Por qué el mundo sigue discutiendo sobre las mascarillas, 20 meses después de que empezó la pandemia

Londres (CNN) — Al comienzo de la pandemia, gran parte del mundo occidental siguió un manual similar para abordar el covid-19.

Los picos en la transmisión se resolvieron con confinamientos; los viajes internacionales estaban muy restringidos; y aunque las limitaciones domésticas con frecuencia demostraron ser controvertidas, se recomendaron encarecidamente medidas de higiene como el distanciamiento social, el lavado de manos y el uso de mascarillas, si es que no fueron legalmente obligatorias.

Pero esos días quedaron atrás. El manejo de la pandemia ahora difiere ampliamente de un país a otro, y la mascarilla es solo un ejemplo del enfoque cada vez más fracturado del mundo hacia el covid-19.

La ciencia detrás de las máscaras es bastante clara y solo se ha vuelto más sólida a lo largo de la pandemia. Los estudios han demostrado que las mascarillas disminuyen significativamente las posibilidades de transmitir el coronavirus, y algunos tipos de mascarillas pueden ayudar a evitar que quienes las usan contraigan el virus.

Sin embargo, en varios países todavía hay debates sobre su uso, y algunas regiones han eliminado recientemente los mandatos de que las personas los usen en espacios abarrotados.

“Las máscaras siguen siendo un símbolo de una sociedad dividida, entre aquellos que sienten que hemos restringido demasiado y aquellos que sienten que no hemos intervenido lo suficiente durante la pandemia”, dijo a CNN Simon Williams, profesor principal sobre comportamientos de covid-19 en la Universidad de Swansea en Gales.

Estas son las tasas de vacunación contra el covid-19 por país en América Latina, según las cifras de Our World In Data

Con la perspectiva de que se esté gestando otra pandemia invernal, algunos países están lidiando con los llamados para volver al uso de mascarillas. Pero enfrentan la resistencia de personas fatigadas por interminables mensajes mezclados, y muchos expertos temen que en países donde las reglas se han relajado, volver a imponer mandatos podría ser complicado.

Diferentes enfoques

Los primeros días de la pandemia vieron vacilaciones tempranas sobre el uso de máscaras faciales por parte de los gobiernos y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en medio de temores de que la avalancha de máscaras dejaría a los trabajadores de primera línea sin suficiente equipo de protección. Pero que a medida que el mundo supo más sobre el covid-19, su uso se volvió común a mediados de 2020.

“Las máscaras ayudan a filtrar el aerosol que se genera en nuestro tracto respiratorio cuando respiramos o hablamos. Son más efectivas en filtrando partículas de aerosol más grandes y menos eficaces para filtrar las más pequeñas”, dijo Bryan Bzdek, investigador del Centro de Investigación de Aerosoles de la Universidad de Bristol, que resume el mecanismo científico detrás del uso de máscaras.

“Esto es conceptualmente similar a conducir un automóvil cuando hay muchos insectos alrededor: los grandes tienden a impactar contra el parabrisas mientras que los pequeños siguen el flujo de aire alrededor del automóvil”, dijo.

Fuera de partes del sudeste asiático, donde el uso de máscaras se había vuelto común después del brote de SARS en 2002, pocos países estaban acostumbrados a cubrirse la cara en público. Pero el impacto único del brote de covid-19 significó que los comportamientos cambiaron rápidamente, dicen los expertos.

“Los científicos del comportamiento y los formuladores de políticas se sorprendieron bastante de la rapidez con la que las personas adoptaron las máscaras una vez que se las requirieron”, dijo WIlliams.

“El mayor avance en las percepciones de las máscaras sobre la pandemia ha sido la aceptación general de que protegen a los demás tanto, si no más, que al usuario”, agregó.

“Aún se están estudiando los beneficios exactos en términos de casos prevenidos y vidas salvadas, pero incluso los beneficios marginales valen la pena cuando las máscaras son intervenciones de costo relativamente bajo, ya que son mucho más fáciles para nosotros que cosas como el distanciamiento o el aislamiento”.

Pero ahora, a pesar de que el cuerpo de investigación científica sobre las mascarillas solo se está expandiendo, los países se dirigen en varias direcciones.

La vacuna pediátrica contra el covid-19 no supone un riesgo de infertilidad

En EE.UU., el presidente Joe Biden ha hecho de las máscaras un pilar clave de su respuesta al covid-19. Su administración ha seguido la guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) sobre las recomendaciones de máscaras, imponiéndolas en la propiedad federal y alentando a las escuelas a usarlas.

Pero ha enfrentado obstáculos de varios estados. Más recientemente, el Departamento de Educación de Biden se ha visto envuelto en una batalla con el Departamento de Educación de Florida después de que decidió reducir los fondos para ciertos distritos escolares por exigir que las personas usen máscaras.

En Europa, los mandatos de máscaras se han convertido en la norma incluso cuando varios países vieron sus casos de covid-19 y sus hospitalizaciones bajo control, con reglas más estrictas para las personas no vacunadas que asisten a espacios interiores como restaurantes y bares.

España, por ejemplo, requiere máscaras en interiores cuando el distanciamiento social no es posible. Francia levantó recientemente su requisito de usar una máscara al aire libre, pero la regla sigue vigente para los espacios cerrados. Y los italianos todavía deben cubrirse la cara dentro o en el transporte público (ahora se ha levantado el mandato de la máscara al aire libre).

En uno de los lugares más vacunados de Estados Unidos, las mascarillas seguían siendo clave para frenar el covid-19

Sin embargo, Inglaterra, a pesar de un aumento obstinado de casos desde el verano, ya no requiere que las personas se cubran la cara en cualquier lugar, con el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, dejándolo a la “elección personal”.

La psicología detrás de las mascarillas

Los expertos dicen que si la mayoría de las personas usarán máscaras depende en gran medida de las reglas vigentes.

“La mayor influencia en todas las razones del uso de mascarillas parece ser la ley”, dijo Ivo Vlaev, profesor de ciencias del comportamiento en la Universidad de Warwick. Citó datos del Covid Behavior Tracker del Imperial College London, el mayor estudio continuo sobre el impacto social del covid-19 en el mundo.

“(Obligar) un comportamiento ayuda a enviar la señal de que es importante”, agregó Williams. “El uso de máscaras es un comportamiento que está realmente influenciado por las normas sociales, o la presión de los pares, por lo que en un entorno donde las máscaras ya no son obligatorias, esto podría influir en que otros no usen las suyas”.

Tonga detecta su primer caso de covid-19, a casi dos años de que comenzara la pandemia

“Esto está bien ilustrado por el punto de inflexión en Reino Unido cuando se anunció el uso obligatorio de la máscara”, dijo Vlaev, y señaló un rápido aumento en el uso de la máscara el año pasado y una caída igualmente repentina desde julio cuando se eliminó la regla. Según la Oficina de Estadísticas Nacionales, casi 1 de cada 5 británicos ya no dice que usa una cubierta facial fuera de su casa, en comparación con solo el 4% a mediados de junio, cuando todavía tenían el mandato.

Pero cuando el público se inspira en la ley, los mensajes poco claros pueden resultar costosos.

Williams dijo que inicialmente estaba “sorprendido” por la rapidez con la que la gente dejó de usar máscaras en el Reino Unido en los últimos meses. “Realmente se debe a los mensajes contradictorios que muchas personas sienten que el Gobierno ha estado transmitiendo”, agregó.

“Muchos países de Europa han tenido una política más consistente sobre las máscaras y esto hace que se convierta en un hábito con el tiempo”.

El gobierno de Gran Bretaña se enfrenta ahora a una prueba, ya que intenta alentar el uso de máscaras nuevamente, sin el respaldo de una ley, a medida que aumentan los casos en el período previo al invierno.

El secretario de Salud del Reino Unido, Sajid Javid, instó recientemente a las personas a usar máscaras en determinadas situaciones para evitar futuras restricciones. Pero se vio obligado a admitir que era “justo” que el público se preguntara por qué ahora se les anima a hacerlo, cuando los legisladores habían aparecido horas antes en la Cámara de los Comunes sin cubrirse el rostro.

Los expertos dudan de que dicha orientación tenga tanto peso como durante las etapas anteriores de la pandemia.

“A medida que disminuye el número de usuarios de máscaras, la capacidad de las autoridades para hacer cumplir los mandatos de las máscaras disminuye”, dijo Robert Dingwall, profesor de Ciencias Sociales en la Universidad de Nottingham Trent.

Es ese pensamiento el que ha llevado a la mayoría de los países de la UE a imponer medidas de uso de mascarillas más largas y, en ocasiones, más estrictas.

“La gente habrá aprendido un nuevo comportamiento, usar máscaras, antes de ‘desaprenderlo’ y luego tener que volver a aprenderlo”, dijo Williams. “Esto podría resultar un desafío: es posible que muchas personas se hayan acostumbrado a la vida sin máscaras”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up