Las aventuras de Boji, el perro viajero de Estambul

(CNN) — Un perro callejero llamado Boji se ha convertido en una especie de celebridad en Estambul, Turquía donde viaja por la ciudad en sus ferris, tranvías y vagones de metro.

Sus aventuras salieron a la luz hace un par de meses, y los funcionarios municipales empezaron a seguir sus movimientos, sorprendidos por su ingenio.

“Sabe a dónde ir. Sabe por dónde salir”, dice Avlin Erol, jefe de relaciones con los clientes del metro de Estambul.

Se calcula que Boji recorre hasta 30 kilómetros al día, pasando por decenas de estaciones de metro y haciendo al menos dos viajes en ferri.

“Es un espíritu libre”, dice Chris McGrath, fotógrafo de Getty Images que recientemente pasó un día siguiendo a Boji por la ciudad. “Lo único que quiere hacer es montar en los medios de transporte. Cada vez que pasa por delante de un autobús, una furgoneta o cualquier otro medio de transporte, simplemente quiere subirse a él. Es realmente extraño”.

Boji descansa en un tren de metro en Estambul. La etiqueta que lleva en la oreja, habitual en los perros callejeros de la ciudad, significa que está castrado y vacunado.

Boji viaja en un ferri al distrito de Beşiktaş de Estambul.

McGrath conoció la historia de Boji a través de Twitter, donde la gente publica sus fotos y selfies con el perro mestizo. Ahora el perro tiene sus propias cuentas de Twitter e Instagram con decenas de miles de seguidores.

Entrenan perros rastreadores en Alemania para detectar fauna protegida en construcciones

“Todo el mundo lo conoce ahora y todo el mundo lo ha visto”, dijo McGrath.

Para muchos, el perro se ha convertido en un miembro querido de la comunidad.

“Entró en un restaurante y dos hombres como que lo espantaron, le gritaron”, dijo McGrath. “Y entonces oyes a otra persona, el dueño de otro restaurante, gritarles a esos tipos diciendo: ‘¡Es Boji! ¡Es Boji! No lo ahuyenten’. Así que ahora tiene un estatus de celebridad”.

La gente se toma fotos con Boji mientras viaja en el ferri a Beşiktaş.

Los trabajadores municipales también protegen a Boji, y lo han estado cuidando. A principios de este mes, lo llevaron para asearlo y hacerle una revisión médica. También le hicieron un estudio de comportamiento para asegurarse de que estaba bien y de que toda la interacción humana no era un problema para él ni para los que le rodeaban.

“Lo llevaron a una especie de campo de entrenamiento y le dieron algo de cariño, algo de aseo y algunas vacunas”, dijo McGrath. “Lo observaron interactuar, le arreglaron el collar de rastreo y eso les llevó alrededor de una semana”.

El ayuntamiento también creó una pequeña caseta para perros para él en una de sus estaciones de metro, y le dan de comer cuando quiere volver.

Fotógrafo revela los colores ocultos de los suburbios en Estambul

Pero Boji prefiere vagar.

1 de 15
| Boji es un perro callejero de Estambul, Turquía. Aquí lo vemos viajar en tranvía en Kadiköy. Mira la galería →

2 de 15
| Boji pasa por los torniquetes del metro. Él ya es un viajero más experimentado que muchos humanos.

3 de 15
| Boji sabe exactamente a dónde ir, dijo el fotógrafo Chris McGrath, y no siempre fue fácil seguirle el paso.

4 de 15
| Boji descansa en un tren de metro en Estambul. La etiqueta que lleva en la oreja, habitual en los perros callejeros de la ciudad, significa que está castrado y vacunado.

5 de 15
| Boji corre junto a un tren de metro que llega. “Se coloca en un lado del andén y, en cuanto oye la vibración del tren, va hasta el final del andén y, básicamente, lo persigue y espera junto a la puerta. Sabe exactamente dónde están las puertas. En realidad, es bastante insistente; la gente intenta bajarse, él intenta subirse”, dijo McGrath.

6 de 15
| Boji espera en el andén para subir a un vagón del metro.

7 de 15
| Un hombre acaricia a Boji mientras viaja en el metro. “Es muy feliz”, dice McGrath.

8 de 15
| Boji hace una parada para alimentarse. Boji bebe de un tazón de agua en la estación de metro de Kadıköy. Como en Estambul hay muchos animales callejeros, estos tazones son habituales.

9 de 15
| Boji viaja en un tranvía en Kadıköy. Los trabajadores municipales también protegen a Boji, y lo han estado cuidando.

10 de 15
| Ali Yesilirmak entrenó a Boji a principios de octubre cuando los funcionarios municipales querían hacer un estudio de comportamiento y asegurarse de que Boji estaba bien.

11 de 15
| Boji suele tomar al menos dos ferris al día, según los funcionarios que le siguen la pista.

12 de 15
| Boji sube al ferri de Beşiktaş. McGrath cuenta que se sorprendió cuando vio a Boji cambiar de opinión entre dos rutas de ferri. Al parecer, prefiere el de Beşiktaş.

13 de 15
| La gente observa a Boji en un ferri.

14 de 15
| Ahora que se ha ganado el cariño de la gente en su ciudad, la gente se toma fotos con Boji mientras viaja en el ferri a Beşiktaş.

15 de 15
| Boji tiene una caseta en una estación del metro de la ciudad, pero él es simplemente un espíritu libre. Boji viaja en un ferri al distrito de Beşiktaş de Estambul.

end div.modal

Los trabajadores municipales vigilan a Boji desde lejos, utilizando una aplicación móvil para seguir sus movimientos. McGrath se puso en contacto con ellos la semana pasada para seguir a Boji.

“Sabe exactamente dónde están las puertas de los trenes”, se maravilla McGrath. “Se coloca en un lado del andén y, en cuanto oye la vibración del tren, va hasta el final del andén y, básicamente, lo persigue y espera junto a la puerta. Sabe exactamente dónde están las puertas. En realidad, es bastante insistente; la gente intenta bajarse, él intenta subirse”.

Boji espera en el andén para subir a un vagón del metro.

La gente observa a Boji en un ferri.

Cuando Boji sube a un ferri, sabe exactamente a dónde ir: al lado del sol. “Le encanta el agua”, dice McGrath. “Cuando el ferri se pone en marcha, empieza a ladrar a sus olas”.

McGrath se rió al recordar al perro eligiendo entre dos transbordadores.

“Revisó uno, y la gente estaba subiendo. No sé cómo lo sabe, pero ese iba a Eminönü. Y el otro iba a Beşiktaş. Así que revisó el que iba a Eminönü y dijo que no, que no era el correcto. Y entonces se escabulló por debajo de los torniquetes y siguió hasta el de Beşiktaş. No sé cómo lo sabe, pero parece que le gusta montar en el ferri de Beşiktaş”.

Boji sube al ferri de Beşiktaş.

A McGrath le contaron que Boji también disfruta con los motores de los distintos vehículos.

“En el ferri, Boji se se sienta en la parte de atrás, donde está el motor, porque le gusta la vibración”, dijo McGrath. “Y cuando está en el metro, en el tren subterráneo, se sienta donde están las ruedas, justo encima de las ruedas. Siempre le gusta la sensación de sentarse sobre ellas”.

Esta zona del tren subterráneo es la que le dio nombre a Boji. Se conoce como la zona del bogie, en la terminología ferroviaria, y bogie se traduce como boji en turco.

Boji viaja en un tranvía en Kadıköy.

Boji suele tomar al menos dos ferris al día, según los funcionarios que le siguen la pista.

Si hay algo que no le gusta a Boji son los gatos. Y se cruza con muchos gatos callejeros durante sus viajes.

“A Estambul le dicen ‘Catstanbul’ porque hay muchos gatos aquí”, dice McGrath, que lleva seis años en la ciudad. “(Boji) ve un gato en la distancia y lo persigue. Le he visto hacerlo tres o cuatro veces, perseguirlos hasta los árboles y demás. No le gustan los gatos”.

“Pero aparte de eso, es un perro totalmente perfecto. Solo se pasea por ahí. Todo el mundo lo acaricia. Es muy feliz”.

Un hombre acaricia a Boji mientras viaja en el metro. “Es muy feliz”, dice McGrath.

Como hay tantos animales callejeros en Estambul, a Boji no le resulta difícil encontrar comida.

“Hay agua y un cuenco de comida para los animales escondidos en las esquinas de los restaurantes o las casas”, dijo McGrath. “Así que (Boji) sabe dónde ir.

“Iba de camino al ferri, y hay una parada de taxis y había una casita para un gato y unos tazones y se para allí y bebe. Y hay una foto de él en el metro bebiendo, y eso es como una zona de comida y bebida para animales del municipio. Sabía exactamente cómo llegar allí”.

Boji bebe de un tazón de agua en la estación de metro de Kadıköy. Como en Estambul hay muchos animales callejeros, estos tazones son habituales.

Ali Yesilirmak entrena a Boji a principios de octubre cuando los funcionarios municipales querían hacer un estudio de comportamiento y asegurarse de que Boji estaba bien.

McGrath dijo que el municipio pronto colocará algunos carteles informativos sobre Boji en el sistema de transporte, dando a la gente algunas orientaciones sobre cómo interactuar con él.

Eso sí, no esperes que el perro acepte indicaciones.

“No escucha a nadie”, dice McGrath. “Si intentas decirle algo, básicamente te ignora. Mucha gente dice: ‘Oh, ven aquí, siéntate aquí’, y él simplemente lo ignora, va a donde quiere ir”.

“Es realmente ese tipo de espíritu. Simplemente quiere ir y hacer lo suyo y viajar por ahí, y está muy contento haciéndolo”.

Boji viaja en tranvía en Kadiköy.

— Fotografías por Chris McGrath/Getty Images.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up