el principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci.

“Me imagino, dado el tamaño de nuestro país, y la diversidad entre vacunados y no vacunados, que probablemente pasarán un par de semanas, probablemente hasta finales de enero (para llegar al punto máximo), pensaría”, dijo.

El aumento de las propiedades infecciosas de la variante también está cambiando la forma en que la nación está luchando contra la pandemia, y podría allanar el camino hacia una respuesta más sostenible en la que la gente aprenda a convivir con el virus. Por ejemplo, los CDC redujeron esta semana el tiempo de aislamiento de 10 a 5 días para las personas con un test covid-19 positivo que no tienen síntomas o cuyos síntomas están menguando, siempre que usen mascarilla durante otros 5 días.

La medida fue un reconocimiento de que la sociedad -y especialmente los sistemas de atención sanitaria- no podían funcionar durante la actual oleada con las normas más antiguas. La decisión también estaba en consonancia con la ciencia del comportamiento, después de que los funcionarios sopesaran cuánto más estaba dispuesta a tolerar la gente. Una señal de que -digan lo que digan sus líderes- los estadounidenses están desesperados y cada vez más dispuestos a recuperar sus propias vidas.

Hay signos innegablemente positivos en un país que empieza a adaptarse a un nuevo tipo de vida, en el que el covid-19, tras la ola invernal, puede convertirse en una siniestra música de fondo en lugar de una amenaza que cambie la vida, al menos en los meses más cálidos.

“Los hechos son importantes porque los hechos pueden propagar el miedo”, dijo el jueves a la prensa Eric Adams, alcalde electo de la ciudad de Nueva York.

“Los hechos también pueden permitir que la gente sepa que esto no estamos en una situación donde tenemos morgues fuera de los hospitales, donde estamos viendo que la gente muere a tasas alarmantes. No estamos donde estábamos al principio”, dijo Adams.

El hecho de que tantos estadounidenses que se infectan sólo sufran un caso leve de la enfermedad, unos cuantos mocos o un dolor de garganta, por ejemplo, está empezando a desencadenar un debate sobre hasta qué punto la sociedad debe seguir adelante. La situación es claramente muy diferente a la del comienzo de la crisis, cuando no había vacunas disponibles y el distanciamiento social, el uso de mascarillas y los cierres eran la única defensa.

También genera esperanza que la economía esté en mejor forma esta temporada de vacaciones que la anterior, aunque la ola de ómicron mantendrá a las personas fuera de los restaurantes y bares este fin de semana festivo y podría quitarle algo de calor al rebote. Goldman Sachs predijo que la variante podría reducir el crecimiento económico de EE.UU. al 3,8% el próximo año, desde el 4,2% previsto.

Los estadounidenses también tienen dinero para gastar. Según Mastercard, las ventas al por menor aumentaron un 8,5% interanual en estas fiestas, aunque la mayor nube que se cierne sobre la economía -el aumento de la inflación provocado por la onda expansiva de la pandemia- es un verdadero lastre para muchos trabajadores y podría mermar significativamente las perspectivas de los demócratas en las elecciones de mitad de mandato de noviembre.

No hay forma de curar a la torturada política estadounidense

Los propios problemas políticos de Biden se agravaron a medida que avanzaba el año, y la pandemia exacerbó su lucha por sacar el máximo partido a las escasas mayorías demócratas en el Congreso.

La salud mental en el deporte, un tema central de 2021 2:57

No es el único. Los desafíos de una pandemia, que se presentan una vez en un siglo, han dejado a muchos líderes mundiales y locales -al menos a los de las democracias- disminuidos. El gran volumen de decisiones impopulares e imposibles que deben tomar es notable y erosiona rápidamente el capital político que esperaban gastar en otras cosas.

Pero Biden también ha tenido sus propios errores, como una declaración parcial de victoria sobre el virus el 4 de julio, incluso en un momento en el que estaba claro que la variante delta que causaría una ola en el verano estaba al acecho en Estados Unidos. Después de haber prometido durante meses una mejora de las capacidades de testeo de EE.UU., ahora admite que su administración tardó en poner en marcha la producción de pruebas rápidas de antígenos antes de la llegada de una variante mucho más infecciosa que las cepas virales anteriores.

Sin embargo, Biden también se ha visto obstaculizado por el implacable esfuerzo de los republicanos por convertir la pandemia en un arma para obtener beneficios políticos. Puede que el expresidente Donald Trump se haya decidido tardíamente a defender las vacunas desarrolladas durante su mandato, pero un incesante bombardeo propagandístico por parte de los medios de comunicación conservadores y los políticos populistas de derecha han contribuido a los bajos niveles de adopción y a muchas muertes.

Según un análisis de CNN en diciembre, el riesgo de morir de covid-19 es más de un 50% mayor en los estados que votaron a Trump que a Biden desde que las vacunas están disponibles. Algunos gobernadores republicanos, claramente con miras a posibles candidaturas presidenciales, como Ron DeSantis, de Florida, Kristi Noem, de Dakota del Sur, y Greg Abbott, de Texas, se convirtieron en figuras por oponerse al uso de mascarillas y a los mandatos de vacunación en las escuelas y el lugar de trabajo.

Pueden argumentar que las señales de que el resto del país está empezando a vivir con covid-19 les hicieron pioneros. Pero su desprecio por la salud pública seguramente tuvo un precio horrible en términos de enfermedad y muerte. La propensión del Partido Republicano a crear mundos de fantasía, como con su abrazo a las mentiras del fraude electoral de Trump, también es evidente en su negación de la pandemia y su tolerancia a los ataques a los funcionarios de salud pública como Fauci.

Así se prepara Latinoamérica para luchar contra ómicron 4:53

“El Estados Unidos real ha terminado con el #COVID19. Los únicos que no lo entienden son Fauci y Biden”, tuiteó el representante republicano de Ohio, Jim Jordan, a principios de este mes, días antes de que los hospitales comenzaran a llenarse de nuevo.

Las divisiones nacionales ampliadas por el covid-19 han demostrado que nada, ni siquiera un virus que infecte sin hacer diferencias políticas, puede reparar el distanciamiento de una nación polarizada.

En términos más generales, puede ser difícil esperar que la vida sea más normal -si es que alguien puede recordar cómo se siente eso- en la víspera de Año Nuevo. La lucha contra un virus que siempre va un paso por delante es implacable y agotadora. La falta de vacunas en el mundo en desarrollo significa que es bastante probable que se desarrolle otra variante más peligrosa que haga retroceder el progreso de este año.

Sin embargo, aunque es casi seguro que el covid-19 no se erradicará dentro de un año, los avances médicos y los cambios sociales significan que hay esperanza de que haya formas menos draconianas de tratarlo. Eso es algo que hay que esperar de cara al 2022.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up