ANÁLISIS | Biden debe primero vencer la pandemia para mantener a los republicanos fuera del poder

(CNN) — Si los demócratas quieren evitar una noche electoral mucho más devastadora el próximo año que la que sufrieron el martes, deben finalmente derrotar la pandemia de la que fluyen tanto dolor económico y angustia de los votantes.

La victoria del republicano Glenn Youngkin en la carrera por el gobernador de Virginia y un gran cambio contra el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, quien ganó la reelección, según proyectó CNN el miércoles, en una carrera mucho más reñida de lo esperado, reflejan un entorno político desesperado para los demócratas.

Tienen un montón de problemas además de la pandemia. El movimiento de Youngkin en sus bastiones en los suburbios podría significar un desastre en las elecciones de mitad de período si se repite en todo el país. Los demócratas han luchado para abordar las preocupaciones de muchos votantes sobre la educación y la inmigración mientras no venden adecuadamente o incluso no aprueban su plan generacional de gasto social para electrificar a su base. Y como muestra el martes, convertir cada tema en un argumento de que los republicanos se están revolcando en el racismo y el extremismo del expresidente Donald Trump no resonará cuando los votantes estén molestos o enojados y él esté, al menos durante los próximos tres años, fuera de su cargo.

La etapa más crónica de la pesadilla del covid-19 parece estar terminando, con las nuevas infecciones y muertes disminuyendo significativamente. Pero el presidente Joe Biden y otros demócratas necesitan urgentemente una transformación fundamental del entorno político en los 12 meses que quedan antes de las elecciones intermedias, y eso parece poco probable si la pandemia, y su cascada de ansiedad económica, todavía está aquí de alguna forma. No hay nada más fundamental para la vida básica y el sentimiento de los votantes que comprar comida y gasolina.

ANÁLISIS | 5 razones por las que los demócratas deberían sentir pánico por lo que podría pasar en 2022

Sin embargo, si la inflación sigue aumentando, la gasolina todavía tiene un promedio de US$ 3,40 el galón, la economía aún está tartamudeando y los estadounidenses temen por su futuro económico en noviembre próximo, poco de lo que los demócratas hagan o digan calará. En esas circunstancias, la predicción del líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, el miércoles de que el Partido Republicano podría cambiar 60 escaños de la Cámara el próximo año podría suceder. Y en tales circunstancias, es casi seguro que el Senado también se inclinará hacia los republicanos.

Pero si el país controla la pandemia, la inflación es más baja, el mercado laboral es más saludable y los estantes de las tiendas están llenos, los votantes pueden estar de mejor humor para noviembre de 2022. Si el virus está circulando a niveles bajos y no hay necesidad de mandatos de vacunación y el uso de mascarillas, Biden debería poder poner en el pasado controversias que son fundamentales para generar furia conservadora y para llevar a la base de Trump a las urnas.

Un asesor de Biden le dijo a Jeremy Diamond de CNN después de la mala actuación en Virginia que si bien los demócratas deben mostrar acción y no pueden simplemente competir contra Trump todo el tiempo, existe la esperanza dentro del círculo del presidente de que el ambiente político traicionero podría mejorar el próximo año. La pandemia está menguando y existe una creciente creencia de que los demócratas del Congreso pronto aprobarán tanto el proyecto de ley de infraestructura bipartidista del presidente como el plan de gasto social, dijo el asesor. Aún así, con las encuestas que muestran que muchos estadounidenses no están familiarizados con la combinación de fondos de este último plan para la atención médica, la educación y la mitigación del cambio climático, el partido debe montar una importante campaña de relaciones públicas una vez que se aprueben las medidas.

Biden prometió ‘poner fin a esto’ pero la pandemia aún no ha terminado

Las encuestas a boca de urna en Virginia mostraron que la economía y la educación eran las principales preocupaciones de todos los votantes en el estado, por encima de la pandemia.

Pero incluso si la peor crisis de salud nacional en 100 años está comenzando a desvanecerse como el tema político prioritario, su amenaza está en el centro de muchas de las otras influencias que dan forma al mapa político siempre cambiante de Estados Unidos.

Biden dijo en marzo que los estadounidenses lo eligieron para solucionar problemas, el más urgente de los cuales era el covid-19. Y hacia el final de su campaña de 2020 prometió: “Terminaré con esto”, refiriéndose a la pandemia. Entonces, como ahora, la suerte de su presidencia y partido depende de que cumpla su palabra.

Biden regresa a Washington a una pesadilla política

Muchos de los obstáculos actuales de la economía se remontan directamente a la crisis. Algunos estadounidenses no han regresado al trabajo o tardaron en hacerlo porque no podían obtener cuidado infantil cuando las escuelas estaban cerradas. La ola del verano de la variante delta desaceleró el impulso de la recuperación después de las olas infecciosas anteriores, y junto con la retirada caótica de Afganistán, otro problema en el que los comentarios de Biden no parecían coincidir con la realidad, ayudó a reducir los índices de aprobación del presidente.

Una desaceleración de la cadena de suministro que ha vaciado algunas tiendas fue causada por la escasez de conductores de camiones que causó la pandemia en EE. UU. En Asia, la fabricación todavía se ve obstaculizada por los confinamientos por covid-19. La consiguiente falta de oferta en un momento de aumento de la demanda ha elevado los precios. Todos pagarán más para celebrar el Día de Acción de Gracias este año, y los pavos cuestan un 25% más de lo habitual, informó Christine Romans de CNN. Y, en 2021, no hay nada más estadounidense que la tarta de manzana que cuesta un 8% más que el año pasado. Los altos precios de la gasolina están siendo impulsados por múltiples factores, incluida la renuencia de las naciones productoras de petróleo a bombear más crudo para ayudar a Estados Unidos. Pero cierta pérdida de capacidad en la industria durante la pandemia está influyendo en la situación.

Biden hizo una demostración de abordar la crisis de la cadena de suministro hace varias semanas y aseguró la apertura 24/7 en el Puerto de Los Ángeles para ayudar a sacar los contenedores atascados de los muelles. Pero admitió en un foro reciente de CNN que no puede hacer mucho sobre los precios de la gasolina, y su secretario de Transporte, Pete Buttigieg, dijo recientemente en CNN que los problemas de la cadena de suministro pueden persistir hasta el próximo año. Tales comentarios apenas le dan a la gente la impresión de que la Casa Blanca se concentra incansablemente en este tema todos los días, incluso si tal esfuerzo podría ser tanto un ejercicio de relaciones públicas como una intervención decisiva que podría solucionar los problemas.

La Casa Blanca lanzará un tablero de control de seguimiento de la crisis de la cadena de suministro

La bien ejecutada campaña de Youngkin en Virginia aprovechó el vacío, enfatizando las preocupaciones económicas compartidas por muchos en el estado y, dado que los demócratas controlan Washington, puso a su oponente, el demócrata Terry McAuliffe, a la defensiva. El entrante gobernador republicano de la mancomunidad planea abolir el impuesto a los comestibles. E incluso su ofensiva en la educación, que hierve a fuego lento con mensajes implícitos sobre la raza y los derechos de las personas transgénero para atraer a los votantes de Trump, obtuvo más aceptación de la que podría haber debido a la gran frustración entre los padres por los meses de cierres impulsados por la pandemia. Youngkin también se manifestó en contra de los mandatos de vacunación para las escuelas y los trabajadores estatales. Y el costo político del liderazgo pandémico, de ser el rostro de restricciones y cierres, bien puede haber perjudicado a Murphy en Nueva Jersey, donde hubo una alta participación en áreas que se oponen a esas medidas.

‘Increíble progreso’

Después de un sombrío vuelo de regreso desde Europa mientras se veía la magnitud de la derrota del martes por la noche en Virginia, Biden intentó una vez más crear algo de optimismo de que los meses oscuros de la pandemia están ahora en su mayoría en el pasado.

“Hemos logrado un progreso increíble en los últimos nueve meses, pero tenemos que seguir adelante. La pandemia aún no ha terminado, pero estamos llegando”, dijo Biden mientras celebraba la autorización regulatoria, por fin, para las vacunas para niños de 5 a 11 años el miércoles.

“Después de casi 18 meses de preocuparte ansiosamente cada vez que tu hijo estornudaba o comenzaba a toser, bueno, ahora puedes protegerlo de este horrible virus”, dijo el presidente en la Casa Blanca.

¿Cuándo podrán vacunarse contra el covid-19 los niños menores de 5 años? Lo que los padres deben saber

La administración está bajo presión para administrar de manera rápida y competente el despliegue de las vacunas para niños. Si bien el Día de Acción de Gracias y Hanukkah llegarán demasiado pronto para que la vacuna de dos dosis elimine los recuerdos de la oscura temporada navideña del año pasado, millones de niños estadounidenses podrían estar completamente protegidos para la Navidad.

Sin embargo, si la historia sirve de guía, un gran avance en la ofensiva de salud pública contra el virus provocará una nueva erupción en el enfrentamiento partidista que ha prolongado la pandemia. Los medios conservadores rebosarán de información errónea sobre las vacunas y los ensayos regulatorios gubernamentales que dicen que son seguras y efectivas para los niños. Varias encuestas han demostrado que millones de padres dicen que no permitirán que sus hijos reciban las vacunas, a pesar de que las vacunas para otras enfermedades son estándar para la asistencia a la escuela desde una edad temprana. Una reacción violenta reflejaría la hostilidad anterior entre los conservadores por el uso de mascarillas, las vacunas y los mandatos a lo largo de la pandemia, todos los cuales han contribuido a sucesivas oleadas de infección y cientos de miles de muertes. El número de muertes en Estados Unidos superó las 750.000 el miércoles y muchos de los que se fueron aún podrían estar vivos si se hubieran seguido las pautas de salud pública.

Alemania está experimentando una pandemia “masiva” de no vacunados, dice el ministro de Salud

La controversia sobre las vacunas infantiles también subrayaría que el mayor obstáculo del presidente en su búsqueda para poner fin a la pandemia, o al menos para reducirla a una amenaza endémica en lugar de una crisis constante, lo plantean algunos estadounidenses. Como muestran los resultados del martes, los partidos en el poder y los líderes como Biden terminan pagando el precio por la larga y devastadora vida económica y social a medias durante el covid-19. Y de alguna manera, el destino de Biden puede estar en manos de los mismos votantes que probablemente se opondrán a él el próximo año, aquellos que probablemente ignorarán los consejos de salud pública del gobierno. Los votantes podrían mirar a los republicanos a largo plazo si persisten las consecuencias de la pandemia.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up